Pfor­ta o la dis­ci­pli­na

El Diario de Juárez - - OPINIÓN -

No es ra­ro que las cul­tu­ras y las mis­mas ci­vi­li­za­cio­nes en­tren en cri­sis, y no só­lo de tran­si­ción, de las que pue­den sa­lir ro­bus­te­ci­das, sino en cri­sis que, de no dar­se un ele­men­to sal­va­dor nue­vo e ines­pe­ra­do, sig­ni­fi­ca­rían la des­truc­ción to­tal. Por eso se ha­bla de de­ca­den­cia o del can­san­cio de las ci­vi­li­za­cio­nes. Un ejem­plo de es­te fe­nó­meno lo cons­ti­tu­yó cla­ra­men­te el Im­pe­rio Ro­mano. He­re­de­ro de la gran cul­tu­ra grie­ga, apro­pián­do­se­la y trans­for­mán­do­la has­ta lo­grar cum­bres in­su­pe­ra­bles, lle­gó a un fi­nal catastrófico, no só­lo por pre­sio­nes ex­ter­nas sino por la de­ca­den­cia mo­ral. Y se da, jun­to a una pér­di­da del sen­ti­do del queha­cer po­lí­ti­co, del sen­ti­do de la reali­dad, una no­ta co­mún: gra­ves des­ór­de­nes en el cam­po de la mo­ral, has­ta la lo­cu­ra, en especial en el ám­bi­to de la sexualidad, ge­ne­ran­do una so­cie­dad car­co­mi­da, (la re­pul­si­va vi­da de Ca­lí­gu­la, por ejem­plo), con re­per­cu­sio­nes desas­tro­sas en la cé­lu­la fa­mi­liar. Se desa­rro­llan ex­tra­ños cam­bios de acen­to y el pe­si­mis­mo, que acon­se­ja ago­tar­se en el mo­men­to, se apo­de­ra del am­bien­te. Quien quie­ra ver una pá­gi­na de ex­traor­di­na­rio va­lor tes­ti­mo­nial, lea Car­ta a los Ro­ma­nos 1,18-32. Un tex­to ca­si ve­ta­do, aun en las igle­sias.

Ex­tra­ños im­pul­sos fre­né­ti­cos de au­to­des­truc­ción apa­re­cen en el seno de la so­cie­dad (es lo que es­ta­mos vi­vien­do). Se tra­ta de la de­ca­den­cia, de la ago­nía, de la des­com­po­si­ción de la ci­vi­li­za­ción. Den­tro de las cul­tu­ras y ci­vi­li­za­cio­nes se van acu­mu­lan­do fuer­zas, ten­sio­nes, que pre­sa­gian un rom­pi­mien­to, una ex­plo­sión. Es la “teo­ría del caos” apli­ca­da al ám­bi­to de la his­to­ria con pleno de­re­cho. En el cen­tro de la tor­men­ta es­tá el hom­bre des­orien­ta­do.

En es­tas cir­cuns­tan­cias no se pre­pa­ran guías es­pi­ri­tua­les; no ha­blo de guías re­li­gio­sos, por­que pa­ra nues­tra des­gra­cia, tam­bién es­ta ba­rre­ra es­tá ce­dien­do. Y es que he­mos des­tro­za­do ya ca­si to­dos los bas­tio­nes en nues­tro im­pa­ra­ble afán de au­to­des­truc­ción. Ha­blo de guías es­pi­ri­tua­les, de hom­bres y mu­je­res que se­pan en­car­nar los gran­des va­lo­res del espíritu, ilu­mi­nar con ellos nues­tra cul­tu­ra y ayu­dar­nos a tran­si­tar los mo­men­tos os­cu­ros de la his­to­ria. Rat­zin­ger ela­bo­ró una po­de­ro­sa y pro­fun­da crí­ti­ca a los fun­da­men­tos fi­lo­só­fi­cos de nues­tra cul­tu­ra. Geor­ge Wei­gel, miem­bro del Cen­tro de Éti­ca y Po­lí­ti­ca de U. de Was­hing­ton, co­men­ta­ris­ta de te­mas re­li­gio­sos en la NBC y pe­rio­dis­ta re­nom­bra­do de Es­ta­dos Uni­dos y doc­tor en Teo­lo­gía, ha pre­sen­ta­do re­cien­te­men­te un li­bro so­bre Rat­zin­ger y en­tre otras co­sas di­ce: “que vi­vi­mos en un mo­men­to de pe­li­gro­so des­equi­li­brio en la re­la­ción en­tre las ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas de Oc­ci­den­te y su com­pren­sión mo­ral”. El au­tor afir­ma que Rat­zin­ger ha de­nun­cia­do el le­tar­go mo­ral y po­lí­ti­co que se per­ci­be en gran par­te de Eu­ro­pa (y del mun­do) y que es un sub­pro­duc­to del des­pre­cio del con­ti­nen­te por las raí­ces cris­tia­nas de su ci­vi­li­za­ción. Es­te des­dén ha con­tri­bui­do de di­ver­sas for­mas al de­cli­ve de lo que una vez fue el cen­tro de la cul­tu­ra mun­dial. Y ter­mi­na con es­tas pa­la­bras: “los hom­bres y mu­je­res han ol­vi­da­do que ellos pue­den, de he­cho, pen­sar por sí mis­mos a tra­vés de la ver­dad de las co­sas, que pue­den te­ner al­go que ha­cer an­te el to­tal ol­vi­do eu­ro­peo de Dios que Ale­xan­der Sol­ye­nit­sin iden­ti­fi­có co­mo el ori­gen de la an­gus­tia de la ci­vi­li­za­ción de la Eu­ro­pa del si­glo XX”. Cla­ro, no só­lo en Eu­ro­pa; el ol­vi­do de Dios es som­bría reali­dad en­tre no­so­tros si no có­mo ex­pli­ca­mos nues­tra si­tua­ción.

