Par­ti­ci­pa en ex­po­si­ción in­ter­na­cio­nal

El Diario de Nuevo Casas Grandes - - LOCAL - Nue­vo Ca­sas Gran­des.Jo­sé Mi­ran­da Ma­drid/ El Dia­rio ga­lli­to@ncg.dia­rio.com.mx

Por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, la es­cri­to­ra y poe­ti­sa lo­cal Rei­na Cas­tro par­ti­ci­pa en ex­po­si­ción in­ter­na­cio­nal en la lo­ca­li­dad de Bu­ga, Co­lom­bia, con la par­ti­ci­pa­ción de paí­ses co­mo el anfitrión, Mé­xi­co, Ni­ge­ria, Pa­kis­tán, Es­pa­ña y Chi­na.

Mé­xi­co, fue uno de los paí­ses que con más re­pre­sen­ta­ti­vi­dad en la ex­po­si­ción al par­ti­ci­par es­ta­dos co­mo Mo­re­los, Ja­lis­co y Chihuahua, así co­mo la ciu­dad de Mé­xi­co.

Ade­más de las fo­to­gra­fías de los au­to­res con ex­pre­sio­nes au­to­bio­grá­fi­cas, tam­bién se ex­hi­bió un tex­to de ca­da uno de ellos, en el cual ex­pre­sa­ron lo que ha sig­ni­fi­ca­do es­cri­bir sus his­to­rias de vi­da, lo cual re­sul­tó su­ma­men­te emo­ti­vo e ins­pi­ra­dor pa­ra los es­pec­ta­do­res.

La es­cri­to­ra y con­fe­ren­cis­ta Ma­ría Mo­li­na, re­pre­sen­tan­te de la Red de Na­rra­ti­va La­ti­noa­me­ri­ca­na, fue la res­pon­sa­ble de or­ga­ni­zar es­te even­to con­si­de­ra­do de gran re­le­van­cia li­te­ra­ria, du­ran­te el cual se ofre­ció una con­fe­ren­cia des­ta­can­do la im­por­tan­cia de dar a co­no­cer his­to­rias de vi­da que, sin lu­gar a du­das, im­pac­tan otras vi­das y son un im­por­tan­te apor­te li­te­ra­rio pa­ra la humanidad en­te­ra.

La es­cri­to­ra y poe­ti­sa lo­cal Rei­na Cas­tro, fue in­vi­ta­da por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, gra­cias a su li­bro “De Víc­ti­ma a Ven­ce­do­ra”, en el cual com­par­te un acon­te­ci­mien­to trá­gi­co de su vi­da, así co­mo el pro­ce­so de su­pera­ción. “Es­cri­bir la His­to­ria de mi Vi­da”. Ade­más de la re­se­ña del li­bro, Rei­na Cas­tro, ex­pu­so el si­guien­te tex­to: Mi his­to­ria, la que es­cri­bí, es una par­te trá­gi­ca, do­lo­ro­sa, pe­ro tam­bién lle­na de re­tos su­pe­ra­dos, de amor, de per­dón, de re­cons­truc­ción y re­na­ci­mien­to.

De Víc­ti­ma a Ven­ce­do­ra, mi pri­mer li­bro pu­bli­ca­do, cuen­ta la ma­yor tra­ge­dia de mi vi­da: el ase­si­na­to de mi es­po­so fren­te a mis ojos, fren­te a mi ca­sa, y por lo tan­to, fren­te a mis hi­jos, aun­que ellos es­ta­ban den­tro de la ca­sa, yo afue­ra, vul­ne­ra­ble, des­pro­te­gi­da, apa­ren­te­men­te. Si­go cre­yen­do con fir­me­za que un po­der su­pe­rior al que yo lla­mo Dios, me pro­te­gió en to­do mo­men­to.

¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra mí es­cri­bir es­ta par­te de mi his­to­ria de vi­da?

La em­pe­cé a es­cri­bir en lo más du­ro del due­lo: la de­pre­sión; por lo tan­to, fue una ca­tar­sis ma­ra­vi­llo­sa, la me­jor te­ra­pia que pu­de te­ner pa­ra desaho­gar to­do mi do­lor.

Y cuan­do de­ci­dí con­ver­tir­la en li­bro, aun­que re­mo­vió to­dos los re­cuer­dos y vol­vie­ron a do­ler, sig­ni­fi­có pa­ra mí el ali­vio de po­der con­tar­la sin co­ra­je, sin re­sen­ti­mien­tos, dar­me cuen­ta de que mi co­ra­zón ha­bía sa­na­do, de que mi al­ma se sen­tía ya re­con­for­ta­da y de que to­do mi ser es­ta­ba lis­to pa­ra ini­ciar nue­vas co­sas, ce­rrar el ci­clo, su­pe­rar com­ple­ta­men­te, por­que yo no es­toy de acuer­do con "apren­der a vi­vir con el do­lor", sino en lu­char con to­das las fuer­zas pa­ra su­pe­rar­lo y vol­ver a ser fe­liz, in­clu­so, más que an­tes.

Sig­ni­fi­có la pri­me­ra par­te de la re­cons­truc­ción de mi vi­da, y te­ner la opor­tu­ni­dad de com­par­tir con otros lo que a mí me ayu­dó a sa­lir de las pro­fun­di­da­des pa­ra em­pe­zar de nue­vo, y lue­go, vo­lar ca­da vez más al­to pa­ra al­can­zar los sue­ños que tu­ve an­tes de la tra­ge­dia y los sue­ños nue­vos que na­cie­ron des­pués con gran fuer­za, y si­guen sur­gien­do.

Es­cri­bir mi his­to­ria de vi­da si­gue sig­ni­fi­can­do un an­tes y un des­pués, un re­sur­gir de las ce­ni­zas, el po­der ma­ra­vi­llo­so de uti­li­zar to­do lo ma­lo vi­vi­do du­ran­te el pro­ce­so del due­lo pa­ra con­ver­tir­lo en mi ma­yor bien y rea­li­za­ción per­so­nal. Sin du­da, ade­más, ha sig­ni­fi­ca­do el enor­me pri­vi­le­gio de ser­vir co­mo ins­pi­ra­ción pa­ra que otras per­so­nas de­ci­dan tam­bién, re­cons­truir­se, sa­lir de las pro­fun­di­da­des y vi­vir una vi­da ple­na in­de­pen­dien­te­men­te de las cir­cuns­tan­cias, pa­sa­das y ac­tua­les.

La es­cri­to­ra, oriun­da de es­te mu­ni­ci­pio, y con sus raí­ces bien asen­ta­das en el mu­ni­ci­pio de Ja­nos, co­mo ella di­ce “or­gu­llo­sa­men­te ten­go dos tie­rras”, re­cien­te­men­te fue no­mi­na­da al pre­mio in­ter­na­cio­nal La­ti­na Cre­cien­do del Año 2018, el cual se otor­ga en la ciu­dad de Phoe­nix, Ari­zo­na, y a don­de ella asis­ti­rá re­pre­sen­tan­do a “sus dos tie­rras”.

la tam­bién es­cri­to­ra, fue in­vi­ta­da por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo a di­cha ex­po­si­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.