¿CON­TA­GIOS AL SA­LIR?

EL PE­LI­GRO ES­TÁ EN LOS DE­TA­LLES

El Diario de Juárez - - ESPECIAL - Mi­chael Le­ven­son / Ta­ra Par­ker-po­pe

Exis­te un con­sen­so ca­da vez ma­yor en­tre los ex­per­tos acerca de que, si van a sa­lir de ca­sa, es más se­gu­ro es­tar al ai­re li­bre que en la ofi­ci­na o en un cen­tro co­mer­cial; si hay ai­re pu­ro y más es­pa­cio en­tre la gen­te, el ries­go disminuye

Nue­va York— El cli­ma más cá­li­do en to­do Es­ta­dos Uni­dos evo­ca imá­ge­nes de un ve­rano desenfadad­o: días de cam­po en los par­ques, na­dar en el mar, fue­gos ar­ti­fi­cia­les el día de la In­de­pen­den­cia. Pe­ro en es­tos mo­men­tos no exis­te la sen­sa­ción de de­sen­fa­do.

Con­for­me al­gu­nos es­ta­dos de Es­ta­dos Uni­dos em­pie­zan a re­la­jar las res­tric­cio­nes des­ti­na­das a com­ba­tir la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus, has­ta las ac­ti­vi­da­des más sen­ci­llas en el ex­te­rior pa­re­cen car­ga­das de mi­les de pre­gun­tas y va­lo­ra­cio­nes.

¿Es se­gu­ro re­unir­se con ami­gos en el par­que, siem­pre y cuan­do per­ma­nez­can a dos me­tros de dis­tan­cia al otro la­do de la manta de picnic? ¿Y qué tal una ham­bur­gue­sa y una cer­ve­za en un res­tau­ran­te al ai­re li­bre? ¿Qué tan­to ries­go hay en una ida a la playa o a una pis­ci­na con los ni­ños?

La bue­na no­ti­cia es que en en­tre­vis­tas exis­te un con­sen­so ca­da vez ma­yor en­tre los ex­per­tos acerca de que, si los es­ta­dou­ni­den­ses van a sa­lir de ca­sa, es más se­gu­ro es­tar al ai­re li­bre que en la ofi­ci­na o en un cen­tro co­mer­cial. Si hay ai­re pu­ro y más es­pa­cio en­tre la gen­te, el ries­go disminuye.

No obs­tan­te, los ex­per­tos tam­bién ma­ni­fes­ta­ron que se de­be te­ner un cuidado es­pe­cial con res­pec­to a las co­mi­das al ai­re li­bre, el uso de los ves­ti­do­res en las pis­ci­nas y las multitudes en al­gu­nos si­tios co­mo las pla­yas. Aun­que pa­sar tiem­po en el ex­te­rior pue­de ayu­dar a que la gen­te so­por­te la ten­sión de la cua­ren­te­na, exis­te el ries­go de que ba­je la guar­dia o se reúna con per­so­nas que pue­dan re­pre­sen­tar al­gún ries­go.

“Creo que es­tar en el ex­te­rior es im­por­tan­te pa­ra la sa­lud”, se­ña­ló Julia L. Mar­cus, epi­de­mió­lo­ga y pro­fe­so­ra ad­jun­ta en la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Har­vard. “Sa­be­mos que es­tar al ai­re li­bre re­pre­sen­ta un ries­go me­nor que per­ma­ne­cer en in­te­rio­res en cuan­to a la trans­mi­sión del co­ro­na­vi­rus. Creo que es ca­si ne­ce­sa­rio es­tar al ai­re li­bre un fin de se­ma­na soleado, pe­ro tam­bién pien­so que se de­ben to­mar cier­tas me­di­das pa­ra reducir el ries­go”.

