GPS

El Diario de Chihuahua - - PORTADA -

FUN­CIO­NA­RIO SE TATÚA A “EL CHE” EN HO­RA DE TRA­BA­JO

“Ni mo­do que pa­ra eso le pa­gue la aus­te­ra 4T”

Com­par­te mé­ri­tos Co­rral con Reyes y Duar­te

Los pa­ra­bu­ses lle­va­rán co­mo obra... ”el Atar­de­cer”

Es go­ber­na­dor en CDMX por­ta­voz de la de­ma­go­gia

Un ta­tua­je con la ca­ra de “El Che” Guevara y al­gu­nas otras in­sig­nias re­vo­lu­cio­na­rias ador­nan la pier­na de­re­cha del sub­de­le­ga­do de Pro­gra­mas Fe­de­ra­les, Mar­ce­lino Gó­mez Bre­nes.

En qué in­vier­te su di­ne­ro, en qué par­te de su cuer­po se ra­ya y có­mo apro­ve­cha el tiem­po li­bre el fun­cio­na­rio no de­be­ría ser te­ma de de­ba­te pú­bli­co.

Tam­po­co de­be­rían ser­lo la ma­ne­ra en que se in­mor­ta­li­zan dog­mas e ideo­lo­gías en una per­so­na, pues ha­brá al­gu­nos que se pon­gan una la­gri­mi­ta en la ca­ra por ca­da muer­te que recuerdan y otros el nom­bre de su ma­dre­ci­ta, una vir­gen­ci­ta, una cruz o cual­quier sím­bo­lo de un tras­no­cha­do co­mu­nis­mo.

Pe­ro al ha­cer­lo en ho­ras de tra­ba­jo y su­bir­lo en re­des so­cia­les, co­mo el ca­so de la ima­gen postea­da en Ins­ta­gram, ob­via­men­te ge­ne­ra reacciones.

El viernes pa­sa­do du­ran­te la ma­ña­na Gó­mez Bre­nes pa­só gran par­te de su ho­ra­rio la­bo­ral en un es­tu­dio de ta­tua­jes. Por el di­se­ño mos­tra­do no es al­go que se pue­da ha­cer de un ra­yón y ya, ob­via­men­te re­quie­re de va­rias se­sio­nes, mu­cha tin­ta y al­go de do­lor.

Ni mo­do que pa­ra eso le pa­gue la aus­te­ra Cuar­ta Trans­for­ma­ción, fue la crí­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da en­tre los mo­re­nis­tas que ca­da vez en­cuen­tran más in­con­gruen­cias en­tre lo que di­ce Ló­pez Obra­dor y lo que ha­cen sus re­pre­sen­tan­tes.

Ade­más di­cen que gus­ta de sa­lir de com­pras a Cost­co acom­pa­ña­do de su pri­mo, el jo­ven dipu­tado fe­de­ral, Sebastián Agui­le­ra Bre­nes, tam­bién en ho­ra­rio de tra­ba­jo, pues pa­ra ellos las ma­ña­nas no son ho­ras de la­bo­res, ni que fue­ran po­bres.

Por cier­to, del jo­ven dipu­tado se des­co­no­ce a qué se de­di­ca, qué be­ne­fi­cios le ha traí­do a los chihuahuen­ses y si tam­bién des­qui­ta su suel­do, por­que va­rios recuerdan que an­tes de en­trar en fun­cio­nes de­cla­ró que tra­ba­ja­ría por el suel­do que fue­ra, sin pri­vi­le­gios y sin ex­ce­sos.

Pe­ro has­ta la fe­cha no exis­te la­bor al­gu­na que pue­da des­ta­car. A me­nos, cla­ro, que tam­bién ten­ga un ta­tua­je que pre­su­mir o al me­nos un pro­yec­to pa­ra ha­cér­se­lo y de­mos­trar su com­pro­mi­so con la 4T.

