Vio­len­cia epis­té­mi­ca

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - FRAN­CIS­CO BRIBIESCAS

A com­pa­ra­ción con los 180 ho­mi­ci­dios en la ciu­dad de Chihuahua, so­mos los jua­ren­ses los que llo­ra­mos a los más de 750 per­so­nas que fue­ron ase­si­na­das en Ciu­dad Juá­rez en tan só­lo seis me­ses.

No­so­tros los jua­ren­ses no só­lo llo­ra­mos por las mu­je­res y hom­bres que fue­ron ase­si­na­dos, tam­bién to­ca aguan­tar­nos a con­vi­vir con la vio­len­cia dia­ria­men­te, una vio­len­cia ge­ne­ra­cio­nal que se es­ce­ni­fi­ca por la cri­sis social que las es­fe­ras pú­bli­cas y po­lí­ti­cas han per­mi­ti­do cre­cer. Sin em­bar­go, den­tro de di­chas es­fe­ras, oca­sio­nal­men­te, ac­to­res po­lí­ti­cos han in­ten­ta­do en­trar­le a com­ba­tir la vio­len­cia -aun­que de for­ma pu­ni­ti­va- nin­guno lo­gró dar re­sul­ta­dos po­si­ti­vos, es­tos se res­pal­dan men­cio­nan­do que las ad­mi­nis­tra­cio­nes son cor­tas y las for­mas es­tán tor­ci­das, co­rrup­ción por los gru­pos de­lic­ti­vos y ade­más del po­co re­cla­mo por par­te de la ciu­da­da­nía. Sin em­bar­go, du­ran­te la te­rri­ble gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co en Mé­xi­co y en Ciu­dad Juá­rez, fue­ron los ciu­da­da­nos mis­mos los que le­van­ta­ron la voz an­te to­dos los go­bier­nos, pa­ra bus­car se­gu­ri­dad pú­bli­ca, fue has­ta en el año 2013 cuan­do el Go­bierno fe­de­ral pu­bli­có los com­pro­mi­sos rea­li­za­dos en­tre so­cie­dad y go­bierno, se di­se­ña­ron pro­gra­mas de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra lle­var a ca­bo pro­yec­tos de pre­ven­ción social en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y so­bre to­do en ma­te­ria de edu­ca­ción, lo que me pa­re­ce ex­ce­len­te, ya que soy un con­ven­ci­do que la edu­ca­ción es una de las po­cas he­rra­mien­tas pa­ra dis­mi­nuir los ín­di­ces de la vio­len­cia aquí y en Chi­na.

¿De dón­de sur­ge tan­ta vio­len­cia en Ciu­dad Juá­rez? De­jan­do de la­do la fal­ta de pro­gra­mas pre­ven­ti­vos so­cial­men­te efec­ti­vos, ana­li­ce­mos la in­ter­ven­ción del pro­ble­ma mul­ti­fa­cé­ti­co con el que ini­ció nues­tra ciu­dad co­mo la po­bre­za, el aban­dono gu­ber­na­men­tal, la cons­tan­te mi­gra­ción, el des­em­pleo, de gé­ne­ro y con el for­ta­le­ci­mien­to del cri­men or­ga­ni­za­do y el ini­cio de las adic­cio­nes en los ni­ños jó­ve­nes y adul­tos se fo­men­tó una cul­tu­ra so­bre la vio­len­cia y el im­pul­so por la apa­tía. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te men­cio­nar que fue­ron las pro­pias mu­je­res jua­ren­ses las que pro­mo­vie­ron fuer­te­men­te la paz y la jus­ti­cia en es­te Mu­ni­ci­pio, ya que des­gra­cia­da­men­te son ellas las que fue­ron y si­guen sien­do las más afec­ta­das por la vio­len­cia. Pa­ra 1999 una ope­ra­ción de coope­ra­ción trans­na­cio­nal en­tre el Es­ta­do me­xi­cano y el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se es­pe­cí­fi­ca­men­te con la Fe­de­ral B urea uof in­ves­ti­ga ti on(fbi) en­con­tra­ron 68 cuer­pos de per­so­nas prin­ci­pal­men­te mu­je­res y fue­ron de­no­mi­na­dos “nar­co­fo­sas” por lo que con­si­de­ro que fue en es­te lap­so don­de la vio­len­cia se con­vir­tió en un pro­ble­ma pú­bli­co con­ver­gen­te a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da. Pa­ra el año 2001, los ciu­da­da­nos or­ga­ni­za­dos, prin­ci­pal­men­te mu­je­res jua­ren­ses se en­fren­ta­ron al Es­ta­do me­xi­cano an­te la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, por el ha­llaz­go de ocho cuer­pos en la zo­na al­go­do­ne­ra de ciu­dad juá­rez, en­tre ellas el ca­so de es­me­rald ah erre ra­mon­real,l au­ra Berenice Ra­mos Mo­ná­rrez y Clau­dia Ivet­te Gon­zá­lez, es­te ca­so fa­lló a fa­vor de las ma­dres de las víc­ti­mas y en con­tra del Es­ta­do me­xi­cano. Es im­por­tan­te re­cal­car que du­ran­te mi es­tan­cia en la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das en Aus­tria den­tro de la bi­blio­te­ca de la Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el De­li­to, lo­gré en­con­trar (den­tro de do­cu­men­tos) in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­cos di­ver­sos co­men­ta­rios ocu­rri­dos, en las que el go­bierno en turno se jus­ti­fi­có de lo ocu­rri­do por ser par­te del pa­sa­do en go­bier­nos ter­mi­na­dos, con es­to en­ten­di­mos que la cul­tu­ra de la vio­len­cia en Ciu­dad Juá­rez de la que es­ta­mos acos­tum­bra­dos es cul­par al pa­sa­do y jus­ti­fi­car el pre­sen­te pe­ro con ba­se pa­ra iden­ti­fi­car lo epis­té­mi­co.

