El agua no se tra­ta al va­por

El Diario de Juárez - - OPINIÓN -

Es un lu­gar co­mún, de­no­ta im­por­tan­cia y prio­ri­dad am­bien­tal y hu­ma­na, la de­fen­sa de los re­cur­sos hí­dri­cos, que son afec­ta­dos por de­ci­sio­nes pú­bli­cas o pro­yec­tos in­dus­tria­les de gran ca­la­do. Re­cien­te­men­te el Eje­cu­ti­vo de Chihuahua y la pa­sa­da Le­gis­la­tu­ra to­ma­ron una de­ci­sión en re­fe­ren­cia a una plan­ta tra­ta­do­ra de aguas re­si­dua­les ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio de Chihuahua, con to­das las implicaciones com­pe­ten­cia­les que eso con­lle­va. El ca­so es del do­mi­nio pú­bli­co si por tal en­ten­de­mos que to­dos sa­be­mos de ese te­ma lo in­me­dia­to y su­per­fi­cial, no así el fon­do y la esen­cia del acuer­do to­ma­do, pre­ci­pi­ta­da­men­te y al va­por, por una Le­gis­la­tu­ra que fe­ne­cía pa­ra evi­tar con­tin­gen­cias en la nueva, a sa­ber con una re­no­va­da com­po­si­ción de fuer­zas. El asun­to es de la ma­yor im­por­tan­cia co­mo pa­ra de­jar­lo pa­sar co­mo al­go con­cluí­do.

La pre­gun­ta que nos ha­ce­mos y que le es­ta­re­mos for­mu­lan­do al Con­gre­so del Es­ta­do es: ¿cum­plió el ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo del es­ta­do con la obli­ga­ción de sa­tis­fa­cer to­dos los re­qui­si­tos al so­me­ter a la apro­ba­ción de la an­te­rior Le­gis­la­tu­ra el de­cre­to por el cual se do­ta a la Jun­ta Mu­ni­ci­pal de Agua y Sa­nea­mien­to de Chihuahua pa­ra que ce­le­bre con­tra­to de in­ver­sión a lar­go pla­zo pa­ra la reha­bi­li­ta­ción de las plan­tas tra­ta­do­ras de aguas re­si­dua­les nor­te y sur de la ciu­dad de Chihuahua?

Vea­mos al­gu­nos as­pec­tos ju­rí­di­cos. El ar­tícu­lo 7, frac­ción I de la Ley de Pro­yec­tos de In­ver­sión a Lar­go Pla­zo del Es­ta­do de Chihuahua, es­ta­ble­ce que el mon­to de la con­tra­ta­ción que se pre­ten­de rea­li­zar de­be­ría im­pli­car la asig­na­ción de re­cur­sos pre­su­pues­ta­rios que co­rres­pon­dan a más de un ejer­ci­cio fis­cal y “has­ta la con­clu­sión del pro­yec­to”. Sin em­bar­go, el dic­ta­men ela­bo­ra­do por la Co­mi­sión de Pro­gra­ma­ción, Pre­su­pues­to y Ha­cien­da Pú­bli­ca del Con­gre­so es­ta­ble­ció que “... pa­ra lle­var a ca­bo el Pro­yec­to de Reha­bi­li­ta­ción de las Plan­tas Tra­ta­do­ras de Aguas Re­si­dua­les de­no­mi­na­das Nor­te y Sur, en la ciu­dad de Chihuahua, en los tér­mi­nos de la Ley de Pro­yec­tos de In­ver­sión a Lar­go Pla­zo del Es­ta­do de Chihuahua, se re­quie­re de una in­ver­sión ini­cial de 180 mi­llo­nes de pe­sos, más cos­tos anua­les de ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to por un mon­to anual apro­xi­ma­do de 75 mi­llo­nes de pe­sos has­ta por un pla­zo de diez años”.

Si bien en los ar­tícu­los pri­me­ro y se­gun­do del de­cre­to emi­ti­do se di­ce que el mon­to del pro­yec­to se­rá has­ta por 180 mi­llo­nes de pe­sos por un pla­zo has­ta de diez años y que el mon­to co­rres­pon­dien­te a gas­to de ope­ra­ción y man­te­ni­mien­to se­rá has­ta por un mon­to anual de 75 mi­llo­nes, por un pla­zo has­ta de diez años, se evi­den­cia una enor­me in­con­gruen­cia en­tre am­bos do­cu­men­tos, pe­ro so­bre to­do ge­ne­ra una enor­me in­cer­ti­dum­bre so­bre si el pro­yec­to se con­clui­rá a ca­ba­li­dad en di­cho pla­zo o si ha­brá de pro­rro­gar­se al con­cluir el mis­mo, lo que de su­yo ha­bla de una de­ci­sión que ocul­ta el fon­do y que pue­de ser con­tra­rio al in­te­rés pú­bli­co y un mer­ca­deo que hue­le a co­rrup­ción po­lí­ti­ca.