Po­co mé­ri­to hay pa­ra col­gar­se la me­da­lla de la re­duc­ción de po­bre­za por par­te del nue­vo ama­ne­cer, par­tien­do de los mis­mos datos del Con­se­jo Na­cio­nal de Eva­lua­ción de la Po­bre­za, en su úl­ti­mo in­for­me.

Hu­bo des­plan­tes de emo­ción con la in­for­ma­ción que co­lo­ca a Chihuahua den­tro de las en­ti­da­des que lo­gra­ron ba­jar esos in­di­ca­do­res.

Las hor­mo­nas se al­te­ra­ron a gra­do de ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas y aplau­sos mil.

Sin em­bar­go, en la re­vi­sión a de­ta­lle del fe­nó­meno, to­do in­di­ca que se tra­ta de una ten­den­cia na­cio­nal.

Los in­di­ca­do­res de Chihuahua en ma­te­ria de po­bla­ción con in­gre­so in­fe­rior a la po­bre­za, po­bla­ción en si­tua­ción de po­bre­za ex­tre­ma y po­bla­ción vul­ne­ra­ble por ca­ren­cias so­cia­les, es una fo­to­gra­fía de la grá­fi­ca na­cio­nal, con ten­den­cia a la ba­ja.

Más aún, en los in­di­ca­do­res po­bla­ción vul­ne­ra­ble por in­gre­sos y po­bla­ción no po­bre y no vul­ne­ra­ble, con ten­den­cia a la al­za, re­sul­ta que tam­bién son idén­ti­cos a ni­vel na­cio­nal, co­mo en Chihuahua, de­mues­tran ten­den­cia a ni­vel país y no re­duc­tos de efi­cien­cia o efi­ca­cia.

La úni­ca ex­cep­ción en los in­di­ca­do­res es la po­bla­ción con in­gre­so in­fe­rior a la lí­nea de po­bre­za ex­tre­ma por in­gre­sos, que a ni­vel na­cio­nal se sos­tie­ne y que en Chihuahua se re­du­jo.

Es la ex­cep­ción que con­fir­ma la re­gla.

Más de 20 es­ta­dos se en­cuen­tran en es­ta si­tua­ción con ten­den­cia na­cio­nal. Por su­pues­to to­dos ellos fes­ti­nan el he­cho co­mo mé­ri­to pro­pio.

Pe­ro lo más des­agra­da­ble pa­ra el go­ber­na­dor Co­rral es que la me­di­ción es un com­pa­ra­ti­vo de diez años, es de­cir, de las ad­mi­nis­tra­cio­nes de Reyes Bae­za, Cé­sar Duar­te y só­lo dos años de la su­ya.

Es de­cir, si hay una es­tre­lli­ta de cum­pli­mien­to es com­par­ti­da.

El fo­co rojo que se en­cien­de, no só­lo en Chihuahua, sino a ni­vel na­cio­nal, tie­ne que ver con la po­bla­ción vul­ne­ra­ble por in­gre­so, que en nues­tra en­ti­dad cre­ció tres pun­tos, afec­tan­do a más de cien mil per­so­nas.

Ahí, en ese ru­bro, hay área de opor­tu­ni­dad por aten­der, en lu­gar de fes­ti­nar nú­me­ros.

La gri­lla si­gue a to­do lo que da en el Tec­no­ló­gi­co de Chihuahua, por la elec­ción es­te jueves de la me­sa di­rec­ti­va del sin­di­ca­to.

Hay una can­ti­dad im­por­tan­te de ope­ra­do­res en bus­ca del desea­do pues­to, que sig­ni­fi­ca ma­ne­jo de re­cur­sos y pla­zas.

Si­gue sien­do el sin­di­ca­to cla­ve en la dis­tri­bu­ción de es­pa­cios aun y cuan­do ha­ya con­cur­so de opo­si­ción, que ter­mi­na -des­afor­tu­na­da­men­te­sien­do si­mu­la­ción.

