POR EL CA­MINO INCORRECTO

El Diario de Nuevo Casas Grandes - - LOCAL - Ma­rio La­ra Fran­co

Bue­nos días es­ti­ma­dos lectores, se­ño­res pa­dres de fa­mi­lia.

Se­ño­res, se de­sin­te­gró el equi­po, muy po­co nos du­ró el gus­to, nue­va­men­te re­gre­sa­mos a nues­tra ru­ti­na, a nues­tra for­ma de vi­vir, se­guir por un ca­mino incorrecto, don­de so­bre­sa­len las ac­cio­nes fue­ra del or­den, las cua­les nos per­ju­di­can en nues­tra ma­ne­ra de vi­vir.

Una vez más vuel­vo a men­cio­nar es­tas fra­se­ci­tas que muy se­gui­do las he uti­li­za­do y son, el que tie­ne más sa­li­va, tra­ga más pi­no­le, tan­to tie­nes, tan­to va­les, y es­tas nos que­dan co­mo ani­llo al de­do, el más fuer­te vi­ve del más dé­bil, ya los bue­nos sen­ti­mien­tos, ya no se ven por nin­gún la­do y no se si ese ti­po de cua­li­dad se pue­da com­prar y en don­de.

Y ha­blan­do de cualidades, la im­pru­den­cia y la fal­ta de pre­cau­ción nos ha­ce co­me­ter ac­cio­nes cos­to­sas tan­to ma­te­ria­les co­mo el cos­to de una vi­da que al pa­re­cer no tie­ne va­lor, se­gún co­mo la es­ta­mos uti­li­zan­do en nues­tra for­ma de vi­vir y que muy a me­nu­do la po­ne­mos en ries­go e in­clu­si­ve no­so­tros mis­mos nos pri­va­mos de ellas ¿voy bien o me re­gre­so?

Re­gre­san­do a la de­sin­te­gra­ción del equi­po, ¿por qué lo di­go?, por­que en mi opi­nión an­te­rior hi­ce ver que tan­to pea­to­nes co­mo au­to­mo­vi­lis­tas y trán­si­to tra­ba­ja­ron co­mo equi­po, ca­da quien hi­zo su la­bor co­rres­pon­dien­te, hu­bo res­pe­to mu­tuo, la co­la­bo­ra­ción de las par­tes se­ña­la­das hi­zo que to­do el mo­vi­mien­to en la zo­na cen­tro se lle­va­ra con una bue­na or­ga­ni­za­ción, cu­yo re­sul­ta­do fue be­né­fi­co pa­ra to­dos los par­ti­ci­pan­tes, pe­ro ¿qué su­ce­de?, que se aca­bó el equi­po que exis­tió esos días don­de pre­va­le­cía el am­bien­te na­vi­de­ño don­de se veía la ale­gría en los ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos, hoy nue­va­men­te vol­ve­mos a caer don­de pea­to­nes y au­to­mo­vi­lis­tas vuel­ven a la car­ga, a fal­tar­se al res­pe­to, sobre to­do al au­to­mo­vi­lis­ta que vie­ne sien­do el más fuer­te, aho­ra vie­ne la pre­gun­ta ¿por qué en los días fes­ti­vos se obró con res­pe­to a las in­di­ca­cio­nes via­les? ¿sa­ben us­te­des por que?, pién­sen­le, se los de­jo de ta­rea.

Aho­ra es­ti­ma­dos lectores, per­mí­tan­me ahí bre­ve­men­te co­men­tar­les lo su­ce­di­do con una se­ño­ra ma­yor de edad. Es­te de­ta­lle se desa­rro­lló en el crucero de la ave­ni­da Obre­gón y la ca­lle Minerva, don­de la se­ño­ra pre­ten­día cru­zar la Obre­gón y su ser­vi­dor es­tá jun­to a ella es­pe­ran­do a que se nos per­mi­tie­ra el pa­se. De mo­men­to ve­mos que se de­tie­ne un mue­ble pa­ra ce­dér­nos­lo. De­bi­do a es­to apro­ve­cho y la in­vi­to a cru­zar, pe­ro me per­ca­to que en el ca­rril cen­tral se acer­ca otro ca­rro al cual le ha­go se­ñas pa­ra que se de­tu­vie­ra y lo hi­zo, pe­ro me fi­jo que la se­ño­ra al ini­ciar el cru­ce ba­ja la ca­be­za y le di­go, no ha­ga eso, no pier­da de vis­ta los au­to­mó­vi­les por­que tam­bién ve­nían unos del la­do con­tra­rio y se veía co­mo que no con­ce­de­rían el pa­se, y le vol­ví a re­pe­tir que no ba­ja­ra la vis­ta por­que hay al­gu­nos que no res­pe­tan.

