De po­lí­ti­ca y co­sas peores

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - CATÓN Es­cri­tor y Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Ciu­dad de Mé­xi­co.- El puer­co espín le di­jo a su hem­bra: “Me alejo de ti pa­ra siem­pre, es­po­sa mía. Te amo, pe­ro me has las­ti­ma­do mu­cho”. Una no­che abri­le­ña de 1775 el gran pa­trio­ta ame­ri­cano Paul Re­ve­re fue a ca­ba­llo avi­san­do por el ca­mino a los co­lo­nos que las tro­pas del rey ha­bían lle­ga­do. Les gri­ta­ba a voz en cue­llo: “The Bri­tish are co­ming!”. Lle­gó a una ca­sa y una her­mo­sa mu­jer abrió la puer­ta. “¡Los in­gle­ses se acer­can! -le di­jo Paul Re­ve­re-. ¡Aví­sa­le a tu es­po­so!”. Le in­for­mó ella: “Mi ma­ri­do no es­tá. An­da de via­je”. “Ah vaya -re­pli­có el gran pa­trio­ta al tiem­po que des­ca­bal­ga­ba-. En­ton­ces ol­vi­dé­mo­nos de los in­gle­ses”. Sim­pli­ciano, jo­ven va­rón sin cien­cia de la vi­da, ca­só con Pi­ru­li­na, mu­cha­cha sa­bi­do­ra. Al em­pe­zar la no­che de las bo­das ella fue ha­cia él y le di­jo con tono su­ges­ti­vo: “Es­ta­mos so­los, amor mío”. “Sí -res­pon­dió Sim­pli­ciano to­man­do su ce­lu­lar-. ¿A quién le ha­bla­mos?”. Sa­lió del tem­plo el cor­te­jo que acom­pa­ñó a las ce­ni­zas de don Te­re­bin­to. En el cur­so de los ritos fu­ne­ra­rios uno de los an­ti­guos com­pa­ñe­ros de co­le­gio del fi­na­do es­tu­vo ob­ser­van­do a su viu­da, mu­jer de no mu­chos ca­len­da­rios y de apre­cia­bles atri­bu­tos fí­si­cos. A la vis­ta de ta­les atrac­ti­vos el hom­bre pen­só que qui­zá po­dría lle­nar el hue­co que su di­fun­to ami­go ha­bía de­ja­do. Así, a la sa­li­da de la igle­sia se pre­sen­tó a la viu­da y des­pués de dar­le el pé­sa­me le di­jo. “Se­ño­ra: di­cho sea con el ma­yor res­pe­to, es­tá us­ted muy gua­pa”. Ella, en­ju­gán­do­se una lá­gri­ma con la pun­ta del pa­ñue­lo, res­pon­dió: “Y de­be­ría ver­me cuan­do no he llo­ra­do”. To­dos los ca­mi­nos de la co­rrup­ción lle­van a los se­xe­nios de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri y En­ri­que Pe­ña Nie­to. En am­bos pe­río­dos la co­rrup­ción, pre­sen­te des­de los tiem­pos co­lo­nia­les en la vi­da pú­bli­ca de Mé­xi­co, se hi­zo ram­pan­te. Mien­tras las ac­cio­nes em­pren­di­das por Ló­pez Obra­dor con­tra la co­rrup­ción, ac­cio­nes por lo de­más ne­ce­sa­rias y plau­si­bles, no to­quen a nin­gún per­so­na­je in­te­gran­te de lo que él lla­mó “la ma­fia del po­der”, el con­cep­to de chi­vo ex­pia­to­rio se­gui­rá vi­gen­te en la opi­nión pú­bli­ca. Por cier­to, y di­cho sea de pa­so, AMLO ya ca­si no usa esa ex­pre­sión: “la ma­fia del po­der”, que an­tes em­plea­ba co­ti­dia­na­men­te. ¿Por qué se­rá? Y otra pre­gun­ta: ¿cuál es la ca­pi­tal de Da­ko­ta del Sur?... La pa­re­ji­ta de re­cién ca­sa­dos se ins­ta­ló en su ni­di­to de amor. Ella le di­jo a él: “Has de sa­ber que eso del se­xo no me gus­ta ni mu­cho ni muy po­co. Lo ha­re­mos un día sí y un día no”. “Muy bien -acep­tó él-. En­ton­ces ven­dré a la ca­sa ca­da ter­cer día”. El du­que de High­rump in­vi­tó a su ami­go lord Wa­lle­yed a la ca­ce­ría del cier­vo. Al re­gre­so de la ex­cur­sión ve­na­to­ria el ma­yor­do­mo de la fin­ca le pre­gun­tó al vi­si­tan­te: “¿Ca­zó mi­lord un cier­vo?”. “Nin­guno -res­pon­dió Wa­lle­yed-. Pe­ro vi en­tre los ár­bo­les una bestia gran­de y cor­pu­len­ta, de mi­ra­da fie­ra y crin pe­li­rro­ja, que al ca­mi­nar gru­ñía y bu­fa­ba ame­na­za­do­ra­men­te, y tu­ve oca­sión de dis­pa­rar so­bre ella”. “Je­sus, Mary and Jo­seph! -ex­cla­mó cons­ter­na­do el ma­yor­do­mo, que era ir­lan­dés-. ¡Se me ha­ce que ca­zó us­ted a la du­que­sa!”. Don Chin­gue­tas lle­gó del tra­ba­jo. Su es­po­sa do­ña Ma­ca­lo­ta lo abra­zó amo­ro­sa­men­te, lo be­só, le qui­tó el sa­co y la cor­ba­ta y em­pe­zó a des­abo­to­nar­le la ca­mi­sa. “¡Por fa­vor! -la re­cha­zó él-. ¡Cuan­do es­toy en mi ca­sa quie­ro ol­vi­dar­me de lo que ha­go en la ofi­ci­na!”. Un ci­ta­dino que pa­sea­ba por el cam­po vio a una mu­cha­chi­ta que con­du­cía con es­fuer­zo a un gran toro. Le pre­gun­tó: “¿A dón­de lle­vas ese toro?”. Res­pon­dió la za­ga­la: “Lo lle­vo a la gran­ja del ve­cino, a que cu­bra a una va­ca”. El hom­bre, que veía las fa­ti­gas de la jo­ven­ci­ta, le pre­gun­tó: “¿Y no pue­de ha­cer eso tu pa­pá?”. “No -contestó ella-. Tie­ne que ser el toro”. FIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.