Con ca­ño­na­zos ver­ba­les no se pue­de aba­tir la in­se­gu­ri­dad

El Diario de Juárez - - OPINIÓN -

Es im­po­si­ble que en Chihuahua po­da­mos pen­sar en el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía, que ha­ya obra pú­bli­ca de buen ca­la­do, que me­jo­re el sis­te­ma de sa­lud y sus múl­ti­ples de­fi­cien­cias, que se re­duz­can los ni­ve­les de de­ser­ción es­co­lar y me­jo­re la in­fra­es­truc­tu­ra edu­ca­ti­va; es im­po­si­ble que se su­peren las ca­ren­cias de nues­tra en­ti­dad si no se atien­de con de­ci­sión, con es­tra­te­gia e in­te­li­gen­cia, el te­ma tan sen­ti­do e in­dig­nan­te que re­pre­sen­ta la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca en la en­ti­dad.

Si no hay cer­ti­dum­bre en es­ta área bá­si­ca pa­ra cual­quier so­cie­dad en Mé­xi­co y en el mun­do, es im­po­si­ble que pue­da ha­ber lo de­más, cual­quier aso­mo de pro­gre­so en otro ru­bro po­drá so­nar a bur­la, por­que, ¿de qué le pue­de ser­vir a un ciu­da­dano ele­var su es­ta­tus eco­nó­mi­co o al­can­zar el éxi­to de su em­pre­sa, y con­fiar­se en ello, si cual­quie­ra, en cual­quier mo­men­to, pue­de ser víc­ti­ma de ro­bo, ex­tor­sión, o peor aún, de se­cues­tro u homicidio? ¿De qué nos ser­vi­ría –que no es el ca­so– ser re­co­no­ci­dos co­mo un es­ta­do pun­te­ro en vi­vien­da o en de­sa­rro­llo so­cial, si la vi­da en Chihuahua no tie­ne ga­ran­tía, por­que las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des en el es­ta­do se de­fi­nen más por sus fri­vo­li­da­des y por una po­lí­ti­ca que pri­vi­le­gia más una ca­rre­ra pe­des­tre que asis­tir a un cam­bio de go­bierno en las prin­ci­pa­les ciu­da­des de la en­ti­dad. Que pre­fie­re la gri­lla en la Ciu­dad de Mé­xi­co que asis­tir a los fu­ne­ra­les de agen­tes caí­dos en cum­pli­mien­to de su de­ber en esa lu­cha ca­si sui­ci­da a la que los obli­ga la irres­pon­sa­ble di­rec­triz del Go­bierno es­ta­tal?

No pue­de ha­ber paz don­de pre­va­le­ce el ac­cio­nar de las ar­mas de fue­go, que igual sue­nan en el cam­po de ba­ta­lla co­mo a pleno día en ca­lles prin­ci­pa­les de la ciu­dad de Chihuahua, o de Ciu­dad Juárez, o cual­quier rin­cón de la Sie­rra Ta­rahu­ma­ra; que lo mis­mo ma­tan a ira­níes o si­rios en Me­dio Orien­te co­mo a inocen­tes ci­vi­les en nues­tra hu­mil­de tie­rra. Al mes de ju­lio de es­te 2018, la pro­pia Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do re­co­no­ció que en la en­ti­dad se ha­bían per­pe­tra­do al me­nos mil 332 ho­mi­ci­dios, ci­fra que so­la­men­te se com­pa­ra a la de paí­ses en gue­rra.

To­da­vía no nos re­cu­pe­rá­ba­mos de la fa­ci­li­dad con que fue ase­si­na­do por un gru­po ar­ma­do, el as­pi­ran­te a sec­cio­nal de Anáhuac, Juan Ma­nuel Mon­ca­da, quien fue­ra coor­di­na­dor de la cam­pa­ña de un ser­vi­dor pa­ra el Se­na­do por Mo­re­na, en aquél lu­gar, y de la de­fi­cien­te se­gu­ri­dad que hay en la re­gión an­te la reite­ra­da ame­na­za de gru­pos cri­mi­na­les, cuan­do nos en­te­rra­mos del aten­ta­do en con­tra del doc­tor Blas Go­dí­nez Ortega, al­cal­de elec­to de Gó­mez Fa­rías, de Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal, quien con mu­cho va­lor de­ci­dió en­trar en la con­tien­da elec­to­ral a pe­sar de la in­se­gu­ri­dad y las es­ca­sas ga­ran­tías que ofre­cían las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les.

El doc­tor Blas Go­dí­nez no se arre­dró lue­go del se­cues­tro de su pa­dre, el tam­bién mé­di­co Blas Juan Go­dí­nez, quien fue­ra pri­va­do de la li­ber­tad en no­viem­bre del año pa­sa­do. Sin co­no­cer aún na­da de su pa­ra­de­ro su hi­jo de­ci­dió con­ten­der por la alian­za Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria, con re­sul­ta­dos muy po­si­ti­vos, co­mo ya se sa­be, por­que él y su fa­mi­lia siem­pre han mos­tra­do una ca­li­dad hu­ma­na que trans­mi­ten a tra­vés de la clí­ni­ca pri­va­da, en la cual ofre­cían sus ser­vi­cios mé­di­cos a to­dos por igual. Que­ri­dos por el pue­blo, pe­ro en me­dio de una gue­rra que afec­ta a to­do mun­do, y de la cual han si­do víc­ti­mas.