Aun­que mu­chas de las atrac­cio­nes pre­di­lec­tas de la tem­po­ra­da al ai­re li­bre, co­mo los par­ques de di­ver­sio­nes de Dis­ney, el fes­ti­val de Coa­che­lla Va­lley en Ca­li­for­nia y el Free Sha­kes­pea­re in the Park en Nue­va York, es­tán ce­rra­das o sus­pen­di­das, los go­ber­na­do­res del país han es­ta­do abrien­do los cam­pos de golf, las ru­tas de sen­de­ris­mo y las pla­yas, con la es­pe­ran­za de de­vol­ver­les a los es­ta­dou­ni­den­ses in­quie­tos cier­ta sen­sa­ción de un ve­rano co­mún y co­rrien­te.

Las di­fe­ren­tes pro­pues­tas tie­nen con­fun­di­dos a mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses so­bre lo que cons­ti­tu­ye un com­por­ta­mien­to se­gu­ro en el ex­te­rior. Los ex­per­tos tie­nen una res­pues­ta muy sen­ci­lla: prac­ti­quen el dis­tan­cia­mien­to social y usen cu­bre­bo­cas cuan­do eso no sea po­si­ble.

Di­cen que lo ideal es que la gen­te so­cia­li­ce só­lo con las per­so­nas que vi­ven en la mis­ma ca­sa. Si de­ci­den re­unir­se con ami­gos, el ries­go es ma­yor, pe­ro pue­den to­mar pre­cau­cio­nes. Es im­por­tan­te que las reunio­nes sean pe­que­ñas; que no com­par­tan co­mi­da, uten­si­lios ni be­bi­das; que man­ten­gan sus ma­nos lim­pias; y que con­ser­ven una dis­tan­cia de al me­nos dos me­tros de las per­so­nas con las que no vi­ven.

“Creo que en ca­si to­dos los ca­sos es mu­cho me­jor es­tar al ai­re li­bre que en in­te­rio­res”, di­jo Lin­sey Marr, ex­per­ta en ae­ro­so­les y pro­fe­so­ra de In­ge­nie­ría en el Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co y Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Virginia. “En el ex­te­rior las co­sas se di­lu­yen. Creo que el ries­go es muy ba­jo, siem­pre y cuan­do se man­ten­ga una dis­tan­cia de dos me­tros”.

La vi­da en una pan­de­mia es más se­gu­ra al ai­re li­bre, en par­te de­bi­do a que has­ta un vien­to le­ve dis­mi­nui­rá con ra­pi­dez la con­cen­tra­ción del vi­rus. Si hay una per­so­na en­fer­ma, el vien­to es­par­ci­rá el vi­rus y tal vez ex­pon­ga a las per­so­nas que es­tén cer­ca, pe­ro en can­ti­da­des más pe­que­ñas, lo cual tie­ne me­nos pro­ba­bi­li­da­des de ser per­ju­di­cial.

“La car­ga vi­ral es im­por­tan­te”, se­ña­ló Eu­ge­ne Chud­novsky, físico del Cen­tro de Gra­dua­dos del Co­le­gio Leh­man de la Uni­ver­si­dad de la Ciu­dad de Nue­va York. “Un so­lo vi­rus no en­fer­ma­rá a na­die; el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio de in­me­dia­to lo des­trui­rá. Cree­mos que se ne­ce­si­tan de cien­tos a mi­les de vi­rus SARS-COV-2 pa­ra ani­qui­lar la res­pues­ta in­mu­ne”.

Aun­que es ba­jo el ries­go de trans­mi­sión al ai­re li­bre, es­ta sí pue­de ocu­rrir. En un es­tu­dio de más de 7 mil 300 per­so­nas en­fer­mas en Chi­na, so­lo una se con­ta­gió en el ex­te­rior. En ese ca­so, un hom­bre de 27 años es­tu­vo con­ver­san­do al ai­re li­bre con un via­je­ro que aca­ba­ba de re­gre­sar de Wuhan. Sie­te días des­pués, em­pe­zó a te­ner los pri­me­ros sín­to­mas de Co­vid-19.

