LA CO­LUM­NA

Des­apa­re­ció del ma­pa en me­dio de la cri­sis

El Diario de Juárez - - PORTADA -

46 años es­quil­man­do al PRI; aho­ra avien­ta ca­caya­cas

Apues­tan to­do a la Cor­te por unos cen­ta­vi­tos

La de los via­jes a París es­tu­vo en Pa­la­cio

Ofi­cial­men­te na­die sa­be lo ocu­rri­do con el de­le­ga­do es­ta­tal del INM”

• Des­apa­re­ció del ma­pa en me­dio de la cri­sis

• 46 años es­quil­man­do al PRI; aho­ra avien­ta ca­caya­cas

• Apues­tan to­do a la Cor­te por unos cen­ta­vi­tos

• La de los via­jes a París es­tu­vo en Pa­la­cio

Ofi­cial­men­te na­die sa­be lo ocu­rri­do con el de­le­ga­do es­ta­tal del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción (INM), Héc­tor An­to­nio Pa­di­lla, con to­do y cri­sis mi­gra­to­ria prác­ti­ca­men­te des­bor­da­da.

El tam­bién ca­te­drá­ti­co uni­ver­si­ta­rio fue pre­sen­ta­do el pa­sa­do 30 de ma­yo co­mo de­le­ga­do del INM. Ob­tu­vo el car­go res­pal­da­do por su pa­rien­te po­lí­ti­co el su­per­de­le­ga­do del Go­bierno fe­de­ral en Chihuahua, Juan Car­los Loe­ra y tam­bién por su ami­go To­na­tiuh Gui­llén, aho­ra ex­co­mi­sio­na­do del INM en el país.

Era de es­pe­rar­se con ese te­lón de fon­do que a la re­nun­cia de To­na­tiuh la si­guie­ra la de su ami­go el maes­tro Pa­di­lla pe­ro ofi­cial­men­te no ha ocu­rri­do, lo cual ha pro­vo­ca­do un ma­yor des­or­den con los mi­les de mi­gran­tes es­ta­cio­na­dos en la en­ti­dad.

De esa au­sen­cia de con­trol se han de­ri­va­do pro­ble­mas gra­ví­si­mos de se­gu­ri­dad pa­ra las ciu­da­des del es­ta­do, en par­ti­cu­lar pa­ra Juá­rez. El se­cues­tro y violación de una mu­jer hon­du­re­ña, –don­de in­ter­vi­nie­ron po­li­cías fe­de­ra­les–, es uno de los mu­chos ejem­plos.

El lu­nes pa­sa­do fue “arran­ca­do” el ini­cio del pro­gra­ma pai­sano que va del 17 de ju­nio al 29 de agos­to. Es un even­to con gran­des im­pli­ca­cio­nes en ma­nos so­bre to­do del INM. Pa­di­lla ni au­to­ri­dad al­gu­na de ni­vel im­por­tan­te asis­tió. Se au­to­pre­sen­tó un Jor­ge An­drés Que­ve­do co­mo coor­di­na­dor del ope­ra­ti­vo que recibe a cien­tos de mi­les de pai­sa­nos y mo­ni­to­rea pa­ra su se­gu­ri­dad los res­pec­ti­vos tra­yec­tos ha­cia el in­te­rior del país. Tam­bién supervisa su re­gre­so.

Re­sul­ta cla­ro que el “ban­de­ra­zo” fue un me­ro for­mu­lis­mo sin efec­tos en la prác­ti­ca. Des­de los cru­ces fron­te­ri­zos ha­cia el in­te­rior del es­ta­do ya no hay un so­lo agen­te de mi­gra­ción. Si no hay ca­be­za en el país, me­nos la ha­brá ha­cia los es­ta­dos.

Per­ma­ne­ce en el lim­bo esa ins­tan­cia de Go­bierno que de­bie­ra ser fun­da­men­tal pa­ra las gra­ves cir­cuns­tan­cias que su­fre Mé­xi­co en la ma­te­ria.

*** No era más que leer y es­cu­char aten­ta­men­te la reali­dad. El lu­nes ad­ver­ti­mos en es­te es­pa­cio que di­fí­cil­men­te ve­ría­mos re­gis­tra­do el pró­xi­mo sá­ba­do al doc­tor Jo­sé Na­rro Ro­bles co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia na­cio­nal del PRI.

