Con­gre­so: le­gis­lar en fa­mi­lia

Dipu­tados y fun­cio­na­rios le­gis­la­ti­vos tra­ba­jan con hi­jas, hi­jos, ma­dres, her­ma­nos y yer­nos, quie­nes han si­do con­tra­ta­dos pa­ra di­ver­sos car­gos en el re­cin­to le­gis­la­ti­vo

El Diario de Chihuahua - - PORTADA - It­zel Ra­mí­rez / La Verdad / Es­pe­cial pa­ra El Dia­rio la­ver­[email protected]

Ciu­dad Juá­rez— Pa­rien­tes di­rec­tos en dis­tin­to gra­do y fa­mi­lia­res po­lí­ti­cos de dipu­tados y fun­cio­na­rios le­gis­la­ti­vos co­bran en la nó­mi­na del Con­gre­so del Es­ta­do de Chihuahua.

En una re­vi­sión a su es­truc­tu­ra se de­tec­ta­ron al me­nos 19 ca­sos de hi­jos, hi­jas, ma­dres, her­ma­nos, así co­mo dos yer­nos de le­gis­la­do­res, man­dos ad­mi­nis­tra­ti­vos y em­plea­dos del Po­der Le­gis­la­ti­vo, con sueldos de has­ta más de 60 mil pe­sos, re­ve­lan da­tos ofi­cia­les ac­tua­li­za­dos al 13 de ju­nio de es­te año.

En­tre quie­nes pre­sun­ta­men­te han pro­mo­vi­do la con­tra­ta­ción de sus fa­mi­lia­res des­de el re­cin­to par­la­men­ta­rio se en­cuen­tran los dipu­tados Ru­bén Agui­lar Ji­mé­nez, del Par­ti­do del Tra­ba­jo (PT); Je­sús Vi­lla­rreal Ma­cías, del Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal (PAN); Obed La­ra Chá­vez, del Par­ti­do En­cuen­tro So­cial (PES); así co­mo las dipu­tadas del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI), An­na Eli­za­beth Chá­vez Ma­ta y Ro­sa Ise­la Gay­tán.

Tam­bién apa­re­cen pa­rien­tes de ase­so­res, de per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo y de las frac­cio­nes par­ti­dis­tas. En la ma­yo­ría de los ca­sos se tra­ta de per­so­nas vin­cu­la­das al PAN.

De acuer­do con los da­tos ofi­cia­les, la ma­yo­ría de esas con­tra­ta­cio­nes se ha da­do du­ran­te la ges­tión del pa­nis­ta Jor­ge Luis Is­sa González, se­cre­ta­rio de Ad­mi­nis­tra­ción del Con­gre­so y res­pon­sa­ble del área de re­clu­ta­mien­to de per­so­nal des­de el 12 de di­ciem­bre de 2017, cuan­do rin­dió pro­tes­ta por su car­go an­te el Pleno le­gis­la­ti­vo.

“Por des­gra­cia te­ne­mos le­gis­la­do­res que pre­fie­ren ro­dear­se de gen­te en la que con­fían por­que son sus ami­gos, sus co­no­ci­dos, en vez de con­tar con pro­fe­sio­na­les, per­fi­les es­pe­cia­li­za­dos que les ayu­den a ser me­jo­res dipu­tados”, di­ce Iván Ál­va­rez, ca­te­drá­ti­co en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ciu­dad Juá­rez (UACJ) y ex­per­to en ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

Es­te es te­ma de le­gi­ti­mi­dad, no le­gal, di­ce Re­né Mo­reno, miem­bro de la asam­blea de Wi­ki­po­lí­ti­ca Chihuahua, quien re­prue­ba lo re­cu­rren­te de es­te ti­po de con­tra­ta­cio­nes en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

“Preo­cu­pa que sea una prác­ti­ca sis­té­mi­ca por­que se tra­ta de có­mo se atrae el ta­len­to. Creo que de­be ha­ber pro­ce­sos en los que ha­ya fil­tros na­tu­ra­les pa­ra evi­tar la dis­cre­cio­na­li­dad en la se­lec­ción”, agre­ga.

Jor­ge Luis Is­sa González, ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría de Ad­mi­nis­tra­ción del Con­gre­so, con­ce­de que sí exis­te un cues­tio­na­mien­to éti­co en los ca­sos men­cio­na­dos.

“No es lo co­rrec­to éti­ca­men­te”, di­ce, y se jus­ti­fi­ca al afir­mar que él no tie­ne la fa­cul­tad de ne­gar los con­tra­tos que so­li­ci­tan los le­gis­la­do­res.

