La ‘jus­ti­cia’ po­lí­ti­ca

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Six­to Duar­te

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, un juez fe­de­ral gi­ró una or­den de aprehen­sión en con­tra del ex­di­rec­tor de Pemex, Emilio Lo­zo­ya Aus­tin. Lo­zo­ya es acu­sa­do des­de ha­ce me­ses de ha­ber in­cu­rri­do en ac­tos de co­rrup­ción, en la com­pra de una plan­ta in­dus­trial, cuan­do era director de Pemex. Igual­men­te, su in­vo­lu­cra­mien­to con el te­ma de Ode­brecht tu­vo que ver con es­tos he­chos.

Des­pués de otor­gar­se las ór­de­nes de aprehen­sión con­tra Lo­zo­ya, se gi­ra­ron ór­de­nes tam­bién con­tra su es­po­sa, su ma­dre y su her­ma­na. Son di­ver­sas las acu­sa­cio­nes, pe­ro to­das tie­nen que ver con Lo­zo­ya. Es muy pro­ba­ble que, si la acu­sa­ción con­tra Lo­zo­ya no fue­ra tan atrac­ti­va des­de la óp­ti­ca me­diá­ti­ca (por ser es­te un ex­fun­cio­na­rio del go­bierno de Pe­ña) lo más se­gu­ro es que no se hu­bie­ran in­te­gra­do car­pe­tas con­tra su fa­mi­lia. El ele­men­to de­to­na­dor de es­te pro­ce­der, fue pre­ci­sa­men­te la ne­ga­ti­va a en­tre­gar­se por par­te del ex­di­rec­tor de Pemex. Sos­tie­ne que no hay ga­ran­tías pa­ra en­fren­tar un jui­cio justo.

Al ver es­ta ne­ga­ti­va, la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca ins­tru­yó la de­ten­ción de la fa­mi­lia de Lo­zo­ya, ejer­cien­do de es­ta ma­ne­ra una presión so­bre el ex­fun­cio­na­rio, pa­ra que de­ci­da en­tre­gar­se, a cam­bio de que de­jen en paz a su fa­mi­lia. Una fór­mu­la si­mi­lar a la re­fe­ri­da por el ex­go­ber­na­dor Ja­vier Duar­te, en un vi­deo pre­sen­ta­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en días re­cien­tes, mis­mo que fue gra­ba­do mo­men­tos an­tes de su cap­tu­ra.

La ma­dre de Lo­zo­ya, Gil­da Aus­tin de 71 años de edad, fue de­te­ni­da en Ale­ma­nia en re­la­ción con los he­chos an­tes na­rra­dos. El Go­bierno fe­de­ral no tu­vo lí­mi­tes pa­ra de­te­ner a la ma­dre del acu­sa­do, pre­sio­nán­do­lo pa­ra en­tre­gar­se. In­clu­so los gru­pos del cri­men or­ga­ni­za­do tie­nen có­di­gos, no así el go­bierno.

Des­afor­tu­na­da­men­te, los go­bier­nos han en­con­tra­do en las prác­ti­cas in­qui­si­to­rias, y en el uso fac­cio­so de la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, una ma­ne­ra de jus­ti­fi­car su inac­ción, su in­com­pe­ten­cia, o am­bas. A tra­vés de gol­pes “es­pec­ta­cu­la­res”, pre­ten­den es­con­der los re­sul­ta­dos de sus ma­las ges­tio­nes.

De pa­so, dan a los asis­ten­tes al Co­li­seo Ro­mano lo que es­tos tan­to pi­den, que es san­gre. En re­la­ción con las de­más ta­reas que to­do go­bierno de­be rea­li­zar, las mis­mas pa­san a un te­rreno se­cun­da­rio, pues lo más im­por­tan­te es sa­tis­fa­cer un de­seo de ven­gan­za po­lí­ti­ca.

El apa­ra­to de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia no de­be usar­se co­mo arie­te po­lí­ti­co; de ahí que se re­quie­ra do­tar al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de una ver­da­de­ra au­to­no­mía, pues la reforma cons­ti­tu­cio­nal que tra­jo con­si­go la crea­ción de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, pa­re­ce no ser su­fi­cien­te. Prue­ba de ello, es que el pre­si­den­te a ca­da ra­to ha­bla de que no in­ter­ven­drá en las de­ci­sio­nes de las au­to­ri­da­des en­car­ga­das de pro­cu­rar jus­ti­cia. Si exis­tie­ra un ver­da­de­ro lí­mi­te a ello, el pre­si­den­te ni si­quie­ra ten­dría que men­cio­nar­lo.

Ve­mos que, en paí­ses más desa­rro­lla­dos que el nues­tro, ta­les co­mo Es­ta­dos Uni­dos y al­gu­nos ejem­plos eu­ro­peos, la vo­lun­tad de ejer­cer ac­ción pe­nal con­tra X o Y per­so­na­je, no de­pen­den del mo­men­to po­lí­ti­co. In­clu­so, se ven ejem­plos co­mo el he­cho de in­ves­ti­gar al pro­pio pre­si­den­te, tal co­mo le su­ce­dió a Clin­ton y a Trump, por con­duc­to de fis­ca­les es­pe­cia­les.

El car­gar la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia con un ele­men­to po­lí­ti­co y co­yun­tu­ral, per­vier­te es­ta, pues mien­tras la po­lí­ti­ca im­pli­ca bus­car acuer­dos y con­sen­sos en pro de la ma­yo­ría, la jus­ti­cia de­be ser cie­ga y pro­te­ger al ciu­da­dano, in­clu­so en con­tra de la ma­yo­ría. De ahí que, co­mo he re­pe­ti­do en di­ver­sas oca­sio­nes en es­te mis­mo fo­ro, los juz­ga­do­res no sean elec­tos me­dian­te el vo­to po­pu­lar.

Qui­zá mu­chos es­pe­ran que ha­ga un pro­nun­cia­mien­to en re­la­ción con los he­chos ven­ti­la­dos en días re­cien­tes, en don­de a un miem­bro de mi fa­mi­lia di­rec­ta se le in­vo­lu­cra en pre­sun­tos ac­tos de co­rrup­ción. El úni­co ‘delito’ que en reali­dad se pue­de acre­di­tar al acu­sa­do, es te­ner un víncu­lo fa­mi­liar con el ex­go­ber­na­dor Cé­sar Duar­te.

Si bien sí ten­go mu­chas co­sas qué de­cir, y ci­tar mu­chos ex­ce­sos en que ha in­cu­rri­do el go­bierno de Ja­vier Co­rral en es­ta nue­va em­bes­ti­da con­tra to­do lo que hue­la a Duar­te, creo que por aho­ra lo omi­ti­ré, pa­ra no en­tor­pe­cer las in­ves­ti­ga­cio­nes, ni con­ta­mi­nar un pro­ce­so, ya de por sí con­ta­mi­na­do. Lo ha­go con la con­vic­ción de que, al fi­nal, la jus­ti­cia se so­bre­po­ne a to­dos los ex­ce­sos en que in­cu­rren los que tem­po­ral­men­te de­ten­tan el po­der. Al fi­nal, el ve­re­dic­to dic­ta­do en el tri­bu­nal de la his­to­ria es in­ape­la­ble.

A to­dos aque­llos que han ex­ter­na­do su so­li­da­ri­dad en es­ta eta­pa, sir­va es­te es­pa­cio pa­ra ex­pre­sar­les mi im­pe­re­ce­de­ra gra­ti­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.