El ministro Cos­sío

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - Je­sús an­to­nio ca­ma­ri­llo Aca­dé­mi­co epis­te­[email protected]

En el mundo hay jue­ces que mar­can una épo­ca. Re­gu­lar­men­te se tra­ta de ju­ris­tas que lle­gan a los tri­bu­na­les más in­flu­yen­tes del mundo, lo­gran en­ca­be­zar­los y a par­tir de ahí se dis­tan­cian del pa­sa­do ju­ris­dic­cio­nal in­cor­po­ran­do nue­vas pers­pec­ti­vas para en­ca­rar la pro­ble­má­ti­ca fun­ción de ad­ju­di­car el de­re­cho. El modelo de la Cor­te Su­pre­ma nor­te­ame­ri­ca­na per­mi­te ver con cier­ta ni­ti­dez el fe­nó­meno de los “Chief Jus­ti­ce” que de­li­mi­ta­ron por­cio­nes de la his­to­ria ju­di­cial de ese país, de­jan­do co­mo par­te de su le­ga­do una es­pe­cí­fi­ca, pe­ro al mis­mo tiem­po com­ple­ja ma­ne­ra de im­pac­tar a mi­les de per­so­nas con sus fa­llos, opi­nio­nes o pro­yec­tos.

En ese sen­ti­do, no me re­fie­ro sim­ple­men­te al even­to es­tric­ta­men­te no­mi­nal de que a una eta­pa de un tri­bu­nal se le ad­ju­di­que el nom­bre de quien es su pre­si­den­te, sino a que efec­ti­va­men­te ese juz­ga­dor lle­ve a la Cor­te por un sen­de­ro que no ha­ya si­do tran­si­ta­do por quie­nes le pre­ce­den. El ejem­plo tí­pi­co en el sis­te­ma es­ta­dou­ni­den­se es la lla­ma­da Cor­te Wa­rren, a la que me he re­fe­ri­do en otros ar­tícu­los, y que se le asig­na po­pu­lar­men­te ese nom­bre por su “Chief Jus­ti­ce” . Los fa­llos pro­gre­sis­tas de ese tri­bu­nal hi­cie­ron his­to­ria y se sue­len ci­tar co­mo co­ro­la­rios de ca­sos pa­ra­dig­má­ti­cos que con­tri­bu­ye­ron a que el mundo fue­ra un po­co me­jor, en tér­mi­nos de de­re­chos, igual­dad y li­ber­ta­des. Sue­lo ci­tar el ca­so de la Cor­te Su­pre­ma nor­te­ame­ri­ca­na por la in­fluen­cia glo­bal que his­tó­ri­ca­men­te ha te­ni­do y que no se pue­de com­pa­rar con el in­flu­jo me­su­ra­do que otras cor­tes na­cio­na­les han ejer­ci­do en el mundo.

Sin em­bar­go, ca­da má­xi­mo tri­bu­nal nacional ha te­ni­do gran­des pro­ta­go­nis­tas. De esos ex­tra­or­di­na­rios ju­ris­tas se de­ben nu­trir, epis­te­mo­ló­gi­ca­men­te, los jue­ces de ca­da en­ti­dad, co­mo es el ca­so de Chihuahua.

Pre­ci­sa­men­te, ha­ce ape­nas unos días se re­ti­ró de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción uno de los mi­nis­tros que para mi gus­to lo­gra­ron con­so­li­dar una eta­pa a par­tir de la mar­ca de sus vo­tos, re­so­lu­cio­nes y pro­yec­tos. Se tra­ta del ministro Jo­sé Ra­món Cos­sío. A él no le fue ne­ce­sa­rio ser pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te para pa­sar a la his­to­ria co­mo uno de los más im­por­tan­tes in­te­gran­tes del má­xi­mo tri­bu­nal.

