UN BUEN TRA­BA­JO EN EQUI­PO

El Diario de Nuevo Casas Grandes - - LOCAL - Mario Lara Fran­co

Bue­nos días es­ti­ma­dos lec­to­res, se­ño­res pa­dres de fa­mi­lia

Se­ño­res, en es­ta oca­sión les co­men­ta­ré a gran­des ras­gos lo que es­cu­ché y vi en lo que co­rres­pon­de al mes de di­ciem­bre, un po­co de to­do, y pa­ra em­pe­zar les pre­gun­to ¿acep­ta­ron mi su­ge­ren­cia he­cha en mi opi­nión an­te­rior?, y se tra­tó de que el 24 les de­di­ca­ron el cien por cien­to alos ni­ños y con­vi­vie­ron esos mo­men­tos agra­da­bles don­de dis­fru­tan de sus re­ga­los, re­cuer­den que ellos son los fes­te­ja­dos y de pa­so de­cir­les lo que se fes­te­ja en ese día, dar­les una bre­ve ex­pli­ca­ción de lo que es­tá por acon­te­cer, o sea el na­ci­mien­to del Hi­jo de Dios, lla­ma­do Je­sús, aho­ra us­te­des es­ti­ma­dos lec­to­res, que opi­nan de mi su­ge­ren­cia, la lle­va­ron a ca­bo, ahí me lu­di­rán cuando nos vea­mos.

Aho­ra de pa­sa­di­ta les di­ré que cre­ció la fa­mi­lia y que fue un ni­ño en muy bue­nas con­di­cio­nes, ca­che­ton­ci­to, ale­gre y gua­pe­tón y se lla­ma Ja­ziel, sus pa­dres son Da­vid Sil­va Pé­rez y Mir­na Ora­lia Du­rán Gu­tié­rrez, a quie­nes se les desea que Dios se los con­ser­ve por mu­chos años y mu­chas fe­li­ci­da­des, bien­ve­ni­do el nue­vo ciu­da­dano 2019. Bo­ni­ta sor­pre­sa pa­ra el pa­pá, al ter­cer in­ten­to sur­gió el va­ron­ci­to, el fu­tu­ro trai­le­ro, Da­vid, aun­que te re­cuer­do que tam­bién hay trai­le­ras y muy bue­nas al vo­lan­te que cui­da­do. Por lo pron­to de­je­mos que el tiem­po nos di­ga cuál se­rá su pro­fe­sión, por el mo­men­to a dis­fru­tar­lo y dar gra­cias a Dios de que to­do sa­lió bien que es lo más im­por­tan­te ¿es­tán de acuer­do? Sí, ya lo sa­bía.

To­ca el turno de ha­blar de par­te de la ac­ti­vi­dad rea­li­za­da en es­tos días. Pri­me­ra­men­te les di­ré que en com­pa­ra­ción con el año pa­sa­do que se vio más mo­vi­mien­to, en es­ta oca­sión con bue­na di­fe­ren­cia en la zo­na cen­tro se pu­do apre­ciar fá­cil­men­te en los cru­ce­ros, pea­to­nes por las ban­que­tas, en las tien­das bue­na can­ti­dad de gen­te ha­cien­do sus com­pras, los agen­tes de trán­si­to ha­cien­do un buen tra­ba­jo pa­ra ace­le­rar la cir­cu­la­ción tan­to de au­to­mo­vi­lis­tas co­mo de pea­to­nes. Eso es lo que pu­de ob­ser­var en los di­fe­ren­tes pun­tos de la zo­na cen­tro, so­bre to­do en los cru­ce­ros de la 5 de Ma­yo y Cons­ti­tu­ción. En es­tos y en los de­más ale­da­ños a los se­ña­la­dos, lo que pu­de apre­ciar fue que tan­to via­li­dad, pea­to­nes y au­to­mo­vi­lis­tas una vez más tra­ba­ja­ron co­mo equi­po. Ca­da quien hi­zo lo que te­nía que ha­cer, res­pe­tar­se y apo­yar­se mu­tua­men­te pa­ra un buen fun­cio­na­mien­to en cues­tión de via­li­dad, y co­mo les he di­cho, somos bue­nos cha­vos, to­do es que que­ra­mos y sa­le a re­lu­cir lo bueno, lo ma­lo es que ca­da año es cuando sur­ge es­ta cua­li­dad, pe­ro ni mo­do, al­go es al­go.

