El acer­ti­jo

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - Óscar Ibá­ñez Her­nán­dez Aca­dé­mi­co acua­vi­[email protected]

Un acer­ti­jo pue­de ser un “enig­ma o adi­vi­nan­za que se pro­po­ne co­mo pa­sa­tiem­po” o una co­sa o afir­ma­ción muy di­fí­cil de en­ten­der. Les com­par­to al­gu­nas imá­ge­nes a ma­ne­ra de acer­ti­jo para ver si lo­gran ubi­car al­gu­nas de las reali­da­des a las que se re­fie­re, así co­mo su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca.

Al­gu­nos acer­ti­jos nos pue­den dar pers­pec­ti­va, ¿us­te­des se ima­gi­nan qué ciudad de nues­tra pa­tria fue fun­da­da “para con­fu­sión del de­mo­nio y ma­yor glo­ria de Dios Pa­dre, Hi­jo y Es­pí­ri­tu San­to”? Una vez que iden­ti­fi­quen esa ciudad qui­zá pue­dan re­fle­xio­nar so­bre las con­di­cio­nes ac­tua­les de la tal ur­be y ver có­mo va res­pec­to a la vo­lun­tad del fun­da­dor.

En al­gu­na oca­sión una per­so­na des­cri­bió una co­mu­ni­dad co­mo una gran tien­da de cam­pa­ña, por la ac­ti­tud de mu­chos de sus ha­bi­tan­tes que pa­re­ce que só­lo es­tán de pa­so y por tan­to no les preo­cu­pa mu­cho la be­lle­za de la tien­da de cam­pa­ña, só­lo se preo­cu­pan de que el frío y el pol­vo del de­sier­to no les afec­ten, co­mo ver­da­de­ros be­dui­nos.

Al­guien más des­cri­bió su en­torno co­mo la mez­cla de cul­tu­ras de va­rios lu­ga­res del país y de mu­chos paí­ses, un lu­gar don­de se pue­de ha­cer fá­cil­men­te una fe­ria nacional con re­pre­sen­tan­tes de to­dos los es­ta­dos y no po­cas et­nias, y al mis­mo tiem­po ha­cer una fe­ria gas­tro­nó­mi­ca in­ter­na­cio­nal por la mul­ti­tud de ha­bi­tan­tes de le­ja­nos paí­ses que la ha­bi­tan.

El an­tro­pó­lo­go ar­gen­tino Nés­tor Gar­cía Can­cli­ni acu­ñó el tér­mino de cul­tu­ras hí­bri­das para des­cri­bir la mez­cla y he­te­ro­ge­nei­dad de cul­tu­ras mo­der­nas y tra­di­cio­na­les con­vi­vien­do en un mis­mo es­pa­cio, así co­mo las di­ná­mi­cas so­cia­les que se ge­ne­ran en esos es­pa­cios de tran­si­ción, mu­chas co­mu­ni­da­des pue­den vi­sua­li­zar­se ba­jo es­te mar­co de re­fe­ren­cia y tra­tar de au­to­com­pren­der­se o de­fi­nir­se en ese pro­ce­so de in­tros­pec­ción re­fle­xi­va co­mu­ni­ta­ria, si es que es­to úl­ti­mo fue­se po­si­ble.

Ima­gi­nen que exis­te en el mundo al­gu­na ciudad don­de la pre­ci­pi­ta­ción anual no su­pera los 250 mm anua­les, lo que la ubi­ca en un cli­ma ári­do, y sin em­bar­go su­fre inun­da­cio­nes recurrentes que ge­ne­ran me­mes irre­den­tos con imá­ge­nes “ve­ne­cia­nas”.

Tam­bién pue­den ima­gi­nar una co­mu­ni­dad don­de la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio anual es equi­pa­ra­ble a pa­raí­sos cli­má­ti­cos te­rre­na­les, ya que, si se suman las tem­pe­ra­tu­ras de los me­ses fríos de in­vierno, más los calientes de ve­rano, re­sul­ta que al fi­nal esa ciudad pue­de ser con­si­de­ra­da tem­pla­da.

Una ma­ne­ra de de­fi­nir co­mu­ni­da­des es a par­tir de lo que no tie­nen, por ejem­plo, una rica gas­tro­no­mía, pe­ro en un mundo don­de la pri­sa apre­mia, re­sul­ta que es­ta co­mu­ni­dad es la cu­na de la co­mi­da rá­pi­da más fa­mo­sa del país, y tras­cien­de las fron­te­ras en fran­qui­cias de co­mi­da rá­pi­da que hon­ran es­ta crea­ción au­tóc­to­na.

El te­qui­la tie­ne de­no­mi­na­ción de ori­gen, y con jus­ta ra­zón te­naz­men­te de­fen­di­da por los ha­bi­tan­tes y pro­duc­to­res de esa re­gión en Ja­lis­co, sin em­bar­go, es otra la co­mu­ni­dad que pue­de pre­su­mir el ori­gen de la be­bi­da mez­cla­da con te­qui­la más fa­mo­sa en el pla­ne­ta.

Las per­so­nas, al igual que las co­mu­ni­da­des en oca­sio­nes se pue­den de­fi­nir me­jor por su “otro”, ima­gi­nen que uno de los nom­bres ori­gi­na­les de la co­mu­ni­dad sea adop­ta­do por una co­mu­ni­dad ve­ci­na que ca­re­cía de iden­ti­dad, en­ton­ces lo que fuis­te ya no eres, y sin em­bar­go quien te ayu­da a de­fi­nir­te hoy por opo­si­ción, lle­va aho­ra tu an­ti­guo nom­bre. Va­mos de pa­so en es­ta tie­rra y to­do cam­bia.

Pen­se­mos aho­ra en una co­mu­ni­dad que es­té vin­cu­la­da eco­nó­mi­ca­men­te a otra y, sin em­bar­go, las de­fi­ni­cio­nes po­lí­ti­cas las obli­gan a vi­vir en cons­tan­te opo­si­ción y en­tor­pe­cien­do la in­ter­ac­ción que evi­den­te­men­te for­ta­le­ce­ría la eco­no­mía de am­bas co­mu­ni­da­des.

Otra co­mu­ni­dad pue­de es­tar des­ti­na­da por de­fi­ni­ción pre­si­den­cial a ser una de las 15 be­ne­fi­cia­das con pro­gra­mas de desa­rro­llo ur­bano in­te­gral, ser par­te de una zo­na que ten­drá con­di­cio­nes es­pe­cia­les, pe­ro al mis­mo tiem­po ubi­ca­da en un pun­to de la geo­gra­fía nacional opues­to a don­de se mues­tran las prio­ri­da­des pre­si­den­cia­les del se­xe­nio.

Mi­choa­cán es un es­ta­do pre­cio­so, con cli­ma y geo­gra­fía sin par en el te­rri­to­rio nacional, cu­na de per­so­na­jes cé­le­bres, no obs­tan­te, exis­te una co­mu­ni­dad que es uni­ver­sal­men­te co­no­ci­da por uno de sus hi­jos que la adop­tó y la pre­su­mió en sus can­cio­nes.

Para al­gu­nos, es­tos acer­ti­jos los lle­va­rán a ima­gi­nar­se mu­chas co­mu­ni­da­des o una en par­ti­cu­lar, co­mo el som­bre­ro del pri­mer di­bu­jo del prin­ci­pi­to. Po­dría ha­cer el se­gun­do di­bu­jo del prin­ci­pi­to que es­ta­ba di­ri­gi­do a los adul­tos que no en­ten­die­ron el pri­me­ro, pe­ro se me aca­bó el es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.