Ex­tor­sión, un de­li­to fan­tas­ma

Te­mor in­hi­be de­nun­cias de víc­ti­mas de ‘co­bra­cuo­tas’

El Diario de Juárez - - PORTADA - Mar­tín Or­quiz / El Dia­rio

“Cuan­do te pi­den di­ne­ro su­das la go­ta fría”, di­ce Ma­rio al re­cor­dar las ex­pe­rien­cias que vi­vió en años re­cien­tes, cuan­do des­co­no­ci­dos fue­ron a co­brar­le “la cuo­ta” –co­mo se co­no­ce al pro­duc­to de la ex­tor­sión– en al me­nos tres yon­kes en los que tra­ba­jó.

Ase­gu­ra que se la­bo­ra con mie­do, pe­ro el ne­go­cio de las au­to­par­tes usa­das “es no­ble” y de­ja pa­ra so­bre­vi­vir, por eso mu­chos yon­ke­ros op­tan por asu­mir el pa­go que se exi­ge, que pue­de ir des­de los 5 mil has­ta los 25 mil pe­sos men­sua­les, al me­nos en los ca­sos que él ates­ti­guó.

Aun­que aho­ra la de­nun­cia for­mal por la co­mi­sión de es­te de­li­to es ba­ja –en lo que va del año só­lo se han in­ter­pues­to cin­co– co­mer­cian­tes or­ga­ni­za­dos, es­pe­cial­men­te los de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria Res­tau­ran­te­ra (Ca­ni­rac) y la Aso­cia­ción de Ho­te­les y Mo­te­les, así co­mo re­pre­sen­tan­tes de la Me­sa de Se­gu­ri­dad y Jus­ti­cia (MSJ) de Ciu­dad Juárez, afir­man que el ilí­ci­to se co­me­te, pe­ro los afec­ta­dos tie­nen te­mor de de­nun­ciar por di­fe­ren­tes mo­ti­vos.

La gen­te tie­ne mie­do, so­bre to­do por­que sus nom­bres (de los ne­go­cios) son ven­ti­la­dos (por las au­to­ri­da­des y en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción), en­ton­ces sien­te mie­do” Car­los Kong Aso­cia­ción de Ho­te­les y Mo­te­les

Ma­rio, quien tra­ba­ja en yon­kes des­de ha­ce 15 años, des­co­no­ce la si­tua­ción ac­tual que guar­da ese ilí­ci­to, pe­ro sa­be que mu­chos co­mer­cian­tes que son ex­tor­sio­na­dos pre­fie­ren no de­nun­ciar por­que “los ma­lan­dros se en­te­ran” y pue­den to­mar re­pre­sa­lias, co­mo ocu­rrió en 2008 y años sub­se­cuen­tes.

“A ve­ces es me­jor que­dar­se callado, ya po­nen la ‘cuo­ta’ co­mo al­go que SE tie­ne que pa­gar, co­mo una in­ver­sión o pa­go de ser­vi­cio pa­ra es­tar en paz”, co­men­ta.

El cri­mi­nó­lo­go Ós­car Máy­nez Gri­jal­va es­tá en­te­ra­do de la si­tua­ción: “Co­noz­co a al­gu­nos yon­ke­ros y han pa­ga­do cuo­ta des­de an­tes. En 2008 se des­bor­dó la vio­len­cia, coin­ci­dió con la lle­ga­da de los mi­li­ta­res y los fe­de­ra­les; de­bió ser lo opues­to, ha­ber más tran­qui­li­dad, pe­ro re­fle­jó la au­sen­cia del Es­ta­do de De­re­cho”, men­cio­na.

La ex­tor­sión es un de­li­to que, más que cual­quier otro, re­fle­ja la in­se­gu­ri­dad pro­lon­ga­da por­que a las víc­ti­mas no les qui­tan sus bie­nes de in­me­dia­to, sino que los cri­mi­na­les las ame­na­zan con cau­sar­les da­ño en el fu­tu­ro si no les dan di­ne­ro.

Máy­nez in­di­ca que la ex­tor­sión o “co­bro de pi­so” se si­gue ejer­cien­do aquí, aun­que no se de­nun­cie.

