Ori­llan ca­si­nos al vi­cio y al sui­ci­dio

El Diario de Juárez - - PORTADA - Luz del Car­men So­sa / El Dia­rio

La lu­do­pa­tía ha ido en au­men­to en los úl­ti­mos años, an­te el au­ge de los ca­si­nos en es­ta fron­te­ra, dio a co­no­cer Al­fre­do Calderón Gán­da­ra, psi­có­lo­go clí­ni­co de los Ser­vi­cios de Sa­lud del Es­ta­do.

Ex­pli­có que la adic­ción pa­to­ló­gi­ca al jue­go es un pro­ble­ma de sa­lud que es­tá afec­tan­do prin­ci­pal­men­te a mu­je­res de la ter­ce­ra edad.

Plan­teó que del to­tal de per­so­nas que han so­li­ci­ta­do ayu­da pro­fe­sio­nal en los Cen­tros de Aten­ción Pri­ma­ria en Adic­cio­nes (CA­PA), pre­do­mi­nan las mu­je­res de la ter­ce­ra edad y de ellas, el 8 por cien­to ma­ni­fies­ta ten­den­cias sui­ci­das a cau­sa de las pér­di­das eco­nó­mi­cas su­fri­das.

En el 2015 El Dia­rio do­cu­men­tó un au­ge de ca­si­nos en Ciudad Juá­rez. Ese año cua­tro ne­go­cios en el ra­mo abrían sus puer­tas y dos más es­ta­ban en eta­pa de cons­truc­ción.

“Los ne­go­cios de apues­tas re­sul­tan más atrac­ti­vos por ser una for­ma rá­pi­da de ob­te­ner di­ne­ro”, di­jo en­ton­ces el eco­no­mis­ta Al­fon­so Are­na­za Cor­tés, quien ya ad­ver­tía que el ‘boom’ de ca­si­nos im­pac­ta­ba tan­to en el as­pec­to eco­nó­mi­co co­mo en el so­cial.

“En el en­torno eco­nó­mi­co re­per­cu­te de ma­ne­ra po­si­ti­va por la in­ver­sión, ge­ne­ra­ción de em­pleos y la de­rra­ma eco­nó­mi­ca que pro­du­ce y es bueno por el mo­vi­mien­to que re­pre­sen­ta. El re­pun­te de es­tos ca­si­nos es par­te de la re­cu­pe­ra­ción de la ciudad”, in­di­có.

Ese año Juá­rez re­por­ta­ba 311 ase­si­na­tos, la ci­fra más ba­ja de ho­mi­ci­dios des­de el 2008 y la ima­gen de la fron­te­ra era de “ciudad re­si­lien­te” y su re­cu­pe­ra­ción era ca­si un “mi­la­gro”.

El es­pe­cia­lis­ta ad­ver­tía que en el as­pec­to so­cial la ace­le­ra­ción de los ca­si­nos era preo­cu­pan­te por fo­men­tar la cultura del jue­go.

“Si la ciudad no se pre­pa­ra con las po­lí­ti­cas pú­bli­cas pre­ven­ti­vas ne­ce­sa­rias en ma­te­ria de sa­lud y se­gu­ri­dad es­to se pue­de com­pli­car”, aler­tó.

Las víc­ti­mas

Son las 9 de la ma­ña­na y para “Bertha”, nom­bre fic­ti­cio a pe­ti­ción de una usua­ria del ca­sino ubi­ca­do en la ca­lle Efrén Or­ne­las, es la ho­ra ideal para “ju­gar tran­qui­la­men­te”.

En el es­ta­cio­na­mien­to se ob­ser­van más de 10 vehícu­los que re­ve­lan una afluen­cia im­por­tan­te de clien­tes para ser tan tem­pra­na ho­ra.

El ne­go­cio abre sus puer­tas a las 08:00 ho­ras, se­gún se ob­ser­va en el ac­ce­so prin­ci­pal, y des­de esa ho­ra es­ti­mu­la a los ju­ga­do­res con di­ver­sas ofer­tas.

En el in­te­rior se ven­den ali­men­tos a ba­jo cos­to, lo que evi­ta a los ju­ga­do­res sa­lir a desa­yu­nar o co­mer y así per­ma­ne­cen cau­ti­vos.

