Maes­tros se es­con­den ba­jo su es­cri­to­rio

El Diario de Chihuahua - - LOCAL - Car­los González / El Dia­rio

En la sie­rra hay maes­tros que han du­ra­do has­ta 2 se­ma­nas de­ba­jo de sus es­cri­to­rios, de­bi­do a con­flic­tos en­tre gru­pos del cri­men or­ga­ni­za­do, con­tó la maes­tra “Nancy” a El Dia­rio, lue­go de que se die­ra a co­no­cer que exis­ten mi­les de so­li­ci­tu­des de maes­tros que quie­ren sa­lir a una zo­na “se­gu­ra”.

In­di­có que los cam­bios que ha­ce el go­bierno y las es­truc­tu­ras sin­di­ca­les obe­de­cen a te­mas po­lí­ti­cos, “Si mue­ve gen­te o si tie­nes un co­no­ci­do pue­des re­gre­sar; pe­ro si no te ali­neas te vas a la sie­rra, Gómez Fa­rías o a zo­nas en las que na­die quie­re es­tar”, co­men­tó la do­cen­te, de quien se re­ser­va su ver­da­de­ra iden­ti­dad an­te el te­mor a re­pre­sa­lias.

Ase­gu­ró que el pro­ble­ma de la vio­len­cia no va di­ri­gi­do ha­cía los do­cen­tes, por­que, in­clu­so, a ellos se les res­pe­ta y cui­da, pe­ro que se en­cuen­tran en me­dio del fue­go cru­za­do, “un je­fe de pla­za se acer­có a una de las maes­tras en una co­mu­ni­dad, se pre­sen­tó y le di­jo que su ca­sa es­ta­ba a su dis­po­si­ción, que era la úni­ca vi­vien­da con in­ter­net y te­lé­fono y que na­die la mo­les­ta­ría”.

De­jó cla­ro que la fi­gu­ra del maes­tro es res­pe­ta­da y que en mu­chas oca­sio­nes, los pro­pios in­te­gran­tes de gru­pos de­lic­ti­vos les avi­san que en cier­to lu­gar y ho­ra ha­brá pe­li­gro, pa­ra que no sal­gan de sus ca­sas.

La maes­tra Nancy se­ña­ló que una de las for­mas pa­ra po­der sa­lir de la sie­rra, ade­más de te­ner “pa­lan­ca”, es es­tar ame­na­za­dos, por lo que al­gu­nos de los maes­tros han in­ter­pues­to de­nun­cias fal­sas an­te la Fis­ca­lía con tal de re­gre­sar.

Di­jo que esa prác­ti­ca es co­mún en­tre al­gu­nos do­cen­tes, por lo que al re­gre­sar, le qui­tan los de­re­chos a otros maes­tros que tie­nen has­ta ma­yor an­ti­güe­dad, “qui­tan al maes­tro que no les sir­ve po­lí­ti­ca­men­te, que no mue­ve gen­te o que no es­tá ali­nea­do”.

Re­co­no­ció que los prin­ci­pa­les pro­ble­mas se pre­sen­tan en Te­mo­ris, Gua­cho­chi y Gua­da­lu­pe y Cal­vo; “Hay maes­tros que han du­ra­do has­ta 2 se­ma­nas de­ba­jo de sus es­cri­to­rios, pe­ro cuan­do van a la Fis­ca­lía de la re­gión no les quie­ren re­ci­bir las de­nun­cias, por­que no quie­ren o por­que no les creen”.

Ex­pli­có que en el ma­gis­te­rio hay mu­chas irre­gu­la­ri­da­des ac­tual­men­te, prin­ci­pal­men­te de­bi­do a que es­tán por ins­tau­rar­se mu­chos cam­bios de la nue­va re­for­ma y sus le­yes se­cun­da­rias.

“To­dos es­tán preo­cu­pa­dos y aco­mo­dan­do a la gen­te que es­truc­tu­ral y po­lí­ti­ca­men­te les sir­ve, mien­tras que de­ro­gan a quien no se de­ja ame­dren­tar o lle­var por la co­rrien­te”

La do­cen­te re­co­no­ció que mu­chos miem­bros del ma­gis­te­rio han men­ti­do pa­ra po­der sa­lir de las zo­nas ur­ba­nas vio­len­tas, sin em­bar­go, otros han te­ni­do que re­nun­ciar a la pla­za pa­ra po­der sa­lir. Otros maes­tros no han te­ni­do otra op­ción más que se­guir desem­pe­ñan­do su tra­ba­jo en la zo­na en la que es­té ads­cri­to, pues el ar­gu­men­to del sin­di­ca­to es que su ba­se es­tá allá y que si no la quie­re que re­nun­cie.

La edu­ca­do­ra coin­ci­dió en que no to­do es des­gra­cia y su­fri­mien­to pa­ra los maes­tros en la sie­rra y en otras zo­nas vio­len­tas, de­bi­do a que mu­chos de ellos son tra­ta­dos con res­pe­to y real­men­te son aco­gi­dos por los ha­bi­tan­tes de las co­mu­ni­da­des, in­clu­so, quie­nes ini­cian co­mo maes­tros has­ta son hos­pe­da­dos en las ca­sas de la zo­na, de­bi­do a que en el ca­so es­ta­tal, esos maes­tros re­cién egre­sa­dos tar­dan has­ta un año pa­ra re­ci­bir su pri­mer suel­do, mien­tras que los fe­de­ra­les ase­gu­ran su sa­la­rio en el pri­mer mes de la­bo­res.

Exis­ten mi­les de so­li­ci­tu­des de do­cen­tes que quie­ren sa­lir a una zo­na “se­gu­ra"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.