Aho­ra to­ca ha­cer men­ción de la la­bor de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal, de la­que pue­do de­cir que tam­bién hi­cie­ron re­co­rri­dos por las co­lo­nias a tem­pra­na ho­ra, por las no­ches, pa­sa­das las 8 pu­de ver va­rias pa­tru­llas de la po­li­cía mu­ni­ci­pal y de via­li­dad en­fren­te de las ofi­ci­nas de trán­si­to, o sea, por la ave­ni­da Obre­gón a la al­tu­ra del Ce­re­so, pro­ba­ble­men­te se es­ta­ban or­ga­ni­zan­do pa­ra for­mar gru­pos y de­sig­nar­les al­gún sec­tor que ten­drían que vi­gi­lar, mo­vi­mien­to que fue rá­pi­do, lue­go, lue­go y vá­mo­nos a cu­brir el sec­tor de­sig­na­do. ¿Cuál fue el re­sul­ta­do? Que se ter­mi­nó con sal­do blan­co, gra­cias a to­da la ciu­da­da­nía y a las au­to­ri­da­des. Se­ña­le­mos tam­bién el enor­me apo­yo de la Cruz Roja y al Cuer­po de Bom­be­ros que siem­pre es­tán pues­tos a pro­por­cio­nar sus va­lio­sos ser­vi­cios y gra­cias a ellos se han evi­ta­do gra­ves des­gra­cias que de­jan ma­los re­cuer­dos pa­ra to­da la vi­da. Re­ci­ban una sin­ce­ra fe­li­ci­ta­ción y un enor­me agra­de­ci­mien­to por su va­lio­sa la­bor y pa­ra ter­mi­nar con es­te pun­to, no me res­ta más que de­cir que fue un fin de año con un di­ciem­bre de mu­cha ac­ti­vi­dad, pe­ro con un fi­nal fe­liz. Lo vi, lo es­cu­ché y lo vi­ví, to­do ape­ga­do a la reali­dad co­mo es cos­tum­bre.

Aho­ra de­jen les co­men­to de dos he­chos que se sus­ci­ta­ron en los ve­ci­nos pue­blos que se en­cuen­tran rum­bo a Bue­na­ven­tu­ra, uno de ellos se tra­ta de una per­so­na jo­ven de 19 años. En el mo­men­to de lo ocu­rri­do los ofi­cia­les de la Agen­cia Es­ta­tal de In­ves­ti­ga­ción die­ron a co­no­cer que es­tá pen­dien­te el mo­ti­vo por el cual es­ta per­so­na se qui­tó la vi­da, mis­ma que vie­ne a au­men­tar la cuen­ta de los sui­ci­dios y que son la ma­yo­ría jó­ve­nes con mu­cha vi­da por de­lan­te y que tal de­ci­sión le da a uno por pre­gun­tar­se que tan gra­ve se­ría lo que lo lle­vó a to­mar esa sa­li­da de es­ca­pe y pre­ci­sa­men­te en mi opi­nión an­te­rior ha­blo del sui­ci­dio co­mo una ac­ti­tud re­pro­ba­ble, ho­rren­da, una fal­ta de amor ha­cia uno mis­mo, des­gra­cia­da­men­te es­tá su­ce­dien­do con mu­cha fre­cuen­cia y por unos de­ta­lles in­sig­ni­fi­can­tes que no ame­ri­tan lle­gar a esos ex­tre­mos, pe­ro que le va­mos a ha­cer, ca­da quien su vi­da y muy res­pe­ta­da.

El se­gun­do ca­so se tra­ta de una mu­jer a quien su es­po­so la gol­peó y por si fue­ra po­co la na­va­jeó, y lo peor es que es­ta­ba em­ba­ra­za­da y co­mo re­sul­ta­do de es­ta cri­mi­nal ac­ción se per­dió la vi­da de la cria­tu­ri­ta que se es­ta­ba for­man­do en el vien­tre de la víc­ti­ma y co­mo sue­le su­ce­der, el vic­ti­ma­rio se dio a la fu­ga. Us­te­des es­ti­ma­dos lec­to­res, ¿có­mo ca­li­fi­ca­rían o se­ña­la­rían a es­ta per­so­na por su san­gui­na­ria ac­ción y que tam­bién se sus­ci­ta con mu­cha fre­cuen­cia sin una piz­ca de buen sen­ti­mien­to?¿Ten­go o no ten­go ra­zón? ¿Voy bien o me re­gre­so?

