GPS

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

DES­CAN­SÓ CO­RRAL, NO PU­DO ES­TAR CON PA­CO

“Ya es­ta­ba can­ta­do el re­sul­ta­do des­de el mis­mo re­gis­tro”

El im­per­do­na­ble dis­cur­so de pre­si­den­ta azul

Aca­pa­ra sin­di­ca­to ope­ra­ción del Tec

Ma­sa­cre en Ma­de­ra ex­hi­be a Fis­ca­lía y GN

• Des­can­só Co­rral, no pu­do es­tar con Pa­co

• El im­per­do­na­ble dis­cur­so de pre­si­den­ta azul

• Aca­pa­ra sin­di­ca­to ope­ra­ción del Tec

• Ma­sa­cre en Ma­de­ra ex­hi­be a Fis­ca­lía y GN

No es nin­gu­na no­ve­dad que Pa­co Navarro ha­ya ob­te­ni­do el triun­fo en la con­tien­da pa­ra ele­gir Co­mi­té Mu­ni­ci­pal en el PAN.

Ba­rrió prác­ti­ca­men­te al “Cho­lo” La­ra, quien re­sul­tó más un can­di­da­to de re­lleno, an­te la ne­go­cia­ción de los gru­pos con Navarro al fren­te.

Trataron de qui­tar­le el re­gis­tro a La­ra, pe­ro de úl­ti­mo mo­men­to el Tri­bu­nal Es­ta­tal Elec­to­ral se lo re­gre­só. Era vio­len­cia in­ne­ce­sa­ria.

Más aún cuan­do ya es­ta­ba can­ta­do el re­sul­ta­do des­de el mis­mo re­gis­tro.

Pa­co se reunió en cor­to pa­ra ter­mi­nar de ama­rrar con Mi­guel Riggs, “Pony La­ra” y Car­los Bo­rruel, en­tre otros ope­ra­do­res, que le con­fir­ma­ron los vo­tos que te­nían en la bol­sa.

El sá­ba­do es­tu­vo con más de una vein­te­na de sus ope­ra­do­res, mu­chos de ellos de­le­ga­dos, con la an­fi­trio­nía de “El Per­che­rón” Car­los Ol­son. Car­ni­ta asa­da, mu­cha cer­ve­za y vino, y has­ta ka­rao­ke hu­bo.

En la ne­go­cia­ción los Gau­di­nis y Dhia­cos se que­dan con la ma­yo­ría de las po­si­cio­nes; el gru­po de la al­cal­de­sa Ma­ru Cam­pos tie­ne re­pre­sen­ta­ción, pe­ro inex­pli­ca­ble­men­te re­du­ci­da. Hu­bo au­sen­cias no­ta­bles del ga­bi­ne­te co­rra­lis­ta. Fi­gu­ró por ahí la se­cre­ta­ria del Tra­ba­jo, Ana Lui­sa He­rre­ra, al­gu­nos le­gis­la­do­res, y pá­ren­le de con­tar.

Ob­vio, el go­ber­na­dor hi­zo ga­la una vez más de su in­di­fe­ren­cia ha­cia las ac­ti­vi­da­des del par­ti­do, aún y cuan­do se en­cuen­tra en la an­te-sa­la de las elec­cio­nes del 2021 y a mi­tad de su ad­mi­nis­tra­ción.

Pre­fi­rió des­can­sar. No per­do­na ni sá­ba­dos ni do­min­gos de “ti­rar we­va”.

Im­per­do­na­ble no lla­mar la aten­ción acer­ca del dis­cur­so de Ro­cío Re­za an­te la mi­li­tan­cia mu­ni­ci­pal del PAN.

En el au­di­to­rio se re­mo­li­na­ban en sus asien­tos in­có­mo­das las dipu­tadas Blan­ca Gá­mez y Geor­gi­na Bu­jan­da, en­tu­sias­tas pro­mo­to­ras de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, al es­cu­char a la je­fa Re­za.