Abun­do en la pers­pec­ti­va ju­rí­di­ca: La frac­ción III del ci­ta­do pre­cep­to es­ta­ble­ce que “el in­ver­sio­nis­ta pres­ta­dor se­rá res­pon­sa­ble de la in­ver­sión y fi­nan­cia­mien­to del pro­yec­to”; em­pe­ro, no exis­te evi­den­cia pú­bli­ca al­gu­na que re­fie­ra la for­ma y tér­mi­nos me­dian­te los cua­les el in­ver­sio­nis­ta pres­ta­dor –ha­brá que sa­ber quié­nes son– da­rá cum­pli­mien­to a es­ta obli­ga­ción le­gal, cu­yo in­cum­pli­mien­to sin du­da pon­dría en gra­ve ries­go la eje­cu­ción del pro­yec­to. Es una his­to­ria que pue­de re­pe­tir­se.

Al­go­más­de­la­ley:es­ta­ble­cee­lar­tícu­lo18de­la­ley de Pro­yec­tos de In­ver­sión a Lar­go Pla­zo del Es­ta­do de Chihuahua, que cuan­do la au­to­ri­dad con­tra­tan­te sea una en­ti­dad de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pa­ra­es­ta­tal, el aná­li­sis del cos­to-be­ne­fi­cio del pro­yec­to de­be pri­me­ro ser en­via­do a la de­pen­den­cia coor­di­na­do­ra de sec­tor co­rres­pon­dien­te an­tes de ser so­me­ti­do a la con­si­de­ra­ción de la Co­mi­sión In­ter­se­cre­ta­rial. Sin em­bar­go –otro sin em­bar­go–, del aná­li­sis del dic­ta­men ela­bo­ra­do por la Co­mi­sión de Pro­gra­ma­ción, Pre­su­pues­to y Ha­cien­da Pú­bli­ca del Con­gre­so, no se ob­ser­va que al­gu­na de­pen­den­cia coor­di­na­do­ra de sec­tor de la Jun­ta Mu­ni­ci­pal de Agua de Chihuahua ha­yae­mi­ti­do­laa­pro­ba­ción­del­pro­yec­to,cir­cuns­tan­cia que in­frin­ge la ci­ta­da ley al inob­ser­var un re­qui­si­to de pro­ce­di­bi­li­dad­que­de­bió,ne­ce­sa­ria­men­te,con­si­de­rar el Con­gre­so pa­ra emi­tir la au­to­ri­za­ción del pro­yec­to de in­ver­sión; una Le­gis­la­tu­ra ob­se­quio­sa lo au­to­ri­zó sin sa­ber, ade­más, la tras­cen­den­cia del asun­to.

La apro­ba­ción que emi­ta la Co­mi­sión In­ter­se­cre­ta­rial, que au­to­ri­ce el pro­yec­to de in­ver­sión pú­bli­ca a lar­go pla­zo, de­be­rá –así lo dis­po­ne la ley– se­ña­lar los be­ne­fi­cios que la au­to­ri­dad con­tra­tan­te ob­ten­drá ba­jo es­ta mo­da­li­dad, en­tre otras con­di­cio­nes; pe­ro en nin­gu­na par­te se rea­li­za es­te aná­li­sis con la de­bi­da su­fi­cien­cia y ex­haus­ti­vi­dad, so­bre to­do con­si­de­ran­do las can­ti­da­des mi­llo­na­rias que sig­ni­fi­ca­rá la eje­cu­ción de es­te pro­yec­to. Pe­ro no so­lo, es­tá de por me­dio el agua y el de­re­cho hu­mano a ella, pa­ra que des­pués (es una de­ci­sión que trasciende al quin­que­nio y al prin­ci­pio de anua­li­dad de los pre­su­pues­tos) nos ven­gan con cuen­tas mo­chas. Ya sa­be­mos lo que su­ce­de con es­to en un ré­gi­men de im­pu­ni­dad.

