¿Qué ocu­rre cuan­do se par­te un hub?

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - Pas­cal Bel­trán del río

Ciudad de Mé­xi­co.- Has­ta fi­nes de los años 70, po­cos vue­los co­mer­cia­les tras­atlán­ti­cos su­pe­ra­ban los seis mil ki­ló­me­tros. Los avio­nes no te­nían en­ton­ces el al­can­ce que tie­nen hoy.

Mi madre me cuen­ta que cuan­do ella vo­ló por pri­me­ra vez en su vi­da, en­tre Pa­rís y Los Án­ge­les, a me­dia­dos de los años 50, el avión hi­zo es­ca­la en la ba­se aé­rea mi­li­tar de Thu­le, Groen­lan­dia.

Hu­bo ciu­da­des, de uno y otro la­do del océano, que ad­qui­rie­ron re­le­van­cia por su po­si­ción geo­grá­fi­ca, para que los vue­los tras­atlán­ti­cos pu­die­sen reabas­te­cer­se de com­bus­ti­ble.

Re­cuer­do que la ae­ro­lí­nea so­vié­ti­ca Ae­ro­flot vo­la­ba en­tre Mé­xi­co y Mos­cú con es­ca­la en Shan­non, Ir­lan­da, mien­tras que Ibe­ria cu­bría la ru­ta Mé­xi­co-ma­drid con es­ca­la en Mon­treal, Ca­na­dá.

Du­ran­te años, es­ta úl­ti­ma ciudad era la pa­ra­da fa­vo­ri­ta de la ma­yo­ría de las ae­ro­lí­neas que co­nec­ta­ban a Eu­ro­pa con Amé­ri­ca del Nor­te. No fue ca­sua­li­dad que ahí se es­ta­ble­cie­ran las ofi­ci­nas cen­tra­les de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal para la Aviación Ci­vil (IATA, por sus si­glas en inglés).

Apro­ve­chan­do es­ta si­tua­ción y en pleno boom eco­nó­mi­co de Mon­treal a fi­na­les de los años 60, el go­bierno del pri­mer ministro ca­na­dien­se Pie­rre Elliott Tru­deau de­ci­dió cons­truir un nue­vo ae­ro­puer­to en la ciudad.

Sin can­ce­lar el ae­ro­puer­to de Dor­val –que exis­te des­de 1941–, se inau­gu­ró la nue­va ter­mi­nal aé­rea, de­no­mi­na­ba Mi­ra­bel. Fue en oc­tu­bre de 1975. Por cier­to, jus­to a tiem­po para la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos del año si­guien­te, cu­ya se­de ha­bía si­do otor­ga­da a Mon­treal en ma­yo de 1970.

A par­tir de en­ton­ces, las co­sas co­men­za­ron a com­pli­car­se. En no­viem­bre de 1976, los elec­to­res que­be­quen­ses man­da­ron a la opo­si­ción al Par­ti­do Li­be­ral de Tru­deau y eli­gie­ron un go­bierno pro­vin­cial en­ca­be­za­do por el se­pa­ra­tis­ta Par­ti Qué­bé­cois.

Las nue­vas au­to­ri­da­des de­ci­die­ron có­mo fun­cio­na­ría el trá­fi­co aé­reo en Mon­treal. El nue­vo ae­ro­puer­to, en Mi­ra­bel, se­ría para vue­los in­ter­na­cio­na­les, mien­tras que el has­ta en­ton­ces sa­tu­ra­do Dor­val fue de­ja­do para vue­los na­cio­na­les.

La de­ter­mi­na­ción fue un desas­tre. Mon­treal de­jó de ser­vir co­mo hub aé­reo, pues no te­nía sen­ti­do para los pa­sa­je­ros ba­jar­se en un ae­ro­puer­to y te­ner que ir al otro para ha­cer co­ne­xión.

