El ca­lor a los 70

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - Ce­ci­lia es­ter Cas­ta­ñe­da Es­cri­to­ra cec­cas­ta­ne­da@hot­mail.com

No ne­ce­si­to de­cir­lo: ha­ce mu­cho ca­lor, con­vie­ne man­te­ner­nos hi­dra­ta­dos, pro­te­ger­nos del sol y cui­dar en es­pe­cial a los más vul­ne­ra­bles a las tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas. Por ejem­plo, los ni­ños pe­que­ños, adul­tos ma­yo­res y mas­co­tas no de­ben per­ma­ne­cer so­los en vehícu­los ce­rra­dos.

La lis­ta de me­di­das pa­lia­ti­vas del ca­lor in­clu­ye ba­ños fre­cuen­tes, cli­ma ar­ti­fi­cial, li­mi­tar las ac­ti­vi­da­des fí­si­cas al ai­re li­bre, usar ro­pa fres­ca y de co­lo­res cla­ros, evi­tar es­tar en ex­te­rio­res de 12 a 5 pm… Es una sim­ple cues­tión de sen­ti­do co­mún, de in­for­ma­ción.

So­lo que ni el sen­ti­do co­mún ni la in­for­ma­ción son atri­bu­tos uni­ver­sa­les. Se ad­quie­ren po­co a po­co, con la ex­pe­rien­cia, la ob­ser­va­ción y la vo­lun­tad. De otra ma­ne­ra no se ex­pli­ca­rían los pe­rros ama­rra­dos ba­jo el sol, los pa­dres que suben a sus be­bés a los au­to­mó­vi­les sin ha­ber ven­ti­la­do pri­me­ro el vehícu­lo, ni los pe­li­gro­sos desa­cier­tos co­mo el que tu­ve yo ha­ce tiem­po con mi sue­gra cuan­do de­ci­dí cru­zar a pie con ella el puen­te Li­bre.

Me aver­güen­za men­cio­nar su edad. So­lo di­ré que la con­si­de­ra­ba una per­so­na fuer­te y ágil. No pro­tes­tó an­te la idea, no pa­re­ció te­ner di­fi­cul­ta­des du­ran­te el as­cen­so­ni se ame­dren­tó por la dis­tan­cia has­ta el Co­li­seo. Pe­ro, ya del la­do ame­ri­cano, sí se que­jó por el sol. En­ton­ces me di cuen­ta de mi im­pru­den­cia: esa mu­jer in­de­pen­dien­te, ac­ti­va y sa­na era un adul­to ma­yor.

Así co­mo con los años no se to­le­ran igual las des­ve­la­das ni los ali­men­tos pe­sa­dos, con el tiem­po el cuer­po res­pon­de de di­fe­ren­te ma­ne­ra al ca­lor y el frío. Las per­so­nas de la ter­ce­ra edad van perdiendo pau­la­ti­na­men­te su ca­pa­ci­dad pa­ra re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, di­cen los es­pe­cia­lis­tas, su­dan­do me­nos en con­di­cio­nes ca­lu­ro­sas. Asi­mis­mo, agre­gan, fac­to­res ge­ne­ral­men­te más aso­cia­dos con los adul­tos ma­yo­res, co­mo los pro­ble­mas cró­ni­cos de sa­lud, los me­di­ca­men­tos o el so­bre pe­so, los vuel­ven vul­ne­ra­bles cuan­do sube el ter­mó­me­tro.

To­man­do en cuen­ta que la po­bla­ción ma­yor de 60 años va en au­men­to, es ho­ra de in­cluir ca­da vez más sus ne­ce­si­da­des en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y en las prác­ti­cas y ac­ti­tu­des co­ti­dia­nas.

En al­go tan ob­vio co­mo las al­tas tem­pe­ra­tu­ras mu­chas me­di­das de pre­ven­ción en los es­pa­cios co­mu­nes es­tán re­la­cio­na­das con la in­fra­es­truc­tu­ra uti­li­za­da por to­dos. Los par­ques, los tol­dos, los ár­bo­les -no sue­ño con ato­mi­za­do res fi­jos de agua -, las ban­que­tas uni­for­mes y sin obs­tácu­los, las ban­cas ba­jo som­bra, los cru­ces pea­to­na­les con pen­dien­tes ac­ce­si­bles, los ca­mio­nes de fá­cil as­cen­so y las ba­rras de su­je­ción sir­ven a la co­mu­ni­dad en­te­ra.

No obs­tan­te, al con­si­de­rar que, se­gún da­tos de la Ra­dio­gra­fía So­cio­eco­nó­mi­ca del Mu­ni­ci­pio de Juá­rez 2016, el 54.5 por cien­to de las per­so­nas ma­yo­res de 60 años pre­sen­ta di­fi­cul­ta­des pa­ra ca­mi­nar o mo­ver­se, re­sul­tan pri­mor­dia­les pa­ra fa­ci­li­tar la mo­vi­li­dad de es­te seg­men­to po­bla­cion al en tem­po­ra­da de ca­lor. a fal­ta de un trans­por­te in­clu­yen­te, por lo me­nos se­ría bue­na idea que un ma­yor nú­me­ro de uber­so de ta­xis brin­da­ran ser­vi­cio pa­ra si­llas de rue­das.

En el ho­gar se pre­sen­tan desafío s re­la­cio­na­dos con la pér­di­da de fuer­za y agi­li­dad. Si ba­ta­lla pa­ra po­ner­se los cal­ce­ti­nes, ¿có­mo va una per­so­na a te­ner fuer­zas pa­ra abrir ven­ta­nas, mo­ver aba­ni­cos o guar­dar co­bi­jas? evi­den­te­men­te, la aten­ción de los adul­tos ma­yo­res no de­be li­mi­tar­se a es­pe­ran­do ser aten­di­dos co­mo hi­jo fa­vo­ri­to. Es ne­ce­sa­rio adop­tar el pa­pel de su­per­vi­sor de la vi­vien­da y el es­ta­do fí­si­co y fi­nan­cie­ro de la per­so­na.

En par­ti­cu­lar, ha­blan­do del ca­lor, re­sul­ta cla­ve re­vi­sar la hi­gie­ne. El de­te­rio­ro nor­mal de los sen­ti­dos di­fi­cul­ta la per­cep­ción de la tem­pe­ra­tu­ra, la sed, el mal olor o in­clu­so las man­chas en la ro­pa, di­cen ex­per­tos. Si apar­te es­tá lu­chán­do­se con el abu­rri­mien­to y el mie­do a caer­se en la re­ga­de­ra -por no de­cir la de­pre­sión o el Alz­hei­mer-, el re­sul­ta­do pue­de em­peo­rar los efec­tos del ca­lor de­bi­do a la fal­ta de ba­ño. Una si­lla y una ba­rra en la re­ga­de­ra pue­den ma­rcar to­da la di­fe­ren­cia pa­ra al­guien que desee con­ser­var su dig­ni­dad.

So­bre to­do, ha­ce fal­ta en­ten­der, lle­ga­rá el día cuan­do esa per­so­na ya no sea tan au­to­su­fi­cien­te. Aun­que lo pa­rez­ca.

Fe de erra­tas: Por un error de mi par­te en un ar­tícu­lo pre­vio men­cio­né que la Bi­blio­te­ca Ar­tu­ro To­len­tino tie­ne un acer­vo de mil 500 li­bros. La bi­blio­te­ca cuen­ta con 11 mil 500 li­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.