La ba­ta­lla por la Cor­te

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - iu­dad de Mé­xi­co.Jor­ge fer­nán­dez me­nén­dez

CEl pró­xi­mo 2 de enero se ten­drá que ele­gir un nue­vo pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción. Un mes des­pués, en fe­bre­ro, la mi­nis­tra Mar­ga­ri­ta Lu­na Ra­mos con­clui­rá su res­pon­sa­bi­li­dad y de­be­rá ser re­em­pla­za­da, co­mo ocu­rri­rá en los pró­xi­mos días con el ministro Jo­sé Ra­món Cos­sío, quien con­clu­yó su pe­río­do el pa­sa­do 30 de no­viem­bre.

La ter­na anun­cia­da por el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor para re­em­pla­zar a Cos­sío es, para de­cir lo me­nos, de­cep­cio­nan­te. Dos mu­je­res y un hom­bre, to­dos en al­gu­na me­di­da co­la­bo­ra­do­res su­yos y sal­vo en el ca­so de Juan Luis González Al­cán­ta­ra, con ni­ve­les de pre­pa­ra­ción muy ba­jos co­mo para ocu­par una po­si­ción en el má­xi­mo tri­bu­nal del país. Las dos mu­je­res, muy res­pe­ta­bles en su ám­bi­to de ac­ti­vi­dad, son mi­li­tan­tes de Mo­re­na, Lo­ret­ta Ortiz y Ce­lia Ma­ya Gar­cía. La pri­me­ra ha si­do par­te del equi­po de tran­si­ción y es re­cor­da­da por ha­ber afir­ma­do que el pa­pa Fran­cis­co se­ría par­te de los tra­ba­jos de re­con­ci­lia­ción y am­nis­tía en nues­tro país, lo que obli­gó a un des­men­ti­do ofi­cial de la San­ta Se­de. Lo­ret­ta es una mu­jer con re­co­no­ci­mien­to en ta­reas re­la­cio­na­das con la lu­cha por los de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro no cuen­ta con la for­ma­ción mí­ni­ma co­mo para ser mi­nis­tra de la SCJN.

Ce­lia Ma­ya Gar­cía fue can­di­da­ta a se­na­do­ra por Mo­re­na en los co­mi­cios de ju­lio pa­sa­do y siem­pre se ha pre­sen­ta­do co­mo par­te de ese par­ti­do. Tie­ne ca­rre­ra ju­di­cial en su es­ta­do, Que­ré­ta­ro, pe­ro tam­bién po­si­cio­nes par­ti­da­rias muy cla­ras. Ha­ce ape­nas 15 días pu­bli­có un ex­ten­so y emo­ti­vo tex­to en ho­nor del co­man­dan­te Fi­del Cas­tro, al que di­ce ex­tra­ñar y a quien des­cri­be co­mo un fir­me de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos. Se re­co­no­ce co­mo par­te ac­ti­va de la 4T.

Juan Luis González Al­cán­ta­ra es un ju­ris­ta res­pe­ta­do, que fue pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de la Ciudad de Mé­xi­co du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción ca­pi­ta­li­na de An­drés Ma­nuel. Su pun­to os­cu­ro fue su par­ti­ci­pa­ción en el li­ti­gio del ex­pre­si­den­te de la Cor­te, Da­vid Ge­na­ro Gón­go­ra Pi­men­tel, cuan­do le qui­tó la pen­sión ali­men­ta­ria y de­ci­dió en­car­ce­lar a su ex­pa­re­ja. De los tres, es el úni­co que no pue­de ser pre­sen­ta­do co­mo mi­li­tan­te de Mo­re­na y quien tie­ne una ex­pe­rien­cia real co­mo para for­mar par­te del má­xi­mo tri­bu­nal. Di­jo el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor que “no hay lí­nea” en la elec­ción del pró­xi­mo ministro o mi­nis­tra, pe­ro en los he­chos la lí­nea es­tá mar­ca­da por la pro­pia in­te­gra­ción de la ter­na. Se­rá el se­na­do el que ha­rá, por ma­yo­ría sim­ple, y ya la tie­ne Mo­re­na, la de­sig­na­ción.