“El ries­go es me­nor en ex­te­rio­res, pe­ro tam­bién exis­te”, afir­mó Shan Soe-lin, ca­te­drá­ti­ca del Ins­ti­tu­to Jack­son pa­ra Asun­tos Glo­ba­les. “Y creo que si dos per­so­nas per­ma­ne­cen jun­tas en un mis­mo si­tio du­ran­te mu­cho tiem­po, co­mo por ejem­plo so­bre un ta­pe­te de playa, el ries­go es ma­yor que si es­tu­vie­ran ca­mi­nan­do o pa­san­do una al la­do de la otra”.

En un es­tu­dio re­cien­te se des­cu­brió que, tan so­lo al es­tar ha­blan­do, ex­pul­sa­mos mi­les de go­tí­cu­las que pue­den per­ma­ne­cer sus­pen­di­das en el ai­re du­ran­te ca­tor­ce mi­nu­tos. Pe­ro el ries­go de in­ha­lar­las es me­nor al ai­re li­bre.

Pa­ra mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses que han es­ta­do ten­sos en ca­sa du­ran­te me­ses, pa­re­ce que las op­cio­nes más se­gu­ras en es­tos días son los

par­ques y los sen­de­ros en es­pa­cios muy abier­tos. Ka­te Wat­hall, re­por­te­ra y pro­duc­to­ra de te­le­vi­sión de Los Án­ge­les, reali­zó su pri­me­ra ca­mi­na­ta en se­ma­nas en domingo, un día des­pués de que los sen­de­ros lo­ca­les re­abrie­ran. Con­du­jo una ho­ra has­ta el sen­de­ro de Can­yon Falls en Tu­jun­ga, evi­tan­do los sen­de­ros más po­pu­la­res en la ciu­dad.

“Fue co­mo vol­ver a la vi­da nor­mal”, di­jo. “Ob­via­men­te, no lo es. Pe­ro ese fue un día en que ol­vi­dé lo que es­tá pa­san­do”.

El jue­ves 14 de ma­yo, en el Me­mo­rial Park de Ma­ple­wood, Nue­va Jer­sey, Ga­brie­lla Ga­briel, de 22 años, es­ta­ba ha­cien­do ejer­ci­cio con su ami­ga Can­da­ce Bro­die, tam­bién de 22 años, en unos ta­pe­tes que pu­sie­ron so­bre el cés­ped a unos cuan­tos me­tros de dis­tan­cia.

“La gen­te es­tá dis­per­sa y no hay ma­ne­ra de que al­guien es­té muy cer­ca de mí”, di­jo Ga­briel. “Pe­ro en una pis­ci­na o en la playa to­dos es­tán amon­to­na­dos… de­ma­sia­do cer­ca pa­ra sen­tir­se a gus­to”.

Los ex­per­tos coin­ci­die­ron en que el ries­go de na­dar en pis­ci­nas, lagos o el mar no se en­cuen­tra en el agua, sino en la ex­po­si­ción a las per­so­nas que es­tán den­tro del agua o cer­ca de ella.

Pe­se a que los cien­tí­fi­cos no po­seen los da­tos es­pe­cí­fi­cos so­bre el nuevo co­ro­na­vi­rus, otros co­ro­na­vi­rus no son es­ta­bles en el agua y son muy sen­si­bles al clo­ro, se­ña­ló An­ge­la Ras­mus­sen, vi­ró­lo­ga de la Es­cue­la de Pos­gra­do en Sa­lud Pú­bli­ca Mail­man de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia.