No les gus­tó na­di­ta el mea cul­pa de la lí­der es­ta­tal tra­tan­do de ra­ti­fi­car los prin­ci­pios doc­tri­na­les del PAN en la de­fen­sa de la fa­mi­lia, y a la vez com­pla­cer­las en su pen­sa­mien­to pro­gre­sis­ta.

Le de­di­có al te­ma un ter­cio de su alo­cu­ción, to­da vez que en el am­bien­te si­gue pre­sen­te la pi­fia azul del apo­yo a la teo­ría del li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad.

En el pre­si­dium, Ma­ru Cam­pos, es­cu­cha­ba con aten­ción a la di­ri­gen­te es­ta­tal. Ella jun­to con de­ce­nas de ayun­ta­mien­tos, le en­de­re­za­ron el en­tuer­to a sus pro­pios dipu­tados y al eje­cu­ti­vo es­ta­tal en el te­ma.

Cam­pos ha si­do víc­ti­ma de ata­ques in­ter­nos en el par­ti­do, en el sen­ti­do de que ha si­do en­ga­ña­da por gru­pos pro-vi­da.

Lo cier­to es que arre­ba­tó el li­de­raz­go en un te­ma sen­si­ble, don­de el PAN ha si­do omi­so des­de el eje­cu­ti­vo, el le­gis­la­ti­vo, y la mis­ma di­ri­gen­cia par­ti­dis­ta.

En el Tec­no­ló­gi­co de Chihuahua hay preo­cu­pa­ción por la ope­ra­ción po­lí­ti­ca que tra­di­cio­nal­men­te era en­ca­be­za­da por la Di­rec­ción y que en la ac­tua­li­dad es­tá sien­do aca­pa­ra­da por el sin­di­ca­to.

Nos di­cen que la re­cién de­sig­na­da co­mo di­rec­to­ra, Eli­za­beth Si­quei­ros, po­co se le ve fue­ra de su ofi­ci­na y tie­ne po­co apo­yo por su equi­po, que no ha ter­mi­na­do de en­can­char­se.

De­bi­do a ello, se pre­vé que en la elec­ción de nue­va di­ri­gen­cia sin­di­cal, ha­ya una ra­ti­fi­ca­ción de fac­to del gru­po di­ri­gen­te, a tra­vés de Clau­dia Al­va­ra­do.

Por­que la pla­ni­lla iden­ti­fi­ca­da con la Di­rec­ción no ter­mi­na de pren­der en el áni­mo de la ba­se, y ya só­lo que­dan unos cuan­tos días pa­ra la elec­ción pro­gra­ma­da pa­ra es­te jue­ves.

In­clu­so hay ru­mor de una alian­za de úl­ti­mo mo­men­to en­tre Fran­cis­co Ig­na­cio Ávi­la, iden­ti­fi­ca­do con la Di­rec­ción, y Clau­dia Al­va­ra­do.

Que­da­ría fue­ra de la ju­ga­da Do­ra Ali­cia Del­ga­do, que en su pla­ni­lla ha ve­ni­do asu­mien­do una po­si­ción in­de­pen­dien­te, pe­ro con po­cas po­si­bi­li­da­des de triun­fo.

Amal­ga­ma ella a los eter­nos in­con­for­mes tan­to con el sin­di­ca­to co­mo con la di­rec­ción del Tec. Pe­ro no es ni de bro­ma su­fi­cien­te.

El col­mi­llo de Clau­dia y su iden­ti­fi­ca­ción con di­ver­sas cau­sas en be­ne­fi­cio de los sin­di­ca­li­za­dos pre­ce­den su can­di­da­tu­ra y la for­ta­le­cen por en­ci­ma de sus con­trin­can­tes.

Más aún cuan­do en la pla­ni­lla de Avi­la, há­bil­men­te de­no­mi­na­da Pan­te­ra -por ser és­ta la mas­co­ta del Tec­no­ló­gi­co de Chihuahua- va co­mo su­plen­te en la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral Jo­sé Ma­nuel Ló­pez, que fue res­pon­sa­ble aca­dé­mi­co en la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción.

