Man­ten­drá ma­qui­la ‘ho­me office’

SE TRA­TA DE PER­SO­NAL DE ÁREAS DE SO­POR­TE, CO­MO FI­NAN­ZAS O COM­PRAS, QUE NO RE­QUIE­REN QUE EL PER­SO­NAL SE EN­CUEN­TRE EN LA PLAN­TA, ASE­GU­RAN

El Diario de Juárez - - PORTADA - San­dra Ro­drí­guez Nie­to / El Diario sro­dri­guez@re­dac­cion.diario.com.mx

“Pue­do com­par­tir que el 30 por cien­to de las per­so­nas con­ti­núan de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da, al me­nos por el res­to del año, en ho­me office” Cris­ti­na Gallegos Di­rec­to­ra de una agen­cia de re­clu­ta­mien­to en el sec­tor de ma­nu­fac­tu­ra

“Las Py­mes es­tán muy des­pro­te­gi­das des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro; mu­chas no tie­nen el po­der eco­nó­mi­co ni los controles ne­ce­sa­rios pa­ra una cul­tu­ra de tra­ba­jo a dis­tan­cia” Thor Sa­la­yan­día Pre­si­den­te de la ofi­ci­na lo­cal de Ca­na­cin­tra

Aun con el aumento de ac­ti­vi­da­des per­mi­ti­das por las autoridade­s de Sa­lud en la pan­de­mia, y con el fin de pre­ve­nir con­ta­gios, has­ta un 30 por cien­to de los trabajos en las ma­qui­la­do­ras lo­ca­les, so­bre to­do ad­mi­nis­tra­ti­vos, se rea­li­zan de ma­ne­ra re­mo­ta, es­ti­ma­ron re­pre­sen­tan­tes de la in­dus­tria y pro­vee­do­res de ser­vi­cios de re­cur­sos hu­ma­nos.

“En­tre el 30 y 35 de la gen­te per­ma­ne­ce tra­ba­jan­do en su ca­sa, de los ad­mi­nis­tra­ti­vos (…) Que­re­mos evi­tar lo más que se pue­da el flu­jo de per­so­nas”, di­jo Pe­dro Cha­vi­ra, pre­si­den­te de In­dex Juá­rez.

“Du­ran­te el con­fi­na­mien­to nos mandaron (a ca­sa) al cien por cien­to. ¿Qué su­ce­de con la au­to­ri­za­ción de que se em­pie­ce a tra­ba­jar? Pue­do com­par­tir que el 30 por cien­to de las per­so­nas con­ti­núan de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da, al me­nos por el res­to del año, en ho­me office”, coin­ci­dió Cris­ti­na Gallegos, di­rec­to­ra de una agen­cia de re­clu­ta­mien­to en el sec­tor de ma­nu­fac­tu­ra.

En entrevista, Gallegos in­for­mó que se tra­ta de per­so­nal de áreas de so­por­te, co­mo fi­nan­zas o com­pras, que no re­quie­ren que el per­so­nal se en­cuen­tre en la plan­ta.

Los en­tre­vis­ta­dos men­cio­na­ron que el tra­ba­jo a dis­tan­cia si bien se man­tie­ne en pre­ven­ción por la pan­de­mia de Co­vid 19, en ese sec­tor de la eco­no­mía de Ciu­dad Juá­rez ya se rea­li­za­ba en cier­ta me­di­da de­bi­do a que se tra­ba­ja por pro­yec­tos que avan­zan sin su­per­vi­sión.

“Ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te, ya te­nía­mos mu­chos gru­pos de los que lla­ma­mos au­to-con­tro­la­dos; es­tos gru­pos tra­ba­jan con ba­se en 'en­tre­ga­bles', no con ba­se en su­per­vi­sión. Hay un pac­to: ellos en­tre­gan en de­ter­mi­na­da fe­cha de­ter­mi­na­do tra­ba­jo y así se cum­ple”, di­jo Cha­vi­ra.

