Las tri­bu­la­cio­nes de Jiménez Es­priú

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - RAY­MUN­DO RIVAPALACIO Pe­rio­dis­ta rri­va­pa­la­cio@eje­cen­tral.com.mx

Ciu­dad de Mé­xi­co.- Quie­nes co­no­cen a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor no­ta­ron su sor­pre­sa cuan­do en el ter­cer de­ba­te pre­si­den­cial, Jo­sé An­to­nio Mea­de afir­mó que la fa­mi­lia de Ja­vier Jiménez Es­priú, de­sig­na­do co­mo even­tual se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes, es so­cia de una em­pre­sa vin­cu­la­da con la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña Ode­brecht, que re­par­tió so­bor­nos por años en Mé­xi­co. Ló­pez Obra­dor se fue li­ge­ra­men­te pa­ra atrás y le­van­tó las ce­jas. Se re­com­pu­so rá­pi­da­men­te y son­rió, pe­ro el gol­pe es­ta­ba da­do. Jiménez Es­priú di­jo in­me­dia­ta­men­te que era una men­ti­ra, pe­ro ayer ad­mi­tió la re­la­ción de su fa­mi­lia, co­mo se ha­bía di­cho, con una em­pre­sa aso­cia­da con una fi­lial de Ode­brecht, que tam­bién for­mó par­te del es­que­ma de co­rrup­ción tras­na­cio­nal del con­glo­me­ra­do.

Ló­pez Obra­dor co­no­ció a Jiménez Es­priú cuan­do es­tu­dia­ba en la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas en la UNAM a prin­ci­pios de los 70. Era se­cre­ta­rio ge­ne­ral ad­mi­nis­tra­ti­vo en la rec­to­ría de Gui­ller­mo So­be­rón, y des­de su ofi­ci­na ma­ne­ja­ba a los po­rros que le ayu­da­ban a la go­ber­na­bi­li­dad en el cam­pus uni­ver­si­ta­rio. Lue­go fue di­rec­tor de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría -don­de lo re­cuer­dan co­mo uno de los me­jo­res que ha­yan en­ca­be­za­do la es­cue­la-, y a prin­ci­pio de los 80 lu­chó sin éxi­to con Oc­ta­vio Ri­ve­ro Se­rrano por su­ce­der a So­be­rón.

Tras esa de­rro­ta, Jiménez Es­priú pa­só al os­tra­cis­mo en la vi­da pú­bli­ca, y en 2005, cuan­do Ló­pez Obra­dor pre­pa­ra­ba su pri­me­ra cam­pa­ña pre­si­den­cial, lo in­cor­po­ró en su equi­po. Cuan­do Mea­de vin­cu­ló a su fa­mi­lia con una em­pre­sa aso­cia­da a Ode­brecht, quie­nes co­no­cen a Ló­pez Obra­dor ob­ser­va­ron que acu­só el gol­pe por la sor­pre­sa. La co­rrup­ción de la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña ha pro­vo­ca­do la cap­tu­ra y de­ten­ción de pre­si­den­tes y po­lí­ti­cos en va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, pe­ro en Mé­xi­co y Venezuela, los ca­sos de so­borno han co­rri­do en cá­ma­ra len­ta, lo que ha lle­va­do de­nun­cias de im­pu­ni­dad en el go­bierno del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nieto.

Uno de los fun­cio­na­rios que han si­do se­ña­la­dos co­mo par­te del en­tra­ma­do de co­rrup­ción es Mea­de, a par­tir del he­cho que co­mo se­cre­ta­rio de Hacienda y pre­si­den­te del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de Pemex, ava­ló en 2011 el con­tra­to de su­mi­nis­tro de etano el año an­te­rior en­tre Pemex Gas y Pe­tro­quí­mi­ca Bá­si­ca, con la em­pre­sa bra­si­le­ño me­xi­ca­na Bras­kem Ide­sa, pa­ra cons­truir la plan­ta Eti­leno XXI en Ve­ra­cruz. Ide­sa es una em­pre­sa me­xi­ca­na fun­da­da ha­ce más de me­dio si­glo, que se aso­ció con Bras­kem, que es una fi­lial de Ode­brecht. Bras­kem era di­ri­gi­da por el ex­di­rec­tor de fi­nan­zas de Ode­brecht, Car­los Fa­di­gas, quien de acuer­do con tes­ti­mo­nios en la Fis­ca­lía bra­si­le­ña en Cu­ri­ti­ba, que tie­ne el ca­so de la co­rrup­ción del con­glo­me­ra­do, di­jo en 2013 en una reunión con in­ver­sio­nis­tas, que ha­bían acom­pa­ña­do la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Pe­ña Nieto en 2012 “de tiem­po com­ple­to”.

