Aler­tan por frau­de in­mo­bi­lia­rio

Pac­tan ren­tas por re­des so­cia­les y lue­go de­sa­pa­re­cen

El Diario de Juárez - - ECONOMÍA - Iris Gon­zá­lez / El Dia­rio

Bus­car ca­sas o de­par­ta­men­to en ren­ta en Ciu­dad Juá­rez se ha vuel­to ca­da vez más com­pli­ca­do, no so­lo por los al­tos cos­tos y la po­ca dis­po­ni­bi­li­dad de pro­pie­da­des que exis­ten, sino por una se­rie de re­qui­si­tos a cum­plir.

Es­ta si­tua­ción ha si­do apro­ve­cha­da por es­ta­fa­do­res, quie­nes a tra­vés de pu­bli­ca­cio­nes tan­to en re­des so­cia­les co­mo en por­ta­les de ren­ta, anun­cian pro­pie­da­des con va­rias fo­to­gra­fías a pre­cios ac­ce­si­bles y sin tan­tos re­qui­si­tos.

Una vez que las per­so­nas los con­tac­tan, les pi­den ade­lan­tar el pa­go del de­pó­si­to o del pri­mer mes de ren­ta, con el fin de “ase­gu­rar el trá­mi­te”.

Sin em­bar­go, cuan­do se da el ca­so, las víc­ti­mas son blo­quea­das y de­jan de con­tes­tar­les

A ve­ces an­te la pri­sa y por no des­apro­ve­char una buena opor­tu­ni­dad, las per­so­nas pue­den ser víc­ti­mas de frau­des in­mo­bi­lia­rios, por lo que ex­per­tos del por­tal Pro­pie­da­des.com ofre­cen al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes pa­ra evi­tar ser víc­ti­mas.

Mó­ni­ca Aran­da, ge­ren­te de Aten­ción a Clien­tes, di­jo que se de­be es­tar aler­ta si la ofer­ta es de­ma­sia­do buena pa­ra ser real, so­bre to­do por el pre­cio y las ca­rac­te­rís­ti­cas del in­mue­ble.

Aña­dió que los por­ta­les in­mo­bi­lia­rios cons­tan­te­men­te es­tán mo­ni­to­rean­do las pu­bli­ca­cio­nes que ha­cen los usua­rios y los anun­cios frau­du­len­tos son eli­mi­na­dos en cuan­to son de­tec­ta­dos.

El prin­ci­pal pro­ble­ma es que los de­frau­da­do­res cons­tan­te­men­te cam­bian de usua­rios o mo­di­fi­can las pro­pie­da­des, pa­ra eva­dir las res­tric­cio­nes.

Tam­bién re­cal­có que nin­gún ase­sor in­mo­bi­lia­rio o pro­pie­ta­rio de­be so­li­ci­tar un an­ti­ci­po pa­ra ver el in­mue­ble o pa­ra apar­tar­lo. Cual­quier pa­go se ha­ce úni­ca­men­te des­pués de que ya se ha fir­ma­do un con­tra­to.

“Nor­mal­men­te en es­te ti­po de frau­des no pue­des lo­ca­li­zar a las per­so­nas por te­lé­fono, ca­si siem­pre el pri­mer con­tac­to se ha­ce por co­rreo y siem­pre ex­pli­can que son ex­tran­je­ros que se en­cuen­tran vi­vien­do fue­ra de Mé­xi­co y te so­li­ci­tan un de­pó­si­to pre­vio pa­ra en­viar­te las lla­ves y pue­das acu­dir a ver­lo”, des­ta­có.

La re­co­men­da­ción es siem­pre ve­ri­fi­car to­da la in­for­ma­ción de con quién se es­tá ha­cien­do la transac­ción y ver­lo en per­so­na. En el ca­so de una in­mo­bi­lia­ria, se pue­de con­fir­mar su do­mi­ci­lio y mu­chas de ellas es­tán ins­cri­tas en al­gu­na aso­cia­ción co­mo la AMPI (Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Pro­fe­sio­na­les In­mo­bi­lia­rios) o APCI (Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­na­les en Co­mer­cia­li­za­ción In­mo­bi­lia­ria).

Si la per­so­na ya fue víc­ti­ma de frau­de, pue­de acu­dir a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do a le­van­tar una de­nun­cia pa­ra que se le dé se­gui­mien­to a tra­vés de una car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción.

Una de las su­pues­tas de­nun­cias en la red so­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.