Ven­di­mia y agua

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - ser­gio sar­mien­to Pe­rio­dis­ta Twit­ter: @Ser­gio­sar­mien­to

El vino es la luz del sol que el agua man­tie­ne uni­da”

Ga­li­leo Ga­li­lei

En­se­na­da, BC.- Es una fies­ta pro­lon­ga­da que sur­ge de una tra­di­ción mi­le­na­ria. Em­pie­za po­co des­pués del me­dio­día con una mi­sa de agra­de­ci­mien­to. Con­ti­núa con la ben­di­ción de la pri­me­ra mo­lien­da, una ca­ta de vi­nos y una com­pe­ten­cia de pi­sa­do de uvas en que las fal­das vue­lan pí­ca­ras en el es­fuer­zo por ex­traer de la uva has­ta la úl­ti­ma gota de mos­to.

El fes­te­jo se mu­da de la plan­ta vi­ní­co­la a una pla­ta­for­ma ele­va­da en­tre los vi­ñe­dos que ti­ñen de ver­de es­te de­sér­ti­co va­lle de Gua­da­lu­pe. Ahí se rea­li­za la co­mi­da, ba­ña­da por vi­nos blan­co, ro­sa­do y tin­to, y una co­rri­da de cua­tro to­ros. Des­pués vie­ne un con­cier­to po­pu­lar, en es­te ca­so del can­tan­te ar­gen­tino-ve­ne­zo­lano Ri­car­do Mon­ta­ner, y a las 11:30 de la no­che los vi­ñe­dos se ilu­mi­nan con fue­gos de ar­ti­fi­cio que son el pre­lu­dio de un bai­le que ha­brá de pro­lon­gar­se has­ta las dos de la ma­ña­na.

Yo me mar­cho ago­ta­do cer­ca de la me­dia­no­che. Don Luis Cetto, de 85 años, el pa­triar­ca de es­ta fa­mi­lia pro­duc­to­ra de vi­nos, si­gue to­da­vía des­de su me­sa el bai­le de los jó­ve­nes. Al­re­de­dor de mil 200 per­so­nas par­ti­ci­pan en es­ta fies­ta de la ven­di­mia, qui­zá la más po­pu­lar de las que se rea­li­zan en el va­lle de Gua­da­lu­pe en es­te mes de agos­to. Yo lle­vo viniendo unos 20 años.

En ese tiem­po el con­su­mo de vino en nues­tro país ha au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. El nú­me­ro de pro­duc­to­res en el va­lle y otros lu­ga­res del mu­ni­ci­pio de En­se­na­da se ha ex­pan­di­do de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar. Los vi­ti­vi­ni­cul­to­res me­xi­ca­nos, ca­da vez me­jo­res, acu­mu­lan me­da­llas en com­pe­ten­cias in­ter­na­cio­na­les que se di­ri­men en ca­tas cie­gas. El va­lle de Gua­da­lu­pe ya no es so­la­men­te agrí­co­la. La ru­ta del vino, con sus de­ce­nas de pe­que­ños res­tau­ran­tes y ho­te­les bou­ti­que, ha con­ver­ti­do al va­lle en un imán tu­rís­ti­co.

El vie­jo pro­ble­ma del agua, em­pe­ro, si­gue afec­tan­do a la re­gión. El va­lle re­ci­be llu­via en unos cuan­tos epi­so­dios muy in­ten­sos, usual­men­te en el in­vierno, pe­ro mu­cha del agua del sub­sue­lo es ex­traí­da del acuí­fe­ro y trans­por­ta­da al puer­to de En­se­na­da don­de se uti­li­za pa­ra con­su­mo

ur­bano. No es su­fi­cien­te pa­ra las ne­ce­si­da­des de la ciu­dad, pe­ro pri­va a los pro­duc­to­res de vino de mu­cho del lí­qui­do que ne­ce­si­tan pa­ra su tra­ba­jo.

Una plan­ta desala­do­ra de agua de mar, inau­gu­ra­da en 2018 y con una ca­pa­ci­dad de 250 li­tros por se­gun­do, ayu­da a re­sol­ver el pro­ble­ma de fal­ta de agua del puer­to, pe­ro no ha im­pe­di­do que la ciu­dad se si­ga lle­van­do el agua del va­lle.

Una pro­pues­ta de so­lu­ción es la cons­truc­ción de un acue­duc­to que lle­ve agua tra­ta­da de Ti­jua­na al Va­lle de Gua­da­lu­pe. Pa­ra ello es pre­ci­so su­pe­rar un pre­jui­cio enor­me an­te la ca­li­dad del agua, pe­ro los es­pe­cia­lis­tas se­ña­lan que, ade­cua­da­men­te fil­tra­da y tra­ta­da, y des­pués de re­co­rrer un cen­te­nar de ki­ló­me­tros en un acue­duc­to, es­ta agua de­be­ría ser más lim­pia que la del río Co­lo­ra­do que ha nu­tri­do tra­di­cio­nal­men­te a bue­na par­te de Ba­ja Ca­li­for­nia. No de­ja de ser pa­ra­dó­ji­co; sin em­bar­go, que el puer­to se lle­ve el agua del va­lle só­lo pa­ra que des­de un pun­to más le­jano de la cos­ta se le man­de agua al va­lle pa­ra re­em­pla­zar la que en­tre­ga. Las re­des de acue­duc­tos son tes­ti­mo­nio del irra­cio­nal uso del agua en nues­tro país. Por lo pron­to, los pro­duc­to­res de vino han ve­ni­do re­cu­rrien­do a otros va­lles, co­mo el de San Vi­cen­te y el de Ojos Ne­gros, al sur del puer­to de En­se­na­da, pa­ra pro­du­cir la uva que ne­ce­si­tan.

Los pro­ble­mas no bo­rran el he­cho de que el va­lle de Gua­da­lu­pe es un tes­ti­mo­nio de có­mo la se­gu­ri­dad en la te­nen­cia de la tie­rra, el tra­ba­jo in­ten­so y el rie­go por go­teo pue­den trans­for­mar un de­sier­to en un cen­tro de pro­duc­ti­vi­dad y de pros­pe­ri­dad.

Muer­te y po­lí­ti­ca

Las ma­tan­zas en Urua­pan, Ve­ra­cruz y Gua­na­jua­to las­ti­man al país, pe­ro el go­bierno só­lo se preo­cu­pa por la de El Pa­so, Te­xas. La muer­te tam­bién tie­ne in­tere­ses po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.