Ese de­li­to no re­por­ta­do, di­ce, en­tra den­tro del 98 y el 99 por cien­to de im­pu­ni­dad que ofi­cial­men­te reconoce el Go­bierno me­xi­cano que hay en el país.

Pre­fie­ren pre­ve­nir­se

“Es­tán lla­man­do a ne­go­cios de la Gó­mez Mo­rín pa­ra ex­tor­sión te­le­fó­ni­ca con el si­guien­te ar­gu­men­to: De par­te de La Lí­nea, soy el co­man­dan­te Che Gue­va­ra que es­tá en­car­ga­do del co­rre­dor Gó­mez Mo­rín”, re­za un men­sa­je dis­tri­bui­do por re­des so­cia­les en­tre em­pre­sa­rios que fue­ron víc­ti­mas del de­li­to. Lo en­vían a quie­nes to­da­vía no son ama­ga­dos pa­ra pre­ve­nir­los.

En el mis­mo es­cri­to re­co­mien­dan que cuan­do re­ci­ban la lla­ma­da y de­tec­ten que es el pre­sun­to “co­bra­cuo­tas” de­ben colgar y ya no con­tes­tar.

El aco­so de ex­tor­sio­na­do­res y asal­tan­tes obli­gó a due­ños de res­tau­ran­tes, ho­te­les, mo­te­les, fe­rre­te­rías, es­té­ti­cas, la­van­de­rías y otros ne­go­cios a ma­ni­fes­tar de for­ma pú­bli­ca la si­tua­ción y a exi­gir la aten­ción de las au­to­ri­da­des por­que, afir­ma­ron, no dan se­gui­mien­to a sus de­nun­cias y pe­ti­cio­nes de se­gu­ri­dad.

El pa­sa­do 28 de agos­to, en una con­fe­ren­cia de pren­sa, se­ña­la­ron que ne­go­cios es­ta­ble­ci­dos en la pe­ri­fe­ria, pla­zas co­mer­cia­les y co­rre­do­res se­gu­ros eran blan­co de una ola de ro­bos con vio­len­cia y ex­tor­sio­nes.

Ori­lla­dos por la des­aten­ción ofi­cial, ins­ta­la­ron sis­te­mas de se­gu­ri­dad con cá­ma­ras y alar­mas, ade­más de que con­tra­ta­ron a guar­dias pri­va­dos e in­clu­so man­tu­vie­ron ce­rra­das las puer­tas de sus ne­go­cios pa­ra se­lec­cio­nar a quie­nes pue­den en­trar.

En especial se que­ja­ron de la in­cur­sión de una per­so­na que los ro­ba­ba y ex­tor­sio­na­ba, quien se ha­cía pa­sar co­mo miem­bro de gru­pos que ope­ran en la re­gión y los ame­na­za­ba con que­mar los ne­go­cios o ‘le­van­tar’ y ma­tar a sus em­plea­dos si no ac­ce­dían a sus de­man­das. Sus víc­ti­mas lo bau­ti­za­ron co­mo “El Cí­ni­co” por la des­fa­cha­tez con que ac­tua­ba.

Des­pués de ejer­cer pre­sión pú­bli­ca, ele­men­tos de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal (SSPM) de­tu­vie­ron el pri­me­ro de sep­tiem­bre al pre­sun­to ex­tor­sio­na­dor y asal­tan­te Eze­quiel M. M., de 29 años.

A pe­sar de que las au­to­ri­da­des y los afec­ta­dos lo iden­ti­fi­ca­ron en al me­nos 28 in­cur­sio­nes, en la ac­tua­li­dad Eze­quiel só­lo en­fren­ta tres acu­sa­cio­nes en su con­tra: dos por ro­bo y una por ex­tor­sión.

“La úni­ca for­ma de com­ba­tir el de­li­to es la de­nun­cia. Si las au­to­ri­da­des no tie­nen una ma­ne­ra cer­te­ra de en­fren­tar a quie­nes nos es­tán ata­can­do a no­so­tros, no po­de­mos pe­dir o exi­gir re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes”, di­ce Isa­bel Sán­chez Qui­rar­te, coor­di­na­do­ra de la Me­sa de Se­gu­ri­dad y Jus­ti­cia (MSJ).

