LA CO­LUM­NA de El Dia­rio

El Diario de Juárez - - OPINIÓN -

Na­da que ver el desem­pe­ño de la je­fa Eri­ka Jas­so con la re­es­truc­tu­ra­ción de­ci­di­da por los al­tos man­dos en la su­per­fis­ca­lía que ella ha ve­ni­do ma­ne­jan­do, lla­ma­da de Aná­li­sis, Eva­lua­ción y Asun­tos In­ter­nos. Hu­bo ins­truc­cio­nes al fis­cal ge­ne­ral, Cé­sar Au­gus­to Pe­ni­che, pa­ra abrir can­cha a una mu­jer de nom­bre Georgina Gon­zá­lez en la ins­ti­tu­ción. Eje­cu­ta­rá la in­di­ca­ción se­pa­ran­do aná­li­sis y eva­lua­ción pa­ra Gon­zá­lez. Jas­so se que­da en Asun­tos In­ter­nos, pa­ra ho­rror de los mal por­ta­dos en las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas es­ta­ta­les; Co­mi­sión de Se­gu­ri­dad y Mi­nis­te­rial.

Al­gu­nas men­tes re­tor­ci­das sin ofi­cio ni be­ne­fi­cio in­ten­ta­ron re­la­cio­nar esa re­es­truc­tu­ra­ción con aquel bai­le de fan­ta­sía con­se­gui­do por la je­fa con Ju­lión Ál­va­rez al con­cluir las fe­rias de San­ta Ri­ta de la ciu­dad de Chihuahua que ya de san­tas no­más el nom­bre pre­ser­van. Cas­ti­go, gri­tan los cen­so­res, co­mo si fue­ra pe­ca­do un par de tra­gos y con­se­guir el hom­bro del ído­lo grupero pa­ra val­sear un tro­zo de can­ción.

Otros ha­blan de la me­ga­ex­hi­bi­do­ta que Jas­so Ca­rras­co es­tá dan­do a un fun­cio­na­rio es­ta­tal, a po­li­cías mu­ni­ci­pa­les y agen­tes de Trán­si­to, con las men­ti­ras so­bre el ac­ci­den­te del Mcla­ren, pro­pie­dad del ju­nior, Car­los Bo­rruel Ma­cías.

Ese te­ma fue sa­ca­do por la to­da­vía fis­cal de ma­ne­ra im­pe­ca­ble. Si el pa­pá del ju­nior si­gue des­pa­chan­do en el pri­mer ni­vel del ga­bi­ne­te, si los po­li­cías mu­ni­ci­pa­les y trán­si­tos si­guen ope­ran­do ya es de­ci­sión de sus je­fes, no de la fis­cal.

Sa­be­mos que la se­pa­ra­ción de esa fis­ca­lía se­rá eje­cu­ta­da cuan­do en el Con­gre­so del Es­ta­do sean con­cre­ta­dos los cam­bios ne­ce­sa­rios a la Ley Or­gá­ni­ca de la Fis­ca­lía. Aná­li­sis y Eva­lua­ción se­rá to­ma­do por Georgina, la mu­jer que vie­ne del en­tra­ma­do de se­gu­ri­dad pú­bli­ca na­cio­nal pe­ro con un ra­ro vo­bo del go­ber­na­dor.

*** Que­da abier­ta la cu­rio­si­dad por co­no­cer las es­tra­te­gias que im­ple­men­ta­rán los pre­si­den­cia­bles tras su ter­cer de­ba­te en Yu­ca­tán y a es­ca­sos 15 días de la gran jor­na­da elec­to­ral.

Me­diá­ti­ca­men­te los nú­me­ros no fue­ron movidos co­mo re­sul­ta­do del en­cuen­tro del mar­tes por la no­che en la ciu­dad blan­ca. Las ten­den­cias de la vís­pe­ra se man­tu­vie­ron prác­ti­ca­men­te igual sal­vo el son­deo lle­va­do a ca­bo por Re­for­ma que otor­gó un triun­fo de tres a uno a Ana­ya pe­ro so­lo en el ma­ne­jo del de­ba­te, con una ca­li­fi­ca­ción bas­tan­te re­la­ti­va otor­ga­da por 408 “lí­de­res ciu­da­da­nos” reuni­dos por la pro­pia em­pre­sa en tres ciu­da­des del país.

Del de­ba­te no que­da­rá en los pró­xi­mos días ni el Ric­kín Ca­na­llín de aquel se­gun­do en­cuen­tro en Tijuana. Mu­chos gol­pes y al­gún en­con­tro­na­zo con­si­de­ra­ble pe­ro na­da que ha­ya he­cho re­ven­tar el di­que Ló­pez Obra­dor arri­ba, Ana­ya a la mi­tad y Mea­de tra­tan­do de ara­ñar al pa­nis­ta.

Si no hay sor­pre­sas me­diá­ti­cas de ver­dad ex­tra­or­di­na­rias pa­ra las si­guien­tes ho­ras y días, más vi­dea­zos o en­fer­me­da­des im­pre­vis­tas, es po­si­ble que los can­di­da­tos y sus equi­pos se con­cen­tren en pre­pa­rar cie­rres de cam­pa­ña mul­ti­tu­di­na­rios, de­cen­tes (a Chihuahua vie­nen Ana­ya y Ló­pez Obra­dor con esa in­ten­ción) y en­fo­car las ba­te­rías pa­ra la mo­vi­li­za­ción elec­to­ral el 1 de ju­lio, pa­ra lo cual el PRI es ex­per­to, el PAN ha te­ni­do al­ti­ba­jos y Mo­re­na apa­re­ce en su de­but.

