¿Ivon­ne Or­te­ga, de­cep­cio­na­da del PRI?

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Isaías OROZ­CO Gó­mez

Ayer do­min­go, los priistas de siem­pre y aca­rrea­dos, con­cu­rrie­ron a las ur­nas tri­co­lo­res a emi­tir su vo­to pa­ra ele­gir al pró­xi­mo pre­si­den­te del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal de ese no­na­ge­na­rio ins­ti­tu­to po­lí­ti­co-elec­to­ral y elec­to­re­ro. Sien­do tres los can­di­da­tos a vo­tar: Ra­fael Ale­jan­dro Mo­reno Cár­de­nas (Ali­to Mo­reno), Ivon­ne Or­te­ga Pa­che­co y Lo­re­na Pi­ñón Ri­ve­ra.

Pa­ra ta­les co­mi­cios in­ter­nos del PRI, se­gún in­for­ma­ción de la di­ri­gen­cia na­cio­nal, a fin de ase­gu­rar una jor­na­da cí­vi­ca elec­to­ral lim­pia y de­mo­crá­ti­ca, de co­mún acuer­do con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral (INE), se blin­da­ron 6.7 mi­llo­nes de bo­le­tas. No obs­tan­te, la cam­pa­ña preelec­to­ral em­pren­di­da por los tres can­di­da­tos men­cio­na­dos se ca­rac­te­ri­zó por ha­cer­se acu­sa­cio­nes mu­tuas de es­tar pro­pi­cian­do tra­ba­jos su­cios en­tre la mi­li­tan­cia y ciu­da­da­nía en ge­ne­ral, y de que los da­dos ya es­ta­ban car­ga­dos por las cú­pu­las di­ri­gen­tes na­cio­na­les a fa­vor de Ali­to Mo­reno. Lo que nos da la idea –pa­ra­fra­sean­do lo de los Tres Mos­que­te­ros– de que es­ta­ban uno con­tra to­dos y to­dos con­tra uno. O más me­xi­ca­na­men­te: plei­to de ga­tos aden­tro del mis­mo cos­tal.

En tal sen­ti­do, quien más in­sis­ten­te y di­rec­ta se mos­tró a lo lar­go y an­cho del país, fue Ivon­ne Or­te­ga Pa­che­co, ex­go­ber­na­do­ra tri­co­lor de Yu­ca­tán, ya que en­tre otras irre­gu­la­ri­da­des del pro­ce­so in­tes­tino se­ña­la­do,

hi­zo las si­guien­tes acu­sa­cio­nes: “La cú­pu­la [del PRI] es­tá in­ten­tan­do ro­bar­se la elec­ción… No de­je­mos que unos cuan­tos nos ro­ben el fu­tu­ro del PRI só­lo per­te­ne­ce a la mi­li­tan­cia… Nos re­por­tan que in­clu­so en Oa­xa­ca es­tu­vo el ex­go­ber­na­dor [de Coahui­la] Ru­bén Mo­rei­ra pi­dien­do a sus ope­ra­do­res una cuo­ta de EM­BA­RA­ZO de ur­nas del 30 por cien­to…”

Por su par­te, Lo­re­na Pi­ñón Ri­ve­ra, la me­nor co­no­ci­da de los tres, acu­só an­te la au­to­ri­dad elec­to­ral co­rres­pon­dien­te de trá­fi­co de in­fluen­cias y pe­cu­la­do. Así co­mo de man­dar­la gol­pear, cuan­do se pre­sen­tó en cam­pa­ña pro­se­li­tis­ta al es­ta­do de Yu­ca­tán, la tie­rra na­tal de Ivon­ne, de la cual fue go­ber­na­do­ra priis­ta.

Mien­tras que Ale­jan­dro Mo­reno (Ali­to), se­gu­ro del apo­yo de la aris­to­cra­cia de su par­ti­do y del apo­yo que le brin­dó el ex­pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to y, ob­via­men­te, el gru­po Atla­co­mul­co – ¿Atra­co­mul­co?– o ‘cho­ri­zo po­wer’, se de­jó que­rer; de­jan­do que las con­trin­can­tes fé­mi­nas se des­ga­rra­ran las ves­ti­du­ras y se ex­hi­bie­ran cla­ra­men­te.

