La re­for­ma po­lí­ti­ca y elec­to­ral del Es­ta­do

El Diario de Juárez - - OPINIÓN -

Apar­tir de las dis­tin­tas ini­cia­ti­vas (mu­chas par­cia­les) pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción en ma­te­ria po­lí­ti­co-elec­to­ral, se han ge­ne­ra­do in­ten­sos de­ba­tes so­bre la per­ti­nen­cia de efec­tuar la re­for­ma y so­bre, ad­mi­tien­do aque­lla, el mo­do en que la mis­ma de­be de ges­tar­se.

Te­ma con­tro­ver­ti­do es el de los ór­ga­nos pú­bli­cos lo­ca­les (OPL) co­mo su­pues­tos en­tes in­dis­pen­sa­bles pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia, por lo que des­apa­re­cer­los im­pli­ca­ría un re­tro­ce­so que cul­mi­na­ría en ór­ga­nos “pro­go­bierno” o pro­cli­ves a las de­ci­sio­nes del Go­bierno. Es­te ar­gu­men­to mues­tra di­ver­sos pro­ble­mas por­que par­te de una vi­sión ideal en el fun­cio­na­mien­to de los OPL. No to­ma en cuen­ta su de­sen­vol­vi­mien­to real, par­ti­cu­lar­men­te que en la ac­tua­li­dad desa­rro­llan muy po­cas fa­cul­tad es elec­to­ra­les. Pe­ro, so­bre to­do, el ar­gu­men­to no atien­de aun as­pec­to su­ma­men­te re­le­van­te­que se re­la­cio­na con el ca­rác­ter evi­den­te­men­te po­lí­ti­co y par­cial de las de­ci­sio­nes de los con­se­jos de esos or­ga­nis­mos.

Es cier­to que la re­for­ma del 2014 in­ten­tó eli­mi­nar la in­fluen­cia que los go­bier­nos lo­ca­les te­nían so­bre los ins­ti­tu­tos elec­to­ra­les, em­pe­ro ese ob­je­ti­vo no se lo­gró. La ma­ne­ra de de­sig­nar a los con­se­je­ros de ta­les ins­ti­tu­tos se mo­di­fi­có pe­ro la in­ter­ven­ción de los go­bier­nos si­guió sien­do la mis­ma (so­bre to­do por­que ellos son los que de­sig­nan el pre­su­pues­to de esos or­ga­nis­mos). Ade­más, se in­tro­du­jo a un nue­vo ac­tor que, al pa­re­cer, ha to­ma­do de­ci­sio­nes con un al­to gra­do de par­cia­li­dad en be­ne­fi­cio de las dis­tin­tas fuer­zas po­lí­ti­cas. Es­te ac­tor es el Con­se­jo Ge­ne­ral del INE, al cual se le atri­bu­ye­ron las fa­cul­ta­des de nom­brar y re­mo­ver a los con­se­je­ros de los OPL.

El pun­to me­du­lar aquí es que, ade­más de que sus ac­ti­vi­da­des or­di­na­rias son po­cas y muy one­ro­sas, los con­se­je­ros de los OPL no ga­ran­ti­zan el res­pe­to a los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les que ri­gen los pro­ce­sos elec­to­ra­les, par­ti­cu­lar­men­te el de igual­dad en la con­tien­da, y los de in­de­pen­den­cia y pro­fe­sio­na­lis­mo en la ges­tión de sus car­gos. Prue­bas de ello hay mu­chas.

En sín­te­sis, las po­si­cio­nes crí­ti­cas a

las re­for­mas no dis­cu­ten so­bre las ra­zo­nes fun­da­men­ta­les que apo­yan la te­sis de la des­apa­ri­ción de los OPL. Es­tas ra­zo­nes son la in efi­cien­cia, la par­cia­li­dad y los al­tos cos­tos que in­vo­lu­cra su fun­cio­na­mien­to.

Ha­brá que con­si­de­rar que ha ha­bi­do de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas en las que, des­de el in­te­rior del Se­na­do, se mues­tra cier­ta du­da so­bre la re­for­ma res­pec­to de es­te te­ma, es de­cir, so­bre la eli­mi­na­ción de los or­ga­nis­mos pú­bli­cos lo­ca­les (elec­to­ra­les).

De cual­quier mo­do, la re­for­ma en ma­te­ria po­lí­ti­co-elec­to­ral de­be re­sol­ver, de ma­ne­ra in­te­gral, to­dos los pro­ble­mas ac­tua­les. Por ejem­plo, se de­be de­fi­nir si, co­mo con­se­cuen­cia de la po­si­ble des­apa­ri­ción de los ins­ti­tu­tos elec­to­ra­les lo­ca­les, de­ben des­apa­re­cer tam­bién los tri­bu­na­les elec­to­ra­les lo­ca­les. Es im­por­tan­te con­si­de­rar que es po­si­ble que se eli­mi­nen ta­les tri­bu­na­les, sin em­bar­go, el ar­gu­men­to del gas­to ex­ce­si­vo no po­dría ser apli­ca­ble res­pec­to de ellos, pues­to que sus pre­su­pues­tos anua­les son con­si­de­ra­ble men­te más ba­jos que el de los ins­ti­tu­tos.

Es cier­to, por otro la­do, que la eli­mi­na­ción de los tri­bu­na­les elec­to­ra­les lo­ca­les pue­de dar­se pues­to que, al fi­nal, los con­flic­tos tie­nen co­mo úl­ti­ma ins­tan­cia el Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción. Em­pe­ro, pa­ra apun­ta­lar un es­que­ma co­mo es­te de­be de rea­li­zar­se una re­for­ma sus­tan­cial en la es­truc­tu­ra y las fun­cio­nes del re­fe­ri­do tri­bu­nal fe­de­ral, de ma­ne­ra tal­que pue­dan crear se nue­vas sa­las Regionales que se con­vier­tan en la pri­me­ra ins­tan­cia res­pec­to de cual­quier con­tro­ver­sia elec­to­ral y cu­yas re­so­lu­cio­nes que­den su­je­tas, en una se­gun­da y úl­ti­ma ins­tan­cia, a la re­vi­sión de la Sa­la Su­pe­rior.

Un as­pec­to más que ha­brá que so­lu­cio­nar es el de los me­ca­nis­mos ob­je­ti­vos e im­par­cia­les pa­ra el nom­bra­mien­to de los con­se­je­ros y ma­gis­tra­dos elec­to­ra­les. Des­de lue­go, los exá­me­nes de co­no­ci­mien­tos sue­len ser me­ca­nis­mos ade­cua­dos, pe­ro si se vin­cu­lan con de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, la elec­ción co­rre el ries­go de no re­sol­ver el pro­ble­ma de im­par­cia­li­dad que sub­ya­ce en la ges­tión de mu­chos fun­cio­na­rios. Un pro­ce­di­mien­to que pue­de re­for­zar los exá­me­nes ob­je­ti­vos es la in­sa­cu­la­ción pa­ra ele­gir, de en­tre los per­fi­les más ap­tos, los que de­ban ocu­par los car­gos. Es­te pro­ce­di­mien­to no es nue­vo; se en­cuen­tra pre­vis­to por la cons­ti­tu­ción pa­ra ele­gir a los con­se­je­ros del INE cuan­do no se al­can­za un con­sen­so po­lí­ti­co. Per­ma­nez­ca­mos aler­tas que­ri­dos lec­to­res, el Le­gis­la­ti­vo fe­de­ral es­ta a pun­to de dic­tar las re­glas de las elec­cio­nes 2021.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.