La idea pa­ra es­te ar­tícu­lo me na­ció le­yen­do la bio­gra­fía de F. Nietzs­che es­cri­ta en cua­tro vo­lú­me­nes por Curt Paul Janz. En un mo­men­to de­ter­mi­na­do de su vi­da, a los 14 años, F. N. in­gre­só a una es­cue­la que se­ría el equi­va­len­te a se­cun­da­ria y pre­pa­ra­to­ria en el pe­que­ño po­bla­do de Pfor­ta. Es­ta es­cue­la era un es­tu­pen­do edi­fi­cio, fue un con­ven­to cis­ter­cien­se del si­glo XI, lo cual ga­ran­ti­za­ba mag­ní­fi­cas ins­ta­la­cio­nes pa­ra una es­cue­la, sa­lo­nes, dor­mi­to­rios, cu­bícu­los, es­pa­cios de­por­ti­vos, jar­dín, baños, co­me­dor, her­mo­sa ca­pi­lla gó­ti­ca, en fin, to­do lo que una bue­na es­cue­la de­bía de te­ner.

Al leer el re­gla­men­to que re­gía ca­da día y ca­da año lec­ti­vo de los alum­nos ahí in­ter­na­dos, me ma­ra­vi­llé al en­con­trar la asom­bro­sa se­me­jan­za con la dis­ci­pli­na del con­ven­to don­de yo in­gre­sé a los 15 años. En la es­cue­la de Pfor­ta pre­va­le­ció la dis­ci­pli­na de los mon­jes cis­ter­cien­ses re­for­za­da con una es­tric­ta dis­tri­bu­ción del tiem­po en­tre des­can­so, es­tu­dio, tra­ba­jo, de­por­te, re­pa­so de lec­cio­nes, ora­ción en co­mún, to­do en el pa­rén­te­sis de le­van­tar­se a las 5 de la ma­ña­na y acos­tar­se a las 9:30 de la no­che. Es­ta era la dis­ci­pli­na a la que yo me vi so­me­ti­do a los 15 años.

“Pfor­ta, di­ce el bió­gra­fo, te­nía, pues, un gran pa­re­ci­do con las ins­ti­tu­cio­nes pru­sia­nas pa­ra la for­ma­ción de ca­de­tes, con la di­fe­ren­cia de que en es­te ca­so no se for­ma­ban ofi­cia­les pa­ra el ejér­ci­to, sino ofi­cia­les pa­ra la di­rec­ción es­pi­ri­tual del pue­blo”. Creo que hoy la úni­ca ins­ti­tu­ción con dis­ci­pli­na es el Ejér­ci­to. De es­ta no­ta sur­gió la idea de pre­gun­tar­me: Y no­so­tros, en nues­tra so­cie­dad, en nues­tra patria, en nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo, en los se­mi­na­rios, ¿es­ta­mos for­man­do los guías es­pi­ri­tua­les que to­da so­cie­dad ne­ce­si­ta si quie­re so­bre­vi­vir? ¿En qué ins­ti­tu­cio­nes, en qué lu­ga­res? Yo veo que es­ta­mos for­man­do lí­de­res em­pre­sa­ria­les, lí­de­res po­lí­ti­cos, pue­de que has­ta gue­rri­lle­ros, pe­ro, guías es­pi­ri­tua­les no veo por nin­gu­na par­te. ¿La Igle­sia ha­brá de for­mar só­lo efi­cien­tes bu­ró­cra­tas?, se pre­gun­ta­ba K. Rah­ner. ¿O apren­di­ces de tec­nó­cra­tas? ¿Crí­me­nes del tiem­po? Ha­ce tiem­po, los con­ven­tos y los se­mi­na­rios fue­ron cen­tros y fo­cos de cul­tu­ra y es­pi­ri­tua­li­dad. ¿Año­ran­za?