Por su­pues­to, que hay mu­cho de verdad en lo sos­te­ni­do por la can­di­da­ta Ivon­ne Or­te­ga, a pe­sar de la in­ge­nui­dad, inocen­cia o… mos­tra­da en su de­cir. Pues ella, que ha­ce años mi­li­ta en el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal, sa­be bien y lo vi­vió y lo ex­pe­ri­men­tó, que ha­ce dé­ca­das esas prác­ti­cas an­ti­de­mo­crá­ti­cas, an­ti­po­pu­la­res, de im­po­si­ción, de aca­rreo, com­pra de vo­tos y de­más vi­cios, fue­ron la cons­tan­te en ca­da pro­ce­so elec­to­ral-elec­to­re­ro cons­ti­tu­cio­nal lo­cal y na­cio­nal. Se­gu­ra­men­te, du­ran­te su cam­pa­ña pa­ra go­ber­na­do­ra del es­ta­do de Yu­ca­tán, no fue la ex­cep­ción. La con­se­ja po­pu­lar ase­gu­ra que los del PRI, “es­tán en­ma­ña­dos en la bri­bo­na­da”.

Hay que de­cir­lo. El PRI des­de que se arro­gó el “triun­fo”, los prin­ci­pios y an­he­los más ca­ros de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, em­pe­zó a ol­vi­dar­los o a desechar­los. A pro­pó­si­to. ¿Al­gu­na vez, to­ma­ron en cuen­ta lo ex­pre­sa­do por An­to­nio Ma­ne­ro (1915)? “Los he­chos se han en­car­ga­do de de­mos­trar que la Re­vo­lu­ción es un fe­nó­meno so­cio­ló­gi­co in­elu­di­ble, pro­duc­to de cau­sas an­ces­tra­les y de vi­cios co­rro­si­vos y que los in­tere­ses con­ser­va­do­res que sub­sis­tan en gran­de pro­ve­cho in­di­vi­dual con me­nos­ca­bo del bien pú­bli­co y los pri­vi­le­gios que per­du­ren en fa­vor de au­tó­cra­tas con ofen­sa a la dig­ni­dad in­di­vi­dual o co­lec­ti­va, se­rán inevi­ta­ble­men­te arro­lla­dos por el im­pul­so de re­for­ma [¿trans­for­ma­ción?], que la na­ción me­xi­ca­na re­cla­ma co­mo úni­co me­dio de su­per­vi­ven­cia.”

¿O lo di­cho por Ro­que Es­tra­da? “En es­tas épo­cas de gran­des cri­sis, en que se jue­ga el por­ve­nir de una Na­ción en su esen­cia y fun­da­men­to, las me­di­das dé­bi­les, los tér­mi­nos me­dios y las pre­ten­di­das so­lu­cio­nes ar­ti­fi­cia­les es­tán muy le­jos de fi­ni­qui­tar los pro­ble­mas. Por el con­tra­rio, agra­van la si­tua­ción del lla­ma­do a caer y so­la­men­te de­ter­mi­nan un más pró­xi­mo des­qui­cia­mien­to de los ele­men­tos ca­du­cos, así co­mo pre­ten­der el par­ti­do que se le­van­ta triun­far con so­lu­cio­nes ar­ti­fi­cio­sas […] En es­tas épo­cas de gran­des cri­sis no ca­ben más me­di­das que las ra­di­ca­les”. (Ar­nal­do Cór­do­va, “La asun­ción del po­pu­lis­mo” (pp. 209,2010), en Lo­ren­zo Me­yer, “Re­vo­lu­ción y sis­te­ma Mé­xi­co 1910-1940, SEP).

Por to­do lo an­te­rior, ha­brá que re­cor­dar que el do­min­go 1 de ju­lio del 2018, se fue­ron al só­tano de la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Lue­go, qué es­pe­ra, qué es­pe­ran­zas ob­je­ti­vas tie­ne el otro­ra po­de­ro­so par­ti­do ofi­cial o de Es­ta­do, pa­ra el 2021, en que se re­no­va­rá la Cá­ma­ra de Dipu­tados del Po­der Le­gis­la­ti­vo fe­de­ral y 13 gu­ber­na­tu­ras (Co­li­ma, Gue­rre­ro, Mi­choa­cán, Que­ré­ta­ro, Si­na­loa, San Luis Po­to­sí, Na­ya­rit, Cam­pe­che, So­no­ra, Zacatecas, Ba­ja Ca­li­for­nia Sur, Chihuahua y Tlax­ca­la) en­tra­rán a pro­ce­so elec­to­ral pa­ra el cam­bio de go­ber­na­dor.

Lo que el pue­blo, lo que los ciu­da­da­nos es­pe­ran del PRI, es que vuel­van a sus orí­ge­nes, a sus prin­ci­pios, a su­je­tar­se a lo que dic­ten las au­tén­ti­cas ba­ses que sí creen en Mé­xi­co, que apo­yen la lu­cha con­tra la co­rrup­ción e im­pu­ni­dad que tan­to las­ti­mó a la cla­se tra­ba­ja­do­ra del cam­po y la ciu­dad, in­de­pen­dien­te­men­te de que es­té go­ber­nan­do al país, el li­cen­cia­do An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y Mo­re­na, con el gran com­pro­mi­so de la cons­truc­ción del ré­gi­men de la “4T” de los EUM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.