Aun­que él es uno de los fun­cio­na­rios le­gis­la­ti­vos que con­tra­tó a una pa­rien­te.

A 15 días de asu­mir en su car­go dio tra­ba­jo a una so­bri­na jus­to en la se­cre­ta­ría que en­ca­be­za.

En la red de fa­mi­lia­res en el Con­gre­so es­tán dipu­tadas del

PRI, An­na Eli­za­beth Chá­vez Ma­ta y Ro­sa Ise­la Gay­tán Díaz, quie­nes tie­nen ca­da una a cuan­do me­nos un fa­mi­liar den­tro de la nó­mi­na del Le­gis­la­ti­vo. La pri­me­ra tie­ne co­mo ase­sor téc­ni­co a su her­mano Ma­nuel Ar­man­do, con una re­mu­ne­ra­ción de 37 mil 755 pe­sos al mes; la se­gun­da, quien se desem­pe­ña co­mo coor­di­na­do­ra de la ban­ca­da priis­ta, tie­ne co­mo per­so­nal es­pe­cia­li­za­do den­tro de su gru­po par­la­men­ta­rio a su so­brino Ed­win

Alan Gay­tán Gar­cía, con un suel­do men­sual de 18 mil pe­sos.

En am­bos ca­sos las con­tra­ta­cio­nes se hi­cie­ron des­pués de que las dipu­tadas del PRI to­ma­ran pro­tes­ta.

Sin em­bar­go, Ma­nuel Ar­man­do no es el úni­co fa­mi­liar que la dipu­tada Chá­vez Ma­ta tie­ne en la nó­mi­na le­gis­la­ti­va, tam­bién es­tá su so­bri­na Step­hany Ro­cío Chá­vez Pi­ne­da, con un pues­to de ase­so­ra téc­ni­ca del gru­po par­la­men­ta­rio del PRI y un suel­do men­sual de 50 mil 775 pe­sos.

“Ca­da quién pue­de ha­cer los equi­pos de tra­ba­jo que co­rres­pon­da, uno bus­ca un equi­po de con­fian­za, de se­gu­ri­dad, de dis­po­si­ción, yo no le veo nin­gún pro­ble­ma, qué bueno que se va­lo­re a la fa­mi­lia”, men­cio­na Omar Ba­zán, lí­der del priis­mo es­ta­tal y tam­bién dipu­tado lo­cal, quien jus­ti­fi­ca la con­tra­ta­ción de fa­mi­lia­res he­cha por sus com­pa­ñe­ras de par­ti­do.

Ade­más, agre­ga, no hay cues­tio­nes de ley o éti­ca, hay que ex­pli­cár­se­lo bien a la gen­te.

El dipu­tado Ru­bén Agui­lar Ji­mé­nez, del PT, tie­ne a sus hi­jas Is­kra Na­co­ri y Ta­nia Ma­til­de Agui­lar Gil co­mo per­so­nal es­pe­cia­li­za­do y ase­so­ras ads­cri­tas a su frac­ción par­la­men­ta­ria. Se­gún los da­tos del Le­gis­la­ti­vo, con un suel­do de 35 mil 683 pe­sos men­sua­les, Is­kra fue con­tra­ta­da en 2001, du­ran­te la LX Le­gis­la­tu­ra, la se­gun­da pa­ra su pa­pá; en tan­to, Ta­nia Ma­til­de, que tie­ne una per­cep­ción de 47 mil pe­sos men­sua­les, ini­ció su re­la­ción la­bo­ral en agos­to de 2017, tam­bién con la pre­sen­cia de Agui­lar Ji­mé­nez co­mo dipu­tado.

El 1 de oc­tu­bre de 2016, el pa­nis­ta Je­sús Vi­lla­rreal Ma­cías to­mó pro­tes­ta co­mo dipu­tado; en la mis­ma fe­cha en­tró a la nó­mi­na le­gis­la­ti­va su yerno Al­fon­so Chá­vez Gó­mez, con una re­mu­ne­ra­ción men­sual de 47 mil 209 pe­sos.

En ma­yo de es­te año, Chá­vez Gó­mez se pre­sen­tó a la con­vo­ca­to­ria pa­ra ele­gir a los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va, aun­que fi­nal­men­te desis­tió de par­ti­ci­par en el pro­ce­so de se­lec­ción. Ac­tual­men­te, per­ma­ne­ce en la nó­mi­na del Con­gre­so.