“En mi opi­nión, la ex­po­si­ción al agua de una pis­ci­na, al agua dulce de un la­go o de un río, o al agua del mar re­pre­sen­ta­ría un ries­go muy ba­jo de trans­mi­sión in­clu­so sin di­lu­ción (lo que re­du­ci­ría to­da­vía más el ries­go)”, se­ña­ló Ras­mus­sen en un co­rreo elec­tró­ni­co. “Tal vez el ries­go ma­yor de las ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas en el ve­rano sean las multitudes: un ves­ti­dor, un mue­lle o una playa aba­rro­ta­dos, en es­pe­cial si se aña­de un dis­tan­cia­mien­to físico es­ca­so o una pro­xi­mi­dad pro­lon­ga­da con los de­más. Así, la pro­ce­den­cia más concentrad­a del vi­rus en un en­torno será de las per­so­nas que se que­dan a la ori­lla de la pis­ci­na, no de las que es­tán den­tro de ella”.

Los ex­per­tos afir­man que una per­so­na que pa­sa ca­mi­nan­do, tro­tan­do o en bi­ci­cle­ta du­ran­te unos cuan­tos se­gun­dos no es mo­ti­vo de ma­yor preo­cu­pa­ción. Pe­ro re­co­mien­dan a quie­nes tro­tan que, si van a pa­sar cer­ca de otras per­so­nas, usen una mas­ca­ri­lla o un pa­lia­ca­te. Es más preo­cu­pan­te que, en un día de cam­po, al­guien co­lo­que una manta sin res­pe­tar el pe­rí­me­tro de los dos me­tros de dis­tan­cia y que pre­ten­da que­dar­se mu­cho tiem­po. Hay que tra­tar de evi­tar los en­fren­ta­mien­tos. Eso só­lo in­cre­men­ta el ries­go a la ex­po­si­ción. Es po­si­ble que esos con­flic­tos au­men­ta­rán cuan­do más per­so­nas sal­gan.

“Si al­guien es­tá de­ma­sia­do cer­ca y no usa una mas­ca­ri­lla y no te sien­tes se­gu­ro, en lu­gar de gri­tar­les, sim­ple­men­te di: ‘Ne­ce­si­to es­pa­cio, por fa­vor’”, di­jo Mar­cus.

Pa­ra las fa­mi­lias con ni­ños pe­que­ños, ex­plo­rar al ai­re li­bre pue­de pro­du­cir una an­sie­dad es­pe­cial.

Ga­briel di­jo que su her­mano, que tie­ne seis años, que­ría ir al par­que, pe­ro su ma­dre no lo per­mi­tió. A ella le preo­cu­pa que el vi­rus per­ma­nez­ca en las res­ba­la­de­ras y en los co­lum­pios y tam­bién el mis­te­rio­so sín­dro­me in­fla­ma­to­rio relacionad­o con el vi­rus que ha en­fer­ma­do y ma­tan­do a al­gu­nos ni­ños.

“Es di­fí­cil de en­ten­der pa­ra un ni­ño”, di­jo Ga­briel. “Por lo me­nos no­so­tros nos po­de­mos que­dar a dos me­tros. No le pue­des de­cir eso a ni­ño pe­que­ño”.

In­clu­so en el ex­te­rior, hay un ries­go de con­traer el vi­rus al to­car una su­per­fi­cie con­ta­mi­na­da —el me­nú de un res­tau­ran­te, el ban­co de un par­que o una si­lla de jar­dín— y des­pués to­car­se la ca­ra. Los estudios han de­mos­tra­do que el vi­rus pue­de du­rar tres días en su­per­fi­cies du­ras co­mo el ace­ro y el plás­ti­co, y apro­xi­ma­da­men­te 24 ho­ras en car­tón, en con­di­cio­nes de la­bo­ra­to­rio. El vi­rus tam­bién es más es­ta­ble en el ca­lor y la hu­me­dad que mu­chos otros vi­rus.

EL DIS­TAN­CIA­MIEN­TO social en los par­ques de­be ser la re­gla, di­cen los ex­per­tos. Qué­da­te con gen­te de tu pro­pia ca­sa, si pue­des, y man­tén las reunio­nes de ta­ma­ño pe­que­ño

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.