Su dis­cur­so trans­pi­ra­ba áni­mo de­rro­tis­ta an­ti­ci­pa­do an­tes si­quie­ra de ini­ciar la com­pe­ten­cia for­mal fren­te al que con­si­de­ra­mos tam­bién el lu­nes vir­tual nue­vo di­ri­gen­te na­cio­nal tri­co­lor, Ale­jan­dro “Ali­to” Mo­reno.

Pe­ro el doc­tor hi­zo la re­ti­ra­da de una for­ma na­da hon­ro­sa pa­ra al­guien que di­ce ha­ber mi­li­ta­do por 46 años en las fi­las de su par­ti­do, el PRI. Re­nun­ció “a for­mar par­te de la si­mu­la­ción en el pro­ce­so de elec­ción...”. Y su­mó a esa di­mi­sión su re­ti­ra­da al tri­co­lor.

In­creí­ble de­ci­sión de al­guien que fue ser­vi­do con la cu­cha­ra gran­de du­ran­te to­dos esos años en múl­ti­ples es­pa­cios de la nó­mi­na pú­bli­ca fe­de­ral, la nó­mi­na más gor­da de to­das las nó­mi­nas: rec­tor de la UNAM, se­cre­ta­rio de Es­ta­do, sub­se­cre­ta­rio, de to­do. Tan­to tiem­po co­mo pa­ra ama­sar una for­tu­na pe­ro no dar­se cuen­ta que en su par­ti­do ha­bía si­mu­la­ción. Qué pe­no­so.

En ese con­tex­to de su­ce­sión na­cio­nal priis­ta, des­de ha­ce días apa­re­ció co­mo pie­za “ope­ra­do­ra” de “Ali­to” en Chihuahua el ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Go­bierno en la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, Mario Tre­vi­zo.

Nos ase­gu­ran que no­más se acer­có, re­gre­sa­ron en au­to­má­ti­co cuan­do en la Ciu­dad de Mé­xi­co se en­te­ra­ron que se tra­ta del tes­ti­go pro­te­gi­do del co­rra­la­to que pu­so to­da la su­pues­ta in­for­ma­ción pa­ra que fue­ran en­ce­rra­dos el exal­cal­de Ja­vier Garfio, el ex­se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Ricardo yá­ñezy el ex dipu­tado del mo­vi­mien­to ciu­da­dano Fer­nan­do Ma­riano Re­yes.

*** Tie­ne Cé­sar Duar­te aún bas­tan­te fa­na­ti­ca­da, y pa­re­ce que se le su­man más ca­da día no por­que ha­yan de­ja­do atrás los cues­tio­na­mien­tos múl­ti­ples por su con­duc­ta y desem­pe­ño al fren­te de la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal 20102016, sino por­que el su­ce­sor ha sa­li­do peor que una ca­la­mi­dad en to­dos los sen­ti­dos.

Al­guno de esa fa­na­ti­ca­da nos hi­zo lle­gar aque­lla fo­to de Duar­te par­ti­ci­pan­do en un des­fi­le tre­pa­do so­bre un ca­ba­llo fri­són tam­bién aza­ba­che, igual al que mon­tó el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

Com­par­ti­mos la fo­to en la ver­sión di­gi­tal de La Co­lum­na por­que esa fa­na­ti­ca­da duar­tis­ta exi­gió des­de el ano­ni­ma­to re­cor­dar que no so­la­men­te el al­cal­de de Ro­sa­les tie­ne un pu­ra­san­gre de ese ti­po en Chihuahua (el usa­do por AMLO), sino tam­bién el ex­go­ber­na­dor, al que Ja­vier Co­rral le si­gue la pis­ta por ca­da ca­fe­te­ría y res­tau­ran­te que vi­si­ta en los Es­ta­dos Uni­dos. De su fri­són no co­no­ce­mos el pa­ra­de­ro.

*** Si no su­ce­de otra co­sa, en­tre el vier­nes y el lu­nes la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Na­ción de­be­rá re­sol­ver­la ac­ción de in cons­ti­tu­cio­na­li­dad pro­mo­vi­da por Mo­re­na y el PRI con­tra la re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da pú­bli­ca.

Exis­te gran de­ses­pe­ra­ción en la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da por lo­grar que se des­tra­be el re fi­nan­cia­mien­to. ar­tu­ro Fuen­tes Vé­lez tie­ne en la re­es­truc­tu­ra la úni­ca opor­tu­ni­dad, al me­nos eso se cree, de desaho­gar las fi­nan­zas pú­bli­cas, lue­go de va­rios pro­yec­tos fa­lli­dos pa­ra una re­in­ge­nie­ría del gas­to.