Bras­kem y Ode­brecht ad­mi­tie­ron en di­ciem­bre de 2016 ha­ber par­ti­ci­pa­do en un es­que­ma de co­rrup­ción in­ter­na­cio­nal y re­co­no­cie­ron su cul­pa­bi­li­dad y pa­go de una mul­ti­mi­llo­na­ria mul­ta al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos, que in­ter­vino por­que mu­cho di­ne­ro pa­ga­do pa­só por el sis­te­ma ban­ca­rio de ese país. En uno de los do­cu­men­tos del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, Bras­kem re­co­no­ció que pro­ve­yó fon­dos a la Di­vi­sión de Ope­ra­cio­nes Es­truc­tu­ra­das -“el Mi­nis­te­rio de la Co­rrup­ción”, des­cri­bie­ron las au­to­ri­da­des es­ta­do uni­den­ses­de Ode­brecht, pa­ra ca­na­li­zar re­cur­sos a pa­raí­sos fis­ca­les pa­ra es­con­der so­bor­nos a fun­cio­na­rios y par­ti­dos po­lí­ti­cos extranjeros en­tre 2002 y 2014. Ide­sa se ha des­vin­cu­la­do de los ac­tos de co­rrup­ción de Ode­brecht y de Brak­sem, ale­gan­do que fue una aso­cia­ción es­tra­té­gi­ca la que for­ja­ron.

Jiménez Es­priú ha bus­ca­do neu­tra­li­zar el ha­ber si­do des­nu­da­do por Mea­de. En un bre­ve co­mu­ni­ca­do di­jo que era una ac­ción de­ses­pe­ra­da y men­ti­ro­sa del can­di­da­to. En el de­ba­te, Mea­de se­ña­ló: “En el te­ma de Ode­brecht, la pre­gun­ta no de­be­ría ser pa­ra mí Ri­car­do (Ana­ya). De­be­ría ser pa­ra An­drés Ma­nuel por­que el so­cio de Ode­brecht en Mé­xi­co es la fa­mi­lia de Jiménez Es­priú”. La afir­ma­ción, téc­ni­ca­men­te, es co­rrec­ta. Ide­sa, so­cia de Brak­sem, fue fun­da­da por su sue­gro, Pas­cual Gu­tié­rrez Rol­dán, y di­ri­gi­da ac­tual­men­te por uno de sus hi­jos, Pa­tri­cio, so­brino de su es­po­sa y her­mano del em­ba­ja­dor de Mé­xi­co en Es­ta­dos Uni­dos, Gerónimo Gu­tié­rrez, en­tra­ña­ble ami­go del se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Luis Vi­de­ga­ray.

El se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­cio­nes y Trans­por­tes de­sig­na­do, ase­gu­ró que nin­guno de los pro­yec­tos en los cua­les par­ti­ci­pa con Ló­pez Obra­dor, es­tá re­la­cio­na­do con Ide­sa. Sin em­bar­go, es un con­flic­to de in­te­rés. Si bien el pro­yec­to don­de tra­ba­jó la em­pre­sa fa­mi­liar con Brak­sem tra­tó con Pemex y el área de co­mu­ni­ca­cio­nes y trans­por­tes no es­tá di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­da, hay pun­tos de con­tac­to en ma­te­ria de trans­por­ta­ción y uti­li­za­ción de puer­tos que le to­ca­ría ma­ne­jar en la Se­cre­ta­ría don­de, de ser pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor, pe­ro so­bre to­do, por­que es miem­bro del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción, don­de com­par­te asien­to con in­ver­sio­nis­tas es­ta­dou­ni­den­ses li­ga­dos a la in­dus­tria pe­tro­le­ra y egre­sa­dos del ITAM -am­bas fi­gu­ras es­tig­ma­ti­za­das por Ló­pez Obra­dor-.

Co­mo miem­bro del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción, Jiménez Es­priú tu­vo que ha­ber re­vi­sa­do el pro­yec­to de Brak­sem y apo­ya­do la so­cie­dad es­tra­té­gi­ca con esa fi­lial de Ode­brecht, aún des­pués del es­cán­da­lo de co­rrup­ción. Mea­de no lo acu­só de co­rrup­to, pe­ro tam­po­co abun­dó en el te­ma. De lo que se tra­ta es de un con­flic­to de in­te­rés, que si bien no sig­ni­fi­ca ile­ga­li­dad, arro­ja som­bras de ile­gi­ti­mi­dad. Por un con­flic­to de in­te­rés, Pe­ña Nieto no ha po­di­do sa­cu­dir­se la per­cep­ción de co­rrup­ción de la ‘ca­sa blan­ca’.

Es­ta es una bue­na prue­ba pa­ra ver la so­li­dez de Ló­pez Obra­dor, y ver si el can­di­da­to es quí­mi­ca­men­te pu­ro en te­mas de in­te­gri­dad, o su ra­se­ro, co­mo el de los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les, tam­bién es do­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.