LA PE­LÍ­CU­LA QUE LE COS­TÓ LA VI­DA

Pe­dro Ar­men­dá­riz tra­ba­jó en “The Con­que­ror”, una cin­ta fil­ma­da en una zo­na de ra­diac­ti­vi­dad, por la cual otras 90 per­so­nas con­tra­je­ron un cáncer mor­tal

El Diario de Chihuahua - - GENTE -

Ciu­dad de Mé­xi­co-- Pe­dro Ar­men­dá­riz es uno de los ac­to­res más co­no­ci­dos y reconocido­s en la his­to­ria del ci­ne me­xi­cano. Fue to­do un ícono del ci­ne de oro, uno de los ac­to­res pre­fe­ri­dos de Emi­lio “El In­dio” Fer­nán­dez y al­ter­nó con ac­tri­ces co­mo Do­lo­res del Río y Ma­ría Fé­lix.

Su ta­len­to lo lle­vó a gra­bar fil­mes en otros paí­ses, co­mo Fran­cia, Es­pa­ña, Ita­lia e In­gla­te­rra, don­de par­ti­ci­pó en una cin­ta de Ja­mes Bond, la ge­nial From Rus­sia with Lo­ve. Tam­bién tra­ba­jó en Holly­wood, en más de una de­ce­na de cin­tas, y fue fil­man­do una pe­lí­cu­la pro­du­ci­da por Ho­ward Hug­hes, The Con­que­ror, don­de el ac­tor y otras 91 per­so­nas con­tra­je­ron un cáncer mor­tal, de­bi­do a la ra­diac­ti­vi­dad a la que es­tu­vie­ron ex­pues­tos du­ran­te el ro­da­je.

Prue­bas nu­clea­res en Utah

Los cien­tí­fi­cos del Pro­yec­to Man­hat­tan rea­li­za­ron las pri­me­ras prue­bas ató­mi­cas, -en se­cre­to- en 1945, en Nue­vo Mé­xi­co. Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, las prue­bas se tras­la­da­ron a la cos­ta del Pa­cí­fi­co.

La Co­mi­sión de Ener­gía Ató­mi­ca (AEC por sus si­glas en in­glés), una agen­cia con po­de­res ca­si ab­so­lu­tos que di­ri­gía el pro­gra­ma nu­clear, se­lec­cio­nó un cam­po de bom­bar­deo y ar­ti­lle­ría pro­pie­dad del go­bierno en Ne­va­da.

En par­te por­que los vien­tos ale­ja­rían los “ries­gos ra­dio­ló­gi­cos” de Las Ve­gas y Los Án­ge­les ha­cia la “vir­tual­men­te tie­rra in­ha­bi­ta­ble” que se en­con­tra­ba al oes­te, ho­gar de co­mu­ni­da­des mor­mo­nas y dón­de ha­bía mu­chos ran­chos.

De 1951 a 1962, la AEC de­to­nó más de 100 bom­bas, en­vian­do enor­mes co­lum­nas ro­sa­das de pol­vo ra­diac­ti­vo a tra­vés de los va­lles pe­dre­go­sos y los ca­ño­nes del sur de Utah y el nor­te de Ari­zo­na.

El di­rec­tor y su am­bi­ción

Ho­ward Hug­hes, el mag­na­te mul­ti­mi­llo­na­rio, avia­dor y ci­neas­ta, se ha­bía con­ver­ti­do en un re­clu­so ha­cia los úl­ti­mos años de su vi­da.

El ex­cén­tri­co em­pre­sa­rio pro­du­jo 14 pe­lí­cu­las, pe­ro fue la úl­ti­ma la que no po­día sa­car de su ca­be­za. Esa pe­lí­cu­la ha­bía lle­va­do a su pro­duc­to­ra, RKO, a la rui­na. Y es que

The Con­que­ror, que era un pro­yec­to su­ma­men­te am­bi­cio­so, re­sul­tó ser to­do un fra­ca­so.