Nos ex­pli­can que con la pla­ni­lla Uni­tec van tam­bién ex­fun­cio­na­rios ad­mi­nis­tra­ti­vos y sin­di­ca­li­za­dos, por lo que no va tan des­co­bi­ja­da.

Y con Francisco Ávi­la, en la Pla­ni­lla Pan­te­ra, una mes­co­lan­za de in­tere­ses co­yun­tu­ra­les, iz­quier­da, de­re­cha y cen­tro, fun­cio­na­rios in­clu­so de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, co­mo Adrián Lui en se­gu­ri­dad pública, ba­jo la ope­ra­ción del ex­di­rec­tor del Tec, Jo­sé Ri­ve­ra.

Se tra­ta de ta­par lo que sea ne­ce­sa­rio en­cu­brir. Com­pras ex­ce­di­das, fa­vo­ri­tis­mos, etc.

En ese ca­mino va Car­los Arturo Méndez Cha­pa­rro, el ac­tual di­ri­gen­te, con su pro­pia ju­ga­da, y por su­pues­to, plei­to ca­sa­do, irre­pa­ra­ble, con Clau­dia Al­va­ra­do de Su­ma Tec.

Agré­gue­se a to­do es­to la ope­ra­ción de la ex­dipu­tada Na­dia Si­quei­ros, her­ma­na de la ac­tual di­rec­to­ra, con sus li­gas muy cer­ca­nas a Pa­la­cio, el coc­tel es­tá lis­to pa­ra de­to­nar en los pró­xi­mos días.

Có­mo es­ta­rá la co­sa, que has­ta el marido de Lu­cha Castro, la con­se­je­ra co­rra­lis­ta de la Ju­di­ca­tu­ra, el abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta Raúl Ara­gón, tu­vo mu­cha ve­la en el en­tie­rro, y aún se di­ce, man­tie­ne al­gu­nos hi­los a pe­sar de su re­ti­ro for­mal de la ins­ti­tu­ción.

Si en al­gún lu­gar hay un ni­do de gri­llos, es en di­cha ins­ti­tu­ción.

En torno al Vi­ve­bús, Me­tro­bús y aho­ra To­wi, co­mo se le de­no­mi­na a la ru­ta tron­cal del trans­por­te se­mi ma­si­vo en la ciu­dad de Chihuahua, se han cons­trui­do his­to­rias de par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

Pa­ra el mis­mo nom­bre del trans­por­te se hi­zo in­vi­ta­ción abier­ta, de de­no­mi­na­ción y di­se­ño. Pe­ro no es el úni­co ca­so.

El ayun­ta­mien­to de Chihuahua aca­ba de pre­miar me­dian­te la con­vo­ca­to­ria CUU 2019, una se­rie de pro­pues­tas ga­na­do­ras.

Se bus­có a tra­vés del Instituto de Cul­tu­ra el di­se­ño de pa­ra­bu­ses pa­ra con­ver­tir­los en ga­le­rías ur­ba­nas per­ma­nen­tes.

Par­ti­ci­pa­ron di­se­ña­do­res , ar­tis­tas vi­sua­les, di­bu­jan­tes y co­mu­ni­ca­do­res.

En­tre los ga­na­do­res nos lla­mó la aten­ción la obra Atar­de­cer, de Car­los Er­nes­to Esparza.

Es iró­ni­co. Ya le lle­gó el atar­de­cer a una ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal que no des­pe­gó, aho­ga­da en in­efi­cien­cia y mal ma­ne­jo, po­lí­ti­co, ad­mi­nis­tra­ti­vo, se­gu­ri­dad.

Dos años, mas-me­nos, le que­da a la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, y ya es­ta­rá re­pre­sen­ta­da en su oca­so en los pa­ra­de­ros de la lí­nea tron­cal.

Ha in­cu­rri­do una y otra vez en el mis­mo mo­dus ope­ran­di. Aho­ra fue en la Ciu­dad de Mé­xi­co, an­te el Fis­cal Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca.

