BEA­TO CAR­LO ACU­TIS: DE LO OR­DI­NA­RIO A LO EX­TRA­OR­DI­NA­RIO

El Diario de Chihuahua - - SOCIALES - An­ge­lo de Si­mo­ne

Hay per­so­nas que pa­san por el mun­do trans­mi­tien­do el bien y de­jan­do un cla­ro ejem­plo de có­mo ha­cer de la vi­da or­di­na­ria una for­ma ex­tra­or­di­na­ria im­pac­tan­do a los de­más des­de el amor y el ser­vi­cio. Es­te es el ca­so de Car­lo Acu­tis, un jo­ven ita­liano fa­lle­ci­do con tan so­lo 15 años, quien usó sus ta­len­tos in­for­má­ti­cos pa­ra evan­ge­li­zar y que el 10 de oc­tu­bre fue bea­ti­fi­ca­do en Asís, cer­ca de los res­tos de San Fran­cis­co.

Car­lo na­ció en Lon­dres, In­gla­te­rra, un 3 de ma­yo de 1991. Sus pa­dres, An­drea Acu­tis y An­to­nia Sal­zano, son mi­la­ne­ses que se en­con­tra­ban en Lon­dres, tem­po­ral­men­te por mo­ti­vos la­bo­ra­les, por ello pos­te­rior al na­ci­mien­to de Car­lo, la fa­mi­lia re­gre­só a Mi­lán.

El jo­ven Car­lo se dis­tin­guió por su amor a la Eu­ca­ris­tía, a la que lla­mó su “au­to­pis­ta di­rec­ta al cie­lo” y ha si­do un ejem­plo inigua­la­ble de có­mo vi­vir la es­pe­ran­za en el si­glo XXI a pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que es­ta­mos ex­pe­ri­men­tan­do. Car­lo no ca­yó en la tram­pa de nues­tro tiem­po: co­rrer de­trás de los me­ca­nis­mos de con­su­mo y aton­ta­mien­to que mu­chas ve­ces nues­tra so­cie­dad nos pre­sen­ta, al con­tra­rio, de­jó bro­tar los do­nes que Dios le dio pa­ra ofre­cer al mun­do sus ca­pa­ci­da­des, dan­do hue­lla así de que te­ne­mos en nues­tras ma­nos la op­ción de trans­for­mar nues­tra reali­dad des­de el tes­ti­mo­nio y el amor.

Car­lo mos­tró gran ha­bi­li­dad pa­ra el ma­ne­jo de compu­tado­ras e In­ter­net, edi­tó pe­lí­cu­las y creó si­tios web, en pro de su pa­rro­quia y de quien lo pu­die­ra ne­ce­si­tar. Or­ga­ni­zó un ma­te­rial au­dio­vi­sual de los mi­la­gros eu­ca­rís­ti­cos tras dos años de in­ves­ti­ga­ción y via­jes.

Con só­lo 15 años, mue­re por una de las peo­res leu­ce­mias, y de­ja un in­ten­so tes­ti­mo­nio de vi­da au­tén­ti­ca­men­te cris­tiano. Días an­tes de su muer­te di­ría a sus pa­dres: “Ofrez­co al Se­ñor los su­fri­mien­tos que ten­dré que pa­de­cer por el Pa­pa y por la Igle­sia, pa­ra no te­ner que es­tar en el Pur­ga­to­rio y po­der ir di­rec­to al cie­lo”. Pi­dió la Un­ción de los En­fer­mos y mu­rió el 12 de oc­tu­bre de 2006. En vi­da ayu­dó a in­nu­me­ra­ble can­ti­dad de al­mas, trans­for­man­do sus vi­das con pe­que­ños ges­tos de amor.

El mi­la­gro que lo lle­va a los al­ta­res tu­vo lu­gar el 12 de oc­tu­bre de 2010 en la ca­pi­lla de Nues­tra Se­ño­ra Apa­re­ci­da de Cam­po Gran­de, Bra­sil. Un ni­ño que su­fría de un pán­creas anu­lar se acer­có a be­sar una re­li­quia de Acu­tis. La en­fer­me­dad cau­sa­ba que el ni­ño vo­mi­ta­ra to­do el tiem­po, lo que lo de­bi­li­ta­ba mu­cho. En la fi­la pa­ra la ben­di­ción de la re­li­quia el ni­ño le pre­gun­tó al abue­lo que de­bía pe­dir, a lo que le con­tes­tó: “De­jar de vo­mi­tar”.

Des­de ese mo­men­to no vol­vió a ha­cer­lo y las prue­bas mé­di­cas de­mos­tra­ron una cu­ra­ción com­ple­ta.

Asís era una de los lu­ga­res fa­vo­ri­tos del fu­tu­ro bea­to, por­que ama­ba a San Fran­cis­co. Des­de su son­ri­sa, la cual se evi­den­cia en ca­da una de sus fotografía­s, Car­lo te in­vi­ta a apun­tar más al­to en la es­ca­la de la bon­dad. La vi­da de Car­lo, en de­fi­ni­ti­va, es un lla­ma­do a ver y en­ten­der la gran­de­za de Dios en nues­tras vi­das, por eso es im­por­tan­te re­cor­dar las pa­la­bras del fu­tu­ro bea­to: “To­dos na­cen co­mo ori­gi­na­les, pe­ro mu­chos mue­ren co­mo fo­to­co­pias”. No per­mi­ta­mos que eso nos pa­se a no­so­tros, vi­va­mos la au­ten­ti­ci­dad del ser cris­tiano, sin de­jar­nos lle­var por la co­rrien­te del con­su­mis­mo y ma­te­ria­lis­mo, pe­ro so­bre to­do, por las re­des de la de­s­es­pe­ran­za y la tris­te­za.

El tes­ti­mo­nio evan­gé­li­co que nos pre­sen­ta es­te jo­ven, no es só­lo un es­tí­mu­lo pa­ra los ado­les­cen­tes, sino pa­ra to­dos. Y tú, ¿es­tás dis­pues­to a asu­mir el re­to de #San­ti­dad que vi­vió Car­lo? (Ser jo­ven)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.