No ha­bía per­di­do tam­po­co la es­pe­ran­za de en­con­trar a su pa­dre con vi­da, de im­pul­sar el de­sa­rro­llo del mu­ni­ci­pio y so­bre to­do, el de lle­var la paz al pue­blo, que tan­to la ne­ce­si­ta, y tan­to se la pe­dían sus po­bla­do­res.

El pa­sa­do fin de se­ma­na de­bía to­mar pro­tes­ta co­mo al­cal­de de Gó­mez Fa­rías, pe­ro no fue po­si­ble, se lo in­te­rrum­pió una ba­la que atra­ve­só su crá­neo y pu­so en sus­pen­so, otra vez, el de­sa­rro­llo de la co­mu­ni­dad que ha­bía en­con­tra­do ya a su lí­der. Fre­nó, por el mo­men­to, el enor­me po­ten­cial del doc­to Go­dí­nez, quien es­ta­ba dis­pues­to a dar­lo to­do por la fe­li­ci­dad de su gen­te.

La his­to­ria re­cien­te de Gó­mez Fa­rías dio mu­chas aler­tas a la au­to­ri­dad es­ta­tal, pa­ra que aten­die­ra el pro­ble­ma, pe­ro no lo hi­zo o no lo qui­so ha­cer. Ya en elec­cio­nes an­te­rio­res va­rios par­ti­dos no ha­bían po­di­do pre­sen­tar can­di­da­tu­ras por la fal­ta de con­di­cio­nes pa­ra en­trar en la com­pe­ten­cia. La par­ti­ci­pa­ción del doc­tor Go­dí­nez en la pa­sa­da con­tien­da no quie­re de­cir que exis­tie­ran, el se­cues­tro de su pa­dre, la de­sola­ción de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal, de­sier­ta por to­dos los aten­ta­dos y ame­na­zas en con­tra de los agen­tes, eran con­di­cio­nes que ha­cían su­po­ner lo con­tra­rio, pe­ro el gallardo co­ra­zón del mé­di­co pro­vo­có que fa­lla­ra la ló­gi­ca y se re­gis­tra­ra una can­di­da­tu­ra fuer­te y ge­nui­na.

To­dos los fo­cos ám­bar, ro­jo, ro­jo in­ten­so que se en­cen­die­ron en di­fe­ren­tes pun­tos del pa­sa­do pro­ce­so elec­to­ral fue­ron in­su­fi­cien­tes pa­ra mo­ti­var al go­ber­na­dor Ja­vier Co­rral, pa­ra que in­ter­vi­nie­ra de­ci­di­da­men­te. Se ha­brán or­de­na­do al­gu­nos ron­di­nes, pa­ra guar­dar las apa­rien­cias, pe­ro no más.

Es in­dig­nan­te que una his­to­ria de tan­to va­lor y con­gruen­cia, no fue­ra res­pal­da­da por el Go­bierno es­ta­tal con la fir­me­za y efi­ca­cia que el asun­to re­que­ría. Se de­jó la bo­la co­rrer cues­ta aba­jo, per­mi­tien­do que cre­cie­ra has­ta que con­clu­yó en el co­no­ci­do fi­nal.

Si así es­tán los ca­sos de ex­tre­ma gra­ve­dad, que son ig­no­ra­dos por la au­to­ri­dad es­ta­tal, ¿có­mo es­ta­rán aque­llos que por sus in­di­cios de­no­tan por el mo­men­to me­nos preo­cu­pa­ción, pe­ro que por su gra­ve­dad se sa­be que tar­de o tem­prano ter­mi­na­rán en don­de mis­mo? No se ne­ce­si­ta ser muy dies­tro pa­ra res­pon­der eso, por las vís­pe­ras se co­no­cen los días, y por lo tan­to se sa­be que son y se­rán to­tal­men­te ig­no­ra­dos.

Hay otro ca­so no me­nos in­dig­nan­te, el de Juan Ma­nuel Mon­ca­da, un hom­bre muy apre­cia­do por un ser­vi­dor. Era re­pre­sen­tan­te de Mo­re­na en Anáhuac, y fue mi coor­di­na­dor de cam­pa­ña allá. El do­min­go 2 de sep­tiem­bre fue ase­si­na­do cuan­do lle­ga­ba a su ca­sa en aque­lla lo­ca­li­dad per­te­ne­cien­te al mu­ni­ci­pio de Cuauh­té­moc. Los mis­mos in­di­cios que el ca­so an­te­rior: sin se­gu­ri­dad pre­ven­ti­va, sin in­ves­ti­ga­ción opor­tu­na, con de­ce­nas o cien­tos de in­di­cios que aler­ta­ban fre­cuen­te­men­te a la au­to­ri­dad, que co­no­ce la si­tua­ción en la re­gión no­roes­te de la en­ti­dad.

