“EL AGUADOR”

“El pan más sa­bro­so y las co­mo­di­da­des más gra­tas, son las que se ga­nan con el su­dor de la fren­te”.

El Diario de Delicias - - DELICIAS -

Que afor­tu­na­dos so­mos al­gu­nos, de co­no­cer el pa­sa­do re­cien­te, pre­ci­sa­men­te por lo jo­ven de nues­tra ciu­dad y así, al pla­ti­car con los po­cos so­bre­vi­vien­tes que fue­ron los fun­da­do­res o bien con sus hi­jos o sus nie­tos, va uno co­no­cien­do de vi­va voz la his­to­ria en par­ti­cu­lar de ca­da uno de ellos y có­mo se va en­tre­te­jien­do la tra­ma ci­ta­di­na, al co­no­cer el ori­gen, la fa­mi­lia que for­mó y la ac­ti­vi­dad que desa­rro­lló, pa­ra así en­tre to­dos ellos, for­jar nues­tro des­tino cuan­do se fun­die­ron en el cri­sol de la vi­da: las vo­lun­ta­des, el de­seo de su­pera­ción y el ca­rác­ter fé­rreo de los pio­ne­ros, pa­ra ha­cer de es­ta pro­di­ga tie­rra un pro­to­ti­po de lo que es una ciu­dad mo­der­na, pro­gre­sis­ta, so­li­da­ria con sus hi­jos más des­am­pa­ra­dos, pe­ro, so­bre to­do don­de la amistad so­bre pa­sa a cual­quier otro va­lor ya sea del ti­po eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co, re­li­gio­so, etc.