La Cor­te se ha con­ver­ti­do en un con­tra­pe­so na­tu­ral a la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción. Son mu­chos los te­mas que es­tán en li­ti­gio y mu­chos los que ter­mi­na­rán ca­yen­do en el ám­bi­to del Po­der Ju­di­cial. Se­rá la Cor­te la que de­ci­di­rá, por ejem­plo, qué su­ce­de­rá con la ley de re­mu­ne­ra­cio­nes, im­pug­na­da por los pro­pios tra­ba­ja­do­res del Po­der Ju­di­cial y otras ins­ti­tu­cio­nes au­tó­no­mas, por tra­ba­ja­do­res de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y con­tra la que 55 se­na­do­res de la opo­si­ción, de to­dos los par­ti­dos, se han am­pa­ra­do an­te la pro­pia Cor­te, que ha pe­di­do a to­dos los tri­bu­na­les abs­te­ner­se de brin­dar al­gu­na re­so­lu­ción has­ta que el ca­so sea vis­to en el pleno. Es una bom­ba de tiem­po po­lí­ti­ca y la pri­me­ra de mu­chas otras de­ci­sio­nes que ter­mi­na­rán, tar­de o tem­prano, en los tri­bu­na­les.

El pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor ha mos­tra­do su desacuer­do con la Cor­te en mu­chas oca­sio­nes: en es­tos días vol­vió a re­pe­tir que es un ex­ce­so (lo se­ría si fue­ra ver­dad) que ha­ya fun­cio­na­rios que ga­nen más de 600 mil pe­sos men­sua­les (un ministro de la Cor­te ga­na apro­xi­ma­da­men­te 290 mil pe­sos men­sua­les); el día de la to­ma de po­se­sión, en el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo de San Lázaro, los mi­nis­tros es­tu­vie­ron es­pe­ran­do más de me­dia ho­ra, en­ce­rra­dos en un cuar­to, has­ta que se les per­mi­tió pa­sar al lu­gar que tra­di­cio­nal­men­te ocu­pan en es­te ti­po de even­tos y al co­men­zar su dis­cur­so el pre­si­den­te, lue­go de ren­dir pro­tes­ta, no sa­lu­dó, al ini­ciar su dis­cur­so, al pre­si­den­te de la SCJN, Luis Ma­ría Agui­lar, quien es­ta­ba sen­ta­do ca­si jun­to a él, en el pre­sí­dium.

No le con­vie­ne a na­die el en­fren­ta­mien­to en­tre el Po­der Eje­cu­ti­vo y el Ju­di­cial, so­bre to­do, cuan­do exis­te un Po­der Le­gis­la­ti­vo so­bre el cual el Eje­cu­ti­vo tie­ne un con­trol po­lí­ti­co ca­si ab­so­lu­to. Nun­ca la so­cie­dad se be­ne­fi­cia de la con­cen­tra­ción de la su­ma del po­der pú­bli­co. Tie­ne que ha­ber vías de en­ten­di­mien­to, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­mos que el Po­der Ju­di­cial que fun­cio­ne co­mo con­tra­pe­so del Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo, esa la idea so­bre la que es­tá fun­da­da la di­vi­sión de po­de­res. La de­sig­na­ción de los pró­xi­mos mi­nis­tros y, so­bre to­do, del pró­xi­mo pre­si­den­te de la Cor­te, de­be­ría pre­ser­var esos prin­ci­pios y esa bús­que­da de res­pe­to mu­tuo, en­ten­di­mien­to y au­to­no­mía.

Melgar

Es­ta semana el ex­se­na­dor chiapaneco y di­rec­tor de Pro­yec­to 40, Luis Ar­man­do Melgar, fue de­sig­na­do pre­si­den­te de Ban­ca de Go­bierno de Ban­co Az­te­ca, una nue­va di­vi­sión del Gru­po Sa­li­nas para in­cur­sio­nar fi­nan­cie­ra­men­te en la aten­ción del sec­tor pú­bli­co. Le de­seo el mis­mo éxi­to que ha te­ni­do en sus 25 años de ex­pe­rien­cia la­bo­ral, en el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do, pe­ro que tam­bién ese in­tan­gi­ble al que de­no­mi­na­mos suer­te acom­pa­ñe a mi ami­go en es­ta nue­va res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.