SER vegano… no ES pa­ra to­dos

Si una per­so­na quie­re ser ve­ga­na lo re­co­men­da­ble es con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta: ‘si des­co­no­ce su es­ta­do de sa­lud pro­ba­ble­men­te se pon­ga en pe­li­gro’

El Diario de Chihuahua - - A LA MESA -

La car­ne, ya sea de res, cer­do, po­llo o pes­ca­do, es una bue­na fuen­te de pro­teí­na. Y aun­que es­ta sus­tan­cia quí­mi­ca se en­cuen­tra en otras fuen­tes de ali­men­to, no es tan fá­cil que las ab­sor­ba el cuer­po hu­mano

Ciu­dad de Mé­xi­co.- La car­ne, ya sea de res, cer­do, po­llo o pes­ca­do, es una bue­na fuen­te de pro­teí­na. Y aun­que es­ta sus­tan­cia quí­mi­ca se en­cuen­tra en otras fuen­tes de ali­men­to, no es tan fá­cil que las ab­sor­ba el cuer­po hu­mano.

Así, la car­ne, ya sea de res, cer­do, po­llo o pes­ca­do, es una bue­na fuen­te de pro­teí­na. Y aun­que es­ta sus­tan­cia quí­mi­ca se en­cuen­tra en otras fuen­tes de ali­men­to, no es tan fá­cil que las ab­sor­ba el cuer­po hu­mano.

¿Cuá­les son las con­se­cuen­cias de co­mer só­lo ve­ge­ta­les?

Ma­ria­na Isa­bel Val­dés Mo­reno, je­fa de la ca­rre­ra de Nu­trio­lo­gía en la Fa­cul­tad de Es­tu­dios Su­pe­rio­res, plan­tel Za­ra­go­za de la UNAM, ex­pli­có que es­te ali­men­to es fun­da­men­tal en la die­ta por­que tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas nu­tri­men­ta­les co­mo es el hie­rro, ade­más de apor­tar gra­sa.

De acuer­do con la en­tre­vis­ta­da, el hie­rro sir­ve pa­ra cons­ti­tuir una par­te de la ma­sa mus­cu­lar, ade­más, trans­por­ta el oxí­geno a to­do el cuer­po a tra­vés de los eri­tro­ci­tos. “Si no ten­go su­fi­cien­te hie­rro ten­dré pro­ble­mas de anemia”.

De he­cho, la fal­ta de hie­rro afec­ta a las mu­je­res en la fer­ti­li­dad y en los ni­ños en su desa­rro­llo cog­ni­ti­vo o in­te­lec­tual, aña­dió la aca­dé­mi­ca uni­ver­si­ta­ria. La au­sen­cia de pro­teí­nas pue­de cau­sar ame­no­rrea (au­sen­cia de la mens­trua­ción), de­bi­li­dad, anemia y otras con­se­cuen­cias.

Así, la car­ne, ya sea de res, cer­do, po­llo o pes­ca­do, es una bue­na fuen­te de pro­teí­na. Y aun­que es­ta sus­tan­cia quí­mi­ca se en­cuen­tra en otras fuen­tes de ali­men­to, no es tan fá­cil que las ab­sor­ba el cuer­po hu­mano.

De he­cho, se en­cuen­tra en las le­gu­mi­no­sas y ce­rea­les, pe­ro de­ben de com­bi­nar­se pa­ra que el cuer­po las apro­ve­che. Por ejem­plo, mez­clar fri­jo­les con maíz y len­te­jas con arroz. “Si no se com­bi­nan de esa for­ma los ami­noá­ci­dos no se con­ju­gan pa­ra for­mar las pro­teí­nas”.

¿Con­su­mo más o me­nos car­ne?

Si una per­so­na quie­re ser ve­ga­na lo re­co­men­da­ble es con­sul­tar a un es­pe­cia­lis­ta: “si des­co­no­ce su es­ta­do de sa­lud y em­pren­de una die­ta o un plan de ali­men­ta­ción res­tric­ti­vo pro­ba­ble­men­te se pon­ga en pe­li­gro”.

Por otro la­do, co­mer en ex­ce­so la car­ne ro­ja tam­bién tie­ne sus con­tras: po­see un al­to con­te­ni­do de co­les­te­rol que pue­de desa­rro­llar hi­per­co­les­te­ro­le­mia. Es­to re­pre­sen­ta un ries­go de pa­de­cer un in­far­to car­dio­vas­cu­lar.

Si se tra­ta de co­mer po­llo o pes­ca­do en ex­ce­so el ries­go es me­nor: pe­ro la per­so­na ge­ne­ra­rá un ex­ce­den­te de pro­teí­nas ni­tro­ge­na­das que se ex­cre­tan me­dian­te la ori­na y que de­ben pa­sar por el ri­ñón. “En es­te ca­so hay un ries­go si se tie­ne una pre­dis­po­si­ción o en­fer­me­dad re­nal”, con­clu­yó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.