Otros per­fi­les pa­nis­tas que tra­ba­jan con sus fa­mi­lia­res en el Con­gre­so lo­cal son la ex­dipu­tada Ro­sa María Ba­ray Tru­ji­llo, que tie­ne un pues­to de je­fe de di­vi­sión den­tro de su gru­po par­la­men­ta­rio. El 16 de fe­bre­ro de 2018, Va­le­ria María Ba­ray Tru­ji­llo, hi­ja de la ex­le­gis­la­do­ra, en­tró a la nó­mi­na con un suel­do de 16 mil pe­sos al mes.

El pro­pio Jor­ge Is­sa González, ad­mi­nis­tra­dor del Con­gre­so, tie­ne den­tro de su Se­cre­ta­ría a su so­bri­na Ale­jan­dra Ca­rri­llo Is­sa, con­tra­ta­da con un sa­la­rio de 34 mil pe­sos al mes, exac­ta­men­te 15 días des­pués del in­gre­so de su tío co­mo ad­mi­nis­tra­dor le­gis­la­ti­vo.

Luis Ro­ber­to La­bra­do Chá­vez, per­so­nal es­pe­cia­li­za­do de la Se­cre­ta­ría de Ad­mi­nis­tra­ción, com­par­te ads­crip­ción con su ma­má, Mart­ha Ele­na Chá­vez Al­ma­da, ex­di­rec­to­ra de fi­nan­zas de Pen­sio­nes Ci­vi­les del Es­ta­do y nie­ta del ex­go­ber­na­dor Fran­cis­co R. Al­ma­da.

De acuer­do con los da­tos en­tre­ga­dos por el Con­gre­so a una so­li­ci­tud de trans­pa­ren­cia, La­bra­do en­tró a la­bo­rar al Le­gis­la­ti­vo en mar­zo de 2018 con una re­mu­ne­ra­ción de 22 mil pe­sos men­sua­les; un año más tar­de, Mart­ha Ele­na en­tra­ría co­mo je­fa de ofi­ci­na

con un sa­la­rio de 49 mil 412 pe­sos.

En la nó­mi­na le­gis­la­ti­va apa­re­cen tam­bién Oli­via Fran­co Ba­rra­gán, ase­so­ra del PAN y su hi­ja Abril An­drea Co­lo­mo Fran­co, así co­mo Neivy Ale­jan­dra Po­rras Rangel y su ma­dre Oli­via Ca­rri­llo Rangel, tam­bién del mis­mo gru­po par­la­men­ta­rio.

Al res­pec­to, el lí­der de la ban­ca­da blan­mon­je quia­zul, Fer­nan­do Ál­va­rez Mon­je di­ce: “no veo un pro­ble­ma en que event ual­men­te pue­dan tra­ba­jar pa­pá e hi­jo o dos her­ma­nos siem­pre y cuan­do no in­cu­rran en ac­tos de ile­ga­li­dad”.

“El he­cho de que ten­ga una her­ma­na o hi­jo, la res­pues­ta a es­to es­que ca­da pe­so que se pa­gue con la con­tra­ta­ción de la per­so­na se re­suel­ve cuan­do des­qui­tan per­fec­ta­men­te bien pa­ra lo que se les pa­ga . No tie­ne la cul­pa un her­mano de que al­guien tra­ba­je en el mis­mo lu­gar”, afir­ma.

Sin em­bar­go, el pa­nis­ta Jor­ge Is­sa, pe­se a te­ner a una so­bri­na en su nó­mi­na le­gis­la­ti­va, co­men­ta que sí exis­te un cues­tio­na­mien­to mo­ral. Aún así ha jus­ti­fi­ca­do la con­tra­ta ar­gu­men­to ción de su pa­rien­te con el a de que cuen­ta con el per­fil re­quer do pa­ra el pues­to que ocu­pa.

El aca­dé­mi­co Iván Ál­va­rez, de la UACJ, re­fu­ta que exis­tan es­te ti­po de si­tua­cio­nes don­de se pri­vi­le­gia el pa­ren­tes­co a la for­maha ción y pro­fe­sio­na­li­za­ción.

Mo­re­na, par­ti­do que ha aban­de­ra­do el com­ba­te a la co­rrup­ción y a l ne­po­tis­mo, tie­ne cuan­do me­nos dos ca­sos de fa­mi­lia­res trauno ba­jan­do en el Le­gis­la­ti­vo. Uno her­ma­nas Car­men Le­ti­cia y María del Ro­sa­rio Ne­vá­rez Chá­vez, am­bas ase­so­ras téc­ni­cas, con un suel­do de más de 32 mil pe­sos.