Es un las­tre que lle­va en­ci­ma y que pre­sa­gia con­ti­nui­dad. Asun­to que no ha­ce mu­cha gra­cia en la nue­va di­rec­to­ra de la ins­ti­tu­ción, que ne­ce­si­ta con­for­mar equi­po y en­con­trar alian­za ver­da­de­ra en el sin­di­ca­to.

Si to­do re­sul­ta co­mo lo plan­tea­do ayer du­ran­te el desa­rro­llo de la vo­ta­ción, “Ali­to”, Ale­jan­dro Mo­reno, se­rá el nue­vo di­ri­gen­te na­cio­nal del PRI, en un ejer­ci­cio elec­ti­vo atro­pe­lla­do, pe­ro que no cam­bia­rá en na­da el re­sul­ta­do.

Hu­bo fal­ta de in­for­ma­ción acer­ca de la ubi­ca­ción de las me­sas re­cep­to­ras, que en la en­ti­dad, fue­ron cer­ca de 400.

Sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos su­fi­cien­tes, la di­fu­sión de­jó mu­cho que desear, y en lo par­ti­cu­lar se li­mi­tó a las re­des so­cia­les.

Has­ta por What­sapp se en­vió la ubi­ca­ción.

Hu­bo pro­ble­mas pa­ra la ins­ta­la­ción de las me­sas y com­ple­tar a los fun­cio­na­rios ne­ce­sa­rios en ellas, pe­ro al fi­nal pu­die­ron fun­cio­nar ca­si la to­ta­li­dad.

Mu­chos priís­tas se que­da­ron sin vo­tar por no en­con­trar­se en el pa­drón. Has­ta la tra­di­cio­nal de­nun­cia por aca­rreo es­tu­vo pre­sen­te.

Las acu­sa­cio­nes mu­tuas de fa­vo­re­ci­mien­to pa­ra los lí­de­res mu­ni­ci­pal y es­ta­tal, ha­cia Fer­mín Or­dó­ñez pa­ra Ivon­ne Or­te­ga y Omar Ba­zán por Ali­to, fue­ron la co­mi­di­lla del día.

Fren­te a ello, am­bos di­ri­gen­tes ni su­frie­ron ni se acon­go­ja­ron. Es par­te de una dispu­ta irre­con­ci­lia­ble.

El re­sul­ta­do se­rá ofi­cia­li­za­do una vez con­clu­ya el cómpu­to. No ha­brá sor­pre­sas aun­que el fan­tas­ma de una im­pug­na­ción has­ta ayer es­ta­ba vi­vo.

En dis­cur­sos hue­cos que­dan las afir­ma­cio­nes de ope­ra­ti­vos en la sie­rra, de­ten­ción de de­lin­cuen­tes aus­pi­cia­do­res de la vio­len­cia y una su­pues­ta coor­di­na­ción con la Guar­dia Na­cio­nal que na­da más no lle­ga a ple­ni­tud.

Go­bierno del Es­ta­do se evi­den­cia en sus de­fi­cien­cias pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los chihuahuen­ses, con en­fren­ta­mien­tos co­mo el ocu­rri­do en Las Va­ras, don­de seis per­so­nas fue­ron eje­cu­ta­das y otras más re­sul­ta­ron con le­sio­nes.

Es aque­lla zo­na de la Ba­bí­co­ra tie­rra de na­die, co­mo la ma­yor par­te del te­rri­to­rio es­ta­tal.

Es más, ni si­quie­ra hu­bo boletín ofi­cial de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral pa­ra tra­tar de jus­ti­fi­car an­te la opi­nión pú­bli­ca. El asun­to lo ma­ne­jó la Fis­ca­lía Zo­na Oc­ci­den­te, con el con­sa­bi­do anun­cio de ope­ra­ti­vos. Cé­sar Pe­ni­che fil­tró dos o tres da­tos y has­ta ahí. Fue muy gra­ve el acon­te­ci­mien­to, aún y cuan­do se mi­ni­mi­ce. Hu­bo una au­tén­ti­ca ma­ta­zón. Y la au­to­ri­dad po­li­cial pin­ta­da de au­sen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.