Hi­lo Dia­rio

• His­to­ria de una rue­da de pren­sa • De lim­pie­za y co­sas peo­res

El Diario de Delicias - - PORTADA -

¿QUÉ SE­RÁ LO QUE pa­sa por la men­te de una ciu­da­da­na o ciu­da­dano que aga­rra de ba­su­re­ro par­ti­cu­lar un dren agrí­co­la o un área tu­rís­ti­ca co­mo el va­do del río San Pe­dro?, y ¿qué lo mo­ti­va a ti­rar sus bol­sas de plás­ti­co, pa­ña­les, bo­tes de alu­mi­nio o has­ta si­llo­nes vie­jos o ro­pe­ros en desuso?, ¿se­rá flo­je­ra?, o ¿la clá­si­ca de “na­die me ve”?, o ¿fal­ta de edu­ca­ción y de­sidia?.

Qui­sie­ra pen­sar que se tra­ta sim­ple­men­te de “error­ci­tos” de com­por­ta­mien­to, pe­ro lo cier­to es que es un pro­ble­ma no de un mu­ni­ci­pio en par­ti­cu­lar, sino de los ha­bi­tan­tes en ge­ne­ral de es­ta zo­na me­tro­po­li­ta­na.

Re­cien­te­men­te, las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les en Meo­qui pu­sie­ron en ope­ra­cio­nes la de­no­mi­na­da Po­li­cía Eco­ló­gi­ca y el or­de­na­mien­to de Ce­ro To­le­ran­cia a quien se sor­pren­da ti­ran­do basura de ma­ne­ra in­dis­cri­mi­na­da en el área tu­rís­ti­ca del río.

Ha­brá mul­tas eco­nó­mi­cas y san­cio­nes pa­ra los que ha­gan de las su­yas en esa par­te de la her­ma­na Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Meo­qui, y ya ve­rá las reac­cio­nes que va a traer con­si­go.

La pre­gun­ta que to­dos de­be­mos ha­cer­nos es si ¿real­men­te ne­ce­si­ta­mos traer en­ci­ma a un ele­men­to de Se­gu­ri­dad pa­ra re­cor­dar­nos lo que co­mo se­res hu­ma­nos sa­be­mos que no de­be­mos ha­cer?, tal pa­re­ce que sí.

Lo que han en­con­tra­do en los pri­me­ros re­co­rri­dos por la zo­na del va­do, es vas­to y va­ria­do, des­de ro­pa in­te­rior fe­me­ni­na (así co­mo lo lee) has­ta res­tos de to­do ti­po o col­cho­nes vie­jos.

Es al­go si­mi­lar a lo que han re­ti­ra­do los em­plea­dos de Ser­vi­cios Pú­bli­cos Mu­ni­ci­pa­les de los dre­nes de la ciu­dad, aho­ra que es­tán en ple­nos tra­ba­jos de lim­pie­za.

Des­de col­cho­nes, llan­tas, si­llo­nes, pa­ña­les, y to­do lo que se pue­da ima­gi­nar, que a la pos­tre pue­de oca­sio­nar ta­po­na­mien­tos en la tem­po­ra­da de llu­vias y con ello el ries­go de inun­da­cio­nes en frac­cio­na­mien­tos o co­lo­nias cer­ca­nas.

Oja­lá que las ac­cio­nes em­pren­di­das en los mu­ni­ci­pios de De­li­cias y Meo­qui lo­gren ha­cer con­cien­cia en la gen­te, en us­ted y en mi, pa­ra que no ti­re­mos basura en esos lu­ga­res, el da­ño nos lo es­ta­mos ha­cien­do no­so­tros mis­mos, por­que so­mos ha­bi­tan­tes de es­ta al­dea glo­bal, ¿no cree?. QUE AL­GUIEN ME EXPLIQUE, a un ele­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca le ro­ban su ar­ma lar­ga, de esas de uso ex­clu­si­vo del ejér­ci­to, y lue­go se ha­ce una rue­da de pren­sa pa­ra dar­lo a co­no­cer a la ciu­da­da­nía, pa­ra que los ayu­de a lo­ca­li­zar el ar­ma, co­mo que sue­na con­tra­dic­to­rio, ¿no cree?.

Que a to­do mun­do le pue­de pa­sar, por su­pues­to, to­dos es­ta­mos ex­pues­tos a una per­so­na que se pon­ga lis­ta y apro­ve­che un error pa­ra apo­de­rar­se de lo ajeno, pe­ro en es­te ca­so es­ta­mos ha­blan­do de un ele­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, en­tre­na­do pa­ra pre­ci­sa­men­te cui­dar de su uten­si­lio de tra­ba­jo.

En fin, oja­lá que se dé con el res­pon­sa­ble del hur­to de es­ta ar­ma, no es pro­ble­ma me­nor, es un ar­ma lar­ga que an­da en ma­nos de quién sa­be quién, y al agen­te, con to­do res­pe­to, se de­be apli­car un cas­ti­go ejem­plar, aun­que tenemos en­ten­di­do que se le sus­pen­dió de su pues­to de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.