Dán­do­le la vuel­ta a la ho­ja y que va­mos a em­pe­zar un año nue­vo, les pre­gun­to a us­te­des es­ti­ma­dos lec­to­res ¿va­mos a se­guir con­du­cién­do­nos por un ca­mino equi­vo­ca­do o tra­ta­re­mos de co­rre­gir­lo? Que les pa­re­ce si ini­cia­mos bus­can­do el bie­nes­tar fa­mi­liar, se­ño­res pa­dres de fa­mi­lia, hay una enor­me fa­lla en la co­mu­ni­ca­ción en­tre pa­dres e hi­jos, hay mu­cha ig­no­ran­cia, mu­cha fal­ta de aten­ción ha­cia ellos y eso los de­ja a la de­ri­va, les da una li­ber­tad pa­ra caer en un ca­mino equi­vo­ca­do y eso sal­ta a la vis­ta, a nues­tros hi­jos jó­ve­nes los ve­mos vi­vir en un am­bien­te que los per­ju­di­ca, vi­cios que da­ñan su sa­lud, ac­cio­nes fue­ra de or­den que en oca­sio­nes los lle­va a per­der la vi­da y ¿qué vie­ne des­pués? Los la­men­tos, pe­ro ya de­ma­sia­do tar­de, pe­ro no ha­ce­mos na­da pa­ra evi­tar­lo, pa­sa­do un tiem­po vol­ve­mos a caer en el mis­mo error, el no con­vi­vir co­mo de­be ser con nues­tros hi­jos, de­bi­do al am­bien­te que pre­va­le­ce fue­ra del ho­gar el cual es­tá muy por fue­ra de or­den, no­so­tros co­mo pa­dres somos los res­pon­sa­bles de su com­por­ta­mien­to fue­ra del ho­gar y así po­der evi­tar que an­den en ma­los pa­sos, por otra par­te la con­vi­ven­cia en los pa­dres es muy im­por­tan­te, las dis­cu­sio­nes en­fren­te de los ni­ños los afec­ta, los va trau­man­do y en su ju­ven­tud an­dan to­dos des­orien­ta­dos, per­di­dos psi­co­ló­gi­ca­men­te y agré­guen­le el con­su­mo de be­bi­das em­bria­gan­tes y de­más, pues peor, de­bi­do a es­to en los es­tu­dios fa­llan, no es­tán bien con­cen­tra­dos de­bi­do a su mal es­ta­do aními­co en que se en­cuen­tran y es­to des­de ha­ce tiem­po lo he­mos co­men­ta­do, que tan­to los jó­ve­nes y las jo­ven­ci­tas es­tán con­su­mien­do mu­chas che­las (be­bi­das em­bria­gan­tes) y en las jo­ven­ci­tas se ve muy se­gui­do des­gra­cia­da­men­te, ya son ellas las que lle­van la ini­cia­ti­va, así lo he­mos co­men­ta­do por­que eso lo ve­mos con mu­cha fre­cuen­cia.

Por otra par­te les co­men­to que en días pa­sa­dos sos­tu­ve una bre­ve plá­ti­ca con un maes­tro con ex­pe­rien­cia en la fi­lo­so­fía, y al mo­men­to de dar­me cuen­ta de que es maes­tro, apro­ve­ché la oca­sión pa­ra pre­gun­tar­le co­mo an­da­ba el ni­vel de es­tu­dio en ge­ne­ral, o si se re­quie­re un po­co de ca­pa­ci­ta­ción. Es­ta pre­gun­ta es en ba­se a la in­for­ma­ción da­da por los no­ti­cie­ros de las te­le­vi­so­ras por lo cual, na­tu­ral­men­te, ha­ce su de­fen­sa, mis­ma que ya la es­pe­ra­ba, de in­me­dia­to ha­ce su co­men­ta­rio so­bre los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, los cua­les, di­ce ge­ne­ra­li­zan y eso no de­be de ser o sea que por uno la lle­van to­dos, eso se en­tien­de en al­gu­nas par­te de nues­tro país, el ni­vel es ba­jo de eso de­be­mos es­tar cons­cien­tes, no to­dos es­tán con la mis­ma ca­pa­ci­dad, en­se­gui­da ha­ce veer que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no co­men­tan na­da so­bre la ac­ti­tud de los alum­nos, si es­tos no po­nen in­te­rés en las ma­te­rias, re­prue­ban y al que cul­pan es al maes­tro, y en eso tie­ne ra­zón, pa­ra el mo­men­to de cla­ses, si es ma­lo no hay una con­cen­tra­ción al cien por cien­to y por tal si­tua­ción vie­ne el pro­ble­ma, se re­prue­ba, aho­ra vie­ne la pre­gun­ta ¿qué fue lo que oca­sio­nó esa des­con­cen­tra­ción? Po­dría ser que ab­sor­bió los pro­ble­mas del ho­gar, di­ga­mos eco­nó­mi­cos o dis­cu­sio­nes en­tre los pa­dres, al­gún com­pro­mi­so con los ami­gos o el re­sul­ta­do de una no­che de pa­chan­ga de esas bue­nas, de las cua­les no­so­tros los pa­dres al pa­re­cer no nos da­mos cuen­ta, pe­ro tam­bién somos to­le­ran­tes y lo per­mi­ti­mos, aun­que en oca­sio­nes en es­tas pan­cha­gui­tas hay un mal fi­nal, así es­tá a gran­des ras­gos la plá­ti­ca sos­te­ni­da con el pro­fe­sor del Ce­be­ta 112 al cual le doy las más sin­ce­ras gra­cias por su ama­ble y cons­truc­ti­va plá­ti­ca, fe­li­ci­da­des to­ca­yo, con el de­bi­do res­pe­to.

Por lo pron­to es­ti­ma­dos lec­to­res, se­ño­res pa­dres de fa­mi­lia, pá­sen­la bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.