Vie­ne el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor a Wa­cho­chi

El Diario de Chihuahua - - OPINIÓN - GA­BRIEL VA­LEN­CIA JUÁ­REZ

El pre­si­den­te de Mé­xi­co An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor de­mues­tra que es un hom­bre muy ac­ti­vo que no se en­cie­rra en las ofi­ci­nas del Pa­la­cio Na­cio­nal ni asis­te a gran­des ban­que­tes, con co­mi­lo­nas, co­ñac y co­pas de lu­jo co­mo rea­li­za­ban an­te­rio­res pre­si­den­tes neo­li­be­ra­les pria­nis­tas.

Por el con­tra­rio, se tras­la­da a co­mu­ni­da­des ru­ra­les y ur­ba­nas a su­per­vi­sar obras y ver las con­di­cio­nes en que se en­cuen­tran, ade­más de pro­mo­ver la ri­ca gas­tro­no­mía me­xi­ca­na ya que co­me con sus co­la­bo­ra­do­res lo que co­ci­nan [email protected] me­xi­[email protected] en di­ver­sos pue­blos que cru­zan du­ran­te las gi­ras pre­si­den­cia­les.

No se le ha vis­to co­mer en res­tau­ran­tes de lu­jo y so­ber­bia, sino en co­me­do­res sencillos, “chan­ga­rros”, de­mos­tran­do con ello su sen­ci­llez, ca­li­dez y res­pe­to a las tra­di­cio­nes cu­li­na­rias na­cio­na­les.

Co­me so­pes en lu­gar de ham­bur­gue­sas y to­ma aguas fres­cas de sa­bor, se­gún la re­gión, en lu­gar de “dro­ga co­las”, co­mo se ob­ser­va en los men­sa­jes que sube en In­ter­net de los po­bla­dos que vi­si­ta, y sin des­pla­za­mien­to de en­jam­bre de gua­ru­ras co­mo lo prac­ti­ca­ban los an­te­rio­res ex pre­si­den­tes los cua­les ha­cían ga­la de des­pil­fa­rro$.

En los úl­ti­mos me­ses el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor rea­li­za gi­ras por los es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca pa­ra su­per­vi­sar las con­di­cio­nes en que se en­cuen­tran los hos­pi­ta­les del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial, don­de la ma­yo­ría es­tán en con­di­cio­nes de­fi­cien­tes por la fal­ta de per­so­nal mé­di­co, en­fer­me­ras, am­bu­lan­cias y me­di­ca­men­tos co­mo su­ce­de en Wa­cho­chi, y aun con los al­ti­ba­jos y pro­ble­mas con el per­so­nal sin­di­ca­li­za­do, pro­por­cio­na un ser­vi­cio a la po­bla­ción se­rra­na.

Prin­ci­pal­men­te a los in­dí­ge­nas ra­rá­mu­ri de

sie­te mu­ni­ci­pios del sur de la Sie­rra Ta­rahu­ma­ra con una al­ta mar­gi­na­ción por las con­di­cio­nes de po­bre­za, mi­se­ria y ham­bre en que vi­ven lo que pro­vo­ca ma­las con­di­cio­nes de vi­da: des­nu­tri­ción y ma­la sa­lud de acuer­do a las mis­mas ins­ti­tu­cio­nes del sec­tor Sa­lud.

A pe­sar de las con­di­cio­nes en que se en­cuen­tra la in­fra­es­truc­tu­ra de aten­ción a los pa­cien­tes serranos en el Hos­pi­tal Ru­ral No. 26 del Imss-bie­nes­tar en Wa­cho­chi, cum­plió 40 años de exis­ten­cia “pa­ra sal­var vi­das” el pa­sa­do 25 de ma­yo.

Fue fun­da­do en 1979 y ca­da año atien­de mil 433 par­tos y 57 mil gen­tes, pro­ce­den­tes, prin­ci­pal­men­te in­dí­ge­nas de co­mu­ni­da­des le­ja­nas de los Mu­ni­ci­pios de Ba­lle­za, Ba­to­pi­las, Gua­da­lu­pe y Cal­vo, Mo­re­los, No­noa­va, Uri­que y Wa­cho­chi de acuer­do al in­for­me del di­rec­tor del ins­ti­tu­to de sa­lud, doc­tor Omar Ta­cu­ba Ca­sa­rru­bias.

En el diag­nós­ti­co del di­rec­tor del Imss­bie­nes­tar, apun­tó que ca­da año atien­den a tres mil 800 pa­cien­tes hos­pi­ta­li­za­dos por di­ver­sas en­fer­me­da­des y efec­túa no­ve­cien­tas dos ci­ru­gías, apro­xi­ma­da­men­te, con el res­trin­gi­do per­so­nal mé­di­co y de en­fer­me­ría, au­na­do a la fal­ta de equi­po elec­tro-mé­di­co, la­bo­ra­to­rios y ra­yos X. Y a pe­sar de los al­ti­ba­jos, el hos­pi­tal ha sa­li­do ade­lan­te pa­ra ha­cer fren­te a las ad­ver­si­da­des y aten­der a los mi­les de pa­cien­tes, y ello se de­be a que to­das las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les que se lle­van a ca­bo es “por la en­tre­ga del per­so­nal” de las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías del pro­gra­ma Imss-bie­nes­tar.