Co­mo atrac­ti­vo, a los nue­vos clien­tes de in­me­dia­to se ofre­cen 550 de pe­sos en Fon­dos No Re­di­mi­bles, can­ti­dad que es­tá con­di­cio­na­da a ser dis­tri­bui­da en cua­tro vi­si­tas en un lap­so de 30 días.

“Aquí uno pue­de sol­tar la pre­sión”, di­ce la mu­jer de po­co más de 60 años y quien se au­to­nom­bra co­mo clien­te fre­cuen­te. Re­cha­za te­ner una adic­ción al jue­go de azar y jus­ti­fi­ca su asi­dua pre­sen­cia de has­ta cua­tro ve­ces por semana por ser “una sim­ple di­ver­sión”.

Lle­gué a ver mu­je­res que se en­ce­rra­ban a llo­rar al ba­ño por­que per­dían el di­ne­ro de su man­da­do…”

Exem­plea­do de un ca­sino

Llo­ran las pér­di­das

Las cri­sis ner­vio­sas por la pér­di­da de gran­des can­ti­da­des de di­ne­ro que su­fren mu­chas de es­tas mu­je­res se ob­ser­van en el in­te­rior de los mis­mos ca­si­nos, re­ve­la un exem­plea­do que ofre­ció su tes­ti­mo­nio y so­li­ci­tó la re­ser­va de su iden­ti­dad por te­mor a re­pre­sa­lias.

“Lle­gué a ver mu­je­res que se en­ce­rra­ban a llo­rar al ba­ño por­que per­dían el di­ne­ro de su man­da­do. Cuan­do sa­lían era para pe­dir di­ne­ro pres­ta­do (en­tre los clien­tes) para in­ten­tar ju­gar otra vez con la es­pe­ran­za de re­cu­pe­rar el di­ne­ro per­di­do”, re­cuer­da.

Men­cio­na que los prin­ci­pa­les clien­tes eran maes­tras ju­bi­la­das. “Ellas de­cían que vi­vían so­las, que gas­ta­ban su di­ne­ro, que no te­nían que ren­dir cuen­tas a na­die y mu­chas pa­sa­ban lar­gas ho­ras apos­tan­do”.

Agre­ga que sí ha­bía hom­bres y mu­je­res jó­ve­nes, “pe­ro los hom­bres re­gu­lar­men­te apos­ta­ban en deportes co­mo el box, ca­rre­ras de ca­ba­llos o jue­gos de fut­bol ame­ri­cano”.

Ayer se bus­có una en­tre­vis­ta con el en­car­ga­do del Gran Ca­sino Juá­rez, sin em­bar­go no fue aten­di­da la so­li­ci­tud de en­tre­vis­ta.

El psi­có­lo­go Al­fre­do Calderón Gán­da­ra re­fie­re que la lu­do­pa­tía es una pro­ble­má­ti­ca que ha ido en au­men­to con el au­ge de los ca­si­nos.

“Quie­nes pi­den la ayu­da pro­fe­sio­nal son los fa­mi­lia­res, en mu­chos ca­sos el pa­cien­te ya tie­ne se­ve­ros pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, es­tá por per­der su ca­sa o su ca­rro”, di­ce.

Plan­tea que si se pre­sen­tan cri­te­rios co­mo la ne­ce­si­dad in­con­tro­la­ble de ju­gar, la au­sen­cia de con­trol so­bre el jue­go o te­ner prio­ri­dad de ju­gar so­bre otras ac­ti­vi­da­des, se in­clu­yen en un tra­ta­mien­to de in­ter­ven­ción le­ve, que es una te­ra­pia de ti­po cog­ni­ti­vo-con­duc­tual.

“Ac­tual­men­te es la co­rrien­te más fa­vo­ra­ble y que nos ha da­do más re­sul­ta­dos; el pa­cien­te vie­ne a reapren­der de ma­ne­ra po­si­ti­va lo apren­di­do ne­ga­ti­va­men­te”, afir­ma.

La prevención es la apues­ta para las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias, di­ce el es­pe­cia­lis­ta en la sa­lud men­tal.

Por ello han so­li­ci­ta­do a los en­car­ga­dos de los ca­si­nos que les per­mi­tan co­lo­car anun­cios con el nú­me­ro te­le­fó­ni­co (018-00) 911-2000 del Cen­tro de Aten­ción Ciu­da­da­na Con­tra las Adic­cio­nes, para que aque­llas per­so­nas que no pue­den con­tro­lar sus im­pul­sos de apos­tar bus­quen ayu­da pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.