LA CO­LUM­NA DE EL DIARIO

‘LÁR­GUEN­SE DE AQUÍ... CON­TA­MI­NAN MI PLA­ZA’

El Diario de Juárez - - PORTADA -

“Una bar­ba­ri­dad de ca­rác­ter éti­co y mo­ral”

No tra­ba­jan pe­ro re­cuer­dan ‘paloma ne­gra’

La­men­tan la pér­di­da del doc­tor

Cha­pa­rro por Loe­ra, ese se­ría el en­ro­que

Un in­di­vi­duo que ad­mi­nis­tra la pla­za co­mer­cial Las Amé­ri­cas, por el rum­bo del Pro­naf, no só­lo co­me­tió ayer a me­dia tar­de una bar­ba­ri­dad de ca­rác­ter éti­co y mo­ral con­tra en­fer­me­ras del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro Social (IMSS), sino que in­cu­rrió en un ac­to fla­gran­te de dis­cri­mi­na­ción ti­pi­fi­ca­do co­mo de­li­to pe­nal.

Pa­ra Jo­sé Ro­lan­do Talavera, un ex­di­rec­ti­vo de una cá­ma­ra em­pre­sa­rial en es­ta ciu­dad y ac­tual ma­ne­ja­dor del cen­tro co­mer­cial men­cio­na­do, ha pa­sa­do de no­che to­do el con­tex­to­de cri­sis sa­ni­ta­ria y eco­nó­mi­ca su­fri­do por Ciu­dad Juá­rez, por to­do Chihuahua, por el país y por el mun­do.

No sa­be o no quie­re sa­ber de co­ro­na­vi­rus ni me­nos de los hé­roes de la sa­lud que ad­qui­rie­ron tal ca­te­go­ría no úni­ca­men­te por ex­po­ner sus vi­das sal­van­do y/o tra­tan­do de sal­var la de sus se­me­jan­tes contagiado­s por Co­vid-19, sino por­que han si­do víc­ti­mas cons­tan­tes de ata­ques por pre­jui­cios, des co­no­ci­mien­to o ra­zo­na­mien­tos ab­sur­dos.

Talavera no co­rrió de “su” es­ta­ble­ci­mien­to a los nom­bres y ape­lli­dos de las en­fer­me­ras, co­rrió a los uni­for­mes que por­ta­ban y to­do lo que pre­ci­sa­men­te ello im­pli­ca.

“Lár­guen­se de aquí. Us­te­des no pue­den en­trar aquí. Con­ta­mi­nan mi pla­za...”, les gri­tó cuan­do ellas qui­sie­ron in­gre­sar a un es­ta­ble­ci­mien­to de co­mi­das.

Usó a sus es­col­tas pa­ra echar­las fue­ra, se­gún fue na­rra­do a El Diario con lá­gri­mas en los ojos por las pro­pias afec­ta­das.

A unos me­tros de dis­tan­cia del cen­tro co­mer­cial es­tá la clí­ni­ca 6 de­limss don­de la­bo­ran las he­roí­nas. Con­fir­ma­ron em­plea­dos de al­gu­nos ne­go­cios que no han si­do ellas las úni­cas dis­cri­mi­na­das por el mis­mo su­je­to, así que las autoridade­s de to­dos los ni­ve­les, mu­ni­ci­pal, es­ta­tal y fe­de­ral, de­ben to­mar car­tas fren­te a la agre­sión.

No­más eso fal­ta­ba... La ima­gen que pre­sen­ta­mos en la ver­sión di­gi­tal de la co­lum­na co­rres­pon­de a dos al­tos fun­cio­na­rios del Go­bierno del Es­ta­do cu­yos suel­dos re­ba­san con fa­ci­li­dad los 60 mil pe­sos men­sua­les.

El va­rón es Fran­cis­co Lo­zano; “La Co­yo­ta”, le lla­man sus com­pa­ñe­ros de ofi­ci­na por el mis­mo ori­gen so­no­ren­se de las obleas u ho­jal­dres re­lle­nas de pi­lon­ci­llo. La mu­jer es Ma­ri­bel Her­nán­dez, je­fa de Go­ber­na­ción es­ta­tal en Ciu­dad Juá­rez.

