Lo que el desabasto se lle­vó…

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - Alma A. Ro­drí­guez Aca­dé­mi­ca alma.ro­dri­[email protected]

La po­ca dis­po­ni­bi­li­dad de ga­so­li­na en al­gu­nas par­tes de nues­tro país ha te­ni­do re­per­cu­sio­nes im­por­tan­tes en la opi­nión pú­bli­ca en asun­tos co­mo el com­ba­te a la co­rrup­ción y su es­tra­te­gia, la ca­pa­ci­dad de ges­tión de Pemex, las im­por­ta­cio­nes, los im­pac­tos eco­nó­mi­cos y a la po­bla­ción, et­cé­te­ra. Sin em­bar­go, en es­tas lí­neas no se abor­da­rá nin­guno de ellos, pues hay un te­ma de gran re­le­van­cia del que se ha ha­bla­do muy po­co y, ade­más, re­sul­ta de in­te­rés pa­ra to­dos los que vi­vi­mos en ciu­da­des, sean sim­pa­ti­zan­tes del Go­bierno fe­de­ral o no.

Po­cos días des­pués del ini­cio del desabasto de com­bus­ti­ble en el Es­ta­do de México, el Ba­jío y en la Ciu­dad de México, comenzaron a dar­se a co­no­cer da­tos de la dis­mi­nu­ción de los ín­di­ces de con­ta­mi­na­ción am­bien­tal en ciu­da­des co­mo To­lu­ca, León, Ira­pua­to, Ce­la­ya y Ciu­dad de México, coin­ci­dien­do jus­ta­men­te con aque­llas en don­de exis­tía desabasto del com­bus­ti­ble y, por en­de, se ha­bía da­do una dis­mi­nu­ción in­vo­lun­ta­ria en los via­jes en au­to­mó­vil.

El ca­so de To­lu­ca fue de los más evi­den­tes, se­gún da­tos de la Red Au­to­má­ti­ca de Monitoreo At­mos­fé­ri­co, du­ran­te to­do el mes de di­ciem­bre y de la mis­ma ma­ne­ra du­ran­te ca­si to­do el 2018, la ca­li­dad del ai­re en esa ciu­dad fue ma­la o muy ma­la, con­di­cio­nes que re­pre­sen­tan en­tre 101200 pun­tos. En los días pos­te­rio­res al ini­cio del desabasto, el pun­ta­je dis­mi­nu­yó en al­gu­nas par­tes de la ciu­dad has­ta por de­ba­jo de los 50, dan­do co­mo re­sul­ta­do una ca­li­dad bue­na, y en otras par­tes en­tre los 50 y los 100, es de­cir, una ca­li­dad re­gu­lar por pri­me­ra vez en ca­si un año. To­da­vía hoy, los ín­di­ces mar­can en­tre bue­na y re­gu­lar la ca­li­dad del ai­re en la ma­yo­ría de las zo­nas de la ciu­dad.

En el ca­so del Ba­jío se­gún in­for­ma­ción del Sis­te­ma Es­ta­tal de In­for­ma­ción de Ca­li­dad del Ai­re, en com­pa­ra­ción con los ín­di­ces en el mes de di­ciem­bre en que cier­tas ciu­da­des re­gis­tra­ron una ca­li­dad del ai­re “ma­la”, cin­co días des­pués del ini­cio del desabasto y has­ta el mo­men­to, es­tas mis­mas ciu­da­des registran ca­li­da­des en­tre bue­na y sa­tis­fac­to­ria. En la Ciu­dad de México, se­gún el Sis­te­ma de Monitoreo At­mos­fé­ri­co, los pri­me­ros días de enero, se ob­ser­va­ron re­gis­tros de una ca­li­dad en­tre ma­la- muy ma­la, sin em­bar­go, en los días a par­tir del co­mien­zo del desabasto en la ciu­dad, el pun­ta­je fue a la ba­ja, lle­gan­do a mar­car una ca­li­dad re­gu­lar, ca­si bue­na.

