Se­gu­ri­dad e ideo­lo­gía

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - JE­SÚS AN­TO­NIO CA­MA­RI­LLO epis­te­mek@yahoo.com

En días re­cien­tes y con re­fe­ren­cia di­rec­ta a su­ce­sos de so­bra ven­ti­la­dos en los me­dios, di­ver­sos ana­lis­tas han vuel­to a po­ner en el ojo de la crí­ti­ca el dis­cur­so pre­si­den­cial so­bre la se­gu­ri­dad pú­bli­ca. In­sis­ten en que es erró­neo el plan­teo ge­ne­ral del Go­bierno fe­de­ral, afir­man­do lue­go que es ne­ce­sa­rio desideo­lo­gi­zar el te­ma de la se­gu­ri­dad. Pa­ra ellos no hay una se­gu­ri­dad “neo­li­be­ral” y una “se­gu­ri­dad trans­for­ma­do­ra” o una “se­gu­ri­dad de de­re­cha” y una “se­gu­ri­dad de iz­quier­da”. Lo que pa­ra ellos tie­ne va­lor es el re­sul­ta­do, la con­se­cu­ción del or­den y la pues­ta en mar­cha de es­tra­te­gias que con­duz­can a ga­nar­le la gue­rra a “los ma­los”.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en es­ta pers­pec­ti­va tan re­duc­cio­nis­ta hay tam­bién ideo­lo­gía. Y una na­da plau­si­ble. En efec­to, es la ideo­lo­gía de la de­re­cha, esa que a to­da cos­ta bus­ca el “or­den”, sin re­pa­rar en los efec­tos y los daños so­cia­les co­la­te­ra­les que se pue­den cau­sar an­tes de ac­ce­der alo­que ellos pom­po­sa­men­te lla­man así.

Por su­pues­to que la se­gu­ri­dad im­pli­ca ideo­lo­gía, es más, es ella mis­ma un cons­truc to ideo­ló­gi­co, co­mo cons­truc­to ideo­ló­gi­co es la mis­ma no­ción de“de­lin­cuen­cia” o de“de­li­to ”. No es po­si­ble alu­dir a una “se­gu­ri­dad” asép­ti­ca, sin víncu­lo al­guno con las con­di­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas de la po­bla­ción y sin nexo his­tó­ri­co con la ex­pe­rien­cia vi­tal de un pue­blo. In­clu­si­ve, re­du­cir­la a una me­ra cues­tión de ar­se­na­les, tác­ti­cas mi­li­ta­res o po­li­cia­les y nue­vos “ram­bos” o “co­man­dan­tes Bo­ro­las” pre­sun­ta­men­te na­ci­dos pa­ra en­fren­tar las hues­tes so­fis­ti­ca­das del cri­men or­ga­ni­za­do, trae con­si­go tam­bién un plan­tea­mien­to ideo­ló­gi­co. La lla­ma­da “gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co” desata­da por Fe­li­pe Cal­de­rón –cu­yas re­per­cu­sio­nes so­cia­les las si­guen vi­vien­do los jua­ren­ses y es­tán pre­sen­tes en las pe­sa­di­llas de mi­lla­res de per­so­nas- es­ta­ba nu­tri­da de una ideo­lo­gía muy es­pe­cí­fi­ca, de la que el ex­pre­si­den­te abre­vó des­de sus años mo­zos.

Años atrás, la re­la­ti­va se­gu­ri­dad y la apa­ren­te “paz social” que los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios per­te­ne­cien­tes a lo que el es­cri­tor Ma­rio Var­gas Llo­sa lla­mó en Mé­xi­co la “dic­ta­du­ra per­fec­ta”, ca­bal­ga­ron por lar­gas tra­ve­sías, ba­jo la pues­ta en mar­cha de un en­tra­ma­do ideo­ló­gi­co ro­bus­te­ci­do por la cons­truc­ción de una agen­da pos re­vo­lu­cio­na­ria de pro­fun­dos cla­ros­cu­ros que, ba­jo sus zo­nas lu­mi­no­sas, brin­da­ron la per­cep­ción de una tran­qui­li­dad ar­ti­cu­la­da ba­jo la ba­tu­ta de los fan­tas­mas del mie­do, el ga­rro­te o la des­apa­ri­ción for­za­da, or­ques­ta­da, con fre­cuen­cia, des­de los más al­tos en­tre­si­jos del po­der for­mal.

La ideo­lo­gía, pues, siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te y quie­nes hoy in­ten­tan des­li­gar­la de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca se co­lo­can en una vi­sión ar­cai­ca que con­ci­be que és­ta se ago­ta en los as­pec­tos de vi­gi­lan­cia, es­tra­te­gia y pro­tec­ción con­tra la de­lin­cuen­cia, que si bien son ele­men­tos que no pue­den ser pa­sa­dos por al­to, no son más que con­se­cuen­cias de los re­za­gos his­tó­ri­cos que ha ido de­jan­do la la­ce­ran­te in­jus­ti­cia social de es­te país. Que­rer ver a la se­gu­ri­dad co­mo un pro­ble­ma o ele­men­to me­ra­men­te po­li­cial es un error.

La vio­len­cia, la de­lin­cuen­cia, la im­pu­ni­dad, el nar­co­trá­fi­co mis­mo, tie­nen un com­po­nen­te social y po­lí­ti­co no ac­ce­so­rio sino es­truc­tu­ral. no es cues­tión de hom­bres fuer­tes y bra­ga dos, ni de de­cla­ra­cio­nes de gue­rra con­tra­eln ar­co; tam­po­co de ga­li­ma­tías en­po­wer point pa­ra im­pre­sio­nar a nues­tros gran­des so­cios co­mer­cia­les. Sa­len so­bran­do tam­bién los po­pu­lis­mos pu­ni­ti­vos –fi­gu­ras me­dian­te las cua­les eri­gi­mos de­ma­gó­gi­ca­men­te a la ciu­da­da­nía co­mo par­te de cam­pa­ñas con­tra el de­li­to- sin so­por­te or­ga­ni­za­ti­vo real.

La con­cep­ción de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca de­be abar­car no só­lo la fuer­za, la tác­ti­ca y la es­tra­te­gia, sino tam­bién un es­que­ma ideo­ló­gi­co co­mo ba­se y sus­ten­to, au­na­do a una cla­ra con­cien­cia de sus pro­pios lí­mi­tes: los de­re­chos y las li­ber­ta­des de la co­lec­ti­vi­dad. Un es­que­ma de se­gu­ri­dad sin una ideo­lo­gía so­cial­men­te in­clu­yen­te que lo so­por­te es un au­tén­ti­co ca­ba­llo des­bo­ca­do, fren­te al cual to­dos co­rre­mos ries­go. Y va­ya que ya vi­vi­mos una ex­pe­rien­cia re­cien­te de ese ti­po, de cu­yos efec­tos no que­re­mos ni acor­dar­nos. Fue­ron mu­chos los muertos en esa “gue­rra” sin ton ni son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.