Ayer subió Lo­zano a redes so­cia­les una fo­to que pa­re­ce to­ma­da ya al­gu­nos me­ses en al­gu­na re­si­den­cia de es­ta fron­te­ra don­de Ma­ri­bel “le can­ta” “Paloma ne­gra ”. ocho co­men­ta­rios y ape­nas seis me gus­ta le fue­ron co­lo­ca­dos.

El frí­vo­lo he­cho no agra­dó na di ta a va­rios fun­cio­na­rios de pri­me­ro y se­gun­do ni­vel que en­fren­tan en el día a día ca­ren­cias de to­do ti­po, in­clu­so res­pal­do hu­mano pa­ra tra­ba­jar, mien­tras uno de los más cer­ca­nos al go­ber­na­dor, Ja­vier Co­rral, la pa­sa en redes so­cia­les.

Al­gu­nos de ellos tie­nen con­ta­das ya por lo me­nos 20 fal­tas de Lo­zano a su tra­ba­jo du­ran­te los úl­ti­mos tres me­ses de cri­sis sa­ni­ta­ria sin que re­ci­ba al­gu­na amo­nes­ta­ción de su je­fe di­rec­to el go­ber­na­dor. Y na­die sa­be que an­de en “co­mi­sión” o ac­ti­vi­da­des reales de tra­ba­jo afue­ra de Pa­la­cio.

Así es el re­la­ja­mien­to y el des­pil­fa­rro de di­ne­ro en suel­dos y equi­po in­ne­ce­sa­rio. Lue­go ha­bla­re­mos de las cá­ma­ras de pri­me­ra ge­ne­ra­ción que ayer fue­ro­nes­tre­na­das en uno de los estudios de te­le­vi­sión de Pa­la­cio. Más de 10 mil dó­la­res por ca­da una.

Los mé­di­cos de la fron­te­ra la­men­tan la pér­di­da de uno de los su­yos a con­se­cuen­cia del Co­vid, pe­ro no por ha­ber­se con­ta­gia­do sino por ha­ber­se ex­tra­via­do en los pro­gra­mas de fa­rán­du­la pro­du­ci­dos en el de­par­ta­men­to de pu­bli­ci­dad de Go­bierno del Es­ta­do.

Los doctores se re­fie­ren al sub­di­rec­tor médico de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud en la Zo­na Nor­te, Ar­tu­ro Va­len­zue­la Zo­rri­lla, cu­ya ima­gen se re­pi­te a diario en bo­le­ti­nes y redes des­de ha­ce más de tres me­ses.

El con­teo de muertos y contagiado­s con su res­pec­ti­vo ma­qui­lla­je ofi­cial es lo de me­nos, la la­bor se en­tien­de aun­que la epi­de­mio­lo­gía re­ba­se al médico jua­ren­se. Lo que re­sul­ta inad­mi­si­ble es que ya só­lo le fal­ta ex­ten­der re­ce­tas por Fa­ce­book, una bar­ba­ri­dad de la prác­ti­ca mé­di­ca se­ria.

En la rue­da de pren­sa del jue­ves pa­sa­do, Va­len­zue­la fue cues­tio­na­do con una de las pre­gun­tas fil­tra­das por Pa­la­cio de Go­bierno, que ha­cía re­fe­ren­cia al uso del me­di­ca­men­to Iver­mec­ti­na (an­ti­pa­ra­si­ta­rio usa­do con­tra los pio­jos) en el tra­ta­mien­to del co­ro­na­vi­rus.

Cual­quier médico de­bió abs­te­ner­se de opi­nar o só­lo de­jar en cla­ro que, co­mo tan­tos otros, po­dría ser útil en al­gu­nos ca­sos sin que ha­ya evi­den­cia de su efi­cien­cia ge­ne­ral; así, sin ahon­dar en de­ta­lles que lle­van a ge­ne­rar gra­ves con­fu­sio­nes.

Pe­ro Va­len­zue­la pa­re­cía des­co­no­cer que son in­fi­ni­ta­men­te va­ria­bles los tra­ta­mien­tos que se apli­can pa­ra el Co­vid, da­do que de­pen­den de mon­to­nes­de fac­to­res, co­mo eta­pa de la en­fer­me­dad, edad, pa­de­ci­mien­tos pre­vios de los pa­cien­tes y un et­cé­te­ra de tres ki­ló­me­tros.

