Re­gre­so al jar­dín Re­ce­sión

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - JA­QUE Ma­te SER­GIO SARMIENTO Pe­rio­dis­ta Twit­ter: @Ser­gio­sar­mien­to

Ciu­dad de Mé­xi­co.- No fue el pri­mer fes­ti­val de rock y cier­ta­men­te tam­po­co el úl­ti­mo. Pe­ro Woods­tock, que se lle­vó a ca­bo del 15 al 18 de agos­to de 1969, ha­ce 50 años, fue el fes­ti­val que trans­for­mó a to­da una ge­ne­ra­ción. Su pro­mo­ción de­cía que se­rían “tres días de paz y mú­si­ca”. La des­or­ga­ni­za­ción hi­zo que los con­cier­tos se alar­ga­ran has­ta el lu­nes 18. En esa ma­ña­na del cuar­to día, cuan­do ya mu­chos de los asis­ten­tes se ha­bían mar­cha­do, Ji­mi Hen­drix hi­zo ge­mir a su gui­ta­rra con su per­so­nal in­ter­pre­ta­ción de “Star Span­gled Ban­ner”, el himno na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos, con no­tas que se con­ver­tían en bom­bas y ni­ños llo­ran­do; así, ca­si na­die vio o es­cu­chó per­so­nal­men­te lo que pa­ra mu­chos fue el mo­men­to em­ble­má­ti­co del fes­ti­val.

El Mon­te­rey Pop Fes­ti­val de 1967 en Ca­li­for­nia ha­bía si­do el pri­mer gran fes­ti­val de la con­tra­cul­tu­ra. Ji­mi Hen­drix y Ja­nis Jo­plin se die­ron a co­no­cer ahí an­te un pú­bli­co de 50 mil per­so­nas. Un gru­po de jó­ve­nes em­pre­sa­rios or­ga­ni­za­ron pri­me­ro un fes­ti­val en Miami en 1968, con unos 25 mil par­ti­ci­pan­tes, y de ahí se lan­za­ron a or­ga­ni­zar otro, en el es­ta­do de Nue­va York, en el ve­rano del 69, el cual cal­cu­la­ron ten­dría unos 50 mil asis­ten­tes. Al fi­nal arri­ba­ron más de 400 mil. Mu­chos ase­gu­ran, en­tre ellos la com­po­si­to­ra Jo­ni Mit­chell, que eran me­dio mi­llón.

Los or­ga­ni­za­do­res no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra es­ta ava­lan­cha hu­ma­na. No ha­bía co­mi­da, agua o ba­ños pa­ra tan­tos. Los vehícu­los lle­ga­ron en nú­me­ros tan ele­va­dos que los con­duc­to­res y pa­sa­je­ros los ce­rra­ban y los de­ja­ban en los ca­mi­nos blo­quean­do el trán­si­to. No era po­si­ble en­trar ni sa­lir. Mu­chos mú­si­cos tu­vie­ron que ser trans­por­ta­dos en he­li­cóp­te­ro pa­ra lle­gar al es­ce­na­rio.

Si bien dos per­so­nas mu­rie­ron, y hu­bo tam­bién un par­to, los pro­ble­mas fue­ron po­cos si con­si­de­ra­mos la acu­mu­la­ción de gen­te y el in­ten­so con­su­mo de dro­gas. Los jó­ve­nes se com­por­ta­ron de ma­ne­ra muy ci­vi­li­za­da. Se de­di­ca­ron

a es­cu­char mú­si­ca, fu­mar ma­ri­gua­na, con­ver­sar y a ha­cer­se el amor. El fes­ti­val fue un desas­tre fi­nan­cie­ro. La ma­yor par­te del pú­bli­co en­tró sin pa­gar. Co­mo es­pec­tácu­lo de­jó tam­bién mu­cho que desear, a pe­sar de que hu­bo ex­tra­or­di­na­rios ar­tis­tas co­mo Hen­drix, Jo­plin, San­ta­na, The Who, Joe Coc­ker y mu­chí­si­mos más. El so­ni­do era pri­mi­ti­vo y no ha­bía pan­ta­llas pa­ra que quie­nes es­ta­ban le­jos vie­ran a los ar­tis­tas. La ba­su­ra y la fal­ta de ba­ños mar­ca­ron la ex­pe­rien­cia. Pe­ro el fes­ti­val se con­vir­tió en un mi­to, en bue­na me­di­da a tra­vés de la pe­lí­cu­la de 1970, la cual ga­nó un Ós­car.

Nin­gún fes­ti­val an­tes ni des­pués, ni si­quie­ra Li­ve Aid de 1985, tu­vo un im­pac­to tan fuer­te. Woods­tock pro­mo­vió la cul­tu­ra hip­pie, una nue­va fi­lo­so­fía de vi­da. La in­fluen­cia fue in­ter­na­cio­nal. En 1970 un fes­ti­val de rock en la Pre­pa 6 de la UNAM se ins­pi­ró en aquel; el de Aván­da­ro de 1971 era igual­men­te hi­jo de Woods­tock.

Mu­cho de ne­ga­ti­vo sur­gió tam­bién. Woods­tock vol­vió na­tu­ral el uso de las dro­gas e ins­pi­ró a mi­llo­nes de jó­ve­nes en el mun­do a uti­li­zar­las. Pro­vo­có tam­bién, de ma­ne­ra in­di­rec­ta, la gue­rra con­tra las dro­gas que lan­zó Ri­chard Ni­xon en 1971 y que ha te­ni­do con­se­cuen­cias tan desas­tro­sas.

Na­die pue­de ne­gar, sin em­bar­go, la im­por­tan­cia his­tó­ri­ca de Woods­tock. To­da trans­for­ma­ción tie­ne as­pec­tos po­si­ti­vos y negativos. La mú­si­ca que po­de­mos apre­ciar en la pe­lí­cu­la si­gue sien­do ex­tra­or­di­na­ria. Y ver a una ge­ne­ra­ción que se re­be­la al gri­to de amor y paz, no tie­ne pre­cio.

Por pri­me­ra vez en cin­co años el Ban­co de Mé­xi­co re­cor­tó ayer su ta­sa de in­te­rés a ocho por cien­to. Lo ha­ce por­que to­do pa­re­ce in­di­car que se acer­ca una re­ce­sión in­ter­na­cio­nal. Ha­brá que ver, sin em­bar­go, si el pe­so me­xi­cano aguan­ta las pre­sio­nes an­te la in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca que pre­va­le­ce en nues­tro país.

So­mos pol­vo de es­tre­llas / So­mos do­ra­dos / Y te­ne­mos que co­lo­car­nos a no­so­tros mis­mos / De re­gre­so en el jar­dín”. Jo­ni Mit­chell, Woods­tock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.