To­tal, que a me­dia ca­lle me ex­pli­ca el por­qué y me di­ce, es que si vol­teo a los la­dos me cai­go, ya trai­go unos gol­pes en mis pier­nas, mis ro­di­llas me due­len. Su ex­pli­ca­ción me dio tris­te­za y a la vez co­ra­je, ¿por qué?, por la fal­ta de res­pe­to sobre es­tas per­so­nas de que avan­za­da edad su­fran un atro­pe­lla­mien­to por cul­pa de un au­to­mo­vi­lis­ta irres­pe­tuo­so que si los hay, se­ría un he­cho tris­te y la­men­ta­ble. Us­te­des es­ti­ma­dos lectores ¿qué opi­nan? ¿qué sen­ti­rían al ver a una per­so­na de es­ta edad ti­ra­da en la ca­lle su­frien­do por el im­pac­to del mue­ble y que us­ted se dio cuen­ta que por ir dis­traí­da la per­so­na que iba con­du­cien­do o que iba ha­blan­do por su ce­lu­lar, co­me­tió tan la­men­ta­ble ac­ci­den­te? Hay us­te­des sean los jue­ces, pe­ro des­gra­cia­da­men­te es par­te de nues­tra vi­da y ca­da quien es res­pon­sa­ble de sus ac­tos y muy res­pe­ta­da y así lo he­mos ma­ne­ja­do y así se­rá ¿es­tán de acuer­do?, sí, ya lo sa­bía.

Apro­ve­chan­do que men­cio­né el nom­bre de ese apa­ra­ti­to que es una na­va­ji­ta de dos fi­los y que se lla­ma ce­lu­lar, y que es un te­ma ne­ce­sa­rio del cual no se de­be qui­tar el de­do del ren­glón de­bi­do a lo da­ñino que es, se ha con­ver­ti­do en una epi­de­mia la cual po­ne en pe­li­gro a la fa­mi­lia, y que si­gue agra­ván­do­se por su exa­ge­ra­do uso, ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos lo uti­li­zan con mu­cha fre­cuen­cia. En el in­te­rior fa­mi­liar ya no hay la co­mu­ni­ca­ción, la con­vi­ven­cia que de­be exis­tir en­tre pa­dres e hi­jos, y de­bi­do a es­to se es­tá for­man­do un asi­la­mien­to a tal gra­do que po­de­mos ig­no­rar co­mo se vi­vió du­ran­te el día o qui­zá du­ran­te la se­ma­na por fal­ta de co­mu­ni­ca­ción y con­vi­vir en­tre sí, se­ño­res ¿us­te­des que opi­nan?, es­toy exa­ge­ran­do o es­toy aple­ga­do a la reali­dad, de­bi­do al in­ten­so uso que se le es­tá dan­do a ese apa­ra­ti­to to­do pue­de su­ce­der, po­dría ser, po­dría no ser, ahí es­tá el de­ta­lle, lo cier­to es que si oca­sio­na da­ño, hay us­te­des es­ti­ma­dos lectores pón­gan­le la mag­ni­tud de la gra­ve­dad si es que lo con­si­de­ran da­ñino ¿es­tán de acuer­do?, sí, que bueno.

