En De­li­cias

Le ro­ban ar­ma lar­ga a po­li­cía mu­ni­ci­pal

El Diario de Delicias - - PORTADA - Ale­jan­dro Gar­cía Fe­rrel/el Dia­rio

Un agen­te de la Di­rec­ción de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal de De­li­cias fue san­cio­na­do al su­frir el ro­bo de su ar­ma de car­go, de uso ex­clu­si­vo del ejér­ci­to, mien­tras aten­día un lla­ma­do de vio­len­cia fa­mi­liar en el frac­cio­na­mien­to Quin­tas Ma­ria­nas. La pre­sen­cia po­li­cial de va­rios días aler­tó a los ha­bi­tan­tes, quie­nes cap­ta­ron en cá­ma­ras de se­gu­ri­dad el ca­teo y re­vi­sio­nes a vi­vien­das.

Des­de el pa­sa­do sá­ba­do por la no­che, ve­ci­nos de es­te com­ple­jo ha­bi­ta­cio­nal lla­ma­ron a es­ta re­dac­ción, pa­ra aler­tar so­bre la pre­sen­cia de ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal, que per­ma­ne­cie­ron vi­gi­lan­do has­ta el lu­nes.

El res­pec­to, en rue­da de pren­sa, el coor­di­na­dor ope­ra­ti­vo de la Di­rec­ción de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal de De­li­cias To­más Acos­ta, con­fir­mó el ro­bo de un ar­ma de fue­go Phan­ter, ca­li­bre .223, pro­pie­dad de la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal (Se­de­na), que ocu­rrió el pa­sa­do sá­ba­do por la no­che, cuan­do un ele­men­tos acu­dió so­lo a un re­por­te de vio­len­cia en un do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar.

Na­rró que al es­cu­char el agen­te los gri­tos de au­xi­lio de la afec­ta­da, se ba­jó con pron­ti­tud de la pa­tru­lla, la de­jó abier­ta sin te­ner tiem­po de su­bir los vi­drios y al­gu­na per­so­na apro­ve­chó pa­ra sus­traer el ar­ma y lle­vár­se­la.

Acla­ró que el la­drón es ajeno al con­flic­to que se aten­dió, sin em­bar­go, la mu­jer, pre­sun­ta víc­ti­ma de vio­len­cia fue vis­ta co­mo sos­pe­cho­sa, por­que ase­gu­ró que se que­dó so­la tam­bién en la pa­tru­lla y por ello rea­li­za­ron el ca­teo de su vi­vien­da.

En pri­me­ra ins­tan­cia, el ele­men­to, cu­yo nom­bre no fue da­do a co­no­cer, fue san­cio­na­do de ma­ne­ra in­ter­na, fue sus­pen­di­do de sus fun­cio­nes, aña­dien­do el je­fe po­li­cia­co que a cual­quier ofi­cial le pue­de pa­sar, por­que ba­jan rá­pi­do pa­ra brin­dar apo­yo y al­guien apro­ve­cha esa opor­tu­ni­dad.

Tras es­te he­cho, se pro­ce­dió a for­ma­li­zar las ac­tas co­rres­pon­dien­tes an­te la Se­de­na y a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do, pa­ra tra­ba­jar coor­di­na­dos en la bús­que­da del fu­sil.

So­bre el ro­bo tam­bién se co­mu­ni­có a otros mu­ni­ci­pios pa­ra que es­tén aler­ta, en ca­so de que quie­ran co­mer­cia­li­zar­la y has­ta el mo­men­to no se tie­ne un re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble.

Des­de el hur­to se em­pren­die­ron ope­ra­ti­vos de bús­que­da coor­di­na­dos con ele­men­tos de la Po­li­cía Es­ta­tal In­ves­ti­ga­do­ra, se pei­na­ron ca­sas des­ha­bi­ta­das y lo­tes bal­díos.

Fue al me­dio­día del do­min­go pa­sa­do cuan­do se hi­zo un ca­teo en la vi­vien­da de la mu­jer que re­por­tó el ca­so de vio­len­cia, por­que se que­dó so­la en el lu­gar mien­tras el agen­te si­guió en la per­se­cu­ción del de­te­ni­do.

“Es un ac­to re­pro­ba­ble, sa­be­mos que tam­bién es un des­cui­do del ele­men­to, tra­tó de ha­cer su tra­ba­jo, brin­dar un au­xi­lio in­me­dia­to y des­afor­tu­na­da­men­te es­ta fue la res­pues­ta de la ciu­da­da­nía, les pe­di­mos esa com­pren­sión, que nos apo­yen por­que es­ta­mos pa­ra au­xi­liar a los de­li­cien­ses”.

Al fi­nal pi­dió la ayu­da de la ciu­da­da­nía, pa­ra que avi­se en ca­so de que lle­ga­ra a apa­re­cer aban­do­na­da en al­gún lu­gar o si sa­ben de al­guien que in­ten­te ven­der el ar­ma, se re­por­te de in­me­dia­to al nú­me­ro de emer­gen­cia 911.

TO­MÁS ACOS­TA, coor­di­na­dor ope­ra­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.