Flor María Or­te­ga So­te­lo, iden­ti­fi­ca­da co­mo una de las prin­ci­pa­les ase­so­ras de Mo­rel na, tie­ne un suel­do de 45 mil pe­sos men­sua­les des­de el 1 de sep­tiem­bre de 2018; su tía, Em­ma So­te­lo Ca­ro, en­tró en fe­bre­ro de 2019 al par­la­men­to es­ta­tal, con una re­mu­ne­ra­ción de 32 mil pe­sos.

Mi­guel Án­gel Co­lun­ga , coor­di­na­dor de la ban­ca­da de Mo­re­na, di­joi­ni­cial­men­te que mien­tras los fa­mi­lia­res con­tra­ta­dos no tu vi e ran una re­la­ción di­rec­ta de su­bor­di­na­ción en el tra­ba­jo, no im­pli­ca­ba pro­ble­ma al­guno.

Des­pués, el le­gis­la­dor con­si­de­ró que de acuer­do con los prin­ci­pios de su par­ti­do y lo di­cho por el pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, no se de­be­rían per­mi­tir las con­tra­ta cio­nes de fa­mi­lia­res en el ám­bi­to pu­bli­co

“El pre­si­den­te ha di­cho­que eso no es co­rrec­to, ha si­do muy cla­ro y no­so­tros es­ta mos de acuer­do con ese plan­tea­mien­to, se tie­ne que ser muy cui­da­do­so con que no se con­tra­ten fa­mi­lia­res”, di­jo.

En­tre­vis­ta­do por los dos ca­sos de­tec­ta­dos en la ban­ca­da de Mo­re­na, Co­lun­ga ase­gu­ró que se re­vi­sa­rían las con­tra­ta­cio­nes me­no­bed cio­na­das.

Le­gis­la­dor por el PES, Obed La­ra Chá­vez tie­ne co­mo ase­sor a su yerno Edil­ber­to Roy­val So­sa, con uno de los suel­do s más al­tos den­tro de las re­des fa­mi­lia­res, pue­sal ser di­rec­tor de área per­ci­be 62 mil 697 pe­sos.

Del PT, ade­más del dipu­tado Agui­lar y sus hi­jas es­tán los her­ma­nos Eduar­do y María Cris­ti­na Val­tie­rra Alar­cón, que en­tra­ron ta­mu­ra. bién en la pre­sen­te Le­gis­la­tu­ra Co­mo au­xi­liar es­pe­cia­li­za­do de la ban­ca­da pe­tis­ta, Eduar­do Val­tie­rra per­ci­be 31 mil 375 pe­sos men­sua­les; mien­tras que su her­ma­na, a ads­cri­ta a la Se­cre­na ta­ría de Ad­mi­nis­tra­ción, gan21 mil pe­sos por su pues­to de per­so­nal es­pe­cia­li­za­do.

Por Mo­vi­mien­to Ciu­da dano (MC) es­tá el

Dipu­tados y fun­cio­na­rios le­gis­la­ti­vos tra­ba­jan con hi­jas, hi­jos, ma­dres, her­ma­nos y yer­nos, quie­nes han si­do con­tra­ta­dos pa­ra di­ver­sos car­gos en el re­cin­to par­la­men­ta­rio

ca­so de las her­ma­nas Sindy Ar­len y Sil­va­na De­nis­se Gui­llén An­ti­llón y su ma­dre, Do­ra Ise­la An­ti­llón Bus­ta­man­te, las tres ads­cri­tas a ese gru­po par­la­men­ta­rio y con fe­cha de in­gre­so del 1 de sep­tiem­bre del año pa­sa­do.

Do­ra, con un pues­to de ase­sor téc­ni­co, ga­na 33 mil 178 pe­sos men­sua­les; Sil­va­na es au­xi­liar es­pe­cia­li­za­do y per­ci­be 33 mil pe­sos men­sua­les, mien­tras que su her­ma­na Sindy Ar­len, ase­sor téc­ni­co, ga­na 21 mil 527 pe­sos.

Mien­tras que en el ca­so de Nue­va Alian­za es­tán Jo­sé Juan Cha­cón Mon­tes y su hi­jo Jo­sé Juan Cha­cón Fi­gue­roa, am­bos con pues­tos de au­xi­lia­res y con sa­la­rios uno de 16 mil y el otro de 6 mil pe­sos men­sua­les.