Los pro­vee­do­res con­si­de­ra­ron tam­bién que otro ele­men­to que es­tá con­tri­bu­yen­do a la adap­ta­ción del “te­le-tra­ba­jo” es la cul­tu­ra la­bo­ral de Es­ta­dos Uni­dos, don­de la prác­ti­ca tie­ne más de una dé­ca­da im­ple­men­tán­do­se y que aquí em­pe­zó a pro­bar­se con el aumento de los ase­si­na­tos atri­bui­dos al cri­men or­ga­ni­za­do en­tre 2008 y 2012.

“Realmente es­to em­pe­zó a cam­biar muy fuer­te des­de que em­pe­zó la vio­len­cia, cuan­do va­rios de ellos (em­plea­dos de Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Ale­ma­nia) em­pe­za­ron a no ve­nir a Juá­rez du­ran­te un tiem­po; lue­go vol­vie­ron, pe­ro du­ran­te un tiem­po es­tu­vie­ron tra­ba­jan­do des­de su ca­sa, y des­de ahí eran el ‘link’ en­tre la plan­ta y el cor­po­ra­ti­vo”, di­jo Eduar­do Ind­jeian, pro­pie­ta­rio de una fir­ma de desa­rro­llo or­ga­ni­za­cio­nal en la in­dus­tria lo­cal.

“En­ton­ces di­ga­mos que, pa­ra va­rios de ellos que tie­nen mu­cho tiem­po tra­ba­jan­do en fron­te­ra, los ex­tran­je­ros y me­xi­ca­nos que mi­gra­ron, es­to no es nuevo”, agre­gó.

Los en­tre­vis­ta­dos se­ña­la­ron tam­bién que, de­bi­do a la re­duc­ción de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, el uni­ver­so a me­dir to­da­vía es pe­que­ño co­mo pa­ra de­ter­mi­nar qué tan­to ha fun­cio­na­do el tra­ba­jo a dis­tan­cia.

Es­to, se­ña­ló Thor Sa­la­yan­día, pre­si­den­te de la ofi­ci­na lo­cal de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria de la Trans­for­ma­ción (Ca­na­cin­tra), de­bi­do a que la ex­pe­rien­cia que re­por­tan las tras­na­cio­na­les no fue igual pa­ra las em­pre­sas pe­que­ñas y me­dia­nas, mu­chas de las cua­les no cuen­tan con re­cur­sos pa­ra es­ta mo­da­li­dad, co­mo compu­tado­ras por­tá­ti­les.

“Las Py­mes es­tán muy des­pro­te­gi­das des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro; mu­chas no tie­nen el po­der eco­nó­mi­co ni los controles ne­ce­sa­rios pa­ra una cul­tu­ra de tra­ba­jo a dis­tan­cia”, di­jo Sa­la­yan­día.

“¿Se ten­drá qué ha­cer? Sí, pe­ro en es­tos pri­me­ros cien días de co­ro­na­vi­rus no se ha po­di­do to­da­vía; se ha­ce de la­gu­na ma­ne­ra, pe­ro no es al­go que es­tá es­ta­ble­ci­do; se le pi­de a al­guien que se to­me días, co­sas de ese ti­po”, agre­gó.

La pan­de­mia de Co­vid ha cau­sa­do más de dos mil con­ta­gios en la ciu­dad y la muer­te de 518 per­so­nas has­ta el pa­sa­do jue­ves. Las autoridade­s de sa­lud han re­por­ta­do tam­bién que en las ma­qui­la­do­ras de la ciu­dad se re­gis­tra­ron dos bro­tes que de­ja­ron 25 víc­ti­mas, la ma­yor can­ti­dad re­gis­tra­da en es­te ti­po de con­ta­gios re­la­cio­na­dos.

Des­de el 25 de mar­zo pa­sa­do, la pan­de­mia mo­ti­vó que en el es­ta­do se sus­pen­die­ran ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas no esen­cia­les, que­dan­do abier­tas só­lo in­dus­trias y ser­vi­cios co­mo las re­la­cio­na­das con la ali­men­ta­ción y la aten­ción mé­di­ca.

