Co­mi­sio­nes

El Diario de Juárez - - OPINIÓN -

Me agra­da ver a la le­gis­la­do­ra chihuahuen­se Bert­ha Ca­ra­veo Ca­ma­re­na su­bir­se a la tri­bu­na del Se­na­do pa­ra pre­sen­tar un pro­yec­to de de­cre­to, o sim­ple­men­te pa­ra sos­te­ner al­gún pun­to de la agen­da le­gis­la­ti­va. Ten­go el gus­to de co­no­cer­la des­de ha­ce va­rios años y no ten­go la me­nor du­da de que es una mu­jer de con­vic­cio­nes. Ade­más, no es tan usual ver a un le­gis­la­dor, ema­na­do de nues­tra en­ti­dad, plan­tar­se an­te el Pleno de la Cá­ma­ra al­ta.

El jue­ves, la se­na­do­ra Ca­ra­veo y el se­na­dor Ri­car­do Mon­real Ávi­la pre­sen­ta­ron una ini­cia­ti­va por me­dio de la cual se bus­can adi­cio­nar di­ver­sas dis­po­si­cio­nes de la Ley pa­ra la Trans­pa­ren­cia y Or­de­na­mien­to de los Ser­vi­cios Fi­nan­cie­ros y de la Ley de Ins­ti­tu­cio­nes de Cré­di­to con el ob­je­ti­vo de li­mi­tar el ex­ce­si­vo co­bro de co­mi­sio­nes ban­ca­rias so­bre di­ver­sos con­cep­tos.

No se ne­ce­si­ta ser un ex­per­to en la te­má­ti­ca ban­ca­ria pa­ra iden­ti­fi­car la mo­ti­va­ción ge­ne­ral de la pro­pues­ta le­gis­la­ti­va: lo­grar que la re­la­ción en­tre los usua­rios y la ban­ca me­xi­ca­na sea más jus­ta e igua­li­ta­ria. Aquí la no­ción de una “jus­ti­cia ban­ca­ria” no tie­ne que ver con enun­cia­dos ge­ne­ra­les que se apro­xi­men a una idea abs­trac­ta de la mis­ma. Sim­ple­men­te la jus­ti­cia se ma­te­ria­li­za en la pre­ten­sión de que las ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias de­jen de ex­ce­der­se en el co­bro de ope­ra­cio­nes y si­tua­cio­nes que cons­ti­tu­yen au­tén­ti­cas bur­bu­ji­tas de es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra. Bur­bu­ji­tas que aun­que pa­rez­can mi­nu­cias, en reali­dad cons­ti­tu­yen par­ce­las pa­ra­di­sia­cas del ex­ce­len­te tra­to eco­nó­mi­co que la ban­ca re­ci­be en Mé­xi­co a di­fe­ren­cia de otros paí­ses.

En es­te país, se­gún el pro­pio diag­nós­ti­co que ha­ce la ban­ca­da le­gis­la­ti­va de la cual pro­ce­de la maes­tra Ca­ra­veo, ca­si un ter­cio de los in­gre­sos de los ban­cos me­xi­ca­nos pro­vie­ne del co­bro de co­mi­sio­nes. Muy ale­ja­da de las ci­fras de la gran ma­yo­ría de los paí­ses del mun­do en­te­ro. Sien­do que ade­más, la “co­mi­sio­ni­tis” de los ban­cos es om­ni­pre­sen­te. Prác­ti­ca­men­te no hay ope­ra­ción en la que al­gún car­go se ha­ga efec­ti­vo, en de­tri­men­to, so­bre to­do, de los que me­nos tie­nen.

Por su­pues­to, ha­bría que exa­mi­nar de­te­ni­da­men­te ca­da ru­bro, y eso ha­brán de ha­cer los ca­na­les de­li­be­ra­ti­vos com­pe­ten­tes, pe­ro al­gu­nos de los más co­no­ci­dos y con los que el pue­blo tie­ne que li­diar pa­re­ce­ría que no tie­nen ra­zón de exis­tir, sal­vo por la ale­vo­sía y vo­ra­ci­dad fi­nan­cie­ra. Muy fa­mi­lia­res re­sul­tan pa­ra el “clien­te” de la ban­ca los re­la­ti­vos, por ejem­plo, al man­te­ni­mien­to de sal­do mí­ni­mo pa­ra exen­tar el co­bro de ma­ne­jo de cuen­ta o la sim­ple “mem­bre­sía”. O el co­bro de la trans­fe­ren­cia a otros ban­cos, in­clu­si­ve cuan­do la ope­ra­ción no sea exi­to­sa. Igual­men­te la re­po­si­ción de la tar­je­ta por ro­bo o ex­tra­vío. O la emi­sión del es­ta­do de cuen­ta adi­cio­nal o la im­pre­sión del mis­mo. Asi­mis­mo, tal vez sea el mo­men­to de men­cio­nar la que qui­zá sea al­go así co­mo la jo­ya de la corona: la con­sul­ta de sal­do y re­ti­ro en efec­ti­vo en ca­je­ros au­to­má­ti­cos del mis­mo ban­co.

Esas co­mi­sio­nes son más ca­ras en Mé­xi­co que en otros paí­ses y son to­tal­men­te des­pro­por­cio­na­das, en su pre­cio, con re­la­ción al ac­to ma­te­rial que el usua­rio y la ban­ca des­plie­gan. Des­de ha­ce mu­cho tiem­po al­guien te­nía que to­mar car­tas en el asun­to, pe­ro el Ban­co de Mé­xi­co ha si­do his­tó­ri­ca­men­te omi­so en la ma­te­ria. Aho­ra, que los se­na­do­res Mon­real y Ca­ra­veo so­me­ten el pun­to a la dis­cu­sión le­gis­la­ti­va, ha­brá tiem­po pa­ra ra­zo­nar ca­da una de las me­di­das pro­pues­tas. Me­di­das que, in­tui­ti­va­men­te, pa­re­cen ser las co­rrec­tas y más ape­ga­das a ini­ciar el ami­no­ra­mien­to de la bre­cha que exis­te en­tre las pre­rro­ga­ti­vas y de­re­chos de la ban­ca y los de sus usua­rios.

Por su­pues­to, no se pa­sa por al­to el “ner­vio­sis­mo” de los mer­ca­dos y la “caí­da” de la Bol­sa, pe­ro esos ner­vios y esa ba­ja sue­nan a es­tas al­tu­ras del par­ti­do su­ma­men­te frí­vo­los, so­bre to­do cuan­do se con­tras­tan con el me­nos­ca­bo y la des­pro­tec­ción en la que des­de ha­ce dé­ca­das es­tá la per­so­na que tie­ne la ne­ce­si­dad de acer­car­se al ban­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.