¿A qué jus­ti­cia se re­fie­re AMLO?

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - Apart­heid

El vier­nes pa­sa­do, se lle­vó a ca­bo el se­gun­do diá­lo­go por la paz y la ver­dad –el pri­me­ro fue aquí, en Juárez–. Es­ta vez, el pre­si­den­te elec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, es­cu­chó las in­con­for­mi­da­des de los pa­dres y ma­dres de los 43 des­apa­re­ci­dos en Ayot­zi­na­pa y, co­mo era de es­pe­rar­se, no fue un día de cam­po.

En las elec­cio­nes pa­sa­das, 30 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos de­po­si­ta­ron sus es­pe­ran­zas en el pro­yec­to de Mo­re­na. El de­seo de un cam­bio y el odio con­tra los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les –anida­do en la cla­se me­dia– se mez­cla­ron con la es­pe­ran­za de jus­ti­cia y bie­nes­tar de las cla­ses mar­gi­na­das.

Hoy, las al­tas ex­pec­ta­ti­vas en el go­bierno de AMLO son su peor enemigo. Al­gu­nos ve­mos con es­cep­ti­cis­mo los pla­nes que pro­po­ne, un sec­tor mo­de­ra­do tie­ne op­ti­mis­mo y un gru­po ca­da vez más pe­que­ño le tie­ne tan­ta fe co­mo los cris­tia­nos al evan­ge­lio.

En­tre los prin­ci­pa­les pro­yec­tos del nue­vo G/ obierno es­tán el Tren Ma­ya, el nue­vo ae­ro­puer­to de la CDMX (en Tex­co­co o en San­ta Lu­cía) y, del mis­mo ta­ma­ño que las obras, es­tá la mi­sión ad­mi­nis­tra­ti­va de un Go­bierno aus­te­ro, la nueva po­lí­ti­ca so­cial pa­ra los gru­pos vul­ne­ra­bles y la re­con­ci­lia­ción del país a tra­vés de la jus­ti­cia. En­tre otros mu­chos te­mas.

En to­dos los ca­sos hay cla­ros­cu­ros pe­ro, en ge­ne­ral, AMLO ha ga­na­do to­das las ba­ta­llas me­diá­ti­cas, sal­vo una: la re­la­ti­va a la jus­ti­cia pa­ra las víc­ti­mas de la vio­len­cia.

El bono de­mo­crá­ti­co que ob­tu­vo en las ur­nas, le per­mi­te a Ló­pez Obra­dor dar­se cier­tos lu­jos, co­mo el ries­go que im­pli­ca dia­lo­gar con las víc­ti­mas de la vio­len­cia. De esa tram­pa nin­gún go­ber­nan­te pue­de sa­lir bien li­bra­do.

Lo mis­mo pa­só en Ciu­dad Juárez, don­de se ha­bló de per­dón, de re­con­ci­lia­ción, pe­ro las víc­ti­mas le­van­ta­ron la voz pa­ra con­tra­de­cir al pre­si­den­te elec­to y ha­blar de jus­ti­cia sin cor­ta­pi­sas. Pe­ro ¿có­mo pue­de un go­ber­nan­te ha­blar jus­ti­cia en Juárez, que du­ran­te va­rios pe­río­dos se ha con­ver­ti­do en el epi­cen­tro de la vio­len­cia en Mé­xi­co? Na­da sen­ci­llo.

Uno de los gran­des enig­mas de la hu­ma­ni­dad es la jus­ti­cia. Des­de las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes has­ta nues­tros días he­mos ex­pe­ri­men­ta­do in­ten­sos de­ba­tes so­bre lo que es y lo que no es la jus­ti­cia.

Es co­mún es­cu­char de­fi­ni­cio­nes de jus­ti­cia que se en­se­ñan en las cla­ses de fi­lo­so­fía del de­re­cho; en ese sen­ti­do, la fra­se de Ul­piano es la más co­no­ci­da y se re­pi­te co­mo el pa­dre nues­tro: “Jus­ti­cia es dar a ca­da quien lo que le co­rres­pon­de”, pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos.

Las de­fi­ni­cio­nes a ve­ces no nos ayu­dan mu­cho, por­que la jus­ti­cia es una pa­la­bra que pue­de de­cir mu­chas co­sas y ca­si siem­pre dis­tin­tas; es­to su­ce­de prác­ti­ca­men­te con to­do el len­gua­je y se lla­ma po­li­se­mia, lo que nos lle­va a pre­gun­tar­nos de qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de jus­ti­cia.

En el mun­do aca­dé­mi­co exis­ten al­gu­nas no­cio­nes acep­ta­das de jus­ti­cia; una de las más men­cio­na­das es la de John Rawls, un fi­ló­so­fo li­be­ral que pro­po­ne ha­cer un prue­ba que lla­ma el “ve­lo de la ig­no­ran­cia”, en la que una per­so­na que no sa­be a qué es­tra­to so­cial per­te­ne­ce­rá de­be de­fi­nir al­gu­nas re­glas pa­ra to­dos. Otra no­ción de jus­ti­cia, es la del eco­no­mis­ta Amart­ya Sen, quien ve a la jus­ti­cia des­de otra pers­pec­ti­va: la del pue­blo co­lo­ni­za­do que me­re­ce una jus­ti­cia his­tó­ri­ca.

