Aquí mi al­ma re­na­ció: abue­li­ta

To­dos los días asis­ten al Club del Abue­lo y par­ti­ci­pan en dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des

El Diario de Chihuahua - - CIUDAD - Car­los Gon­zá­lez / El Dia­rio

Has­ta 600 adul­tos ma­yo­res dia­ria­men­te son aten­di­dos por Co­mu­ni­da­des Ma­yo­res Ma­chí, De­por­ti­va, an­te­rior­men­te el Club del Abue­lo, quie­nes to­dos los días asis­ten y par­ti­ci­pan en ac­ti­vi­da­des co­mo can­to, vo­lei­bol, zum­ba, manualidad­es y otras dis­ci­pli­nas que fo­men­tan la con­vi­ven­cia, in­for­mó Ele­na Chá­vez Chá­vez, coor­di­na­do­ra del lu­gar.

Co­men­tó que ade­más se prac­ti­ca el bai­le de sa­lón, la­tino, ca­na­lé­ti­ca, pi­la­tes, ac­ti­va­ción fí­si­ca y ta­ller de ca­chi­bol.

La coor­di­na­do­ra del an­ti­guo Club del Abue­lo di­jo que las ac­ti­vi­da­des no tie­nen cos­to pa­ra los adul­tos ma­yo­res, pe­ro que se de­ben cum­plir con re­qui­si­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra po­der ins­cri­bir­se, en­tre ellos ha­ber cum­pli­do 60 años y pre­sen­tar un exa­men mé­di­co re­cien­te.

Chá­vez Chá­vez ase­gu­ró que el be­ne­fi­cio pa­ra es­te sec­tor de la po­bla­ción no só­lo es fí­si­co, sino emo­cio­nal, por lo que es­te lu­gar pa­ra mu­chos se con­vier­te en su pri­me­ra ca­sa.

“En­con­tré el mo­ti­vo de mi exis­ten­cia y por eso no fal­to y no pien­so de­jar de ve­nir a apren­der y con­vi­vir con mis com­pa­ñe­ros”

So­mos una gran fa­mi­lia; vie­nen per­so­nas que han vi­vi­do la mis­ma his­to­ria, mu­chos con gran­des pér­di­das y aquí se­gui­mos de pie, brin­dán­do­nos apo­yo emo­cio­nal que ayu­da a se­guir ade­lan­te”.

In­di­có que exis­ten per­so­nas que lle­gan tem­prano con su co­mi­da lis­ta, más tar­de la ca­lien­tan en el co­me­dor y des­pués con­ti­núan con sus ac­ti­vi­da­des ahí mis­mo, por lo que prác­ti­ca­men­te con­vi­ven to­do el día en­tre ellos.

“Lo que tra­ta­mos es cum­plir con una zo­na es­pe­cial pa­ra ellos, pa­ra que reali­cen mu­chas ac­ti­vi­da­des que por mu­chas cir­cuns­tan­cias, por años no pu­die­ron ha­cer”.

Mar­tín Gon­zá­lez es el maes­tro de gui­ta­rra, en don­de to­dos los días, de 9 a 10 de la ma­ña­na se reúne con al­re­de­dor de 17 adul­tos ma­yo­res pa­ra to­car el ins­tru­men­to y en­sa­yar al­gu­nas can­cio­nes, que des­pués son in­te­gra­das a la ron­da­lla que ahí mis­mo con­for­ma­ron.

El gru­po mu­si­cal rea­li­za pre­sen­ta­cio­nes en hos­pi­ta­les, or­fa­na­tos, asi­los de an­cia­nos y es­cue­las pri­ma­rias, con la fi­na­li­dad de lle­var ale­gría y es­par­ci­mien­to a quie­nes más lo ne­ce­si­tan.

La ron­da­lla tie­ne apro­xi­ma­da­men­te 10 años de fun­da­da y des­de su ini­cio ha te­ni­do una fi­na­li­dad so­cial, que es lle­var fe­li­ci­dad a los gru­pos vul­ne­ra­bles.

Don Ale­sio Sa­pién, ase­gu­ra que el club es un lu­gar en el que se sien­te agus­to, apren­de y con­vi­ve con sus com­pa­ñe­ros, ade­más de que pa­ra él re­pre­sen­ta una gran sa­tis­fac­ción lle­var mú­si­ca y ale­gría a don­de se re­quie­ra.

La se­ño­ra Es­te­la Díaz es ju­bi­la­da del Go­bierno del Es­ta­do. Con­tó que lue­go de con­cluir con su eta­pa la­bo­ral fa­lle­ció su es­po­so, sus hi­jos es­ta­ban gran­des y ha­bía cum­pli­do ya con su res­pon­sa­bi­li­dad con ellos, por lo que in­gre­só a la ron­da­lla del Club del Abue­lo.

“Aquí mi al­ma re­na­ció; en­con­tré el mo­ti­vo de mi exis­ten­cia y por eso no fal­to y no pien­so de­jar de ve­nir a apren­der y con­vi­vir con mis com­pa­ñe­ros. Ya cum­plí co­mo es­po­sa, ma­dre y abue­la y aquí se­gui­ré rea­li­zán­do­me”, fi­na­li­zó.

Atien­den has­ta 600 adul­tos ma­yo­res dia­ria­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.