El re­sul­ta­do fue que Mi­ra­bel que­dó re­le­ga­do co­mo ter­mi­nal de car­ga. El úl­ti­mo vue­lo co­mer­cial sa­lió de ahí en 2004. ¿Y qué le pa­só a Dor­val? De ser el prin­ci­pal ae­ro­puer­to de Ca­na­dá, ya fue su­pe­ra­do por los de To­ron­to, Van­cou­ver y Cal­gary.

Para las ae­ro­lí­neas y los ex­per­tos de la in­dus­tria, la lec­ción es cla­ra: eso es lo que pa­sa cuan­do se in­ten­ta par­tir en dos un hub.

Lla­ma la aten­ción que el nue­vo Go­bierno fe­de­ral de Mé­xi­co quie­ra re­pe­tir esa his­to­ria con la anun­cia­da cons­truc­ción del ae­ro­puer­to de San­ta Lu­cía.

El jue­ves, el se­cre­ta­rio de Tu­ris­mo, Mi­guel To­rru­co, anun­ció que esa ter­mi­nal ser­vi­rá para vue­los in­ter­na­cio­na­les y el ac­tual ae­ro­puer­to Be­ni­to Juá­rez que­da­rá para los na­cio­na­les. Es de­cir, una cal­ca de lo que su­ce­dió en Mon­treal con Mi­ra­bel y Dor­val.

La de­ci­sión no só­lo crea­ría pro­ble­mas de co­nec­ti­vi­dad para pa­sa­je­ros que lle­guen a San­ta Lu­cía y quie­ran to­mar un vue­lo nacional.

Hay otro: lí­neas aé­reas me­xi­ca­nas, co­mo Ae­ro­mé­xi­co, que rea­li­zan vue­los na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y no tie­nen apa­ra­tos preasig­na­dos para unos y otros. Es de­cir, un mis­mo avión, que por la ma­ña­na ha­ce un vue­lo Mé­xi­co-gua­da­la­ja­ra, pue­de ha­cer un vue­lo Mé­xi­co-chica­go por la tar­de.

Eso, sin du­da, in­cre­men­ta­ría los cos­tos de ope­ra­ción de las ae­ro­lí­neas. Por­que una de dos: o se­pa­ran la flo­ta en­tre los ae­ro­puer­tos de San­ta Lu­cía, To­lu­ca y Ciudad de Mé­xi­co o ten­drían que vo­lar los apa­ra­tos sin pa­sa­je­ros en­tre esas ter­mi­na­les.

Tam­po­co se die­ron a co­no­cer ci­fras –oja­lá las ten­ga el nue­vo go­bierno– de cuán­tos pa­sa­je­ros que to­man vue­los in­ter­na­cio­na­les que tie­nen por ori­gen o des­tino el ae­ro­puer­to Be­ni­to Juá­rez ha­cen co­ne­xión ha­cia o des­de al­gu­na otra ciudad me­xi­ca­na.

Por otro la­do, la con­fir­ma­ción de que se va a cons­truir el ae­ro­puer­to co­mer­cial en San­ta Lu­cía se ha­ce cuan­do to­da­vía no que­da cla­ro si va a al­can­zar el di­ne­ro para pa­gar a los te­ne­do­res de bo­nos del Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co en Tex­co­co, que si­gue cons­tru­yén­do­se, pe­se a que es­tá anun­cia­da la can­ce­la­ción del pro­yec­to.

Y, por úl­ti­mo, si­gue sin es­tar cla­ro qué or­ga­nis­mo ca­li­fi­ca­do ha da­do su aval para que las ae­ro­lí­neas ex­tran­je­ras pue­dan vo­lar a San­ta Lu­cía.

¿Se ha­brá pre­gun­ta­do a Del­ta si es­tá de acuer­do con es­te plan de cam­biar el hub ca­pi­ta­lino por un “pro­yec­to ae­ro­por­tua­rio me­tro­po­li­tano”? ¿La fu­sión de Del­ta y Ae­ro­mé­xi­co, que se hi­zo con ba­se en la cons­truc­ción del NAIM, re­sis­ti­rá la nue­va realidad?

Son du­das que de­ben des­pe­jar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.