Es­ta­do fa­lli­do

El Diario de Juárez - - OPINIÓN - MI­GUEL ÁN­GEL GODINEZ GAR­CÍA iu­dad de Mé­xi­co.-

CLó­pez Obra­dor lle­ga a su se­gun­do año de go­bierno con una lar­ga lis­ta de pen­dien­tes en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. Pa­ra él no me­re­ció en su dis­cur­so del 1 de ju­lio nin­gu­na pa­la­bra so­bre los acon­te­ci­mien­tos que ca­li­fi­can un Es­ta­do fa­lli­do. Even­to en el que des­ta­có la se­gu­ri­dad de los se­cre­ta­rios que, aho­ra sí, tal co­mo lo su­ge­rí en la pa­sa­da co­lum­na, se vie­ron lle­gar a bor­do de ca­mio­ne­tas blin­da­das.

No en­tien­de que no es su fun­ción ele­gir si el Es­ta­do ac­túa o no con­tra la de­lin­cuen­cia, co­mo tam­po­co or­de­nar li­be­rar a un de­lin­cuen­te co­mo Ovi­dio. Las de­ci­sio­nes to­ma­das en es­te cor­to pe­rio­do pre­si­den­cial en SN han vio­la­do le­yes que ri­gen al Es­ta­do me­xi­cano, su es­ta­bi­li­dad y la paz social. Los al­can­ces de la de­lin­cuen­cia traspasan el lí­mi­te de to­le­ran­cia, de­cla­ran la gue­rra al Es­ta­do, aun­que se rehú­se a ser él quien la de­cla­re. El aten­ta­do al SSC de la CDMX, es ejem­plo de que los cár­te­les en­tien­den con ba­la­zos y no con abra­zos. El uso de ar­mas le­ta­les en es­te he­cho mos­tró la ca­pa­ci­dad con la que cuen­tan los cár­te­les pa­ra aten­tar con­tra quie­nes to­quen sus más pre­cia­dos in­tere­ses fi­nan­cie­ros o hu­ma­nos. San­tia­go Nie­to no só­lo ha da­do gol­pes fi­nan­cie­ros pa­ra de­bi­li­tar­los, hay pen­dien­tes va­rias ex­tra­di­cio­nes a las que se opo­nen y podrían aten­tar con­tra jue­ces. Di­fí­cil creer que un cár­tel con es­te po­der fa­lla­ra por in­ca­paz, co­mo im­pen­sa­ble la teo­ría de un au­to­aten­ta­do o el des­con­ten­to de la her­man­dad po­li­cia­ca.

Si bien las ar­mas eran las in­di­ca­das, fue­ron pues­tas en ma­nos inex­per­tas a las que aban­do­na­ron sin pu­dor al­guno. En mi opi­nión, el ob­je­ti­vo es de­jar­le al Es­ta­do un men­sa­je que fue­ra ca­paz de po­ner­lo de ro­di­llas pa­ra dar­le la pun­ti­lla a su de­bi­li­dad. Que­da al des­cu­bier­to la fal­ta de ex­pe­rien­cia pa­ra en­fren­tar la cri­sis en es­tos ca­sos, su tras­la­do a Mé­di­ca Sur es inex­pli­ca­ble, aun­que ha­ya si­do en he­li­cóp­te­ro, es­tan­do tan cer­ca el Hos­pi­tal Cen­tral Mi­li­tar.

Fa­lla­ron en los pro­to­co­los de se­gu­ri­dad, no só­lo de­bie­ron pen­sar en la aten­ción mé­di­ca del se­cre­ta­rio, sino tam­bién en su se­gu­ri­dad y en la de ter­ce­ros al co­rrer el ries­go de que se bus­ca­ra con­cluir el aten­ta­do, lue­go de dar­se a co­no­cer el lu­gar don­de se en­con­tra­ba, so­bre to­do des­pués de que Gar­cía Har­fuch se­ña­la­ra al CJNG co­mo res­pon­sa­ble.

En el HCM se cuen­ta con aten­ción de pri­mer ni­vel y con se­gu­ri­dad mi­li­tar que lo ha­ce im­pe­ne­tra­ble. La li­be­ra­ción de fa­mi­lia­res de “El Ma­rro”, in­te­gran­tes del Cár­tel SRDL, quie­nes en pa­la­bras de la au­to­ri­dad fue­ron detenidos in­fra­gan­ti en de­li­tos de ven­ta ile­gal de com­bus­ti­ble y por­ta­ción de ar­mas, fue­ron pues­tos en li­ber­tad des­pués de que el lí­der hua­chi­co­le­ro ame­na­za­ra al go­bierno, que­dó cla­ro pa­ra el res­to de cár­te­les quié­nes son los que man­dan. Los ve­ri­cue­tos de las autoridade­s ju­di­cia­les fren­te a to­do es­te es­ce­na­rio, en­ra­re­cen más el cli­ma de in­cer­ti­dum­bre que en­fren­ta es­te go­bierno, jue­ces que dic­tan sen­ten­cia son acri­bi­lla­dos, jue­ces que te­men dic­tar sen­ten­cia, li­be­ran de­lin­cuen­tes y re­ci­ben fa­vo­res, pro­cu­ra­du­rías co­mo en el ca­so Gar­cía Har­fuch que, de ma­ne­ra inex­pli­ca­ble y ex­pe­di­ta, atraen la in­ves­ti­ga­ción, aun­que és­ta co­rres­pon­da a la fe­de­ra­ción, son mo­ti­vos que ge­ne­ran es­pe­cu­la­cio­nes que a na­die be­ne­fi­cian.

De Ima­gi­na­ria

No to­do en es­tos dos años ha si­do un fra­ca­so. El desem­pe­ño de la GN ha de­mos­tra­do que su for­ma­ción ha ven­ci­do la ad­ver­si­dad en to­dos los sen­ti­dos, Ro­drí­guez Bu­cio de­be sen­tir­se or­gu­llo­so de su gen­te co­mo ellos de su man­do. Quién lo di­ría, la se­na­do­ra Nes­to­ra Sal­ga­do diag­nos­ti­ca­da con co­ro­na­vi­rus, des­pués de ha­ber si­do tra­ta­da en un hos­pi­tal en Gue­rre­ro, go­za de es­pe­cial aten­ción al ser tras­la­da­da en ae­ro­na­ve mi­li­tar a la CDMX pa­ra in­ter­nar­la en un hos­pi­tal tam­bién de las FA y ga­ran­ti­zar­le la me­jor aten­ción po­si­ble, pe­se al tra­to in­sul­tan­te de la se­na­do­ra ha­cia el Ejér­ci­to me­xi­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.