La idea que in­for­ma el sis­te­ma edu­ca­ti­vo con­tem­po­rá­neo, en el me­jor de los ca­sos, es­tá orien­ta­do a li­de­raz­gos eco­nó­mi­cos, em­pre­sa­ria­les, de pro­duc­ción y alen­ta­do­res del con­su­mo ba­jo la con­sig­na de la efi­ca­cia y de la efi­cien­cia. De ahí la anemia es­pi­ri­tual de nues­tra cul­tu­ra, de ahí “la des­nu­dez es­pi­ri­tual del hom­bre mo­derno”, que de­nun­cia­ba Ca­mus. Lo que de­nun­cia la gra­ve­dad de es­te he­cho es que ni si­quie­ra nos da­mos cuen­ta de ello. A ve­ces oi­go ha­blar de “for­ma­ción de lí­de­res”; y yo me pre­gun­to, ¿lí­de­res de qué, lí­de­res pa­ra qué, lí­de­res con qué he­rra­mien­tas? De lo que se tra­ta es de for­mar há­bi­les pro­duc­to­res, gen­tes há­bi­les pa­ra in­du­cir “la opi­nión pú­bli­ca” ha­cia cual­quier par­te, a don­de acon­se­je el in­te­rés per­so­nal o de gru­po.

C.P. Janz dan­do un re­su­men de los re­sul­ta­dos de la dis­ci­pli­na de Pfor­ta es­cri­be: “De ahí que cuantos se for­ma­ban en Pfor­ta ha­cían su­ya, por lo ge­ne­ral y pa­ra el res­to de sus días, la im­pron­ta de una so­li­dez há­bil y ca­paz, no ar­bi­tra­ria­men­te bus­ca­da por sus edu­ca­do­res, sino na­tu­ral­men­te na­ci­da, co­mo una ne­ce­si­dad in­ter­na, el espíritu vi­ril es­tric­to y po­ten­te de la dis­ci­pli­na, de la sa­na con­vi­ven­cia de ca­ra a un ob­je­ti­vo digno y bien de­li­mi­ta­do, de la se­rie­dad de los es­tu­dios clá­si­cos, de es­pal­das a cual­quier po­si­ble dis­trac­ción vul­gar, mun­da­na, así co­mo del mé­to­do mis­mo de esos es­tu­dios. Una im­pron­ta, en fin, de la que se sen­tían or­gu­llo­sos, pues­to que ha­bían lle­ga­do a ha­cer­la su­ya con una gran lu­cha in­te­rior y no po­cos es­fuer­zos”. De esa es­cue­la sa­lie­ron hom­bres ge­nia­les en las cien­cias fi­si­co­ma­te­má­ti­cas, en el mun­do de las Ar­tes, de la Fi­lo­lo­gía, la Música y de la Fi­lo­so­fía. Mu­chos de ellos fue­ron los guías es­pi­ri­tua­les del pue­blo ale­mán.

Cla­ro que, jun­to a una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va co­mo la de Pfor­ta, exis­tía otra ins­ti­tu­ción fun­da­men­tal que era la fa­mi­lia. F.N. que­dó huér­fano de pa­dre a los 5 años y la ma­dre se hi­zo car­go de la edu­ca­ción aca­dé­mi­ca y es­pi­ri­tual de los hi­jos; man­tu­vo vi­va la lla­ma fa­mi­liar. El bió­gra­fo di­ce de ella que “aun­que la jo­ven viu­da era be­lla y a tra­vés de mu­chas re­la­cio­nes de la abue­la de Nietzs­che se vio en­se­gui­da in­mer­sa en un círcu­lo so­cial am­plio, cu­yo es­ce­na­rio era pre­fe­ren­te­men­te la ca­sa de la abue­la, nun­ca vol­vió a ca­sar­se, de­ci­sión por la que Fe­de­ri­co, que ve­ne­ra­ba con un­ción la fi­gu­ra de su pa­dre, siem­pre le es­tu­vo agra­de­ci­do. Ella se con­sa­gró to­tal­men­te a sus hi­jos”.

Dos ins­ti­tu­cio­nes, pues, es­tán a la ba­se del na­ci­mien­to de los lí­de­res es­pi­ri­tua­les: la fa­mi­lia y la es­cue­la. En am­bas, tie­nen que res­plan­de­cer pre­ci­sa­men­te los va­lo­res del espíritu an­te el jo­ven; la dis­ci­pli­na, el es­fuer­zo, la for­ta­le­za, la cla­ri­dad de ob­je­ti­vo, la pie­dad, en sen­ti­do ro­mano, si ello las so­cie­da­des ago­ni­zan. Es nues­tro ca­so. +++ “Un pue­blo que ma­ta a sus mu­je­res, can­ce­la su fu­tu­ro”. (B.VXI a Re­na­to Asen­sio).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.