En ese con­tex­to, so­li­ci­ta tan­to a em­pre­sa­rios co­mo a per­so­nas afec­ta­das por de­li­tos que de­nun­cien. Si tie­nen des­con­fian­za de las au­to­ri­da­des pue­den ha­cer­lo a tra­vés del *2232, que es una lí­nea ope­ra­da por ciu­da­da­nos, pa­ra que no ten­gan mie­do.

La ex­tor­sión, di­ce, es uno de los ac­tos ilí­ci­tos que más afec­tan den­tro del fe­nó­meno de la in­se­gu­ri­dad por su na­tu­ra­le­za, por eso es ne­ce­sa­rio acu­dir an­te las au­to­ri­da­des.

“Pa­ra com­ba­tir ese ti­po de de­li­tos hay que di­fun­dir la de­nun­cia, ne­ce­si­ta­mos la par­ti­ci­pa­ción de la ciu­da­da­nía. Los ho­mi­ci­dios son asun­to di­fe­ren­te, pe­ro los de­más de­li­tos, los que al com­ba­tir­los mues­tran una ciu­dad más se­gu­ra, cree­mos que la so­cie­dad pue­de ayu­dar un po­co”, men­cio­na.

La es­ta­dís­ti­ca de ex­tor­sio­nes pro­por­cio­na­da por la MSJ, que tie­ne co­mo ba­se da­tos que ob­tie­nen de for­ma di­rec­ta con la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do (FGE), in­di­ca que en el 2008 –cuan­do se dis­pa­ró la co­mi­sión de ilí­ci­tos de al­to im­pac­to en la ciu­dad– se de­nun­cia­ron 131 “co­bros de pi­so” y 220 en el 2009, que fue el año con el ma­yor nú­me­ro de car­pe­tas de in­ves­ti­ga­ción en ese ru­bro.

Pa­ra el 2010 la ci­fra ba­jó a 108 y en 2011 hu­bo dos más y lle­gó a 110. En el 2012 la de­nun­cia des­cen­dió a 97, mien­tras que en el 2013 se in­ter­pu­sie­ron 53.

Du­ran­te ese lap­so los gi­ros co­mer­cia­les más afec­ta­dos fue­ron seis, de­ter­mi­na­ron las au­to­ri­da­des y los mis­mos afec­ta­dos: re­fac­cio­na­rias, fe­rre­te­rías, fu­ne­ra­rias, yon­kes, ta­lle­res me­cá­ni­cos y gi­ros ne­gros co­mo ba­res y can­ti­nas.

Pe­ro tam­bién hu­bo afec­ta­cio­nes en car­ni­ce­rías, tien­das de aba­rro­tes y has­ta en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y par­ti­cu­la­res de edu­ca­ción, re­fie­ren ar­chi­vos pe­rio­dís­ti­cos.

Al año si­guien­te (2014) hu­bo una ba­ja sig­ni­fi­ca­ti­va en las de­nun­cias con só­lo dos, mien­tras que en 2015 y 2016 se re­gis­tró una en ca­da lap­so.

Sin em­bar­go, pa­ra el 2017 el nú­me­ro se ele­vó a nue­ve y en lo que va del 2018, has­ta ju­lio pa­sa­do, van cin­co.

A pe­sar del ba­jo re­gis­tro, se­ña­la Sán­chez Qui­rar­te, los co­mer­cian­tes que se acer­can a pla­ti­car con los in­te­gran­tes de la MSJ les men­cio­nan ca­sos re­la­cio­na­dos con ex­tor­sión que omi­ten de­nun­ciar.

Máy­nez Gri­jal­va es­ti­ma que la re­ti­cen­cia que las víc­ti­mas tie­nen pa­ra acu­dir an­te las au­to­ri­da­des tie­ne que ver con la au­sen­cia de un Es­ta­do de De­re­cho, por­que si al­guien les es­tá pi­dien­do di­ne­ro ba­jo la ame­na­za de no ha­cer­les da­ño, la per­se­cu­ción del de­lin­cuen­te de­be es­tar ba­jo el control del Es­ta­do, el úni­co que tie­ne fa­cul­tad pa­ra de­te­ner­lo y en­ce­rrar­lo a tra­vés de una sen­ten­cia o pe­na cor­po­ral.

