Desata caos en la lle­ga­da de Ochoa

El Diario de Chihuahua - - DEPORTES -

Ciu­dad de Mé­xi­co—eran ca­si 400 afi­cio­na­dos del Amé­ri­ca los que for­ma­ron con sus cuer­pos un lar­guí­si­mo e im­pro­vi­sa­do pa­si­llo co­mo pa­ra re­ci­bir a un rey en el ae­ro­puer­to capitalino. De al­gu­na ma­ne­ra, Memo Ochoa es eso pa­ra ellos.

In­con­fun­di­bles con sus pla­ye­ras azul­cre­mas, con las ban­de­ras, al­gu­nos otros con ri­zos re­gión 4 si­mu­lan­do a los del por­te­ro, ahí es­ta­ban los afi­cio­na­dos azul­cre­mas mez­cla­dos con los ba­rris­tas lis­tos pa­ra re­ci­bir al hom­bre que des­pués de ocho años pi­só sue­lo me­xi­cano, pa­ra por fin que­dar­se.

Los 100 me­tros de la lle­ga­da de vue­los in­ter­na­cio­na­les a la ro­ton­da pa­ra abor­dar su ca­mio­ne­ta qui­zá fue­ron los más lar­gos en la vi­da de Ochoa. Seis mi­nu­tos de una mez­cla en­tre ale­gría y te­rror por los tu­mul­tos, la sen­sa­ción de as­fi­xia, los co­da­zos, pi­so­to­nes, el sen­tir que ca­da me­tro avan­za­do eran au­tén­ti­cos tres pun­tos. Los ba­rris­tas re­par­tie­ron

gol­pes pa­ra abrir ca­mino. A Memo lo traían co­mo si fue­ra el no­vio en la ví­bo­ra de la mar du­ran­te una bo­da, mien­tras él intentaba no per­der la ver­ti­cal y avan­zar. Lle­gó a la ca­mio­ne­ta blan­ca que lo trans­por­tó y vol­teó par agra­de­cer se­me­jan­te ges­to. El Rey ha vuel­to.

La ter­mi­nal 2 fue un car­na­val. Los ba­rris­tas de La Mo­nu­men­tal y El Dis­tur­bio, en­ca­be­za­dos por “El Con­go” y Die­go Agui­lar, la hi­cie­ron de guar­dias de se­gu­ri­dad pa­ra or­ga­ni­zar la sa­li­da de Memo. El por­te­ro, por su par­te, pi­dió a los guar­dias del ae­ro­puer­to que pri­me­ro sa­ca­ran a su fa­mi­lia pa­ra evi­tar ries­gos, so­bre to­do por la be­bé en bra­zos. Su es­po­sa Karla sa­lió ca­si me­dia ho­ra an­tes. Al fi­lo de las 14:40 se in­cor­po­ra­ron al me­nos 15 ele­men­tos de la Po­li­cía Fe­de­ral. Tro­nó un cohe­tón. Ochoa por fin re­gre­só pa­ra ju­gar con el Amé­ri­ca de sus amo­res.

La plan­ta ba­ja del ae­ro­puer­to, la zo­na de lle­ga­das, le da­ba un ai­re a la Ca­be­ce­ra Nor­te del Es­ta­dio Az­te­ca. Los glo­bos azul­cre­mas y has­ta al­gu­na man­ta pre­su­mien­do al Amé­ri­ca co­mo el equi­po más gran­de le otor­ga­ban ese pa­re­ci­do. Arri­ba, en la zo­na de sa­li­das, al me­nos 100 per­so­nas con te­lé­fono en mano es­pe­ra­ban el mo­men­to pre­ci­so pa­ra cap­tu­rar la ima­gen.

“Vie­ne mi Memo Ochoa. ¡¿Có­mo no voy a es­tar aquí!?”, di­jo una em­plea­da de lim­pie­za del ae­ro­puer­to, quien hi­zo re­cu­rren­tes bro­mas so­bre su úl­ti­mo día de tra­ba­jo en ca­so de que el su­per­vi­sor la des­cu­brie­ra.

“A ver si Memo Ochoa me da de co­mer, ja-ja-ja”.

En es­pe­ra de su equi­pa­je, ata­via­do con una pla­ye­ra ne­gra, el nue­vo por­te­ro del Amé­ri­ca de­li­nea­ba con los guar­dias la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad, cons­cien­te del tu­mul­to. Lle­ga­ron al­gu­nos atle­tas que com­pi­tie­ron en Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos y los ba­rris­tas re­ci­bie­ron con aplau­sos, an­tes de se­guir con los cán­ti­cos al son de “Guiii-lleeer­mo O-chooo-a”.

“¿Va a lle­gar na­da más Ochoa o to­da la Se­lec­ción?”, pre­gun­tó al­gu­na de las de­ce­nas de per­so­nas cu­rio­sas que po­ca idea te­nían de la con­tra­ta­ción del ve­rano en la Li­ga BBVA.

“¿Memo Ochoa es el chi­ni­to? Ah... En­ton­ces sí me emo­cio­na por­que sí sa­be pa­rar las pe­lo­tas”, di­jo otra des­pis­ta­da.

Lle­gó Ochoa y la se­gu­ri­dad fue in­su­fi­cien­te pa­ra con­te­ner a to­dos aque­llos que que­rían su ima­gen. Has­ta los ba­rris­tas fue­ron in­su­fi­cien­tes. Él no per­dió la son­ri­sa pe­se al que pa­re­cía un ki­lo­mé­tri­co re­co­rri­do, co­mo quien cum­ple una man­da. Pe­ro no, se tra­ta­ba sim­ple y sen­ci­lla­men­te de su glo­rio­so re­gre­so a Mé­xi­co en don­de ya pal­pó lo que re­pre­sen­ta ser un ído­lo.

fue re­ci­bi­do co­mo un rey por se­gui­do­res ame­ri­ca­nis­tas

Gui­ller­mo ochoa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.