El pa­sa­do 1 de ju­nio, sin em­bar­go, la ciu­dad pa­só de se­má­fo­ro ro­jo a na­ran­ja, reanu­dán­do­se en­ton­ces el tra­ba­jo pa­ra en­tre cien mil y 150 mil per­so­nas en la in­dus­tria ma­qui­la­do­ra, de acuer­do con es­ti­ma­cio­nes de In­dex di­fun­di­das por es­te me­dio.

Va­lo­ran con­vi­ven­cia

El 30 de mar­zo, Clau­dia M. fue una de las em­plea­das del área de Com­pras de una com­pa­ñía ex­tran­je­ra ubi­ca­da en es­ta fron­te­ra que, con la or­den gu­ber­na­men­tal de ce­rrar plan­tas con ac­ti­vi­da­des no esen­cia­les, ese día re­ci­bió la no­ti­fi­ca­ción de que to­ma­ra su equi­po de cómpu­to y tras­la­da­ra sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les a ca­sa, don­de vi­ve con su esposo y dos hi­jos es­tu­dian­tes.

Con es­pa­cio su­fi­cien­te en el ho­gar pa­ra que los cua­tro con­ti­nua­ran con sus res­pon­sa­bi­li­da­des a dis­tan­cia, el úni­co in­con­ve­nien­te que men­cio­na ha­ber te­ni­do es la len­ti­tud a ve­ces de su co­ne­xión a in­ter­net de­bi­do al uso si­mul­tá­neo de vi­deo en­tre los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia.

Lo de­más son ven­ta­jas, ex­po­ne en entrevista, co­mo el aho­rro de ca­si una ho­ra al día que an­tes de­di­ca­ba a los tras­la­dos y al es­trés del trá­fi­co, ade­más de un aumento en la con­vi­ven­cia con sus hi­jos.

“Prác­ti­ca­men­te, só­lo cuan­do es­toy de va­ca­cio­nes co­mo con ellos y desa­yuno con ellos. En las ma­ña­nas sí les pre­pa­ro el desa­yuno, pe­ro yo me voy; pe­ro aho­ri­ta sí nos sen­ta­mos a co­mer to­dos jun­tos”, agre­gó la em­plea­da, que re­la­ta te­ner ca­si 30 años la­bo­ran­do en el sec­tor ma­qui­la­dor de es­ta ciu­dad.

Es­te ti­po de ex­pe­rien­cias, con­si­de­ran los pro­vee­do­res en­tre­vis­ta­dos, se en­cuen­tran en­tre los prin­ci­pa­les ven­ta­jas que se­ña­lan los em­plea­dos, en­tre quie­nes, sin em­bar­go, tam­bién hay quie­nes mues­tran que­rer vol­ver a la ofi­ci­na y po­der des­co­nec­tar su tra­ba­jo de la fa­mi­lia.

“Co­mo que hay una sa­tu­ra­ción del am­bien­te fa­mi­liar, y di­cen que ya quie­ren re­gre­sar a la em­pre­sa, por­que hay unos beneficios que son tan tan­gi­bles pe­ro que son im­por­tan­tes, co­mo la opor­tu­ni­dad de re­bo­tar ideas con otras per­so­nas, de con­vi­vir con per­so­nas di­fe­ren­tes al ám­bi­to fa­mi­liar. Hay una di­men­sión social que se pier­de cuan­do la gen­te se que­da en­ce­rra­da en ca­sa”, di­jo Ind­jeian.

UNA MU­JER rea­li­za ac­ti­vi­da­des en ho­me office

CRIS­TI­NA GALLEGOS, pro­vee­do­ra de ser­vi­cios de re­cur­sos hu­ma­nos en la in­dus­tria ma­qui­la­do­ra lo­cal y quien tam­bién rea­li­za su tra­ba­jo a dis­tan­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.