Des­de el mo­men­to en que los gru­pos se pe­lean ese mo­no­po­lio de la vio­len­cia, im­po­nien­do con­di­cio­nes de for­ma im­pu­ne, bá­si­ca­men­te se ge­ne­ra la des­con­fian­za ha­cia el Go­bierno.

“Quie­re de­cir que no exis­te la con­fian­za, si no de­nun­cias es por­que los fun­cio­na­rios es­tán co­lu­di­dos o por­que bá­si­ca­men­te sa­bes que te van a ha­cer da­ño, eso quie­re de­cir que no exis­te el Es­ta­do de De­re­cho”, plan­tea Máy­nez.

El Es­ta­do, aña­de, fue crea­do pa­ra pro­te­ger la in­te­gri­dad de los ciu­da­da­nos y sus bie­nes, “esa es su res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal, así co­mo to­do lo de­más que la co­mu­ni­dad ne­ce­si­ta pa­ra fun­cio­nar”.

Si in­cum­ple es por­que exis­te una au­sen­cia del Es­ta­do de De­re­cho, fe­nó­meno que se pa­de­ce en Mé­xi­co des­de “to­da la vi­da”, di­ce.

“Quie­re de­cir que la ciu­da­da­nía no tie­ne a quien re­cu­rrir, (los de­lin­cuen­tes) no te es­tán ha­cien­do na­da, pe­ro (la víc­ti­ma) no tie­ne otra op­ción más que en­tre­gar­les lo que le pi­den por­que no hay quien la pro­te­ja o ha­ga jus­ti­cia”, ex­pli­ca.

Mie­do y des­con­fian­za

“La gen­te tie­ne mie­do, so­bre to­do por­que sus nom­bres (de los ne­go­cios) son ven­ti­la­dos (por las au­to­ri­da­des y en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción), en­ton­ces sien­te mie­do”, men­cio­na Car­los Kong, re­pre­sen­tan­te de la Aso­cia­ción de Ho­te­les y Mo­te­les de Ciu­dad Juárez.

Ese gre­mio es uno de los más afec­ta­dos por ex­tor­sio­na­do­res es­te año. La ma­yo­ría de los de­lin­cuen­tes tra­ta de qui­tar­les di­ne­ro me­dian­te in­ti­mi­da­cio­nes vía te­le­fó­ni­ca.

“Cree­mos que las lla­ma­das las ha­ce gen­te de fue­ra, que es­tán den­tro de re­clu­so­rios, otros son opor­tu­nis­tas”, co­men­ta.

Se bus­có una en­tre­vis­ta con per­so­nal de la FGE pa­ra co­no­cer su pos­tu­ra con re­la­ción al plan­tea­mien­to del te­mor y des­con­fian­za pa­ra de­nun­ciar por par­te de los afec­ta­dos, pe­ro no hu­bo res­pues­ta a la so­li­ci­tud.

Mar­tín Car­los Gar­cía Ló­pez, pre­si­den­te lo­cal de la Ca­ni­rac, tam­bién afir­ma que hay te­mor a de­nun­ciar por la “fil­tra­ción” de los nom­bres de los co­mer­cios, pe­ro hi­zo un lla­ma­do a su gre­mio pa­ra que ten­gan con­fian­za en las au­to­ri­da­des.

“Nin­guno se ac­ti­vó (de­nun­ció) por­que no se que­ría men­cio­nar los ne­go­cios, no sa­be­mos na­da de la de­lin­cuen­cia y ellos sí de no­so­tros”, di­ce.

La Ca­ni­rac tie­ne mil 200 afi­lia­dos, aun­que hay cien­tos más que no es­tán ins­cri­tos a la agru­pa­ción pe­ro que tam­bién son afec­ta­dos por la de­lin­cuen­cia. Aun así la di­ri­gen­cia es­tá dis­pues­ta a acom­pa­ñar­los si desean de­nun­ciar.

Aun­que la si­tua­ción ac­tual no es­tá co­mo en los años de la cri­sis de se­gu­ri­dad, Gar­cía Ló­pez co­men­ta que los co­mer­cian­tes su­fren ro­bos y asal­tos acom­pa­ña­dos de ex­tor­sión: “Di­cen que son de cár­te­les y ame­na­zan con ‘le­van­tar’ o ma­tar a los em­plea­dos, hay te­ma de ex­tor­sión, se es­tán ‘ama­rran­do’ ex­pe­dien­tes, no só­lo de ro­bo sino de ex­tor­sión”.

