Vi­si­tan cien­tos de fa­mi­lias el cam­po­san­to "Re­cin­to de Paz"

Es una de las tra­di­cio­nes me­xi­ca­nas que con­ti­núan de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción

El Diario de Nuevo Casas Grandes - - PORTADA - Vi­ri­dia­na Chai­rez Lo­ya/El Dia­rio

Nue­vo Ca­sas Gran­des.- Si­guien­do con las tra­di­cio­nes del día de muer­tos, cien­tos de fa­mi­lias se die­ron ci­ta en el cam­po­san­to "Re­cin­to de paz", en don­de des­de el más pe­que­ño has­ta el adul­to ma­yor acu­dió con flores, co­ro­nas, he­rra­mien­tas de lim­pie­za, y con el mis­mo ob­je­ti­vo re­cor­dar a sus se­res que­ri­dos.

Co­mo ca­da año, uno de los ce­men­te­rios más con­cu­rri­do de la lo­ca­li­dad el “Re­cin­to de Paz”, fue es­pa­cio de con­vi­ven­cia fa­mi­liar, en don­de se acu­de a vi­si­tar y hon­rar a aque­llos que ya es­tán en al­gún otro lu­gar.

Al­gu­nos miem­bros de las fa­mi­lias por­ta­ban pla­ye­ras con la fo­to­gra­fía del ser que­ri­do a quien vi­si­tan en es­tas fe­chas, asi­mis­mo acu­den prin­ci­pal­men­te pa­ra lim­piar los se­pul­cros, re­cor­dar anéc­do­tas, con­vi­vir, y ador­nar con flores, co­ro­nas, así co­mo tam­bién lle­var al­gún pla­ti­llo, fru­ta o co­mi­da fa­vo­ri­ta del di­fun­to.

En­tre los pa­si­llos del pan­teón se po­día ob­ser­var la fa­mi­lia sen­ta­da al­re­de­dor de la tum­ba, dia­lo­gan­do, lim­pian­do, al­gu­nos con lá­gri­mas en los ojos, otros son­rien­do con los re­cuer­dos, pe­ro to­dos en el cum­pli­mien­to de es­ta tra­di­ción me­xi­ca­na.

Ca­be men­cio­nar que a pe­sar de ser uno de los ce­men­te­rios más vi­si­ta­dos, la afluen­cia de la gen­te du­ran­te el día fue me­nor a la del año pa­sa­do.

Por otra par­te, és­te año hu­bo al­gu­nos cam­bios en cuan­to a los ven­de­do­res que se co­lo­can en el pan­teón, ya que por pri­me­ra oca­sión se co­lo­ca­ron fue­ra del área del ce­men­te­rio, ya se ubi­ca­ron en la ca­rre­te­ra fren­te al cam­po­san­to.

Lo cual, mu­chos ven­de­do­res vie­ron fac­ti­ble, ya que se man­tu­vo ma­yor or­ga­ni­za­ción, no se in­co­mo­da­ba al con­su­mi­dor con el pol­vo, ya que es­ta­ban asen­ta­dos en pa­vi­men­to, más en el ca­so de los pues­tos de co­mi­da.

Du­ran­te es­te 1 y 2 de no­viem­bre, se man­tu­vie­ron los pues­tos co­lo­ca­dos, los cua­les ofre­cían des­de pan de muer­to, chi­lin­dri­nas, elo­tes, ta­cos, en­tre otros ali­men­tos. Y tam­bién ha­bía ven­ta de flores na­tu­ra­les, ar­ti­fi­cia­les, arre­glos, las tra­di­cio­na­les co­ro­nas, en­tre otras op­cio­nes.

Al­gu­nos ven­de­do­res men­cio­na­ron que les pa­re­cía me­jor la ubi­ca­ción que se tu­vo es­te año, ya que en la par­te de aden­tro del ce­men­te­rio ca­si es­ta­ban arri­ba de las tum­bas, lo cual has­ta era fal­tar el res­pe­to al re­cin­to, ex­pre­sa­ron.

Du­ran­te el trans­cur­so del día, se vio un ir y ve­nir de per­so­nas, quie­nes con­ti­núan con las tra­di­cio­nes me­xi­ca­nas, de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, sien­do es­ta una de las ma­yo­res cos­tum­bres que lo­gra con­vo­car a cien­tos de ha­bi­tan­tes.

Ca­be men­cio­nar, que en el mu­ni­ci­pio de Nue­vo Ca­sas Gran­des, son dos ce­men­te­rios; Luz Eter­na, Re­cin­to de Paz, ade­más de los ubi­ca­dos en co­mu­ni­da­des ru­ra­les co­mo Sec­ción Hidalgo, Bue­na Fe, Co­lo­nia Ma­de­ro, en don­de tam­bién se acos­tum­bra vi­si­tar y hon­rar a los muer­tos.

Fue un es­pa­cio de con­vi­ven­cia fa­mi­liar pa­ra re­cor­dar a los se­res que­ri­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.