El con­flic­to de in­te­rés

La le­gis­la­ción lo­cal no tie­ne al­gún pre­cep­to que prohí­ba la con­tra­ta­ción de fa­mi­lia­res en el Con­gre­so del Es­ta­do. Sin em­bar­go, la Ley Ge­ne­ral de Res­pon­sa­bi­li­da­des Ad­mi­nis­tra­ti­vas, que ri­ge en Chihuahua, de acuer­do con el de­cre­to LXV/ABLEY/0794/2018 XII PE, de­fi­ne con­flic­to de in­te­rés co­mo “la po­si­ble afec­ta­ción del desem­pe­ño im­par­cial y ob­je­ti­vo de las fun­cio­nes de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos en ra­zón de in­tere­ses per­so­na­les, fa­mi­lia­res o de ne­go­cios”.

Re­né Mo­reno, de Wi­ki­po­lí­ti­ca e in­te­gran­te del Co­mi­té de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na del Sis­te­ma Es­ta­tal An­ti­co­rrup­ción, cues­tio­na la dis­cre­cio­na­li­dad con la que se per­mi­te a los par­ti­dos en el Le­gis­la­ti­vo cons­ti­tuir a su cuer­po de ase­so­res.

“No hay cri­te­rio pa­ra de­cir cuál es el nú­me­ro má­xi­mo de ase­so­res o cuán­to se le pa­ga, sí creo que es un ho­yo ne­gro la for­ma en la que se gas­ta en el Con­gre­so cuan­do son par­ti­das de ti­po dis­cre­cio­nal, co­mo las de los pues­tos de ase­so­ras o ase­so­res”, afir­ma.

Los fa­mi­lia­res de­tec­ta­dos en el Con­gre­so in­clu­yen otros ca­sos de per­so­nas que in­gre­sa­ron en años an­te­rio­res y la­bo­ran en la Se­cre­ta­ría de Ad­mi­nis­tra­ción, co­mo los her­ma­nos Ger­mán An­to­nio y So­nia Be­re­ni­ce Pé­rez Cha­cón. El pri­me­ro, co­mo cho­fer con suel­do de 22 mil 558 pe­sos, la­bo­ra en el Le­gis­la­ti­vo des­de 2008; y la se­gun­da, co­mo per­so­nal es­pe­cia­li­za­do con pa­go de 32 mil pe­sos y pla­za per­ma­nen­te des­de 1993.

Los her­ma­nos Ara­cely Pi­ñón Ma­drid y Anas­ta­cio Pi­ñón Ma­drid, la pri­me­ra; se­cre­ta­ria ti­tu­lar de de­pen­den­cia; y el se­gun­do, au­xi­liar ad­mi­nis­tra­ti­vo, cuen­tan con pla­zas per­ma­nen­tes con re­mu­ne­ra­ción de 20 mil 191 pe­sos y 12 mil 472 pe­sos men­sua­les, res­pec­ti­va­men­te. El in­gre­so de Ara­cely fue en 2004, mien­tras que su her­mano en­tró al Con­gre­so en 2007.

Ma­nuel Ro­drí­guez Már­quez, au­xi­liar ad­mi­nis­tra­ti­vo sin­di­ca­li­za­do con suel­do de 13 mil 618 pe­sos, co­men­zó a tra­ba­jar en 1997 en el Con­gre­so. Cua­tro años des­pués en­tra­ría tam­bién su fa­mi­liar Ma­nue­la Ro­drí­guez Vi­lla­rreal (se des­co­no­ce el ti­po de pa­ren­tes­co), co­mo se­cre­ta­ria ti­tu­lar de de­pen­den­cia, con una per­cep­ción que as­cien­de a 17 mil 745 pe­sos.

El úl­ti­mo ca­so de fa­mi­lia­res de­tec­ta­do por el Le­gis­la­ti­vo en la so­li­ci­tud de in­for­ma­ción es el de Gil­ber­to Sán­chez Gó­mez, cho­fer sin­di­ca­li­za­do que la­bo­ra en el par­la­men­to chihuahuen­se des­de 1995 con un sa­la­rio de 13 mil 566 pe­sos. Su hi­jo, Luis Gil­ber­to Sán­chez Mar­tí­nez, au­xi­liar es­pe­cia­li­za­do sin­di­ca­li­za­do, per­ci­be 11 mil pe­sos al mes y en­tró en 2011.

as­pec­to de la se­sión de la LXVI Le­gis­la­tu­ra, el 23 de ma­yo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.