Aun el son­deo con­si­de­ra­do más pro­blan­quia­zul, Mas­si­ve Ca­ller, le con­ce­dió el mis­mo día del de­ba­te 12 pun­tos de di­fe­ren­cia a Ló­pez Obra­dor so­bre Ana­ya, ci­fra im­po­si­ble de re­mon­tar con­ven­cio­nal­men­te en 15 días. Ope­ra­ción elec­to­ral el día D o sor­pre­sa me­diá­ti­ca. No hay más.

*** Ese go­ber­na­dor de Chihuahua no tie­ne re­me­dio pa­ra el cho­ro, la de­ma­go­gia ni la si­mu­la­ción. En dos años ha de­mos­tra­do que no le in­tere­sa una bue­na re­la­ción con los me­dios in­for­ma­ti­vos, más allá de uno o dos con au­dien­cia de mi­tin pe­rre­dis­ta, na­da.

Aho­ra ele­va has­ta la cres­ta del Sears buil­ding co­mo una ma­ra­vi­lla az­te­ca la Ley de Pu­bli­ci­dad Ofi­cial en­via­da por su ad­mi­nis­tra­ción al Con­gre­so del Es­ta­do. “Es la más avan­za­da, la más va­lien­te y la me­jor que en el país se ha­ya co­no­ci­do”, di­jo ayer en la ciu­dad de Chihuahua. No se mi­dió. No te­ne­mos du­da que ni él se la cre­yó.

La ini­cia­ti­va de ma­rras ya fue ana­li­za­da por El Dia­rio de Juá­rez des­de an­tes que fue­ra en­via­da al Con­gre­so. Po­bre­men­te, di­jo “El Pe­je”. Es una ley mor­da­za co­rre­gi­da y au­men­ta­da al más pu­ro es­ti­lo de an­ti­guos re­gí­me­nes tri­co­lo­res. Prác­ti­ca­men­te bus­ca con­ver­tir en su­bor­di­na­das del go­ber­na­dor en turno a las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas.

Sin des­per­di­cio las fra­ses cor­ta­ve­nas pe­ro men­ti­ro­sas: “Es­ta es una gran de­ci­sión de nues­tro Go­bierno por­que más allá de la re­la­ción que ten­ga­mos con los me­dios, sea bue­na o ma­la, nos cri­ti­quen o no, in­clu­so nos ca­lum­nien, nos di­fa­men, mien­tan cons­tan­te­men­te, in­de­pen­dien­te­men­te de eso, no­so­tros da­re­mos pu­bli­ci­dad a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, del gas­to que des­ti­ne­mos pa­ra ello”.

Ca­si dos años han trans­cu­rri­do de su ad­mi­nis­tra­ción. Du­ran­te to­do es­te tiem­po los me­dios y los pe­rio­dis­tas so­lo han si­do de­pó­si­to de su bi­lis y su muy es­ca­sa to­le­ran­cia a la crí­ti­ca y al se­ña­la­mien­to por muy do­cu­men­ta­do que es­té.

Ni mo­do que cam­bie el se­ñor go­ber­na­dor con esa nue­va ley. No ha si­do res­frío su com­por­ta­mien­to pa­ra cu­rar­se en una se­ma­na.

*** Más va­le que los vie­jos apo­dos sean ol­vi­da­dos. Aho­ra ha­bla­mos de Ga­briel Flores Vi­ra­mon­tes co­mo el fla­man­te ase­sor nú­me­ro uno de la pre­si­den­ta na­cio­nal de Mo­re­na, Yeidc­kol Po­levns­ki, quien jun­to con An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor an­da ara­ñan­do las jo­yas de la co­ro­na en Los Pi­nos.

Re­co­no­ci­dos hu­bo so­lo dos chihuahuenses en el ter­cer de­ba­te, jua­ri­tos pa­ra ma­yor se­ña si ha­ce­mos bue­na la so­be­ra­nía del es­ta­do jua­ren­se pro­pues­ta por la tri­co­lor Adria­na Te­rra­zas Po­rras.

Flores fue vis­to des­de el se­gun­do de­ba­te en Tijuana y se ha con­ver­ti­do en bu­jía de Yeidc­kol. Se­gu­ra­men­te lo ve­re­mos los pró­xi­mos seis años en Pa­la­cio Na­cio­nal co­mo Juan por su ca­sa si Mo­re­na al­can­za el triun­fo el 1 de ju­lio.

El otro que es­tu­vo en el de­ba­te es el jua­ren­se por adop­ción (aquí ha he­cho su for­tu­na) Rodolfo “El Güe­ro” Mar­tí­nez Or­te­ga, can­di­da­to a al­cal­de su­plen­te in­de­pen­dien­te. Es­tu­vo en el equi­po de Jaime Ro­drí­guez “El Bron­co”, en­via­do ex­pro­fe­so por Ar­man­do Ca­ba­da, que pre­fi­rió man­te­ner la ve­lo­ci­dad de su cam­pa­ña a par­ti­ci­par de un en­cuen­tro no­más pa­ra echar­le po­rras a su ami­go neo­leo­nés, sin opor­tu­ni­dad al­gu­na de si­quie­ra ha­cer cos­qui­llas a cual­quie­ra de “la ter­cia del mal”.

• SOR­PRE­SA... ¡la JE­FA Eri­ka SI­GUE En ASUN­TOS In­ter­nos! • AVIENTA Cho­ri­to y SE COR­TA LAS VE­NAS • LOS DOS úni­cos CHIHUAHUENSES En El DE­BA­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.