Du­ran­te la his­to­ria de nues­tra ciu­dad, se de­mos­tró que so­mos los ciu­da­da­nos los que so­lu­cio­na­mos los pro­ble­mas pú­bli­cos, in­clu­si­ve en las más te­rri­bles cri­sis so­cia­les, pe­ro ¿qué se de­be ha­cer pa­ra que la vio­len­cia dis­mi­nu­ya? Prin­ci­pal­men­te re­for­mas ad­mi­nis­tra­ti­vas en las que es­tén (los go­ber­nan­tes) con­sien­tes de­la pre­ven­ción de los pro­ble­mas, ba­jo la com­ple­ta su­per­vi­sión de los ciu­da­da­nos y pa­ra que es­to ten­ga efec­to, es im­por­tan­te que des­de sus pro­pues­tas par­ti­dis­tas y po­lí­ti­cas sean sus pro­me­sas ba­sa­das en un sis­te­ma de cum­pli­mien­to, es­to le lla­ma­mos fun­da­men­to de la go­ber­nan­za. Su­ce­de ya en paí­ses muy avan­za­dos y no ne­ce­sa­ria­men­te ri­cos, pe­ro si muy par­ti­ci­pa­ti­vos gra­cias a la go­ber­nan­za. La im­por­tan­cia en la que Juá­rez de­be in­te­grar­se a la glo­ba­li­za­ción y mo­der­ni­za­ción gu­ber­na­men­tal es ur­gen­te, so­mos par­te de la geo­po­lí­ti­ca mo­der­na, en la que la eco­no­mía na­cio­nal de­pen­de de nues­tra cir­cuns­crip­ción y en la que de­pen­de la po­lí­ti­ca social. El pa­pel del Es­ta­do me­xi­cano, los go­bier­nos en turno y los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les son par­te fun­da­men­tal pa­ra que sean los ciu­da­da­nos los que realmente to­men las de­ci­sio­nes des­de las elec­cio­nes po­lí­ti­cas. Pa­ra que la re­con­ci­lia­ción en­tre la so­cie­dad y el Es­ta­do me­xi­cano se dé es ne­ce­sa­rio que las re­for­mas ad­mi­nis­tra­ti­vas se den y sean por pe­que­ñas par­tes te­rri­to­ria­les los cam­bios por igual. Se le de­no­mi­na de­mo­cra­ti­za­ción un po­si­ti­vo pa­ra la so­cie­dad y cla­ra­men­te un ne­ga­ti­vo pa­ra los par­ti­dos po­lí­ti­cos ya que ten­drán que tras­la­dar el po­der a los ciu­da­da­nos.

Co­mo con­clu­sión es im­por­tan­te que los jua­ren­ses au­men­te­mos la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na prin­ci­pal­men­te con los pre­su­pues­tos par­ti­ci­pa­ti­vos, pa­ra que se es­ta­blez­ca la nue­va ges­tión pú­bli­ca y es­te em­pu­je las nue­vas re­for­mas pa­ra que la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca lo­cal sea pro­fe­sio­nal, de al­to ni­vel y muy ale­ja­da a los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Si bien tie­ne ra­zón Agus­tín mon­ta ño un vie­jo in­ves­ti­ga­dor so­bre los tec­ni­cis­mos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en la que des­cri­be que un buen Mu­ni­ci­pio se cla­si­fi­ca de for­ma po­si­ti­va por me­dio de su ta­bu­la­dor de sa­la­rios, pe­ro tal co­mo su­ce­de en la ini­cia­ti­va pri­va­da los me­jo­res cu­bren los me­jo­res pues­tos y son bien pa­ga­dos. Sin du­da Ciu­dad Juá­rez tie­ne so­lu­ción, que los par­ti­dos no lo per­mi­tan es otra co­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.