Por otra par­te, ca­da mes el al­ber­gue co­mu­ni­ta­rio del IMSS, di­ri­gi­do por la in­dí­ge­na ra­rá­mu­ri que ha­bla 3 idio­mas –te­pehuano y es­pa­ñol-, do­ña Lo­li­ta Ne­gre­te Ame­ri­cano, atien­de en­tre 200 a 300 gen­tes -80 por cien­to in­dí­ge­nas- ca­da mes, pro­ce­den­tes de Ba­to­pi­las, Mo­re­los, Ba­lle­za Gua­da­lu­pe y Cal­vo, No­noa­va y Wa­cho­chi con un pre­su­pues­to apro­xi­ma­do de 60 mil pe­sos men­sua­les.

El al­ber­gue co­mu­ni­ta­rio asis­te, prin­ci­pal­men­te, a te­we­kes-mu­je­res in­dí­ge­nas an­tes y des­pués del par­to, ade­más de otros pa­cien­tes cha­bo­chis/mes­ti­zos con tres co­mi­das al día y de bue­na ca­li­dad, in­di­có el di­rec­tor del Imss­bie­nes­tar de Wa­cho­chi.

Del mu­ni­ci­pio de Ba­to­pi­las, nú­me­ro dos a ni­vel na­cio­nal en po­bre­za y mi­se­ria ex­tre­ma, una he­ren­cia de de­sigual­dad e in­jus­ti­cias de años, pro­ce­den en­[email protected], al­[email protected] de gra­ve­dad por neu­mo­nía, frac­tu­ras, he­ri­dos por ar­mas de fue­go y pun­zan­tes y par­tos, pa­cien­tes que son cu­ra­dos en el hos­pi­tal ru­ral de ma­ne­ra gra­tui­ta. ME­DI­CI­NAS CARÍSIMAS EN FAR­MA­CIAS PRI­VA­DAS Ima­gí­nen­se que NO exis­tie­ra el Imss-bie­nes­tar en Wa­cho­chi que pro­por­cio­na me­di­ca­men­tos y aten­ción gra­tui­ta a la po­bla­ción mar­gi­na­da, lo más se­gu­ro es que al­gu­nos en­fer­mos ya se hu­bie­ran muer­to, pues el ser­vi­cio mé­di­co par­ti­cu­lar/pri­va­do y las me­di­ci­nas son carísimas en la re­gión.

Pa­ra col­mo los doc­to­res re­ce­tan me­di­ca­men­tos que no cu­ran y en oca­sio­nes ni el do­lor cal­man; pe­ro eso sí, una ca­ji­ta con diez píl­do­ras cues­tan 800 pe­sos, otros has­ta mil 500 pe­sos.

Las far­ma­cias son el re­fle­jo y la ex­ten­sión que per­mi­te “la ra­pa­ci­dad de las tras­na­cio­na­les far­ma­céu­ti­cas en un país co­mo Mé­xi­co en el que más de la mi­tad de la po­bla­ción vi­ve en la po­bre­za y no pue­de com­prar ar­tícu­los de oro, mu­cho me­nos los me­di­ca­men­tos pa­ra pre­ser­var su sa­lud, que co­mo he­mos vis­to, son aún más cos­to­sos”, es de­cir cues­ta más un me­di­ca­men­to que un ki­lo de oro.

El ob­je­ti­vo pre­fe­ren­te de los pro­gra­mas so­cia­les son los pue­blos in­dí­ge­nas”: AMLO

Por eso es muy im­por­tan­te for­ta­le­cer y de­mo­cra­ti­zar al ins­ti­tu­to de sa­lud pú­bli­ca tan ne­ce­sa­ria pa­ra el bie­nes­tar de las fa­mi­lias se­rra­nas co­mo lo ha des­ta­ca­do el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor, ata­can­do la co­rrup­ción y las iner­cias la­bo­ra­les, que en al­gu­nos ca­sos, tra­ba­ja­do­res sin­di­ca­li­za­dos han sa­quea­do al IMSS años atrás, co­mo se de­nun­ció pú­bli­ca­men­te; más sin em­bar­go, los di­ri­gen­tes del Sin­di­ca­to del IMSS, po­pu­lar­men­te co­no­ci­dos co­mo “cha­rris­mo sin­di­cal ve­nal y co­rrup­to”, pro­te­gie­ron a los em­plea­dos im­pli­ca­dos en el sa­queo.

Con el cam­bio de go­bierno a ni­vel na­cio­nal, si­guién­do­lo co­mo ejem­plo, cam­bia­ron a la di­ri­gen­cia sin­di­cal en Wa­cho­chi con lo cual con­tri­bu­yen a la de­mo­cra­ti­za­ción del sin­di­ca­lis­mo en fa­vor de la ins­ti­tu­ción de sa­lud y me­jo­rar el ser­vi­cio mé­di­co. La nue­va di­ri­gen­cia sin­di­cal lo­cal es­tá in­te­gra­da por tres be­llas se­ma­tis que se han des­ta­ca­do por su la­bor, ac­ti­vi­dad y hon­ra­dez.

Ten­ta­ti­va­men­te el pre­si­den­te de Mé­xi­co es­ta­rá en Wa­cho­chi a fi­na­les de agos­to o en la pri­me­ra se­ma­na de sep­tiem­bre. Se es­tá es­pe­ran­do con­fir­mar la fe­cha del arri­bo del pre­si­den­te AMLO pa­ra pre­pa­rar el even­to, adu­jo el doc­tor Omar Ta­cu­ba el cual se­rá apo­ya­do pa­ra pre­pa­rar­lo por el Ayun­ta­mien­to de Wa­cho­chi, en­ca­be­za­do por el al­cal­de Hu­go Aguirre Gar­cía quien se­rá el an­fi­trión del even­to pre­si­den­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.