La evo­ca­ción a aque­llos aye­res nos lle­va a co­no­cer la mo­des­ta his­to­ria de un hom­bre in­tro­ver­ti­do y sen­ci­llo de nues­tro pue­blo: don Gua­da­lu­pe Co­ro­na­do (Don Lu­pe) un hom­bre al­to, co­rreo­so, mo­reno, con su ca­ra sur­ca­da con muy mar­ca­das arru­gas, pe­ro con unos ojos ver­des muy in­ten­sos que le da­ban un apa­rien­cia im­pre­sio­nan­te por lo hos­co de su ha­blar, siem­pre con un pa­lia­ca­te ro­jo anu­da­do a su cue­llo y un som­bre­ro de pal­ma ti­po su­re­ño cu­bría su ca­be­za, él no po­día ha­cer la ex­cep­ción, ya que pro­ve­nía del es­ta­do de Aguas­ca­lien­tes (Pa­be­llón), don Lu­pe con­tra­jo nup­cias con do­ña Al­ta­gra­cia (Do­ña Al­ta) una se­ño­ra me­dia­ni­ta, ro­bus­ta, mo­re­na, ale­gre y ser­vi­cial con las ve­ci­nas -cla­ro- era el com­ple­men­to de su otra me­dia na­ran­ja; lle­ga­ron en el año del trein­ta seis a nues­tro De­li­cias, se­du­ci­dos por las no­ti­cias que les man­da­ba un pa­rien­te de que en Chihuahua es­ta­ba sur­gien­do una ciu­dad don­de ha­bía tra­ba­jo al por ma­yor y es­to co­mo con­se­cuen­cia ló­gi­ca era la ma­ne­ra de pro­gre­sar, de ha­cer­se de una ca­si­ta y el te­ner una en­tra­da eco­nó­mi­ca pa­ra el sos­te­ni­mien­to de sus fa­mi­lia, lle­gó pues pro­ce­den­te de “aguas”, con dos hi­jos, bus­có dónde ha­cer un im­pro­vi­sa­do ja­cal en un lo­te si­tua­do a cua­dra y me­dia del San­tua­rio, por la ca­lle Ter­ce­ra po­nien­te y em­pe­zó de in­me­dia­to su tra­ba­jo que él te­nía en su tie­rra, que era el de ha­cer ado­bes y co­mo es­tos te­nían un gran mer­ca­do por la gran can­ti­dad de fin­cas que sur­gían por do­quier, pron­to cons­ti­tu­yó una cua­dri­lla de seis hom­bres pa­ra po­der dar cum­pli­mien­to a los pe­di­dos que le lle­ga­ban dia­ria­men­te; el ex­ce­si­vo des­gas­te fí­si­co que se ha­ce en es­ta ac­ti­vi­dad, sus reumas y lo avan­za­do de su edad hi­cie­ron que se re­ti­ra­ra del ofi­cio y em­pren­die­ra otra ac­ti­vi­dad me­nos pe­sa­da y que le die­ra su sus­ten­to, así fue que se hi­zo “aguador” (re­par­tía agua por las ca­sas so­bre to­do en los sec­to­res po­nien­te y sur) con una pe­que­ña al­can­cía que ha­bía he­cho con su otro tra­ba­jo com­pró un ex­prés (ca­rre­tón) y una mu­la co­lor ca­fé, aco­pló unos tan­ques de 200 li­tros de fie­rro con una per­fo­ra­ción en la ba­se, de la cual es­ta­ba co­nec­ta­do un pe­da­zo de man­gue­ra ne­gra de 2 pul­ga­das con un ta­pón de ma­de­ra; él car­ga­ba su do­ta­ción de agua en una “gar­za” que es­ta­ba si­tua­da en la es­qui­na de la al­ber­ca Club de Leo­nes y que du­ró años, has­ta que fue clau­su­ra­da cuan­do de­mo­lie­ron los la­va­de­ros pú­bli­cos que cons­tru­yó don Emi­li­ano J. Laing , se­gún es­to en aras del pro­gre­so; ven­día el agua por ca­si gran par­te del sec­tor po­nien­te y so­bre to­do te­nía co­mo clien­tes prin­ci­pa­les a las da­mas que es­ta­ban en­claus­tra­das en el fa­mo­so cen­tro noc­turno “El Res­ba­lón” y su me­di­da eran bo­tes man­te­que­ros de 20 li­tros y les en­tre­ga­ba el vi­tal lí­qui­do a las su­fri­das amas de ca­sa de aque­llos años so­bre to­do pa­ra la co­mi­da, el la­va­do de ro­pa prin­ci­pal­men­te y los sá­ba­dos pa­ra el ba­ño na­da más, acuér­den­se que en aque­llos años no exis­tía el dre­na­je y la gen­te se ba­ña­ba en los dis­tin­tos ba­ños pú­bli­cos que ha­bía en la ciu­dad; los W.C. eran de ho­yo con un ca­jón de ma­de­ra con un gran círcu­lo en el cen­tro, en un cuar­ti­to ex pro­fe­so en el fon­do del co­rral de la ca­sa y que “los ple­bes” de en­ton­ces le lla­má­ba­mos de mu­las: “De gol­pe”; re­cuer­do la ver­da­de­ra odi­sea de in­tro­du­cir el dre­na­je a to­do el sec­tor po­nien­te por la du­re­za del ca­li­che que ca­si es­ta­ba a flor de tie­rra y el cual se tu­vo que ha­cer uti­li­zan­do los ba­rre­nos con di­na­mi­ta en las zan­jas que se iban for­man­do y a las cua­les se le po­nían unos ta­blo­nes de ma­de­ra con pie­dras gran­des pa­ra mi­ti­gar la ex­pul­sión de los pe­drus­cos por el ex­plo­si­vo y que los cha­vos sa­lía­mos dis­pa­ra­dos cuan­do los di­na­mi­te­ros gri­ta­ban con voz es­ten­tó­rea “es­tá Pe­gao” y ca­si el mo­men­to su­ce­día la ex­plo­sión que nos lle­na­ba de al­ga­ra­bía y jú­bi­lo por lo es­truen­do­so de es­ta... Por cier­to an­tes de que se me pa­se quie­ro co­men­tar­les que el hi­jo ma­yor de don Lu­pe lle­gó a ser un des­ta­ca­do beis­bo­lis­ta, un gran pri­me­ra ba­se (pa­ra mí, de los me­jo­res en el ám­bi­to lo­cal) y ex­tra­or­di­na­rio ba­tea­dor aquí en la li­ga re­gio­nal, el cual re­cor­da­rán con gus­to los vie­jos afi­cio­na­dos a es­te de­por­te, su nom­bre: Je­sús Co­ro­na­do “el pa­nis”, mo­te da­do por su ofi­cio de pa­na­de­ro. Be­to el otro hi­jo de don Lu­pe y su pri­mo Efrén hi­cie­ron el in­ten­to de que­rer for­mar un con­jun­to de Rock atraí­dos por el fu­ror del na­ci­mien­to de es­ta co­rrien­te mu­si­cal, en­ca­be­za­da en­tre otros mu­chos por el mun­do por Bill Ha­lley y sus Co­me­tas. Pe­ro lo an­ti­guo y mal­tra­ta­do de sus gui­ta­rras de ma­de­ra, tan co­rrien­tes que da­ban “to­ques”, por más que le apre­ta­ban las cuer­das no da­ban el so­ni­do tan es­tri­den­te de las nue­vas gui­ta­rras eléc­tri­cas y em­pe­zó la deserción del gru­po al no lle­gar po­der imi­tar a los gru­pos roc­ke­ros que em­pe­za­ron a sur­gir por to­do el país.

Los re­cuer­dos acu­mu­la­dos en la in­fan­cia y con la ex­pe­rien­cia que te va dan­do la vi­da, se van aco­mo­dan­do los pa­sa­jes de nues­tra vi­da co­mu­ni­ta­ria y a ve­ces esos re­cuer­dos pue­den ser tris­tes, pe­ro, el dul­ce sa­bor de la nos­tal­gia nos ha­ce son­reír con­ten­tos por ha­ber dis­fru­ta­do aque­llos aye­res de nues­tro De­li­cias que­ri­do…

Y, es por es­to y por mu­cho más que siem­pre te di­ré… Que… Son… Co­sas de la Vi­da….. An­drés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.