Quie­ro de­cir que la ley fue eva­di­da, se pa­só por al­to. El Con­gre­so se hi­zo de la vis­ta gor­da y no cum­plió con su obli­ga­ción de es­cla­re­cer ní­ti­da­men­te el aná­li­sis cos­to-be­ne­fi­cio y to­dos los ele­men­tos que lo in­te­gran;las­par­te­se­sen­cia­les­dei­mo­de­lo­del­con­tra­to en cier­nes, por ejem­plo, en ma­te­ria de an­te­ce­den­tes y de­cla­ra­cio­nes; los ries­gos a car­go del in­ver­sio­nis­ta pres­ta­dor y de la au­to­ri­dad con­tra­tan­te; la me­to­do­lo­gía pa­ra eva­luar anual­men­te el desem­pe­ño del in­ver­sio­nis­ta pres­ta­dor; las pe­na­li­da­des y, en su ca­so, la fórmula pa­ra cal­cu­lar los des­cuen­tos que re­sul­ten apli­ca­bles al in­ver­sio­nis­ta por pres­tar los ser­vi­cios con­tra­ta­dos con ca­li­dad o con­di­cio­nes in­fe­rio­res a las se­ña­la­das en el con­tra­to.

Es gro­tes­co que el dic­ta­men úni­ca­men­te di­ga que se ad­jun­ta­ron los do­cu­men­tos co­rres­pon­dien­tes re­la­ti­vos a di­chos re­qui­si­tos, mas no se re­fie­ren, y me­nos aún se desa­rro­llan, de­jan­do en ab­so­lu­ta im­po­si­bi­li­dad de cons­ta­tar la ob­ser­van­cia de ca­da uno de los mis­mos, en los cua­les es­tá la sus­tan­cia de la de­ci­sión y el ries­go so­cial por el ma­ne­jo de un re­cur­so vi­tal con el que to­do mun­do ha­ce y des­ha­ce y que en Chihuahua re­por­ta un abu­so del que se han be­ne­fi­cia­do los oli­gar­cas de siem­pre. Hoy, a las puer­tas de una ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral y en la ru­ta de los tres años que le res­tan a Ja­vier Co­rral, tie­ne per­ti­nen­cia que re­pa­re­mos en es­tos he­chos, po­ten­cial­men­te co­rrup­tos, pa­ra no re­fe­rir­nos al desas­tre ad­mi­nis­tra­ti­vo que te­ne­mos en pre­sen­cia.

El Con­gre­so del Es­ta­do tie­ne aho­ra una com­po­si­ción di­fe­ren­te y ha­brá opor­tu­ni­dad de ver si eso trae be­ne­fi­cios pú­bli­cos a la so­cie­dad. Hoy, la im­por­tan­te Co­mi­sión de Fis­ca­li­za­ción por pri­me­ra vez en la his­to­ria la pre­si­de un dipu­tado que no per­te­ne­ce al par­ti­do del go­ber­na­dor, em­pe­ro man­tie­ne la ma­yo­ría pa­nis­ta en su in­te­gra­ción. To­dos sa­be­mos lo que eso sig­ni­fi­ca en la pre­ca­ria tra­di­ción con­gre­sio­nal del país yde­les­ta­do.por­lo­de­más,lahis­to­ria­dee­se­pre­si­den­te tie­ne que ser ob­ser­va­da de cer­ca.

En reali­dad, ese pro­ble­ma es lo de me­nos. Lo im­por­tan­te ra­di­ca en las asi­me­trías exis­ten­tes en­tre el Le­gis­la­ti­vo y el Eje­cu­ti­vo. En el pri­me­ro no rei­na el es­pí­ri­tu­de­con­gre­so,si­noe­lim­pul­soin­di­vi­dual­de3,4 ó5dipu­tados;pe­roa­de­más–es­toes­lo­más­gra­ve–los le­gis­la­do­res sue­len to­mar es­tas de­ci­sio­nes en la ple­na ig­no­ran­cia por ca­re­cer de una sección pro­fe­sio­nal que pro­duz­ca­co­no­ci­mien­to­se­sen­cia­lesy­la­ca­pa­ci­da­dreal de­de­ci­sió­nin­for­ma­da.en­cam­bio­ele­je­cu­ti­vo­lo­tie­ne to­do, el tiem­po y su per­ver­sa ma­ni­pu­la­ción.

No ha­blo de al­go que no se­pa­mos. Aho­ra lo que re­sal­to es que se afec­tan, o pue­den afec­tar­se, los in­tere­ses de to­dos al ac­tuar con la li­ge­re­za que vi­mos con la in­ver­sión au­to­ri­za­da que ha­ce del agua un ne­go­cio y tras­to­ca los in­tere­ses de to­dos, un de­re­cho hu­mano sin par.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.