Revocación y fue­ro, pro­pues­tas en­ve­ne­na­das

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - luis Ja­vier va­le­ro Flo­res Ana­lis­ta aser­to­[email protected]

Re­ves­ti­das ini­cial­men­te de pro­pues­tas de avan­za­da de­mo­crá­ti­ca que, sin du­da, la revocación de man­da­to lo es, y la se­gun­da, la eli­mi­na­ción del fue­ro cons­ti­tu­cio­nal de­be­ría abor­dar­se con al­go más que pin­zas, se­gu­ra­men­te con mu­chas aco­ta­cio­nes, vi­ven una nue­va eta­pa en la que la con­fu­sión es la pre­va­le­cien­te.

Du­ran­te las más re­cien­tes dé­ca­das –par­ti­cu­lar­men­te en la par­te fi­nal del si­glo an­te­rior y el ini­cio del pre­sen­te– la so­cie­dad me­xi­ca­na fue cons­tru­yen­do pal­mo a pal­mo la de­rro­ta elec­to­ral del ré­gi­men.

Que­dó pen­dien­te su de­cons­truc­ción, ta­rea en la que el pa­nis­mo fue re­pro­ba­do; tu­vo en sus ma­nos la con­duc­ción del país du­ran­te dos se­xe­nios y no tu­vo la ca­pa­ci­dad ni el áni­mo pa­ra de­cons­truir al vie­jo y car­co­mi­do ré­gi­men del pria­to.

Pe­ro en la lar­ga lu­cha de­mo­crá­ti­ca de los me­xi­ca­nos fue­ron cons­tru­yén­do­se un con­jun­to de ins­ti­tu­cio­nes y con­cep­cio­nes que de a po­co fue­ron car­co­mien­do las in­du­da­bles ba­ses so­cia­les del ré­gi­men.

No son po­cos ni tan me­no­res los cam­bios lo­gra­dos en esa lar­ga, san­grien­ta y cos­to­sa jor­na­da, aun­que hoy, a to­ro pa­sa­do, y más por­que fue­ron ne­gros epi­so­dios, pa­re­cie­ra per­te­ne­cer a un muy vie­jo pa­sa­do e, in­clu­so, co­mo si ese ré­gi­men no hu­bie­se exis­ti­do.

En ese pro­ce­so fue arrai­gán­do­se en los sec­to­res más de­mo­crá­ti­cos la idea de in­sis­tir en la crea­ción de di­ver­sas me­ca­nis­mos de la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, en­tre ellos el de im­po­ner la revocación de man­da­to de los gobernante­s, co­mo un re­cur­so de la so­cie­dad pa­ra im­po­ner­le lí­mi­tes al ejer­ci­cio del go­bierno.

Lue­go, so­bre to­do des­de la opo­si­ción de de­re­cha y los círcu­los em­pre­sa­ria­les, fue cre­cien­do la idea de des­apa­re­cer el fue­ro, es­pe­cial­men­te el de los le­gis­la­do­res, en lo que fue una cla­ra ma­nio­bra po­pu­lis­ta de la de­re­cha me­xi­ca­na pa­ra in­ci­dir en ese te­ma y en el de la des­apa­ri­ción de los le­gis­la­do­res plu­ri­no­mi­na­les, co­mo si quie­nes fue­ran co­rrup­tos se cir­cuns­cri­bie­ran a los ele­gi­dos por esa vía.

Más aun, na­die ha pre­sen­ta­do un es­tu­dio que mues­tre que los le­gis­la­do­res

han abu­sa­do en for­ma es­can­da­lo­sa (cuan­ti­ta­ti­va men­te ha­blan­do) del fue­ro; ha ha­bi­do, cla­ro es­tá, ca­sos ex­tra­or­di­na­ria men­te de­lez­na­bles, pe­ro la esen­cia del fue­ro de­bie­ra per­ma­ne­cer in­to­ca­da y re­gu­lar­la de otra ma­ne­ra; des­apa­re­cer­lo, y sin dar­le au­to­no­mía a las fis­ca­lías, es de­jar, y no so­la­men­te a los le­gis­la­do­res, en la in­de­fen­sión an­te los abu­sos de los ti­tu­la­res del Po­der Eje­cu­ti­vo, ya sea fe­de­ral o de los es­ta­dos, en el ca­so, co­mo fre­cuen­te­men­te ocu­rre, que los le­gis­la­do­res ex­pre­sa­ran opi­nio­nes con­tra­rias a los gobernante­s, o em­pren­die­ran lu­chas so­cia­les en el mis­mo tono.

Bas­ta­ría con la pre­sen­ta­ción de una de­nun­cia en con­tra de al­guno de ellos –con el evi­den­te in­te­rés del go­ber­nan­te– pa­ra que las fis­ca­lías ac­tua­ran de in­me­dia­to. Otros son los ca­sos en los que el fue­ro no po­drá usar­se, co­mo, por ejem­plo, en una in­frac­ción de trán­si­to, etc.

Pe­ro el te­ma po­lé­mi­co, de fon­do, es el de la revocación de man­da­to que pre­ten­de el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor.

Ya pro­pu­so el día de las elec­cio­nes en 2021. Le di­je­ron que no. Pro­pu­so el 21 de mar­zo, en una cla­ra in­ten­ción de li­gar su nom­bre al de uno de sus re­fe­ren­tes, Benito Juá­rez. La le­gis­la­ción es muy cla­ra al res­pec­to: no pue­de ha­ber pro­ce­sos que in­ter­fie­ran con el pro­ce­so elec­to­ral en mar­cha y en mar­zo del 2021 es­ta­ría­mos en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral.

La opo­si­ción le plan­tea que en di­ciem­bre del 2021, pa­sa­da la con­tien­da elec­to­ral en la que, ade­más de las dipu­tacio­nes fe­de­ra­les se rea­li­za­rán elec­cio­nes de go­ber­na­dor en 15 en­ti­da­des. Pa­re­cie­ra más que evi­den­te la pre­ten­sión elec­to­ral de con­tri­buir con su pro­pia fi­gu­ra y nom­bre a los triun­fos de Mo­re­na y man­te­ner su ma­yo­ría en las cá­ma­ras de Se­na­do­res y Dipu­tados, ade­más de em­pu­jar a la ob­ten­ción de más gu­ber­na­tu­ras.

Al de­ve­lar­se se­me­jan­tes pre­ten­sio­nes, el pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor pier­de cre­di­bi­li­dad, tan­to en su ima­gen pú­bli­ca, co­mo en su pro­pues­ta, que con to­da se­gu­ri­dad de­bie­ra for­mar par­te del en­tra­ma­do de­mo­crá­ti­co de los me­xi­ca­nos y cu­ya le­gis­la­ción de­bie­ra ha­cer­se, co­mo lo se­ña­la la ley, y tal y co­mo se ha rea­li­za­do con las mo­di­fi­ca­cio­nes a los pe­río­dos gu­ber­na­men­ta­les, pa­ra apli­car­se a par­tir de los pe­río­dos gu­ber­na­men­ta­les pos­te­rio­res al de los pre­sen­tes.

Si tal pos­tu­ra pu­die­ra apro­bar­se, la exi­gen­cia de­bie­ra abar­car al to­tal de las fi­gu­ras ciu­da­da­nas de la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va; avan­zar en ese sen­ti­do sí for­ma­ría par­te del le­ga­do de­mo­crá­ti­co que la 4T de­ja­ra a los me­xi­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.