Pro­ve­nien­te de la aca­de­mia y por en­de des­pro­vis­to de las pers­pec­ti­vas atrin­che­ra­das de la ca­rre­ra ju­di­cial me­xi­ca­na, el ministro Cos­sío fi­jó, des­de los pri­me­ros días en su fun­ción, la ru­ta que ha­bría de se­guir su tra­ba­jo ju­ris­dic­cio­nal. Muy pron­to los ca­sos más in­tere­san­tes so­me­ti­dos a los ojos del Pleno o de la sa­la co­rres­pon­dien­te en­con­tra­ron en Jo­sé Ra­món Cos­sío el ni­vel y el se­llo de una de­li­be­ra­ción po­cas ve­ces vis­ta en la ju­di­ca­tu­ra de es­te país. El ran­go in­te­lec­tual de sus vo­tos par­ti­cu­la­res es un ob­je­to de es­tu­dio dis­po­ni­ble para quien quie­ra acer­car­se a la la­bor ar­gu­men­ta­ti­va de un au­tén­ti­co juez. El es­tu­dio­so en­con­tra­rá en esas jo­yas de la de­li­be­ra­ción ju­di­cial la ma­ne­ra en que la teo­ría y la re­fle­xión no pue­den es­tar des­li­ga­das de la fun­ción ju­di­cial, ni tam­po­co de la prác­ti­ca.

Cos­sío es un al­to juz­ga­dor que tras­cen­dió por­que es­tu­dia­ba, por­que ra­zo­na­ba, por­que pon­de­ra­ba. La jus­ti­fi­ca­ción in­ter­na y ex­ter­na de sus re­so­lu­cio­nes es­ta­rá co­mo le­ga­do dis­po­ni­ble des­pués de sus in­ten­sos 15 años co­mo ministro, en so­na­dos ca­sos co­mo el del Ejér­ci­to y el VIH, la des­pe­na­li­za­ción del abor­to en la Ciudad de Mé­xi­co, la im­pres­crip­ti­bi­li­dad del de­li­to de tor­tu­ra, la fal­ta de jus­ti­fi­ca­ción en el tra­to di­fe­ren­cia­do por ra­zón de na­cio­na­li­dad, los me­diá­ti­cos asun­tos del “poeta mal­di­to” y de Flo­ren­ce Cas­sez, el es­ta­ble­ci­mien­to de un modelo de con­trol de con­ven­cio­na­li­dad a par­tir del fa­mo­so ca­so Ra­di­lla Pa­che­co, en­tre mu­chos otros.

Ha­ce al­gu­nos días, Mi­guel Car­bo­nell pu­bli­có un ar­tícu­lo en El Uni­ver­sal agra­de­cien­do al ministro Cos­sío por sus con­tri­bu­cio­nes a la his­to­ria cons­ti­tu­cio­nal del país. Le agra­de­ce “por ha­ber ser­vi­do con tan­ta ener­gía y fer­vor a la cau­sa de la jus­ti­cia en Mé­xi­co”. Yo le agra­dez­co ade­más al ministro Cos­sío por­que con ca­da ca­so que dis­cu­tía en el Pleno, con ca­da vo­to par­ti­cu­lar, con ca­da pro­yec­to emi­ti­do, nos re­cor­da­ba, tá­ci­ta­men­te, que lo im­por­tan­te no son las nor­mas, sino el ra­zo­na­mien­to. Que lo im­por­tan­te no es qué di­ce o prohí­be la nor­ma, sino el ar­gu­men­to que lo­gra pon­de­rar cuan­do es­ta­mos en­tre la es­pa­da y la pa­red. Asi­mis­mo, su enor­me con­tri­bu­ción a la des­mi­ti­fi­ca­ción de la ima­gen del juez me­ca­ni­cis­ta, fi­gu­ra la­men­ta­ble­men­te to­da­vía muy arrai­ga­da en el fo­ro me­xi­cano.

En su­ma, el ministro Cos­sío, un juez de los que, en efec­to, ha­cen épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.