Otra coin­ci­den­cia: hay in­do­len­cia, ne­gli­gen­cia y es­ca­so ofi­cio po­lí­ti­co pa­ra ges­tio­nar con otras ins­tan­cias un blo­que efec­ti­vo de se­gu­ri­dad, que pue­da ha­cer fren­te a los gru­pos que do­mi­nan la zo­na. Los ca­ño­na­zos ver­ba­les del go­ber­na­dor Co­rral, aun­que es­tén muy ador­na­dos, no son efec­ti­vos.

Ade­más, los asun­tos de in­se­gu­ri­dad y otros que no son del agra­do del Eje­cu­ti­vo es­ta­tal, cuan­do son abor­da­dos por los me­dios, con fre­cuen­cia re­ci­ben co­mo res­pues­ta el si­len­cio cruel, pre­fie­re rehuir­les que aten­der­los; pe­ro lla­ma la aten­ción que aque­llos otros te­mas de su afición no es­pe­ran a otro día pa­ra ser abor­da­dos por el man­da­ta­rio, con pres­te­za los atien­de en per­so­na o en re­des so­cia­les, así es él.

Me pue­de mu­chí­si­mo la muer­te de Juan Ma­nuel Mon­ca­da, y me due­le pro­fun­da­men­te que las au­to­ri­da­des no sean ca­pa­ces de ha­cer na­da, que és­te co­mo mu­chos otros ca­sos que­den im­pu­nes, en el ol­vi­do. Me exas­pe­ra que es­tos la­men­ta­bles he­chos sean con­fun­di­dos con si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas o de otra ín­do­le; que la au­to­ri­dad no sea ca­paz de su­pe­rar sus fo­bias po­lí­ti­cas o per­so­na­les, y por el bien del es­ta­do tien­da los puen­tes de co­mu­ni­ca­ción ne­ce­sa­rios pa­ra po­der abor­dar­los.

Gó­mez Fa­rías y Anáhuac son só­lo dos bo­to­nes de to­do lo que ocu­rre en la en­ti­dad, por ejem­plo Mo­re­na y otros par­ti­dos no pu­di­mos re­gis­trar can­di­da­tos en va­rios mu­ni­ci­pios de la en­ti­dad en la pa­sa­da con­tien­da por la in­se­gu­ri­dad apre­mian­te. En nues­tro ca­so, no ha­bía nin­gún ti­po de ga­ran­tía pa­ra nues­tros can­di­da­tos en los mu­ni­ci­pios de Ba­to­pi­las, Ca­ri­chí e Ig­na­cio Za­ra­go­za, por lo tan­to, no tu­vi­mos re­pre­sen­tan­tes pa­ra las al­cal­días de di­chas lo­ca­li­da­des. En es­te último mu­ni­ci­pio, las aler­tas ha­bían si­do su­fi­cien­tes, en mar­zo pa­sa­do fue ase­si­na­do por un gru­po ar­ma­do el te­so­re­ro, lue­go de ha­ber si­do pla­gia­do de las ofi­ci­nas del pro­pio Ayun­ta­mien­to. Ya es­ta­ba la aler­ta, pe­ro igual­men­te el go­bierno de Co­rral no pu­do o no qui­so reac­cio­nar a tiem­po.

Pe­ro el mis­mo te­ma se ex­tien­de a tra­vés de va­rios su­ce­sos a lo lar­go y an­cho del te­rri­to­rio es­ta­tal. No nos al­can­za­ría es­te es­pa­cio pa­ra enu­me­rar­los to­dos en es­ta oca­sión, tal vez en otra en­tre­ga se pu­die­ra ha­cer sín­te­sis de ello, con el per­mi­so y la gentileza de quién nos con­ce­de es­te es­pa­cio. Los ca­sos abun­dan y no se ve es­tra­te­gia cla­ra con la cual se pue­da aba­tir el la­men­ta­ble es­ta­do en que nos en­con­tra­mos.

El Go­bierno del Es­ta­do tie­ne la cla­ra opor­tu­ni­dad de cam­biar la ru­ta y co­men­zar a ha­cer las co­sas di­fe­ren­tes, o se­guir igual, con los mis­mos re­sul­ta­dos o qui­zá peo­res, por­que la in­mo­vi­li­dad per­mi­te que se arrai­guen los vi­cios y pros­pe­ren las de­fi­cien­cias. Es pre­ci­so avan­zar en ma­te­ria de se­gu­ri­dad pú­bli­ca.

O tam­bién tie­ne una sa­li­da me­nos com­pli­ca­da: la re­nun­cia, que igual per­mi­ti­ría que el man­da­ta­rio es­ta­tal atien­da sus prio­ri­da­des, que hoy por hoy no evi­den­cian por nin­gún la­do que sean Chihuahua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.