Pa­ra Ro­bert Alexy, es com­ple­jo de­fi­nir qué es la jus­ti­cia, pe­ro no es tan di­fí­cil se­ña­lar que al­go que es in­jus­to, por ejem­plo el ge­no­ci­dio; en ese sen­ti­do qui­zá no po­de­mos po­ner­nos de acuer­do en qué es la jus­ti­cia, pe­ro sí re­co­no­ce­mos lo que es in­jus­to y en eso hay ma­yor con­sen­so.

En la prác­ti­ca, hay paí­ses que han ex­pe­ri­men­ta­do pro­ce­sos de jus­ti­cia en con­tex­tos de vio­len­cia, co­mo el ca­so de Ale­ma­nia des­pués del ré­gi­men na­cio­nal­so­cia­lis­ta, cuan­do el mun­do en­te­ro pu­so aten­ción en los fa­mo­sos Jui­cios de Nú­rem­berg don­de se pro­ce­só a cien­tos de man­dos na­zis; lo mis­mo que pa­só en Su­dá­fri­ca des­pués del

o en Co­lom­bia con las FARC. To­da­vía hay mu­cho por apren­der de es­tos paí­ses.

En el cam­po ju­di­cial, la jus­ti­cia es un pro­ce­di­mien­to en el que se in­ten­ta co­no­cer la ver­dad pa­ra apli­car­le una nor­ma ju­rí­di­ca al ca­so con­cre­to, a es­to se le lla­ma jus­ti­cia pro­ce­di­men­tal.

Sin em­bar­go, en con­tex­tos de vio­len­cia la jus­ti­cia no es­tá en los tri­bu­na­les y en los pro­ce­di­mien­tos le­ga­les or­di­na­rios, sino en una vi­sión más am­plia del de­re­cho, en la que exis­tan ele­men­tos co­mo el per­dón, la am­nis­tía, pe­ro tam­bién las san­cio­nes –aun­que ate­nua­das por el con­tex­to–, las ga­ran­tías de no re­pe­ti­ción y las po­lí­ti­cas de me­mo­ria pa­ra, con es­to, sa­lir del con­flic­to y dar pa­so a la uni­dad na­cio­nal pa­ra el de­sa­rro­llo, a eso lla­man jus­ti­cia tran­si­cio­nal.

En Co­lom­bia, por ejem­plo, se es­ta­ble­cie­ron 80 tri­bu­na­les de jus­ti­cia tran­si­cio­nal que se ca­rac­te­ri­zan por ser tem­po­ra­les y son cons­ti­tui­dos por jue­ces al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­dos en el te­ma. En es­tos tri­bu­na­les fue­ron juz­ga­dos con cri­te­rios especiales quie­nes fue­ron se­ña­la­dos co­mo ase­si­nos en las zo­nas de con­flic­to y de­ci­die­ron en­trar a es­tos pro­ce­sos especiales.

Des­pués de la jus­ti­cia tran­si­cio­nal es ne­ce­sa­rio co­men­zar otro pro­ce­so que se lla­ma jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va, don­de las víc­ti­mas son el cen­tro de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que bus­can la re­pa­ra­ción del da­ño.

Co­mo po­de­mos ver, hay mu­chas for­mas de jus­ti­cia. En Mé­xi­co, has­ta aho­ra, la jus­ti­cia se ha con­ver­ti­do en un dis­cur­so sin for­ma, ni con­te­ni­do; no es­tá cla­ro a qué se re­fie­re An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor con jus­ti­cia: por un la­do, sus ope­ra­do­res po­lí­ti­cos se re­fie­ren a la jus­ti­cia tran­si­cio­nal pe­ro el mol­de no pa­re­ce ser­vir pa­ra es­tas cir­cuns­tan­cias.

De­cir jus­ti­cia en el dis­cur­so es fá­cil, lo com­pli­ca­do es lle­var­lo a la reali­dad. El vier­nes pa­sa­do AMLO di­jo que una vez que to­me pro­tes­ta pe­di­rá per­dón a las víc­ti­mas y en cuan­to a la jus­ti­cia se ha­rá lo “hu­ma­na­men­te po­si­ble”. Es­to re­pre­sen­ta un gi­ro en el dis­cur­so, se tra­ta de una jus­ti­cia sua­ve, ya no es la mis­ma pro­me­sa de cam­pa­ña.

Pe­ro pa­ra las víc­ti­mas la jus­ti­cia de AMLO no es jus­ti­cia; fue­ra de ma­ti­ces se­mán­ti­cos, el he­cho es que per­die­ron a sus fa­mi­lia­res y el Es­ta­do es res­pon­sa­ble. Ese ca­lle­jón no tie­ne sa­li­da.

La ini­cia­ti­va es plau­si­ble, pe­ro has­ta aho­ra no ha de­mos­tra­do ser le­gí­ti­ma pa­ra las víc­ti­mas, que si­guen in­sa­tis­fe­chas en sus de­man­das. Pa­ra to­dos, lo im­por­tan­te es que la jus­ti­cia de las víc­ti­mas no se que­de atra­pa­da en la red del dis­cur­so po­lí­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.