En Ciu­dad Juá­rez, aun­que el desabasto no se ha he­cho pre­sen­te, sí podemos ob­ser­var lo que su­ce­de en tér­mi­nos de su ca­li­dad del ai­re. Se­gún el Diag­nós­ti­co de ca­li­dad del ai­re y el de­re­cho de ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes al ai­re lim­pio, Ciu­dad Juá­rez es de las más con­ta­mi­na­das del país por par­tí­cu­las sus­pen­di­das gran­des (PM10), las cua­les es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­das con en­fer­me­da­des in­fan­ti­les co­mo as­ma, in­fec­ción res­pi­ra­to­ria agu­da y en­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va crónica, ade­más de es­tar re­la­cio­na­da con el ba­jo pe­so al na­cer. Sin em­bar­go, sa­be­mos que los ni­ños no son los úni­cos afec­ta­dos. La OMS mar­ca un lí­mi­te re­co­men­da­ble de con­cen­tra­ción anual pa­ra es­te ti­po de con­ta­mi­nan­te de 20 —g/m3, y en es­ta ciu­dad tenemos un pro­me­dio de con­cen­tra­ción anual de 127 —g/m3. Lo an­te­rior, pa­ra na­da sig­ni­fi­ca una pos­tu­ra a fa­vor del desabasto, sin em­bar­go, va­le la pe­na uti­li­zar es­ta co­yun­tu­ra –la cual ha per­mi­ti­do ob­ser­var nues­tras ciu­da­des a tra­vés de unas ga­fas dis­tin­tas–, pa­ra ana­li­zar dis­tin­tos fe­nó­me­nos ur­ba­nos en unas con­di­cio­nes im­po­si­bles de crear ar­ti­fi­cial­men­te.

Po­ner es­to en evi­den­cia, nos obli­ga a va­rias co­sas: a di­men­sio­nar nues­tra de­pen­den­cia a los com­bus­ti­bles fó­si­les, con to­das las des­ven­ta­jas am­bien­ta­les y a la salud que im­pli­can; lo ries­go­so de se­guir pla­ni­fi­can­do las ciu­da­des en torno al trans­por­te mo­to­ri­za­do pri­va­do, pues en México, po­co más del 75 por cien­to de la in­ver­sión fe­de­ral en mo­vi­li­dad se des­ti­na a in­fra­es­truc­tu­ra orien­ta­da al au­to­mó­vil, cuan­do tres de ca­da cua­tro via­jes ur­ba­nos en el país se rea­li­zan en trans­por­te pú­bli­co o me­dios no mo­to­ri­za­dos; y por úl­ti­mo, a ana­li­zar to­do lo que su­ce­de cuan­do se ge­ne­ran con­di­cio­nes pa­ra el en­cuen­tro de las per­so­nas en el es­pa­cio pú­bli­co sin una caja me­tá­li­ca y cris­ta­les de por me­dio (dis­mi­nu­ción de la cri­mi­na­li­dad por pa­tru­lleo en bicicletas, fies­tas im­pro­vi­sa­das en las fi­las de ga­so­li­na e in­ter­ac­ción so­cial de for­ma dis­tin­ta a la acos­tum­bra­da), to­do es­to por su­pues­to, se­ría fa­vo­ra­ble si no fue­ra pro­pi­cia­do por con­di­cio­nes in­vo­lun­ta­rias.

Lo que el desabasto se lle­vó, en­ton­ces, fue una gran con­cen­tra­ción de con­ta­mi­nan­tes en el ai­re, los cua­les to­dos los días en­fer­man a mi­llo­nes de per­so­nas y que iró­ni­ca­men­te son pro­du­ci­dos por há­bi­tos de mo­vi­li­dad no re­fle­xio­na­dos de la mis­ma po­bla­ción, así co­mo por una de­fi­cien­te pla­nea­ción ur­ba­na de nues­tros go­bier­nos. Ojalá que el desabasto tam­bién se lle­ve el del­ga­do ve­lo que cu­bre nues­tros ojos co­mo so­cie­dad, el cual nos im­pi­de ima­gi­nar otras for­mas de vi­vir en nues­tras ciu­da­des, otras for­mas de mo­ver­nos, otras for­mas de in­ter­ac­tuar en el es­pa­cio pú­bli­co, y otras for­mas de vi­sua­li­zar y de re­di­rec­cio­nar nues­tro fu­tu­ro co­mo ci­vi­li­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.