BE­LLE­ZA SIN LÍ­MI­TES

CON UNA PRÓ­TE­SIS EN SU PIER­NA, CHIA­RA BORDI BUS­CA CON­VER­TIR­SE EN MISS ITA­LIA

El Diario de Juárez - - PORTADA - Agen­cias oma–chia­ra

RBor­di per­dió par­te de la pier­na iz­quier­da en un ac­ci­den­te de mo­to cuan­do te­nía 13 años. Des­de en­ton­ces lle­va una pró­te­sis que no la de­tie­ne. Y ma­ña­na, con 18 años re­cién cum­pli­dos, des­fi­la­rá en la fi­nal de Miss Ita­lia, pu­bli­có El País.

Es la pri­me­ra as­pi­ran­te en ha­cer­lo en es­te con­cur­so de be­lle­za y su ejem­plo su­po­ne un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en un mun­do en el que a me­nu­do rei­nan los es­te­reo­ti­pos y los pre­jui­cios.

Se pre­sen­tó pa­ra ga­nar, es ob­vio, pe­ro so­bre to­do tie­ne un ob­je­ti­vo en men­te: de­rri­bar ba­rre­ras, ex­pli­ca por te­lé­fono des­de Mi­lán, don­de par­ti­ci­pa en los en­sa­yos pa­ra la fi­nal del cer­ta­men.

“Creo que he ro­to el hie­lo pa­ra per­so­nas que tie­nen pro­ble­mas y que no se sien­ten ca­pa­ces de mos­trar­se al mun­do co­mo son”, di­ce.

“Es­pe­ro ha­cer ver a la gen­te que no ten­go na­da de di­fe­ren­te, soy una per­so­na co­mo to­das. Aun­que lo ha­ga de mo­do dis­tin­to, soy ca­paz de bai­lar, des­fi­lar y ha­go to­do lo que ha­cen las de­más. No me sien­to me­nos be­lla por la pró­te­sis, la veo co­mo una par­ti­cu­la­ri­dad o co­mo un ac­ce­so­rio más”.

Pa­ra el con­cur­so tam­bién es una apues­ta va­lio­sa.

“Es una se­ñal im­por­tan­te tan­to pa­ra las mu­je­res co­mo pa­ra el con­cep­to de be­lle­za que se am­plía, una be­lle­za que hoy no tie­ne lí­mi­tes. Des­pués de abrir el con­cur­so a la ta­lla 44 y a las ma­dres, se ha de­rri­ba­do una nueva ba­rre­ra”, ex­pli­ca Pa­tri­zia Mi­ri­glia­ni, di­rec­to­ra del cer­ta­men, que se­lec­cio­nó per­so­nal­men­te a Chia­ra.

Tie­ne cla­ro que su his­to­ria pue­de ser un ejem­plo pa­ra mu­chas chi­cas que quie­ran par­ti­ci­par. Y es­pe­ra que su ejem­plo sir­va pa­ra con­cien­ciar y rom­per ta­búes.

“Quie­ro de­cir al ma­yor nú­me­ro po­si­ble de per­so­nas que no se de­ten­gan fren­te a las di­fi­cul­ta­des y que no ten­gan mie­do de mos­trar­se co­mo son. Se ne­ce­si­ta va­lor, pe­ro una vez que uno mis­mo se acep­ta, es ca­paz de ha­cer­se acep­tar por los de­más”.

Des­de muy pe­que­ña, Chia­ra apren­dió a con­ver­tir el do­lor en un pun­to de fuer­za. Des­pués del ac­ci­den­te, cuan­do un co­che que cir­cu­la­ba en di­rec­ción con­tra­ria arro­lló la mo­to en la que via­ja­ba de co­pi­lo­to, em­pe­za­ron pa­ra ella nue­ve me­ses in­fer­na­les en el hos­pi­tal en los que tu­vo que so­me­ter­se a has­ta tres ampu­tacio­nes.

Cuan­do sa­lió con­si­guió vol­ver a ca­mi­nar con es­fuer­zo y ga­nas de su­pera­ción. Prac­ti­ca piragüismo, wind­surf y to­ca la gui­ta­rra.

“Des­pués de una tra­ge­dia, la vi­da no se in­te­rrum­pe”, di­ce con­ven­ci­da.

La ayu­da de su fa­mi­lia fue fun­da­men­tal. Su her­ma­na le en­se­ña­ba fo­to­gra­fías de modelos que des­fi­la- ban sin bra­zos o sin pier­nas.

“Me lo to­mé de for­ma po­si­ti­va, el pro­ce­so me ayu­dó a en­ten­der lo que me gus­ta­ba en la vi­da y a dar im­por­tan­cia a las co­sas sim­ples que an­tes da­ba por sen­ta­das”, acla­ra.

Con 15 años hi­zo su pri­me­ra se­sión de fotos, y a par­tir de ahí em­pe­zó a par­ti­ci­par en pe­que­ños des­fi­les con la in­ten­ción de des­te­rrar la idea de que al­guien con dis­ca­pa­ci­dad no pue­de ha­cer na­da.

“Me pa­re­cía el me­jor mo­do de ha­cer ver a las per­so­nas que un ac­ci­den­te o una dis­ca­pa­ci­dad no de­be fre­nar­te o im­pe­dir­te ha­cer cier­tas co­sas”, di­ce.

Pa­ra ella es im­por­tan­te trans­mi­tir el con­cep­to de re­na­ci­mien­to, de no de­te­ner­se an­te las di­fi­cul­ta­des, de rom­per ba­rre­ras que pa­re­cen in­su­pe­ra­bles.

“Son co­sas que dan sen­ti­do a tu vi­da”, ex­pli­ca. “Si no hu­bie­ra per­di­do la pier­na mu­chas de las co­sas que he con­se­gui­do no las ha­bría ex­pe­ri­men­ta­do”.

Aun­que el ca­so de Chia­ra, por el mo­men­to, es ais­la­do, la me­ta es que la dis­ca­pa­ci­dad se nor­ma­li­ce tam­bién en el mun­do de la mo­da y la be­lle­za.

He te­ni­do que lu­char con­tra quien de­cía: ‘A es­ta chi­ca la ha­rán ga­nar só­lo por com­pa­sión’, y con­tra quien no creía que po­día su­pe­rar las prue­bas fí­si­cas, que han si­do pe­que­ños obs­tácu­los que no me de­tie­nen”

LA Jo­ven, ori­gi­na­ria de la­zio, es es­tu­dian­te de pre­pa­ra­to­ria y mi­de 1.75 me­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.