Dán­do­le la vuel­ta a la ho­ja y en ba­se a lo que he ob­ser­va­do que se tra­ta al ex­ce­so de ve­lo­ci­dad en que se cir­cu­la por las ma­ña­nas dia­ria­men­te y que por di­cha ra­zón nos ex­po­ne­mos a su­frir un ac­ci­den­te que pos­te­rior­men­te ten­dría­mos que la­men­tar de­bi­do a los da­ños ma­te­ria­les o por al­go más gra­ve pre­gun­to ¿cuál es la ra­zón por la que con­du­ci­mos a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad?, ¿po­dría ser el lle­gar más tem­prano al tra­ba­jo?, ¿po­dría ser el lle­var a los ni­ños a la es­cue­la?, por es­to úl­ti­mo ten­gan en cuen­ta de que es­tán po­nien­do en ries­go a sus hi­jos y a us­te­des mis­mos, pón­gan­se a pen­sar un po­qui­to que si al­guno en el ac­ci­den­te, Dios no lo quie­ra, per­die­ra la vi­da, co­mo que­da­ría us­ted co­mo con­duc­tor del mue­ble en su con­cien­cia que por su im­pru­den­cia, su fal­ta de pre­cau­ción per­die­ra un hi­jo, o es­te pe­que­ño a su tem­pra­na edad per­der a su pa­dre o a su ma­dre, tris­te se­ña­la­mien­to, pe­ro so­la­men­te así, ha­cien­do ver la cru­da reali­dad nos po­ne­mos a re­fle­xio­nar y nos qui­ta­mos la ven­da de los ojos pa­ra dar­nos cuen­ta que es­ta­mos ac­tuan­do mal ¿por qué lo di­go?, por­que es tan fá­cil evi­tar ese ries­go al que nos ex­po­ne­mos al con­du­cir a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, sim­ple­men­te hay que organizarse bien pa­ra es­tar pun­tual­men­te a la ho­ra del com­pro­mi­so que se ten­ga y que pa­ra es­to re­sul­te, sim­ple y sen­ci­lla­men­te hay que le­van­tar­se tem­prano pa­ra que no ten­ga que ir a las ca­rre­ras y se pue­da con­cen­trar en el vo­lan­te sin dis­trac­ción al­gu­na, no ir lon­chan­do en el ca­mino, no ir ma­qui­llán­do­se, ¿voy bien o me re­gre­so?, ¿ten­go o no ten­go ra­zón? Y tó­men­lo por el la­do ama­ble, ya ven que co­mo di­go una co­sa, di­go otra, to­do sea por el bie­nes­tar fa­mi­liar, hay que se­guir per­se­ve­ran­do que mu­cha fal­ta que ha­ce, hay que se­guir lu­chan­do pa­ra con­se­guir un me­jo­ra­mien­to de vi­da por­que an­da­mos muy mal, pe­ro ahí la lle­va­mos, Ro­ma no se hi­zo en un día, ¿es­tán de acuer­do?, sí, que bueno.

Por otra par­te per­mí­tan­me co­men­tar­les de un tris­te ca­so y a la vez ad­mi­ra­ble. Re­sul­ta que en días pa­sa­dos de­bi­do a una ma­la ac­ción, di­ga­mos im­pru­den­cial, un se­ñor ma­yor de edad, ro­cía el com­bus­ti­ble a su ca­len­tón de le­ña ori­gi­nan­do una explosión la cual lo baño en lla­mas mis­mas que de in­me­dia­to cu­brie­ron gran par­te de su cuer­po. Pa­ra es­to un jo­ven de 16 años, nieto del in­for­tu­na­do afec­ta­do, al per­ca­tar­se que su que­ri­do abue­lo ar­día en lla­mas, de in­me­dia­to acu­dió al au­xi­lio de su que­ri­do abue­li­to y sin im­por­tar­le el ries­go y que al ha­cer con­tac­to con su cuer­po de in­me­dia­to se en­vol­vió en lla­mas. Mo­men­to de de­ses­pe­ra­ción y do­lor al lu­char por sobrevivir. Un abue­lo y un nieto que por me­dio de es­te tris­te ac­ci­den­te nos ha­ce ver que to­da­vía hay bue­nos sen­ti­mien­tos en el ser hu­mano, y que en cual­quier mo­men­to pue­den sur­gir. Bo­ni­to y do­lo­ro­so ejem­plo pa­ra to­do ser hu­mano, di­cho es­to con to­do el de­bi­do res­pe­to y que Dios les per­mi­ta sa­lir ade­lan­te, son mis me­jo­res de­seos.

Por úl­ti­mo es­ti­ma­dos lectores, se­ño­res pa­dres de fa­mi­lia, les agra­dez­co sus co­men­ta­rios sobre mis opi­nio­nes, las cua­les, co­mo les he men­cio­na­do, se­gui­re­mos con el de­do en el ren­glón, mien­tras us­te­des y es­te me­dio de in­for­ma­ción acep­ten mis opi­nio­nes y sobre to­do, lo prin­ci­pal, has­ta que Dios me lo per­mi­ta. Así es de que se­gui­re­mos com­par­tien­do opi­nio­nes de lo bueno y lo ma­lo que exis­te en nues­tra for­ma de vi­vir ¿es­tán de acuer­do?, sí, ya lo sa­bía.

Por lo pron­to es­ti­ma­dos lectores, se­ño­res pa­dres de fa­mi­lia, pá­sen­la bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.