DE Po­lí­ti­ca y co­sas Peo­res

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - Ca­tón Es­cri­tor y Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Ciu­dad de Mé­xi­co.-”¿soy yo el pri­mer hom­bre con el que duer­mes?”. Esa pre­gun­ta le hi­zo el no­vio a su fla­man­te mu­jer­ci­ta al co­men­zar la no­che de las bo­das. Res­pon­dió ella: “Si te que­das dor­mi­do, sí”. Una se­ño­ra lla­ma­da do­ña Ote­lia es­ta­ba po­seí­da por el mons­truo de los ojos ver­des, que así lla­ma­ban los an­ti­guos a los ce­los. Es­to de los ce­los es al­go muy ex­tra­ño. Re­sul­ta inen­ten­di­ble, por ejem­plo, que un hom­bre que por años no ha mi­ra­do a su mu­jer se pon­ga fu­rio­so si otro hom­bre la mi­ra. Lo ce­los fe­me­ni­nos sue­len ser más en­co­na­dos que los del va­rón. Bas­ta re­cor­dar a Me­dea, cu­yos te­rri­bles crí­me­nes por ce­los son te­ma de al­gu­nas de las más trá­gi­cas tra­ge­dias grie­gas. Cuí­da­te de una mu­jer ce­lo­sa: es ca­paz de to­do, has­ta de amar­te. Pe­ro me es­toy ale­jan­do de mi his­to­ria. Vuel­vo a ella. Do­ña Ote­lia re­vi­sa­ba to­dos los días las so­la­pas del sa­co de su es­po­so. Un día des­cu­brió un ca­be­llo cla­ro. “¡Me es­tás en­ga­ñan­do con una ru­bia!” -cla­mó con ira­cun­dia. Al si­guien­te día en­con­tró un ca­be­llo os­cu­ro. “¡Me es­tás en­ga­ñan­do con una mo­re­na!” -pro­fi­rió fu­rio­sa. Un día des­pués no ha­lló nin­gún ca­be­llo. “¡Ah! -mon­tó en có­le­ra ig­ní­vo­ma-. ¡Me es­tás en­ga­ñan­do con una mu­jer cal­va!”. El mé­di­co del pue­blo sa­lió de cacería con su ca­ra­bi­na al hom­bro. Lo vio un lu­ga­re­ño y le pre­gun­tó, cu­rio­so: “¿A dón­de va, doc­tor?”. Res­pon­dió el fa­cul­ta­ti­vo: “Voy a ca­zar co­ne­jos”. “Ah, va­ya -di­jo el otro-. Pen­sé que lle­va­ba el ri­fle por si le fa­lla­ban los re­cur­sos de la cien­cia”. Afro­di­sio Pi­ton­go, hom­bre pro­cli­ve a la con­cu­pis­cen­cia de la car­ne, le co­men­tó a un ami­go: “Ten­go una nue­va no­via. Me gus­ta por­que es her­mo­sa, cul­ta, ama­ble, in­te­li­gen­te, sim­pá­ti­ca y adúl­te­ra”. “¡Me­se­ro! -lla­mó el in­dig­na­do clien­te-. ¡Es­te pes­ca­do blan­co de Pátz­cua­ro me sa­be a mar!”. “No me ex­tra­ña, se­ñor -re­pu­so el ca­ma­re­ro-. Los pe­ces de ese la­go sue­len ser muy ca­ri­ño­sos”. El jo­ven ma­ri­do fue a la far­ma­cia a com­prar un con­dón. El far­ma­céu­ti­co le di­jo: “Se nos aca­ba­ron los de co­lor blan­co. Te­ne­mos so­la­men­te pre­ser­va­ti­vos ne­gros y otros co­lor de ro­sa con pin­ti­tas ver­des”. “De­me uno ne­gro” -pi­dió el mu­cha­cho. Pa­sa­ron 10 años de es­to que he na­rra­do. Una ma­ña­na el hom­bre que com­pró aquel con­dón es­ta­ba en la sa­la de su ca­sa. Se le acer­có su hi­jo ma­yor y le pre­gun­tó: “Pa­pá: ¿por qué to­dos mis her­ma­ni­tos son blan­cos, y yo soy ne­gro?”. “¡An­da, ca­brón! -le con­tes­tó su padre con enojo-. ¡Y da­te de san­tos de no ha­ber na­ci­do co­lor de ro­sa con pin­ti­tas ver­des!”. Des­de lue­go yo no me­te­ría al fue­go la mano de nin­guno de mis ami­gos por Ro­sa­rio Ro­bles. Sin em­bar­go ten­go pa­ra mí que las ac­cio­nes en su con­tra son más un lin­cha­mien­to po­lí­ti­co que un ac­to de jus­ti­cia. Des­de el pun­to de vis­ta es­tric­ta­men­te ju­rí­di­co el pro­ce­so que se le si­gue es­tá pren­di­do con al­fi­le­res. Cual­quier abo­ga­do hui­za­che­ro o rá­bu­la po­dría echar­lo aba­jo fá­cil­men­te si las co­sas se con­du­je­ran con ape­go a la ley y no en aca­ta­mien­to de con­sig­nas. De­cir es­to no im­pli­ca en mo­do al­guno de­fen­der a la se­ño­ra ni opo­ner­se a la lu­cha con­tra la co­rrup­ción em­pren­di­da por el pre­si­den­te. Sig­ni­fi­ca, sí, ex­pre­sar la idea de que la iniqui­dad que se co­me­te con­tra al­gún miem­bro de la so­cie­dad po­drá ser co­me­ti­da al­gu­na vez con­tra ti, con­tra mí o con­tra cual­quie­ra. Así las co­sas se de­be in­vo­car per­ma­nen­te­men­te el ape­go a la ley in­clu­so en re­la­ción con los cul­pa­bles, de mo­do que to­dos sea­mos juz­ga­dos con­for­me a de­re­cho y no se­gún la ca­pri­cho­sa vo­lun­tad del po­de­ro­so en turno. Con lo an­te­rior­men­te di­cho creo ha­ber cum­pli­do por hoy la mi­sión que a mí mis­mo me he im­pues­to, de orien­tar a la Re­pú­bli­ca. Aho­ra, pa­ra usar la ex­pre­sión de los me­ro­li­cos ca­lle­je­ros, pa­so a re­ti­rar­me. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.