Son mo­te­les es­ce­na­rios de crí­me­nes

Se­ña­lan due­ños de ne­go­cios que tam­bién son usa­dos por per­so­nas pa­ra cometer de­li­tos

El Diario de Juárez - - PANORAMA - Staff / El Dia­rio

Mo­te­les de Ciu­dad Juá­rez son es­ce­na­rios de ho­mi­ci­dios, ata­ques a ba­la­zos, ro­bos, ope­ra­ti­vos po­li­cia­cos, ade­más usa­dos co­mo re­fu­gio de pre­sun­tos de­lin­cuen­tes o pa­ra cometer di­fe­ren­tes de­li­tos, di­je­ron ayer pro­pie­ta­rios de es­te ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos.

Esos even­tos los obli­ga­ron a tomar me­di­das ta­les co­mo omi­tir ren­tar cua­tros a per­so­nas so­las o, in­clu­so, si de­tec­tan a per­so­nas con ac­ti­tud sos­pe­cho­sa las de­nun­cian de in­me­dia­to al 911.

Los due­ños de ins­ta­la­cio­nes de hos­pe­da­je, que pre­fi­rie­ron que no se pu­bli­quen sus nom­bres por cues­tio­nes de se­gu­ri­dad, in­di­ca­ron que con­for­me avan­za el tiem­po tie­nen que ajus­tar sus es­tra­te­gias pa­ra pre­ve­nir al má­xi­mo si­tua­cio­nes de ries­go, pe­ro es al­go que no se pue­de ha­cer to­do el tiem­po.

El in­ci­den­te más re­cien­te ocu­rrió la ma­dru­ga­da de ayer, cuan­do un hombre fue he­ri­do con un balazo en la ca­be­za den­tro de la ha­bi­ta­ción del mo­tel ubi­ca­do en el cru­ce de Ós­car Flo­res Sán­chez y Cu­sá­ra­re.

El po­si­ble agre­sor fue detenido cuan­do iba a bor­do de un vehícu­lo Tau­rus co­lor ne­gro en las ca­lles D. Ruiz y Es­ca­lón jun­to.

Da­tos pre­li­mi­na­res es­ta­ble­cen que es­ta­ban reuni­dos en el lu­gar cuan­do sur­gió una pe­lea en­tre ellos mis­mos.

El acu­sa­do dis­pa­ró en tres o cua­tro oca­sio­nes, hi­rien­do a Iván Fe­li­pe G. alias “El Güe­ro”, otras dos mu­je­res que es­ta­ban con el lesionado en el hos­pi­tal don­de es aten­di­do tam­bién fue­ron re­que­ri­das pa­ra que die­ran su ver­sión de los he­chos.

“En mi ne­go­cio y otros no per­mi­ti­mos que una per­so­na so­la ren­te la ha­bi­ta­ción por­que tenemos la se­gu­ri­dad de que an­da ‘mo­vi­da’ (que co­me­te de­li­tos), nor­mal­men­te son hombres y ha­cen muchos mo­vi­mien­tos, a ve­ces es gen­te que an­da en ma­los pa­sos”, di­jo uno de los en­tre­vis­ta­dos.

Otro he­cho que tie­nen prohi­bi­do es que el per­so­nal de los ne­go­cios fa­ci­li­te apa­ra­tos te­le­fó­ni­cos o nú­me­ros pa­ra so­li­ci­tar ser­vi­cios se­xua­les, ya que en oca­sio­nes ge­ne­ran ma­las ex­pe­rien­cias.

Se han da­do ca­sos de que el clien­te no pa­ga lo con­ve­ni­do y se pe­lean, oca­sio­nan­do daños a las ins­ta­la­cio­nes.

Ha­ce tiem­po, se­ña­ló otro due­ño de mo­tel, a su ne­go­cio lle­gó una per­so­na que si­li­ci­to un ser­vi­cio de com­pa­ñía, pe­ro hu­bo pro­ble­ma y el hués­ped sa­có una pis­to­la, el cho­fer de la mujer que lle­gó a acom­pa­ñar­lo lo en­fren­tó y en el for­ce­jeo hu­bo va­rios dis­pa­ros, uno le pro­vo­có una he­ri­da en se­dal al clien­te.

Cuan­do lle­gó la po­li­cía, re­sul­tó que el hombre por­ta­ba va­rias ar­mas de fue­go.

A ve­ces arri­ban a los ne­go­cios per­so­nas pre­po­ten­tes, que se di­cen ma­fio­sos y son al­ta­ne­ros, por lo que tie­nen que li­diar con esas ac­ti­tu­des.

“Se sa­be que mu­cha gen­te va y ren­ta, to­ma­mos el número de la pla­ca, si no traen to­ma­mos los da­tos de al­gu­na iden­ti­fi­ca­ción, pe­ro no la usan (la ha­bi­ta­ción), du­ran 20 mi­nu­tos pa­ra ‘arre­glar’ dro­gas du­ras, he­mos en­con­tra­do re­si­duos de co­caí­na que al pa­re­cer em­pa­que­tan o pre­pa­ran”, di­jo otro de los en­tre­vis­ta­dos.

Nor­mal­men­te, agre­gó, cuan­do de­tec­ta­mos que en­tra gen­te con ac­ti­tud ex­tra­ña, que pa­re­ce de ries­go, que no son co­mo clien­tes re­gu­la­res o con ma­ne­ras sos­pe­cho­sas, los re­por­tan al 911.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.