Así que en vez de ser bre­ve y no re­co­men­dar el uso de un me­di­ca­men­to, se pu­so a con­tar la his­to­ria de su apli­ca­ción en Áfri­ca y los su­pues­tos éxi­tos que se han te­ni­do con el mis­mo aho­ra que se com­ba­te la ma­yor pan­de­mia de la his­to­ria. Pu­ras lar­gas a una pre­gun­ta es­pe­cí­fi­ca.

Esas son las con­se­cuen­cias de dis­traer­se de la la­bor mé­di­ca y en­fo­car­se en los ejer­ci­cios me­ra men­te pu­bli­ci­ta­rios que, ob­via­men­te con fi­nes po­lí­ti­cos, se ar­man a ma­ne­ra de es­pec­tácu­lo por el Pa­la­cio de Go­bierno. Ni mo­do, los mé­di­cos ya per­die­ron a uno de los su­yos. El cie­rre de fi­las mo­re­nis­tas -pe­ro cie­rre en se­rio, de tal ma­ne­ra que sean ahu­yen­ta­dos los arri­bis­tas­fue lo que acor­da­ron el su­per­de­le­ga­do fe­de­ral Juan Car­los Loe­ra y el di­ri­gen­te es­ta­tal del par­ti­do, Mar­tín Cha­pa­rro, ha­ce ya va­rios me­ses.

Pa­ra na­die ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do que, des­de an­tes de la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria, uno y otro de los más re­pre­sen­ta­ti­vos li­de­raz­gos de Mo­re­na le ha­bían ba­ja­do dos ra­yi­tas a sus en­fren­ta­mien­tos. Des­de en­ton­ces se em­pe­zó a co­ci­nar una alian­za que pre­ten­de lle­var al fun­cio­na­rio a la can­di­da­tu­ra de 2021 y al di­ri­gen­te par­ti­dis­ta a la su­per­de­le­ga­ción fe­de­ral.

Aho­ra, en la an­te­sa­la de la re­no­va­ción de las di­ri­gen­cias­del par­ti­do, tam­bién co­men­za­ron a per­fi­lar­se al­gu­nos en­ro­ques en­tre Mo­re­na, las can­di­da­tu­ras y la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral; en es­tos su­pues­tos se en­cuen­tran, ade­más de los prin­ci­pa­les, los sub­de­le­ga­dos en Chihuahua, Juá­rez y Pa­rral: Mar­ce­lino Gó­mez, Lizzy Guz­mán y Fer­nan­do Duarte, que podrían apun­tar­se al re­le­vo de Cha­pa­rro.

Tam­bién co­men­za­ron a men­cio­nar­se Abril Gó­mez, en­car­ga­da en Chihuahua de la vin­cu­la­ción del Pro­gra­ma Jó­ve­nes Cons­tru­yen­do el Fu­tu­ro, el ac­tual ase­sor de la dipu­tada jua­ren­se Le­ti­cia Ochoa Mar­tí­nez, el abo­ga­do Jo­sé Sar­mien­to y Juan Pa­blo Delgado, ti­tu­lar de la Se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo.

Así que mien­tras se acer­can los tiem­pos de las de­fi­ni­cio­nes, las si­guien­tes se­ma­nas esa alian­za de­be­rá ha­cer­se más no­ta­ble.

Ha­brá que es­pe­rar cuál será la de­ci­sión po­lí­ti­ca del su­per­de­le­ga­do pa­ra con­ci­liar in­tere­ses y, a la vez, te­ner la me­jor op­ción. Ocu­par di­cho pues­to re­quie­re mu­cha ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca, más cuan­do es­tán las elec­cio­nes en puer­ta y la de­le­ga­ción fe­de­ral será lo que pro­yec­ta­rá al que re­sul­te can­di­da­to de Mo­re­na pa­ra la gu­ber­na­tu­ra.

• 'Lár­guen­se de aquí... con­ta­mi­nan mi pla­za'

• No tra­ba­jan pe­ro re­cuer­dan ‘paloma ne­gra’

• La­men­tan la pér­di­da del doc­tor

• Cha­pa­rro por Loe­ra, ese se­ría el en­ro­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.