Aun­que siem­pre se sien­te te­mor a de­nun­ciar, al­gu­nos afec­ta­dos acu­den an­te las au­to­ri­da­des por­que es lo co­rrec­to, pe­ro los de­lin­cuen­tes asaltan y se lle­van las per­te­nen­cias de em­plea­dos y clien­tes, en­tre las que es­tán car­te­ras, iden­ti­fi­ca­cio­nes per­so­na­les, te­lé­fo­nos mó­vi­les e in­for­ma­ción per­so­nal.

“Sa­ben más de no­so­tros que no­so­tros de ellos, pe­ro nues­tro ob­je­ti­vo es ge­ne­rar de­nun­cia y ha­cer fuer­za, ayu­dar­les y re­sol­ver”, declara.

La des­con­fian­za ha­cia las au­to­ri­da­des, sin em­bar­go, tie­ne sus­ten­to, ya que in­clu­so po­li­cías fue­ron acu­sa­dos de co­me­ter ese ilí­ci­to.

Ape­nas en ju­nio pa­sa­do cua­tro agen­tes de la Co­mi­sión Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad (CES) re­ci­bie­ron cargos por exi­gir a una pa­re­ja que ha­bi­ta en la co­lo­nia Lucio Blan­co 15 mil pe­sos con el ama­go de “sem­brar­le” dro­ga o acu­sar de homicidio a un nie­to, al que pri­va­ron de la li­ber­tad an­tes.

Jesús Al­ber­to Guz­mán Chá­vez, Jor­ge Eduar­do Su­mon­te Ne­gre­te, Ser­gio Ale­jan­dro Sa­la­zar Gar­cía y Hu­go Ale­jan­dro Ro­sa­les Her­nán­dez, son los ele­men­tos se­ña­la­dos.

Un juez de control le im­pu­so a los cua­tro ser­vi­do­res pú­bli­cos dos años de pri­sión pre­ven­ti­va.

Otros ca­sos re­fle­jan que la apli­ca­ción de la ley no fue efec­ti­va pa­ra las víc­ti­mas.

En abril de 2017 ocho per­so­nas, de­te­ni­das en el 2013 y pre­sen­ta­das a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo una banda de ex­tor­sio­na­do­res que ob­tu­vo mi­les de pe­sos a tra­vés de la ame­na­za, ne­go­cia­ron una pe­na con la FGE y fue­ron sen­ten­cia­dos a tres años con 315 días de cár­cel, tiem­po que ya ca­si cum­plían cuan­do se les con­de­nó, por lo que ob­tu­vie­ron su li­ber­tad en­se­gui­da.

Los pro­ce­sa­dos fue­ron May­ra Ro­cío Gó­mez Cas­ta­ñe­da, Clau­dia Bueno Mon­tes, Imel­da de León Ríos, Jes­si­ca Are­li Fa­ve­la Mi­ran­da, Per­la Ja­neth Mu­ñoz Ju­ra­do, Oney Fa­ve­la Mi­ran­da, Yes­sel Verónica Her­nán­dez Ne­ri y Uriel An­to­nio Ga­lin­do Sán­chez.

La sen­ten­cia que so­li­ci­tó el agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ads­cri­to a la Fis­ca­lía in­cluía el pa­go de 3 mi­llo­nes 221 mil pe­sos co­mo re­pa­ra­ción del da­ño, pe­ro no tu­vo ca­rác­ter obli­ga­to­rio pues la pe­na cor­po­ral es­ta­ba prác­ti­ca­men­te cum­pli­da.

Los acu­sa­dos se ape­ga­ron a un pro­ce­di­mien­to especial abre­via­do, a tra­vés del cual re­co­no­cie­ron su res­pon­sa­bi­li­dad en los he­chos y rin­die­ron de­cla­ra­ción an­te el juez.

Di­je­ron que se de­di­ca­ban a abrir las cuen­tas ban­ca­rias, a tra­vés de las cua­les sus víc­ti­mas de­po­si­ta­ban el di­ne­ro exi­gi­do. Por ca­da re­ti­ro que rea­li­za­ban les pa­ga­ban mil pe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.