Pre­sen­ta el go­ber­na­dor dis­cur­sos y pro­pues­tas que no se ma­te­ria­li­zan, por­que ca­re­ce él mis­mo de la vo­lun­tad de lle­var­los a ca­bo.

No hay coor­di­na­ción ni con la Fis­ca­lía Ge­ne­ral ni con la Guar­dia Na­cio­nal, fiel re­fle­jo de lo que ocu­rre en Chihuahua con las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les, des­ar­ti­cu­la­das y sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos su­fi­cien­tes.

Se ha con­ver­ti­do el je­fe del Eje­cu­ti­vo en un por­ta­voz de la de­ma­go­gia, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do el Es­ta­do de en­cuen­tra in­cen­dia­do.

La zo­na de Ma­de­ra y Gó­mez Fa­rías es fiel re­fle­jo de ello. Las son­ri­sas en­tre él y Alejandro Gertz Ma­ne­ro, el Fis­cal Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, y el resto de los go­ber­na­do­res re­tra­tan la in­di­fe­ren­cia an­te el aban­dono en que se en­cuen­tra la se­gu­ri­dad y la per­se­cu­ción de los de­li­tos.

Es es­tri­den­te el go­ber­na­dor cuan­do le con­vie­ne, muy co­mún cuan­do se en­cuen­tra en la Ciu­dad de Mé­xi­co, en esos es­ce­na­rios que ex­tra­ña.

De­be­mos ha­cer no­tar una diferencia sus­tan­cial en­tre las obras via­les fuer­tes que se es­tán desa­rro­llan­do en la Ciu­dad de Chihuahua y las de Ciu­dad Juá­rez.

En la frontera es evi­den­te el con­cier­to en­tre la au­to­ri­dad res­pon­sa­ble de al­gu­nas de esas obras, el Go­bierno es­ta­tal, y el Mu­ni­ci­pio. El pri­me­ro, pa­nis­ta-co­rra­lis­ta-el se­gun­do, in­de­pen­dien­te.

Ha da­do el Mu­ni­ci­pio al es­ta­do to­das las fa­ci­li­da­des en se­ña­lar vías al­ter­nas, co­lo­car in­clu­so pa­vi­men­to pa­ra ca­lles de sa­li­da y has­ta bue­na can­ti­dad de agen­tes de trán­si­to que ha­cen me­nos in­so­por­ta­ble el trá­fi­co a los con­duc­to­res.

En Chihuahua no es así. Los agen­tes via­les se man­dan so­los por­que su úni­ca mo­ti­va­ción pa­re­ce ser la mor­di­da. Es­tán su­bor­di­na­dos al go­ber­na­dor Co­rral pe­ro no le brin­dan prác­ti­ca­men­te nin­gún apo­yo a la Pre­si­den­cia Mu­ni­ci­pal, ad­mi­nis­tra­da tam­bién por el PAN.

Te­ne­mos co­mo ejem­plo el caos vial ge­ne­ra­do en la cons­truc­ción de la tur­bo-glo­rie­ta de Juan Pablo Se­gun­do y ca­si Pa­che­co. Ca­da con­duc­tor se de­be ras­car con sus uñas pa­ra cru­zar el li­te­ral ato­lla­de­ro. Pé­si­ma se­ña­lé­ti­ca y ce­ro agen­tes.

Des­co­no­ce­mos con­tra qué ni­vel de go­bierno se di­ri­ja el enojo de los mi­les de su­fri­dos con­duc­to­res pe­ro ca­lla­dos no se que­dan.

• Fun­cio­na­rio se tatúa a “El Che” en ho­ra de tra­ba­jo • Com­par­te mé­ri­tos Co­rral con Reyes y Duar­te • Los pa­ra­bu­ses lle­va­rán co­mo obra... “El Atar­de­cer” • Es go­ber­na­dor en Cdmx por­ta­voz de la de­ma­go­gia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.