To­das las es­pe­ran­zas del nue­vo ama­ne­cer es­tán pues­tas en la SCJN, co­mo si con la re­so­lu­ción de la con­tro­ver­sia se fue­ran a ter­mi­nar los pro­ble­mas de li­qui­dez del Go­bierno del Es­ta­do.

Hay dos co­sas que apun­tar: exis­te la po­si­bi­li­dad de que la Cor­te con­ce­da la ra­zón a los in­con­for­mes, lo que da­ría al tras­te con cual­quier pro­nós­ti­co es­ta­tal; y en ca­so de que fa­lle con­tra ellos, o és­tos se desis­tan, da­ría vi­gen­cia in­me­dia­ta a los con­tra­tos re­es­truc­tu­ra­dos, que no son la gran co­sa. En el pri­mer su­pues­to, PRI y Mo­re­na se pue­den al­zar con una vic­to­ria por­que no cues­tio­nan el re­fi­nan­cia­mien­to en sí, sino la for­ma tram­po­sa que se plan­teó en la Ley de Ingresos y Pre­su­pues­to de Egre­sos de es­te año.

En el se­gun­do, la re­es­truc­tu­ra de los 28 mil mi­llo­nes de pe­sos de pa­si­vos pa­sa­ría a co­brar vi­gen­cia. Pe­ro en ese su­pues­to, se­gún los co­no­ce­do­res de la mis­ma Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da, los be­ne­fi­cios se­rán na­da más pa­ra los ban­cos, de po­co le ser­vi­rán a las fi­nan­zas es­ta­ta­les apla­zar los pa­gos a ca­pi­tal y se­guir abo­nán­do­le a pu­ros in­tere­ses.

En­tre ma­yor sea el pla­zo, me­jor el ne­go­cio pa­ra los ban­cos. A eso apun­ta fi­nal­men­te la re­es­truc­tu­ra, a que que­den unos cen­ta­vi­tos ex­tra, lue­go de pa­gar in­tere­ses ca­da mes. Pe­ro los mil, dos mil y tres mi­llo­nes de los que se ha­bla de aho­rros pa­ra in­ver­sión, ni al ca­so. Se­rán cen­ta­vi­tos pa­ra ta­par ho­yan­cos mi­llo­na­rios. Des­de que ini­cia­ron los pro­yec­tos de re­es­truc­tu­ra ori­gi­na­les han ido las ta­sas de in­te­rés in­ter­ban­ca­rio del tres por cien­to al ocho y me­dio por cien­to, así que eche­mos nú­me­ros y ob­ten­dre­mos co­mo re­sul­ta­do si mu­cho una bi­co­ca.

Por eso apos­tar to­do a la de­ci­sión de la SCJN es una ma­la idea, mien­tras no se bus­quen al­ter­na­ti­vas fi­nan­cie­ras pa­ra en­fren­tar las re­cu­rren­tes cri­sis de li­qui­dez que prác­ti­ca­men­te se pre­sen­tan ca­da quin­ce­na.

*** Igual que siem­pre, ayer la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra del Go­bierno del Es­ta­do, Con­cep­ción “Con­cha” Lan­da, pi­dió sus aguas Pe­rrier pe­ro en va­so “pa­ra que no se enoje el señor go­ber­na­dor” por ver las ele­gan­tes bo­te­lli­tas ver­des y la mar­ca. E igual que siem­pre en­tró ella al des­pa­cho prin­ci­pal de Pa­la­cio sin ha­cer en el mun­do a la gen­te que ha­ce an­te­sa­la ni mu­cho me­nos a las bue­nas se­cre­ta­rias.

La po­lé­mi­ca fun­cio­na­ria es­ta­tal tu­vo ayer lar­ga en­ce­rro­na con el go­ber­na­dor Co­rral. Su­po­ne­mos que, en­tre otros te­mas, abor­da­ron el de su úl­ti­mo via­je a Eu­ro­pa con re­cur­sos de los chihuahuen­ses pa­ra vi­si­tar a sus hi­jas... y de pa­sa­da asis­tir co­mo fa­cha­da a una feria de li­bro.

No cree­mos que ha­ya ido el te­ma más allá de una ex­pli­ca­ción con­ve­nen­cie­ra por par­te de la ha­bi­li­do­sa da­ma pa­ra ma­ne­jar los es­ta­dos emo­cio­na­les de su je­fe. No­más los da­tos ele­men­ta­les, qui­zá una su­til dis­cul­pa por des­cui­dar el ma­ne­jo in­for­ma­ti­vo de su via­je...y a otra co­sa ma­ri­po­sa.

Así es aho­ra Pa­la­cio. Igual que ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.