Y es que Hug­hes pen­sa­ba ha­cer una épi­ca so­bra la dra­má­ti­ca his­to­ria de Te­mu­jin, el se­ñor de la gue­rra mon­gol del si­glo XII que se con­vir­tió en Geng­his Khan, sin em­bar­go, des­de el prin­ci­pio, el pro­yec­to es­tu­vo des­ti­na­do al fra­ca­so.

Con un guión que te­nía diá­lo­gos ri­dícu­los, que que­rían ser sha­kes­pea­rea­nos, un John Way­ne ha­blan­do co­mo va­que­ro mien­tras in­ter­pre­ta­ba a un mon­gol, só­lo dos asiá­ti­cos en to­do el elen­co, in­dios nor­te­ame­ri­ca­nos que la hi­cie­ron de ex­tras co­mo mon­go­les y, lo peor de to­do, una lo­ca­ción -Utah-, cer­ca, muy cer­ca de de dón­de se ha­bían he­cho las prue­bas nu­clea­res. Y esa ra­diac­ti­vi­dad ter­mi­na­ría por aca­bar con la vi­da de Pe­dro Ar­men­dá­riz y de bue­na par­te del elen­co de la pe­lí­cu­la.

Un fiasco ra­diac­ti­vo

Du­ran­te tre­ce se­ma­nas la pro­duc­ción de The Con­que­ror res­pi­ró el pol­vo de la zo­na y be­bió de las co­rrien­tes de aguas lo­ca­les. Por si fue­ra po­co, y en aras de los in­tere­ses de dar­le “au­ten­ti­ci­dad” a la cin­ta, Ho­ward Hug­hes com­pró más de 60 to­ne­la­das de tie­rra radiactiva de la lo­ca­ción, que se en­via­ron a un lo­te del es­tu­dio RKO en Holly­wood, pa­ra vol­ver a fil­mar al­gu­nas to­mas.

To­do es­to, hi­zo que los ac­to­res y per­so­nal de la cin­ta tu­vie­ran de­ma­sia­da ex­po­si­ción a la ra­diac­ti­vi­dad y el pre­cio a pa­gar fue de­ma­sia­do al­to. Las con­se­cuen­cias fue­ron ate­rra­do­ras.

Pa­ra 1980, 92 de los 220 ac­to­res y miem­bros del equi­po de pro­duc­ción que par­ti­ci­pa­ron en The Con­que­ror, ha­bían si­do diag­nos­ti­ca­dos con cáncer. Cua­ren­ta y seis mu­rie­ron por ello, in­clui­dos John Way­ne, Dick Po­well, Su­san Hay­worth y to­dos los miem­bros prin­ci­pa­les del re­par­to, en­tre los que es­ta­ba Pe­dro Ar­men­dá­riz, que fue de los pri­me­ros en ma­ni­fes­tar los efec­tos de es­ta so­bre­ex­po­si­ción.

Muer­te de Ar­men­dá­riz

El ac­tor me­xi­cano ja­más ima­gi­nó lo que le es­pe­ra­ba. A pe­sar de que The Con­que­ror fue un fra­ca­so, el ac­tor si­guió tra­ba­jan­do en Holly­wood. En 1962, ha­bía lo­gra­do ob­te­ner un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la se­gun­da pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond, From Rus­sia With Lo­ve, al la­do de Sean Con­nery.

Fue du­ran­te el ro­da­je cuan­do co­men­zó a sen­tir ma­les­ta­res de sa­lud. Los pri­me­ros sig­nos del cáncer em­pe­za­ron a ma­ni­fes­tar­se en Ar­men­dá­riz. Sin­tió do­lo­res de ca­de­ra que lo pa­ra­li­za­ban, por lo que tu­vo que gra­bar mu­chas es­ce­nas sen­ta­do. Es por eso que es­tan­do en Los Án­ge­les se so­me­tió a una se­rie de es­tu­dios, don­de se le diag­nos­ti­có un cáncer de hue­sos muy agre­si­vo, en fa­se ter­mi­nal.

ES­CE­NA DE la pe­lí­cu­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.